Ch­ris­top­he Cla­ret vi­si­ta la CDMX

Horloger - - Nouveauté México -

En 1987 tu­vo su pri­mer en­car­go pa­ra Ulys­se Nar­din. "Rolf W. Schny­der me pi­dió va­rios re­pe­ti­do­res de mi­nu­tos, to­do em­pe­zó ahí". Dos años más tar­de, el maes­tro creó su pro­pia fir­ma re­lo­je­ra ba­jo su nom­bre. "Mi ins­pi­ra­ción no vie­ne de la in­dus­tria re­lo­je­ra, vie­ne de las an­ti­güe­da­des, la his­to­ria, las má­qui­nas vie­jas, los co­ches. Pa­ra mí lo im­por­tan­te es el es­ti­lo", co­men­tó uno de los re­lo­je­ros in­de­pen­dien­tes más in­ge­nio­sos ac­tual­men­te. "Pa­ra la úl­ti­ma pie­za que hi­ce, Maes­tro, usé co­mo ins­pi­ra­ción la ar­qui­tec­tu­ra del Mu­seo Lou­vre en Pa­rís. Usé la pi­rá­mi­de que es­tá afue­ra, una más gran­de pa­ra in­di­car la fe­cha y otra más pe­que­ña pa­ra el me­ca­nis­mo de me­mo. El edi­fi­cio an­ti­guo tam­bién es­tá pre­sen­te. Es un re­loj muy tra­di­cio­nal con ele­men­tos mo­der­nos. Usé la ar­qui­tec­tu­ra del edi­fi­cio pa­ra in­te­grar la ar­qui­tec­tu­ra del mo­vi­mien­to". Uno de los crea­do­res que me­jor in­te­gra el cla­si­cis­mo y la in­no­va­ción en la al­ta re­lo­je­ría con­tem­po­rá­nea con un sen­ti­do lú­di­co ex­qui­si­to. "En 30 años tra­ba­jé pa­ra 65 mar­cas di­fe­ren­tes. Ac­tual­men­te tra­ba­jo pa­ra ocho mar­cas, an­tes del 2009 tra­ba­ja­ba pa­ra 24", una des­crip­ción del mer­ca­do re­lo­je­ro sui­zo, don­de tam­bién Ch­ris­top­he Cla­ret desa­rro­lla pro­duc­tos pa­ra otras fir­mas. "En to­tal, apro­xi­ma­da­men­te desa­rro­llo cin­co pie­zas al año, tres pa­ra otras mar­cas y dos pa­ra mí. Te­ne­mos 70 em­plea­dos, an­tes del 2009 éra­mos 127. Ven­de­mos ca­si 100 pie­zas al año de mis pro­duc­tos. To­das, edi­cio­nes li­mi­ta­das".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.