His­to­ria in­tra­mu­ros

Via­ja­mos y ren­di­mos tri­bu­to a la ma­nu­fac­tu­ra de IWC en Schaff­hau­sen.

Horloger - - Basel World 2017 - LES­LIE LÓPEZ @hor­lo­ger.mx

La se­de de la In­ter­na­tio­nal Watch Com­pany (IWC) en Schaf­fau­sen si­gue a ori­llas del Rin. Sus aguas do­tan de ener­gía a una de las ma­nu­fac­tu­ras his­tó­ri­cas en Sui­za. Es el mis­mo edi­fi­cio ori­gi­nal cons­trui­do en 1874/75 se­gún los pla­nos del ar­qui­tec­to G. Me­yer en el an­ti­guo huer­to del Mo­nas­te­rio de To­dos los San­tos. Me­yer fue el en­car­ga­do de ha­cer reali­dad el vie­jo sue­ño del jo­ven vi­sio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se Flo­ren­ti­ne Arios­to Jo­nes. Por en­ton­ces, una fá­bri­ca de re­lo­jes mo­der­na con pro­duc­ción cen­tra­li­za­da. IWC ya anun­cia una nue­va ma­nu­fac­tu­ra, no­so­tros ren­di­mos el me­re­ci­do ho­me­na­je a uno de los cen­tros sa­gra­dos del sec­tor re­lo­je­ro. Un via­je en el tiem­po por las lí­neas no es­cri­tas en sus muros le­gen­da­rios. En 1873, la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se Watch­ma­ker & Je­we­ller anun­cia­ba el exi­to­so lan­za­mien­to de una em­pre­sa re­lo­je­ra ex­cep­cio­nal. “Com­bi­nar la ex­ce­len­cia del sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se con la su­pe­rior ha­bi­li­dad de la mano de obra sui­za”, se­ña­la­ba el tex­to. IWC ha­bía si­do fun­da­da por Flo­ren­ti­ne Arios­to Jo­nes cin­co años an­tes (1868) en Schaff­hau­sen. El anun­cio de la re­vis­ta mos­tra­ba una fá­bri­ca con cier­to ai­re mo­nu­men­tal, pa­la­cie­go. En reali­dad, aún no es­ta­ba cons­trui­da, pe­ro el sue­ño ya es­ta­ba en mar­cha. “Los menos pro­pen­sos a es­tro­pear­se”, ase­gu­ra­ba la pu­bli­ci­dad co­mo ver­da­de­ra ga­ran­tía. Se mos­tra­ban 17 pie­zas de bol­si­llo dis­tin­tas y no ne­ce­si­ta­ban lla­ve pa­ra dar­les cuer­da. “Pre­cios sin com­pe­ten­cia”. “Ti­me is mo­ney”, la cé­le­bre sen­ten­cia de Ben­ja­min Fran­klin —pa­dre fun­da­dor de Es­ta­dos Uni­dos— es­tá pre­sen­te en el his­tó­ri­co poc­ket “Pall­we­ber” de IWC, la pri­me­ra pie­za de re­lo­je­ría con un dis­play di­gi­tal. Se en­cuen­tra en el museo que la fir­ma abri­ría

en 1993, ubi­ca­do en la pri­me­ra plan­ta del edi­fi­cio. F. A. Jo­nes se ha­bía for­ma­do co­mo re­lo­je­ro en Bos­ton an­tes de la Gue­rra de Se­ce­sión y se mar­chó a Eu­ro­pa po­co des­pués del fi­nal de la mis­ma. Al­gu­nos his­to­ria­do­res co­men­tan que no se en­cuen­tran fo­tos su­yas por­que fue un ver­da­de­ro com­ba­tien­te, he­ri­do en pri­me­ra lí­nea de fue­go. Con ape­nas 27 años, ha­bía si­do di­rec­tor ad­jun­to y ge­ren­te en Bos­ton de E. Ho­ward Watch and Clock Co., la fir­ma re­lo­je­ra líder en Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do mu­chos de sus coe­tá­neos bus­ca­ban la aven­tu­ra en el le­jano Oes­te, Jo­nes pro­bó suer­te en una di­rec­ción com­ple­ta­men­te opues­ta: cru­zar el Atlán­ti­co has­ta Sui­za, don­de la mano de obra era más ba­ra­ta. Al lle­gar a Sui­za, vio la opor­tu­ni­dad de fa­bri­car re­lo­jes en se­rie, es de­cir, apli­car las téc­ni­cas in­dus­tria­les de su país a la ar­te­sa­nía re­lo­je­ra tra­di­cio­nal de ciu­da­des co­mo Ginebra o Lau­sa­na. No fa­bri­car un re­loj des­de ce­ro, sino crear un mo­de­lo bá­si­co con pie­zas rem­pla­za­bles, usan­do pro­duc­ción en ban­cos de tra­ba­jo. La ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial se tra­du­cía en ca­pi­tal ame­ri­cano apor­ta­do por Jo­nes y su so­cio Char­les Kid­der y lí­nea de mon­ta­je en ma­nos ex­per­tas sui­zas. No tar­da­rían en aflo­rar los pre­jui­cios de la épo­ca. To­da una in­je­ren­cia en la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal con si­glos de tra­di­ción que a los fran­có­fo­nos no pa­re­cía en­tu­sias­mar. Fue en Schaff­hau­sen don­de la po­bla­ción ger­ma­nó­fi­la aco­gió con bue­nos ojos una fá­bri­ca con 100 pues­tos de em­pleo. Con unas ex­pec­ta­ti­vas de pro­duc­ción de 10,000 pie­zas anua­les, Jo­nes ape­nas al­can­zó unas 6,000. An­te las po­cas ga­ran­tías que ofre­cía a sus fi­nan­cia­do­res, tu­vo que re­gre­sar a Bos­ton. Has­ta 1874, la mar­ca ha­bía fa­bri­ca­do apro­xi­ma­da­men­te 18,700 re­lo­jes. El gran sol­da­do mu­rió en 1916 a la edad de 75 años, su­mi­do en una si­tua­ción pre­ca­ria. Un gru­po de in­ver­so­res sui­zos ad­qui­rió la com­pa­ñía y Fre­de­rick See­land se con­ver­tía en di­rec­tor ge­ne­ral. Co­mo le­ga­do de in­cal­cu­la­ble va­lor, 3,336 pro­to­ti­pos ( ébau­ches), el desa­rro­llo de 4,980

com­po­nen­tes y un to­tal de 745 mo­vi­mien­tos com­ple­ta­men­te aca­ba­dos. F. A. Jo­nes ha­bía sem­bra­do la po­de­ro­sa se­mi­lla de IWC. Los pri­me­ros ca­li­bres fue­ron idea­dos por el pro­pio re­lo­je­ro nor­te­ame­ri­cano, pen­san­do en el mer­ca­do de su país na­tal. Pie­zas con so­lu­cio­nes téc­ni­cas in­no­va­do­ras: es­pi­ral Bre­guet ter­mi­na­da a mano, vo­lan­te de com­pen­sa­ción, ajus­te de pre­ci­sión con ín­di­ces en ra­que­ta. Una apor­ta­ción des­ta­ca­da fue el puente de tres cuar­tos —tres cuar­tos de la pla­ti­na—. Guar­da­tiem­pos con ri­ca de­co­ra­ción aca­ba­da a mano, se­gún la cos­tum­bre de los re­lo­jes de Es­ta­dos Uni­dos, que ha­cían los mo­vi­mien­tos pa­ra ex­hi­bir­los en el es­ca­pa­ra­te de sus tien­das sin la ca­ja. En 1890, IWC ya es­ta­ba ga­nan­do te­rreno al mag­ne­tis­mo. Más allá de las li­mi­ta­cio­nes na­tu­ra­les del hie­rro, co­mien­za a ex­pe­ri­men­tar con las pri­me­ras alea­cio­nes en las es­pi­ra­les y la rue­da de es­ca­pe. Pa­ra evi­tar las ma­las reac­cio­nes pro­vo­ca­das por el tren eléc­tri­co de Ber­lín, la fir­ma crea en 1896 el pri­mer poc­ket an­ti­mag­né­ti­co —el In­ge­nieur lle­ga­ría en 1954 co­mo el pri­mer re­loj “ci­vil” con es­ta pro­pie­dad—. Des­de el año 2,000, la mai­son per­te­ne­ce al gru­po Ri­che­mont. Fran­có­fo­nos que su­cum­bie­ron al en­can­to del len­gua­je in­glés tra­du­ci­do al ale­mán del es­te de Sui­za. La vi­sión cos­mo­po­li­ta del idio­ma universal de una mar­ca de éxi­to. Más de 800 em­plea­dos en es­ta ma­nu­fac­tu­ra con dos edi­fi­cios. Se im­pul­sa el en­tre­na­mien­to con 40 pla­zas in­ter­nas pa­ra di­se­ña­do­res, in­ge­nie­ros, etc. Ca­da tem­po­ra­da sue­len abrir­se 70 pues­tos pa­ra la sa­via nue­va. Hay 98 re­lo­je­ros es­pe­cia­li­za­dos, 45 atien­den el ser­vi­cio al clien­te. Ade­más de la pro­duc­ción ba­se, la ma­nu­fac­tu­ra só­lo pro­du­ce en torno a 50 gran­des com­pli­ca­cio­nes ca­da año. No to­das lle­gan a los más de 1,000 pun­tos de ven­ta en el mun­do —65 bou­ti­ques mo­no­mar­ca—. To­dos los com­po­nen­tes son 90% sui­zos. El 10% res­tan­te se cu­bre con su­mi­nis­tros de Mey­rin, don­de Ri­che­mont ins­ta­ló el Cam­pus Ge­ne­vois de Hau­te Hor­lo­ge­rie. Si re­su­ci­ta­ra, Jo­nes no sal­dría de su asom­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.