Ro­lex Da­te­just 41, ho­ra in­ven­ci­ble

Oys­ter Per­pe­tual Da­te­just 41, in­mu­ta­ble per­ma­nen­cia pa­ra su­pe­rar el tiem­po

Horloger - - Index - LES­LIE LÓPEZ @hor­lo­ger.mx

Una pie­za aus­te­ra que, sin des­pei­nar­se, te co­lo­ca 14 pa­ten­tes en la mu­ñe­ca. El co­lor de las es­fe­ras es­tá dis­po­ni­ble en nu­me­ro­sas op­cio­nes a ele­gir, pe­ro el azul siem­pre go­za de una apa­rien­cia aris­to­crá­ti­ca en­vi­dia­ble. Ro­lex, con ese afán in­su­pe­ra­ble de em­pu­jar los lí­mi­tes, vuel­ve a su pie­za más apo­lí­nea co­mo un ver­da­de­ro can­to al in­cues­tio­na­ble cla­si­cis­mo que, una y otra vez, se va re­no­van­do a lo lar­go de su his­to­ria y mar­ca ten­den­cias. Oys­ter Per­pe­tual Da­te­just lle­ga en dos nue­vas ver­sio­nes, en ace­ro y Ro­le­sor blan­co. Ca­ja re­di­se­ña­da de 41 mm y me­jo­ra­do por den­tro con el nue­vo ca­li­bre de la ca­sa 3235 con la cer­ti­fi­ca­ción de Cro­nó­me­tro Su­per­la­ti­vo im­ple­men­ta­da en el 2015 (pre­ci­sión -2/+2 se­gun­dos al día). Mon­ta un mo­vi­mien­to de los lla­ma­dos “nue­va ge­ne­ra­ción”. La úl­ti­ma tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de la pre­ci­sión. Es­ca­pe Ch­ro­nergy fa­bri­ca­do en ní­quel-fós­fo­ro, in­sen­si­ble al mag­ne­tis­mo. Y es­pi­ral en Pa­ra­chrom azul con la alea­ción pa­ra­mag­né­ti­ca que re­sis­te cual­quier per­tur­ba­ción o cho­que. Nue­va ar­qui­tec­tu­ra en el ba­rri­le­te y un ro­tor bi­di­rec­cio­nal que ga­ran­ti­za 70 ho­ras de re­ser­va de mar­cha na­da des­de­ña­bles. En su nue­vo look, des­ta­ca el in­no­va­dor ma­te­rial Ro­le­sor blan­co —com­bi­na­ción de ace­ro 904L y oro blan­co 18 qui­la­tes—. Un en­cuen­tro no­ble que com­bi­na brillo y ga­ran­ti­za ro­bus­tez. En es­tos mo­de­los, la ca­rru­ra y el bra­za­le­te son de ace­ro y el bi­sel es­tria­do es de oro blan­co. La ca­ja Oys­ter es un po­de­ro­so sím­bo­lo de Ro­lex. Su­ma­men­te só­li­da y ele­gan­te, su ca­rru­ra es­tá ta­lla­da en blo­que ma­ci­zo de ace­ro y su fon­do es­tá her­mé­ti­ca­men­te en­ros­ca­do con má­qui­nas es­pe­cí­fi­cas de la fir­ma. La co­ro­na cuen­ta con el do­ble sis­te­ma Twin­lock de im­per­mea­bi­li­za­ción, igual­men­te en­ros­ca­do a la ca­ja. Es una de las se­ñas de iden­ti­dad más re­co­no­ci­bles. Ca­be re­cor­dar que el Da­te­just con la ca­ja Oys­ter na­ció en 1945. El pri­mer re­loj de pul­se­ra au­to­má­ti­co y her­mé­ti­co re­co­no­ci­ble por su di­se­ño in­mu­ta­ble y la ven­ta­na de fe­cha con la len­te “Cy­clops” de au­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.