Con bri­llo es­pe­cial

Va­che­ron Cons­tan­tin ilu­mi­na la al­ta re­lo­je­ría des­de Plan-les-Oua­tes (Gi­ne­bra) con su sa­voir-fai­re cen­te­na­rio

Horloger - - Index - LES­LIE LÓ­PEZ @hor­lo­ger.mx

Am­plios ven­ta­na­les que, por re­frac­ción, pa­re­cen de­te­ner el ai­re fres­co de Gi­ne­bra en el si­len­cio rei­nan­te so­bre las me­sas de los re­lo­je­ros. Al­gún que otro tí­mi­do sa­lu­do en­tre ellos. La den­sa trans­pa­ren­cia de es­te día lu­mi­no­so va fra­guan­do len­ta­men­te una pie­za con el gra­ba­do de la Cruz de Mal­ta. Ex­ce­len­cia, crea­ti­vi­dad, aper­tu­ra al mun­do, tra­di­ción y pa­sión. Los cin­co va­lo­res esen­cia­les de Va­che­ron Cons­tan­tin. Una aris­to­crá­ti­ca y be­lla in­ter­pre­ta­ción del sen­ti­do del tiem­po cu­yos prin­ci­pa­les em­ba­ja­do­res son los pro­pios maes­tros re­lo­je­ros y to­dos los em­plea­dos. Una eta­pa de­fi­ni­ti­va en el desa­rro­llo de la mar­ca re­lo­je­ra (más an­ti­gua) cu­ya ac­ti­vi­dad inin­te­rrum­pi­da se ori­gi­na en 1755. Va­che­ron Cons­tan­tin inau­gu­ra­ba es­ta nue­va ma­nu­fac­tu­ra en Plan-les-Oua­tes (Gi­ne­bra) el 9 de agos­to del 2004, tras más de 18 me­ses de in­ten­so tra­ba­jo. Pos­te­rior­men­te, en el 2015, el ac­tual head­quar­ter cre­cía 9,000 me­tros cua­dra­dos con una nue­va am­plia­ción. To­do fue obra del ar­qui­tec­to sui­zo Ber­nard Ts­chu­mi. El in­ma­cu­la­do di­se­ño de la es­truc­tu­ra de ace­ro cur­va­do pa­re­ce pal­pi­tar con su di­na­mis­mo. Co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo de apa­rien­cia me­tá­li­ca con gran­des cris­ta­les, ya­ce im­po­nen­te, su­til y li­ge­ro so­bre el pai­sa­je cir­cun­dan­te. La esen­cia ra­di­ca en la luz. Pa­ra pro­por­cio­nar la ilu­mi­na­ción apro­pia­da, se cons­tru­ye­ron cla­ra­bo­yas cir­cu­la­res al­ter­nan­do con apli­ques re­don­dos más pe­que­ños que flo­tan so­bre las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo. Las pa­re­des in­te­rio­res acris­ta­la­das tam­bién ayu­dan a trans­mi­tir lu­mi­no­si­dad. Pe­ro de­bi­do al uso ex­pan­si­vo del vi­drio, se ins­ta­ló un sis­te­ma de per­sia­nas mó­vi­les pa­ra con­tra­rres­tar la fuer­za del sol en

La Cruz de Mal­ta fue un signo adop­ta­do por Va­che­ron Cons­tan­tin en 1880

ca­so ne­ce­sa­rio. El ni­vel su­pe­rior del edi­fi­cio ofre­ce vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de los Al­pes pa­ra los re­lo­je­ros que quie­ran re­fres­car la mi­ra­da. Va­che­ron Cons­tan­tin desea­ba re­unir en un mis­mo cen­tro neu­rál­gi­co sus equi­pos has­ta en­ton­ces re­par­ti­dos en dis­tin­tas ins­ta­la­cio­nes por la ciu­dad gi­ne­bri­na, su cu­na cen­te­na­ria per­ma­nen­te. Cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo y de pro­duc­ción, ac­tual­men­te 425 em­plea­dos tra­ba­jan aquí. Aún la se­de his­tó­ri­ca si­gue en Saint-Ger­vais des­de 1755. Tras ocu­par va­rios ta­lle­res en pleno cen­tro de Gi­ne­bra, “Quai de l'Ile” se­ría el lu­gar de­fi­ni­ti­vo que la ca­sa ocu­pa­ría des­de 1875, don­de aho­ra lu­ce la ex­clu­si­va bou­ti­que. Un edi- fi­cio que el pro­pio Jean-Fra­nçois Cons­tan­tin, so­brino de uno de los fun­da­do­res —Fra­nçois Cons­tan­tin—, en­car­ga­ría al ar­qui­tec­to Jac­ques Ely­sée Goss, el creador del Gran Tea­tro de Gi­ne­bra. Por otro la­do, tam­bién si­gue vi­va la se­de de Le Bras­sus. En el Va­lle de Joux se en­cuen­tran unos ta­lle­res en­fo­ca­dos a la In­ves­ti­ga­ción y el Desa­rro­llo de mo­vi­mien­tos, así co­mo a fa­bri­ca­ción de ca­li­bres y com­po­nen­tes. El pos­te­rior en­sam­bla­je, los ajus­tes y el mon­ta­je fi­nal de la ca­ja sí se lle­van a ca­bo en es­te cen­tro de van­guar­dia de Plan-les-Oua­tes. Aquí, el equi­po de los maes­tros es­pe­cia­lis­tas que lle­van a ca­bo los tra­ba­jos mé­tiers d'art

dis­fru­tan de una es­qui­na pri­vi­le­gia­da en la plan­ta ba­ja, así co­mo el Ate­lier Ca­bi­no­tier, el ser­vi­cio de per­so­na­li­za­ción. Gra­ba­do, es­mal­ta­do, gui­llo­cha­ge y pe­dre­ría pa­ra dar rien­da suel­ta a la ima­gi­na­ción. La res­tau­ra­ción de pie­zas se rea­li­za con má­qui­nas ori­gi­na­les de épo­ca que se man­tie­nen cui­da­do­sa­men­te ac­ti­vas en la ma­nu­fac­tu­ra. Ca­rá­tu­las, ma­ne­ci­llas y co­rreas son los úni­cos ele­men­tos que apor­tan pro­vee­do­res ex­ter­nos. La mai­son cuen­ta con su es­cue­la de apren­di­ces al la­do del ta­ller de al­tas com­pli­ca­cio­nes. Maes­tros más ve­te­ra­nos en si­ner­gia con jó­ve­nes. El fu­tu­ro y el pa­sa­do en per­fec­ta sin­cro­nía. Ecua­ción pa­ra la eter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.