“So­mos muy op­ti­mis­tas con Mé­xi­co”

Horloger - - Économie Luxe - LES­LIE LóPEZ @hor­lo­ger.mx

“Ar­te del asom­bro, au­tó­ma­ta, pa­sión por la re­lo­je­ría, ar­te­sa­nía, lujo y ex­clu­si­vi­dad”. Ch­ris­tian Latt­mann, CEO de Jaquet Droz, de­fi­ne la his­tó­ri­ca fir­ma. Cum­ple una tem­po­ra­da al fren­te de la ca­sa. “Des­pués de tra­ba­jar du­ran­te mu­chos años con Marc A. Ha­yek, el pre­si­den­te, es­te nom­bra­mien­to re­pre­sen­tó una au­tén­ti­ca se­ñal de con­fian­za. La mar­ca con­ti­núa cre­cien­do año tras año y aún tie­ne más pers­pec­ti­vas de desa­rro­llo. Es una ver­da­de­ra mo­ti­va­ción pa­ra mí y pa­ra to­do el equi­po”.

¿Son bue­nos tiem­pos pa­ra la poe­sía en la in­dus­tria re­lo­je­ra? Ab­so­lu­ta­men­te. Si mi­ras la his­to­ria de la re­lo­je­ría, po­de­mos ver di­fe­ren­tes ci­clos. Cier­tos re­lo­je­ros es­tu­vie­ron tra­ba­jan­do en la pre­ci­sión, pe­ro otros, co­mo Pie­rre Jaquet-Droz, es­ta­ban ade­más cen­tra­dos en la emo­ción. Hoy es jus­ta­men­te lo que la gente es­tá bus­can­do. Una emo­ción de ver­dad, que di­cho sea de pa­so, es lo que de­fi­ne al ar­te. El Loving But­terfly Automaton, pre­sen­ta­do es­te año en Ba­sel­world, es una au­tén­ti­ca pie­za de ar­te que to­ma vi­da, pre­sen­tan­do una ale­go­ría del amor y la na­tu­ra­le­za de una for­ma muy poé­ti­ca. Es­ta no­ve­dad ya es­tá mos­tran­do un éxi­to for­mi­da­ble. ¿Cuá­les son las co­lec­cio­nes prin­ci­pa­les?

Hay tres pi­la­res prin­ci­pa­les que re­pre­sen­tan su es­pí­ri­tu au­tén­ti­co e in­con­fun­di­ble: Gran­de Se­con­de, Ate­liers d´Art y los Au­to­má­tas. Gran­de Se­con­de, in­tro­du­ci­do en 2002, es­tá arrai­ga­da en la fi­lo­so­fía mis­ma de la fir­ma des­de que se ima­gi­nó por pri­me­ra vez co­mo un re­loj de bol­si­llo en 1785. Es­te mo­de­lo icó­ni­co es re­in­ter­pre­ta­do año tras año y vie­ne con nue­vas com­pli­ca­cio­nes y diseños. En se­gun­do lu­gar, prio­ri­za­mos el desa­rro­llo del Ate­liers d’Art y pre­ser­va­mos los si­glos de es­pe­cial sa­voir-fai­re que de­fi­nen nues­tra iden­ti­dad. En ho­me­na­je a la me­ticu­losa ex­pe­rien­cia de es­tos ar­te­sa­nos, la pin­tu­ra en mi­nia­tu­ra, la or­na­men­ta­ción es­cul­pi­da y gra­ba­da y el es­mal­ta­do pai­llon­né, ador­na­mos cier­tas pie­zas ex­cep­cio­na­les en edi­cio­nes muy li­mi­ta­das. Fi­nal­men­te, tam­bién Jaquet Droz fue muy co­no­ci­do por los mu­chos au­tó­ma­tas in­ge­nio­sos y mis­te­rio­sos. Des­pués de cau­ti­var lo gran­de y bueno de su tiem­po, aho­ra se con­si­de­ra uno de los an­te­pa­sa­dos del cálcu­lo me­cá­ni­co. Hoy en día, los re­lo­je­ros de Jaquet Droz tra­ba­jan pa­ra dar vi­da a es­tas obras maes­tras de pre­ci­sión me­cá­ni­ca co­mo el Bird Re­pea­ter, Char­ming Bird, Lady 8 Flo­wer o el Loving But­terfly Automaton. ¿El best-se­ller de la mar­ca? En tér­mi­nos de vo­lu­men, por su­pues­to, la co­lec­ción Gran­de Se­con­de, pe­ro dos pro­duc­tos des­ta­can en tér­mi­nos de va­lor: Bird Re­pea­ter y Char­ming Bird. Nues­tros clien­tes es­tán bus­can­do ex­clu­si­vi­dad y emo­ción. Jaquet Droz tie­ne una exi­to­sa e his­tó­ri­ca pre­sen­cia en Chi­na con los au­to­má­tas. ¿Es el pri­mer mer­ca­do aho­ra? Des­de su fun­da­ción, las pie­zas maes­tras de Jaquet Droz nun­ca pa­ra­ron de via­jar por el mun­do. Atra­ve­san­do las Cor­tes de los paí­ses eu­ro­peos, la mar­ca estuvo en­tre las pri­me­ras firmas en lle­gar a la an­ti­gua Chi­na en el si­glo XVIII y fue la pri­me­ra en in­tro­du­cir sus crea­cio­nes en la Ciu­dad Prohi­bi­da. El ca­ri­ño por el Es­te y la ci­vi­li­za­ción orien­tal han in­flui­do pro­fun­da­men­te. Hoy, hay una ex­hi­bi­ción de pie­zas his­tó­ri­cas den­tro de la Ciu­dad Prohi­bi­da co­mo tes­ti­go de es­te víncu­lo. El país re­pre­sen­ta uno de nues­tros más im­por­tan­tes mer­ca­dos jun­to con Eu­ro­pa y ni­vel Es­ta­dos mun­dial Uni­dos.con 14 Te­ne­mos bou­ti­ques una mo­no­mar­cas­dis­tri­bu­ción a y apro­xi­ma­da­men­te­con­ten­tos de es­tar 200 aho­ra pun­tos pre­sen­tes­de ven­ta.aquí y Es­ta­mos­so­mos muy op­ti­mis­tas con Mé­xi­co. ¿Qué es­pe­ra del mer­ca­do me­xi­cano?

Abrir es­te nue­vo mer­ca­do nos per­mi­ti­rá pre­sen­tar la mar­ca a los me­xi­ca­nos y tu­ris­tas de es­ta área. Hay una au­tén­ti­ca pa­sión por la re­lo­je­ría en Mé­xi­co con mu­chos co­lec­cio­nis­tas que siem­pre bus­can des­cu­brir al­go nue­vo. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que Jaquet Droz tendrá un lu­gar im­por­tan­te aquí. Por su­pues­to, es­ta­ré vi­si­tan­do Mé­xi­co, lo es­pe­ro con im­pa­cien­cia. Mar­cas “hau­te hor­lo­ge­rie” mi­ran al “smart­wach”. Jaquet Droz per­ma­ne­ce en el pa­sa­do con au­to­má­tas y mé­tiers d´art. Lo que ve­mos atrás es el es­pí­ri­tu que Jaquet Droz desa­rro­lló en el si­glo XVIII, lo que lla­ma­mos el “Ar­te del asom­bro”. Emo­cio­nes eter­nas que nun­ca ce­san. És­ta es la ra­zón por la que con­ti­nua­mos crean­do hoy nue­vas téc­ni­cas ar­tís­ti­cas, así co­mo au­tó­ma­tas que pro­vo­can sor­pre­sa y emo­ción, ha­cien­do de Jaquet Droz una mar­ca úni­ca y ex­tra­or­di­na­ria. Da­tos más po­si­ti­vos es­te año. ¿Có­mo es la si­tua­ción pa­ra la fir­ma? Un só­li­do crecimiento gra­cias a la crea­ti­vi­dad y el so­bre­sa­lien­te sa­voir-fai­re de nues­tros pro­duc­tos, así co­mo a la nue­va cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad y al con­cep­to de “Fi­lo­so­fía de Lo Úni­co”: ofre­cer a nues­tros clien­tes la po­si­bi­li­dad de per­so­na­li­zar su re­loj co­mo pie­za úni­ca. Gra­cias a un buen co­mien­zo en 2017, mi­ra­mos nues­tro 280 Aniversario el pró­xi­mo año con mu­cha se­re­ni­dad.

Char­ming Bird ob­tu­vo el Gran Prix d´Hor­lo­ge­rie de Ginebra en 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.