El giro re­don­do

Horloger - - Atelier - POR LAURA HER­NÁN­DEZ

De la mi­cro­me­cá­ni­ca a la in­ge­nie­ría, bri­lla con el círcu­lo

Corum con­ti­núa es­cri­bien­do su his­to­ria con el pie­za em­ble­má­ti­ca de la fir­ma, que por pri­me­ra vez se pre­sen­ta con una ca­ja re­don­da de 43 mm de diá­me­tro. Una obra de la mi­cro­me­cá­ni­ca en cir­cu­la­ción con­ti­nua co­mo en­cuen­tro con­si­go mis­mo del puen­te colgante que sir­vió de ins­pi­ra­ción. Su his­tó­ri­co mo­vi­mien­to a me­dio ca­mino en­tre la mi­cro­me­cá­ni­ca de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y la ar­qui­tec­tu­ra, di­bu­ja un nue­vo sal­to sim­bó­li­co. Nue­vo desafío téc­ni­co de unir su ver­ti­ca­li­dad a una for­ma cir­cu­lar. En es­te puen­te en­tre dos uni­ver­sos la re­lo­je­ría y la ar­qui­tec­tu­ra- con­flu­yen el rec­tán­gu­lo y el círcu­lo, lo mi­cros­có­pi­co y lo ma­cros­có­pi­co. Sus di­men­sio­nes re­pro­du­cen con pre­ci­sión las lí­neas y los atri­bu­tos del Gol­den Ga­te. La lim­pi­dez del za­fi­ro re­ve­la una obra de or­fe­bre­ría que re­pro­du­ce las aris­tas del puen­te colgante ca­li­for­niano. Su mo­nu­men­ta­li­dad y la so­fis­ti­ca­ción de su es­truc­tu­ra im­pul­sa­ron al di­se­ña­dor re­lo­je­ro Dino Mo­do­lo a crear es­ta nue­va pie­za com­ple­ta­men­te re­don­da con su or­na­men­ta­ción ba­rro­ca. A ni­vel téc­ni­co, cuen­ta con el ca­li­bre CO113. Es un mo­vi­mien­to me­cá­ni­co de cuer­da ma­nual, dis­po­ne de un vo­lan­te de iner­cia va­ria­ble y de un ba­rri­le­te con bri­das des­li­zan­tes que la­te a una fre­cuen­cia de 28,800 al­ter­nan­cias. Pro­vis­to de una au­to­no­mía de 40 ho­ras, ofre­ce fun­cio­nes de ho­ras y mi­nu­tos, mar­ca­das por agu­jas fa­ce­ta­das y fi­nos ín­di­ces con apli­ques. El can­to de za­fi­ro se con­vier­te en una ven­ta­na que per­mi­te ad­mi­rar los co­no­ci­dos tra­ve­sa­ños mo­de­la­dos en oro. La ca­ja re­don­da y her­mé­ti­ca has­ta 30 me­tros de­ja el in­te­rior al des­cu­bier­to gra­cias a la trans­pa­ren­cia del za­fi­ro. Ca­ja de 43 mm de diá­me­tro que se pre­sen­ta en dos ver­sio­nes: una en oro ro­sa y otra en oro blan­co con 84 dia­man­tes -en to­tal son 2.14 qui­la­tes-. Un puen­te eterno en­tre el tiem­po y la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.