CON­VER­SA­CIÓN CON ERIC JOU­NIAUX

Hau­te Hor­lo­ge­rie con un to­que in­glés

Horloger - - Index - LAU­RA HER­NÁN­DEZ ME­LÉN­DEZ @HOR­LO­GER.MX FO­TOS: ADRIA­NA HER­NÁN­DEZ

El di­rec­tor co­mer­cial de Spea­ke-Ma­rin ha­bla so­bre las nue­vas crea­cio­nes de la mai­son

De vi­si­ta en Mé­xi­co, Eric Jou­niaux char­ló so­bre los nue­vos desa­rro­llos de la mai­son in­de­pen­dien­te crea­da en 2002. La mar­ca sui­za po­see al­go úni­co: raí­ces bri­tá­ni­cas. Sus crea­cio­nes son una com­bi­na­ción de know-how y ex­ce­len­cia re­lo­je­ra

¿Có­mo per­ci­be la evo­lu­ción de la em­ble­má­ti­ca ca­ja Pic­ca­dilly?

Es una ca­ja cu­yas características son gran­des asas, una gran co­ro­na y ma­nos en for­ma de co­ra­zón. El mo­de­lo se lla­ma Pic­ca­dilly por­que en sus ini­cios Pe­ter Spea­ke-Ma­rin, na­ci­do en Es­sex en 1968, co­men­zó a tra­ba­jar en una tien­da en Pic­ca­dilly, Lon­dres. He­mos pro­ba­do una nue­va ca­ja que tie­ne to­das las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes Pic­ca­dilly pe­ro es li­ge­ra­men­te más fi­na, las asas son más cor­tas pe­ro tie­ne tam­bién un big screw. Es un po­co sport-chic, más ele­gan­te y fuer­te, es la evo­lu­ción de la ca­ja ori­gi­nal de Spea­ke-Ma­rin.

¿A qué atri­bu­ye el víncu­lo en­tre In­gla­te­rra y Sui­za en la iden­ti­dad de la mar­ca?

A su ADN. Pe­ter Spea­ke-Ma­rin es un re­lo­je­ro in­glés con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de su cul­tu­ra por un la­do, por otro la com­pa­ñía es Sui­za con la ca­li­dad de sus re­lo­je­ros. Ese víncu­lo de­fi­ne la iden­ti­dad de Speak-Ma­rin. Con­ser­va la cul­tu­ra in­gle­sa —siem­pre un po­co ex­cén­tri­ca— y su ma­ne­ra de tra­ba­jar es sui­za. El es­pí­ri­tu bri­tá­ni­co es exal­ta­do por di­fe­ren­cias co­mo po­ner el pe­que­ño se­gun­de­ro a la 1:30. La ma­yo­ría de los bi­tour­bi­llons en el mer­ca­do son horizontales, el nues­tro es ver­ti­cal. Al co­lo­car el pe­que­ño se­gun­de­ro a la 1:30, la fir­ma rom­pe los có­di­gos de re­lo­je­ría.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra la mai­son el lan­za­mien­to de One & Two Aca­de­mic y One & Two Open­wor­ked?

Mues­tran la di­rec­ción a la que se di­ri­gi­rá la ca­sa en el fu­tu­ro: una ca­ja sport-chic y un ca­li­bre in-hou­se. La nue­va ge­ne­ra­ción de One & Two Aca­de­mic in­cor­po­ra el ca­li­bre SMA03. El pe­que­ño se­gun­de­ro se ubi­ca a la 1:30 y de­mues­tra la cro­no­me­tría del re­loj. El One & Two Open­wor­ked es muy im­por­tan­te por­que es la nue­va ca­ja Pic­ca­dilly y el ca­li­bre SMA01 fue de­sa­rro­lla­do y en­sam­bla­do en el ate­lier en Neu­châ­tel, Sui­za. Po­see un cer­ti­fi­ca­do COSC ( Con­trô­le Of­fi­ciel Suis­se des Ch­ro­no­mè­tres) que ga­ran­ti­za su pre­ci­sión y fia­bi­li­dad.

¿Có­mo eva­lúa la si­tua­ción ac­tual de la al­ta re­lo­je­ría a ni­vel co­mer­cial?

El mer­ca­do de re­lo­jes es­tá me­jo­ran­do un po­co. El año pa­sa­do fue más com­pli­ca­do. El mer­ca­do chino fun­cio­na muy bien pa­ra las gran­des mar­cas.

¿Cuál es el prin­ci­pal mer­ca­do de Spea­keMa­rin?

Es el asiá­ti­co. Prin­ci­pal­men­te Ma­la­sia, Sin­ga­pur, Hong Kong, Viet­nam y Ja­pón. Pien­so que es por una ra­zón co­mer­cial his­tó­ri­ca. A Pe­ter Spea­ke-Ma­rin le gus­ta mu­cho Ma­la­sia, por ello se vin­cu­ló an­tes con Asia que con Amé­ri­ca. En es­te la­do del mun­do los con-

su­mi­do­res pre­fie­ren la ver­sión de 42 mm, en cam­bio, en Asia bus­can la de 38 mm. Te­ne­mos una ba­se só­li­da de co­lec­cio­nis­tas.

¿Qué mer­ca­do es más es­tra­té­gi­co pa­ra Spea­ke-Ma­rin: Chi­na o los mi­llen­nials?

Los dos son muy im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros. Aho­ra la mar­ca es­tá en Hong Kong pe­ro no en la Chi­na con­ti­nen­tal. Es un mer­ca­do muy di­fí­cil pa­ra una mar­ca in­de­pen­dien­te por­que re­sul­ta com­pli­ca­do en­con­trar un so­cio. Adi­cio­nal­men­te, es un mer­ca­do muy cos­to­so por la pu­bli­ci­dad.

¿Có­mo de­fi­ne el es­ti­lo de la fir­ma?

Es un es­ti­lo ele­gan­te que se pue­de lle­var to­dos los días, prin­ci­pal­men­te pa­ra gen­te de 30 años en ade­lan­te. El tar­get son hom­bres a quie­nes les gus­tan los re­lo­jes y quie­ren com­prar uno di­fe­ren­te de las mar­cas gran­des que to­do el mun­do co­no­ce. Es pa­ra quie­nes quie­ren lle­var un guar­da­tiem­pos ex­clu­si­vo. Es una mai­son que ha­ce una pro­pues­ta di­fe­ren­te en tér­mi­nos de di­se­ño en com­pa­ra­ción con los re­lo­jes clá­si­cos. Se pue­de no­tar a pri­me­ra vis­ta que la ca­ja es muy dis­tin­ti­va. Tie­ne una iden­ti­dad. La mar­ca ha­ce mu­cho bes­po­ke, gran­des per­so­na­li­za­cio­nes que tie­nen en co­mún el ca­li­bre y la ca­ja. Po­de­mos di­se­ñar, desa­rro­llar, de­co­rar y en­sam­blar re­lo­jes a me­di­da. En nues­tro Ca­bi­net des Mys­tè­res se pro­du­cen re­lo­jes úni­cos y edi­cio­nes li­mi­ta­das. Di­cho ta­ller desa­rro­lla mo­vi­mien­tos per­so­na­li­za­dos o com­pli­ca­cio­nes. Es un equi­po que pue­de ha­cer lo que el clien­te pi­da pa­ra sa­tis­fa­cer sus ex­pec­ta­ti­vas. Tam­bién pro­du­ci­mos otro ti­po de pie­zas ar­te­sa­na­les. Por ejem­plo, el mo­de­lo One & Two Dra­gon, de la co­lec­ción Art-Se­ries, in­clu­ye di­fe­ren­tes téc­ni­cas tra­di­cio­na­les co­mo el es­mal­te y el gra­ba­do a mano. Otra pie­za muy in­tere­san­te es Lon­don Ch­ro­no­graph, un po­co más de­por­ti­vo.

¿Cuál es el fu­tu­ro de la mar­ca a ni­vel co­mer­cial?

Nues­tro ob­je­ti­vo es al­can­zar 1,000 re­lo­jes al año. Aho­ra pro­du­ci­mos 400. Que­re­mos im­pul­sar el desa­rro­llo y la dis­tri­bu­ción y al mis­mo tiem­po per­ma­ne­cer ex­clu­si­vos. To­das las pie­zas son pro­du­ci­das en can­ti­da­des li­mi­ta­das y que­re­mos com­pe­tir con el mer­ca­do mun­dial.

¿Cuál es su re­loj fa­vo­ri­to de la co­lec­ción?

El One & Two Open­wor­ked 38 mm en oro ro­sa. Es más equi­li­bra­do.

¿Cuál es el best-se­ller de la se­rie?

El Spi­rit. Re­pre­sen­ta el 30% de las ven­tas.

¿Cuán­do pre­sen­ta­rán sus nue­vas pie­zas?

Se­rán lan­za­das en el Sa­lon In­ter­na­tio­nal de la Hau­te Hor­lo­ge­rie Ge­nè­ve (SIHH) en enero de 2019.

¿Por qué eli­gie­ron a Pier­ce Bros­nan co­mo em­ba­ja­dor?

Es una gran his­to­ria. Pier­ce Bros­nan hi­zo una pe­lí­cu­la ( Sur­vi­vor, 2015) en la que in­ter­pre­ta a Watch­ma­ker, un per­so­na­je que es re­lo­je­ro de día y es­pía por la no­che. La gen­te de Bros­nan lla­mó a Pe­ter Spea­keMa­rin pa­ra que fue­ra a Holly­wood a en­se­ñar­le có­mo uti­li­zar las he­rra­mien­tas pa­ra que en la pe­lí­cu­la pa­re­cie­ra un re­lo­je­ro real. Pe­ter Spea­ke-Ma­rin y Pier­ce Bros­nan se en­ten­die­ron muy bien. Ade­más a Pier­ce le gus­tan mu­chos los re­lo­jes de la mar­ca. Así se die­ron las co­sas.

Es una mai­son que ha­ce una pro­pues­ta di­fe­ren­te en tér­mi­nos de di­se­ño en com­pa­ra­ción con los re­lo­jes clá­si­cos. Se pue­de no­tar a pri­me­ra vis­ta que la ca­ja es muy dis­tin­ti­va. Tie­ne una iden­ti­dad.” ERIC JOU­NIAUX

la ca­sa. Fo­to: Cor­te­sía de

Pe­ter Spea­ke-Ma­rin, fun­da­dor de la mar­ca.

Grob. Fo­to: Mar­co

Pier­ce Bros­nan, em­ba­ja­dor de Spea­ke-Ma­rin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.