El tiem­po es ar­te e in­no­va­ción

La re­lo­je­ra in­de­pen­dien­te es­co­ce­sa es­tu­vo no­mi­na­da por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo en el Grand Prix d’Hor­lo­ge­rie de Ge­nè­ve, el má­xi­mo ga­lar­dón que se otor­ga en la in­dus­tria

Horloger - - Entretien - LAU­RA HER­NÁN­DEZ ME­LÉN­DEZ @hor­lo­ger.mx FO­TOS: COR­TE­SÍA DE FIO­NA KRÜ­GER TI­ME­PIE­CES

La ar­tis­ta es­co­ce­sa Fio­na Krü­ger, la re­lo­je­ra in­de­pen­dien­te más im­por­tan­te de la in­dus­tria, es fun­da­do­ra y di­se­ña­do­ra de su pro­pia fir­ma. Su for­ma­ción en be­llas ar­tes y di­se­ño de pro­duc­tos y el back­ground mul­ti­cul­tu­ral que ad­qui­rió tras vi­vir en Fran­cia, Bra­sil, Su­dá­fri­ca, Mé­xi­co, Escocia y Sui­za, le han per­mi­ti­do tras­cen­der las re­glas de la hau­te hor­lo­ge­rie. Su en­fo­que de di­se­ño es lla­ma­do “A New Mé­tier D’Art”.

Creó Fio­na Krü­ger Ti­me­pie­ces en 2013. La co­lec­ción Skull fue su se­rie ini­cial. Des­de en­ton­ces si­gue am­plian­do sus di­se­ños, que se ca­rac­te­ri­zan por un en­fo­que ar­tís­ti­co de la al­ta re­lo­je­ría a tra­vés de la in­te­gra­ción del ar­te con la ar­te­sa­nía Swiss Ma­de y la tec­no­lo­gía. En en­tre­vis­ta des­de su ate­lier en Nods, Sui­za, con­ver­sa so­bre su nue­va co­lec­ción, Chaos, ob­ser­va la re­lo­je­ría tra­di­cio­nal con ojos fres­cos y per­ci­be el me­men­to mo­ri co­mo una for­ma de re­la­cio­nar­se con la idea del tiem­po. ¿Có­mo fue la tran­si­ción ar­tís­ti­ca y me­cá­ni­ca de los Skulls a la co­lec­ción Chaos y el re­loj Me­cha­ni­cal En­tropy, ins­pi­ra­do en las le­yes de la fí­si­ca que de­fi­nen el tiem­po? To­dos mis di­se­ños se crean al­re­de­dor de un con­cep­to “ba­se” uni­ver­sal­men­te iden­ti­fi­ca­ble. És­te es el pun­to de par­ti­da de mi in­ves­ti­ga­ción, el desa­rro­llo de mis ideas y fi­nal­men­te el di­se­ño de nues­tras pie­zas. Pa­ra nues­tros re­lo­jes es im­por­tan­te que el con­cep­to se re­la­cio­ne con la idea del tiem­po; es­ta ba­se sig­ni­fi­ca que hay un pro­pó­si­to real de­trás de ca­da una de nues­tras crea­cio­nes. Pa­ra mí, la idea del me­men­to mo­ri era una for­ma muy hu­ma­na de re­la­cio­nar­se con la idea del tiem­po, y es­ta­ba per­fec­ta­men­te re­pre­sen­ta­da a tra­vés del sím­bo­lo del crá­neo. En­con­tré una her­mo­sa ci­ta que di­ce “the skull is the ul­ti­ma­te symbol of li­fe, death and hu­man ex­pe­rien­ce” (“el crá­neo es el má­xi­mo sím­bo­lo de la vi­da, la muer­te y la ex­pe­rien­cia hu­ma­na”), que lo ex­pli­ca per­fec­ta­men­te. En Mé­xi­co es­ta idea se ejem­pli­fi­ca en la ma­ra­vi­llo­sa ce­le­bra­ción del Día de Muer­tos, par­te ri­ca de su cul­tu­ra. Pa­ra nues­tra se­gun­da co­lec­ción qui­se di­se­ñar pie­zas en torno a la idea del tiem­po en sí. És­ta es una idea bas­tan­te gran­de, por lo que era im­por­tan­te mi­rar las for­mas en que ins­tin­ti­va­men­te en­ten­de­mos el tiem­po, y es­to me lle­va a las le­yes de la fí­si­ca y al con­cep­to de en­tro­pía. Pa­ra ex­pli­car­lo, to­dos ins­tin­ti­va­men­te en­ten­de­mos que el tiem­po avan­za; por ejem­plo, us­ted com­pren­de que si de­rra­ma su be­bi-

da no se “des-de­rra­ma­rá”, o si rom­pe un hue­vo no se “des-rom­pe­rá” más ade­lan­te, y es­to se ex­pli­ca por el con­cep­to lla­ma­do en­tro­pía que dic­ta que a me­di­da que pa­sa el tiem­po las co­sas siem­pre pa­san de un es­ta­do de or­den a un es­ta­do de caos, pe­ro nun­ca al re­vés. Es­ta idea de caos real­men­te me in­tri­gó por­que es un com­ple­to con­tras­te con la al­ta re­lo­je­ría que se tra­ta de pre­ci­sión, per­fec­ción y or­den y pen­sé que era real­men­te in­tere­san­te. Al igual que con la pri­me­ra co­lec­ción, ne­ce­si­ta­ba un sím­bo­lo re­co­no­ci­ble pa­ra re­pre­sen­tar es­ta idea y la ima­gen de una ex­plo­sión pa­re­cía per­fec­ta ya que es un icono que to­dos re­co­no­ce­mos, ya sea de có­mics, pop art, do­cu­men­ta­les so­bre la for­ma­ción del uni­ver­so u otras co­sas. Pa­ra­le­la­men­te a mis pro­pias re­fle­xio­nes y di­se­ño, he con­ver­sa­do con Jean-Marc Wie­de­rercht y sus hi­jos du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro o cin­co años. Es­tán de­trás de una ma­ra­vi­llo­sa com­pa­ñía lla­ma­da Agen­hor es­pe­cia­li­za­da en la crea­ción de mo­vi­mien­tos me­cá­ni­cos muy es­pe­cia­les y crea­ti­vos (quien co­no­ce Poe­tic Com­pli­ca­tions de Van Cleef & Ar­pels co­mo Lo­ver’s Brid­ge, o Le Temps Sus­pen­du de Her­mès, co­no­ce el tra­ba­jo de Agen­hor). Ha­bla­mos re­gu- lar­men­te, se ha tra­ta­do de un in­ter­cam­bio amis­to­so de ideas en­tre per­so­nas crea­ti­vas y siem­pre ha­bía­mos ha­bla­do so­bre ha­cer al­go jun­tos al­gún día. Pen­sé que ese día tar­da­ría en lle­gar, pe­ro cuan­do com­par­tí con ellos el con­cep­to y los di­se­ños ini­cia­les de es­ta se­gun­da co­lec­ción les en­can­ta­ron y pro­pu­sie­ron que si es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra el desafío es­ta­rían fe­li­ces de tra­ba­jar con­mi­go pa­ra crear nues­tro pro­pio mo­vi­mien­to bes­po­ke. Fue una opor­tu­ni­dad in­creí­ble, ¡así que tu­ve que to­mar­la! Me per­mi­tió pro­fun­di­zar en el di­se­ño de nues­tra nue­va co­lec­ción, des­de el co­ra­zón del re­loj, di­se­ñan­do mi pro­pio me­ca­nis­mo de ex­plo­sión. Co­la­bo­ré con ellos pa­ra desa­rro­llar y pro­du­cir to­do en me­nos de un año. Real­men­te ha si­do una co­la­bo­ra­ción muy ri­ca y di­ná­mi­ca, un ver­da­de­ro high­light per­so­nal.

Es una mu­jer es­co­ce­sa apa­sio­na­da por el fol­clor me­xi­cano y vin­cu­la­da es­tre­cha­men­te con Sui­za. Aho­ra pre­sen­ta Me­cha­ni­cal En­tropy, re­loj en el que vier­te sus co­no­ci­mien­tos de en­tro­pía y caos. La crea­ti­vi­dad im­pli­ca­da en la mag­ní­fi­ca pie­za es in­dis­cu­ti­ble. ¿Có­mo se sien­te?

Me sien­to muy emo­cio­na­da por mos­trar

de nue­vo es­te año al­go muy crea­ti­vo, so­bre to­do por­que ten­go que di­se­ñar ca­da de­ta­lle del re­loj, des­de el me­ca­nis­mo. Ac­tual­men­te es­toy tan en­tu­sias­ma­da con el po­ten­cial de la in­dus­tria re­lo­je­ra co­mo lo es­ta­ba ha­ce sie­te años cuan­do me enamo­ré de es­to por pri­me­ra vez, par­ti­cu­lar­men­te si pen­sa­mos en lo que po­de­mos lo­grar si po­ne­mos la crea­ti­vi­dad a la van­guar­dia de lo que pro­du­ci­mos. Me sien­to muy hon­ra­da de pre­sen­tar una pie­za que ce­le­bra la be­lle­za del mo­vi­mien­to me­cá­ni­co, es­pe­cial­men­te por­que es nues­tro pro­pio me­ca­nis­mo.

¿Có­mo de­fi­ne el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo que im­pli­ca su tra­ba­jo?

No sé de­fi­nir­lo. Creo que es una mez­cla de mi back­ground y el en­fo­que crea­ti­vo de mi tra­ba­jo. Cre­cí en va­rios paí­ses, con una edu­ca­ción mul­ti­cul­tu­ral. Es lo que he co­no­ci­do, y me ha da­do mu­chí­si­mo. Una men­te abier­ta y una cu­rio­si­dad na­tu­ral que aho­ra trai­go a mi tra­ba­jo. Pa­ra­le­la­men­te es im­por­tan­te pa­ra mí tra­ba­jar de for­ma in­clu­si­va, tan­to a tra­vés de nues­tro en­fo­que co­la­bo­ra­ti­vo de la pro­duc­ción y el ne­go­cio en ge­ne­ral, co­mo de la for­ma en que pien­so so­bre el di­se­ño de los re­lo­jes que creo. Con res­pec­to a la re­lo­je­ría me gus­ta mos­trar­le a un pú­bli­co am­plio que es­to es al­go en lo que cual­quie­ra pue­de in­tere­sar­se. Por eso di­se­ñar pie­zas ins­pi­ra­das en te­mas uni­ver­sa­les es im­por­tan­te, ya que cual­quier per­so­na pue­de re­la­cio­nar­se con nues­tros re­lo­jes, ya sea un con­nois­seur o no. Es­to es di­fe­ren­te a las pre­gun­tas so­bre pre­cios o gus­to: sim­ple­men­te sig­ni­fi­ca que cual­quie­ra pue­de mi­rar nues­tras pie­zas y te­ner un en­ga­ge­ment emo­cio­nal con ellas, y pa­ra mí eso es vi­tal.

¿De qué ma­ne­ra ar­ti­cu­la el mer­ca­do de lu­jo con la no­ción de ar­te?

La de­fi­ni­ción de “lu­jo” es al­go que he con­tem­pla­do des­de mis es­tu­dios en Sui­za en 2010 y pro­ba­ble­men­te des­de an­tes, cuan­do es­ta­ba es­tu­dian­do be­llas ar­tes. Creo que la de­fi­ni­ción del mer­ca­do de lu­jo es­tá cam­bian­do. Ya no se tra­ta só­lo de ma­te­ria­les pre­cio­sos, ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas o ex­clu­si­vi­dad. Creo que hay un as­pec­to emo­cio­nal en lo que hoy se con­si­de­ra lu­jo que tie­ne que ver más con co­sas in­tan­gi­bles co­mo la au­ten­ti­ci­dad, la crea­ti­vi­dad, la ex­pre­sión, la in­di­vi­dua­li­dad. To­das ellas son cua­li­da­des que siem­pre han si­do par­te de gran­des ar­tis­tas y su tra­ba­jo. Sin em­bar­go, co­mo men­cio­né, la au­ten­ti­ci­dad es un fac­tor cla­ve —es in­tere­san­te que pa­rez­ca ser

una pa­la­bra de mo­da en es­te mo­men­to—. Usar el ar­te sim­ple­men­te co­mo una com­mo­dity o una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción lo re­du­ce a la co­mer­cia­li­za­ción, lo que no con­si­de­ra­ría en sí mis­mo un lu­jo.

¿Qué pien­sa de las subas­tas co­mo re­lo­je­ra in­de­pen­dien­te?

Son fas­ci­nan­tes. Re­sul­tan una for­ma in­tere­san­te de co­no­cer lo que pien­san los com­pra­do­res, sus in­tere­ses y sus sen­ti­mien­tos. Pe­ro tam­bién es un ne­go­cio, así que re­cor­dar que hay me­ca­nis­mos en jue­go tras bam­ba­li­nas tam­bién es im­por­tan­te —co­sas sim­ples co­mo la cu­ra­du­ría de lo que en­tra en una subas­ta, por ejem­plo—. Creo que tie­nen un gran pa­pel que desem­pe­ñar en el mer­ca­do y po­drían usar­se con­jun­ta­men­te con otras opor­tu­ni­da­des pa­ra crear una ex­pe­rien­cia real­men­te es­pe­cial pa­ra los clien­tes. Se­ría ge­nial si se hi­cie­ra más con las mar­cas in­de­pen­dien­tes en lo que res­pec­ta a las subas­tas por­que por su pro­pia na­tu­ra­le­za mu­chos in­de­pen­dien­tes tie­nen la ra­re­za y sin­gu­la­ri­dad que ha­ce que una subas­ta sea es­pe­cial.

¿A qué atri­bu­ye el cos­to del re­loj de Paul New­man por el cual se pa­ga­ron 18 mi­llo­nes de dó­la­res?

Ho­nes­ta­men­te no lo sé. Eso va un po­co más allá de mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, pe­ro creo que hay mu­chos fac­to­res di­fe­ren­tes en jue­go con esa pie­za —des­de la mar­ca, el va­lor de la mis­ma, el di­se­ño, la his­to­ria, el va­lor per­ci­bi­do de los clien­tes, el mer­ca­do en sí— que de­ri­va­rían en un aná­li­sis in­tere­san­te.

¿Por qué vi­vió tres años en Mé­xi­co?

Se de­bió al tra­ba­jo de mi pa­dre. La­bo­ró pa­ra una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se con ofi­ci­nas in­ter­na­cio­na­les. Mien­tras vi­vía­mos en Fran­cia le ofre­cie­ron un as­cen­so que sig­ni­fi­có mu­dar­se a Ciu­dad de Mé­xi­co. Me ale­gro de que lo ha­ya acep­ta­do.

¿Co­lec­cio­na re­lo­jes?

Co­lec­ciono más ar­te y li­bros que re­lo­jes. Aun­que ten­go una pe­que­ña co­lec­ción, na­da fancy, cons­ti­tui­da en su ma­yo­ría por pie­zas úni­cas y ex­tra­ñas que en­cuen­tro en tien­das ocul­tas, crea­das por di­se­ña­do­res o mar­cas en los años se­sen­ta y se­ten­ta y un par de pie­zas de di­se­ño re­cien­te. Son mi “bi­blio­te­ca” de re­lo­jes por­que amo las for­mas, los co­lo­res y los ele­men­tos grá­fi­cos in­tere­san­tes de ellos.

¿Có­mo com­bi­na la in­no­va­ción con la tra­di­ción en su tra­ba­jo?

La in­no­va­ción en lo que ha­ce­mos es ob­ser­var la re­lo­je­ría tra­di­cio­nal con ojos fres­cos. Por ejem­plo, en nues­tras co­lec­cio­nes Skull y Chaos, los in­gre­dien­tes bá­si­cos son los mis­mos que en­con­tra­ría en la re­lo­je­ría tra-

di­cio­nal: mo­vi­mien­tos me­cá­ni­cos, téc­ni­cas de fa­bri­ca­ción, es­pe­ci­fi­ca­cio­nes, et­cé­te­ra, pe­ro los uti­li­za­mos a nues­tra ma­ne­ra pa­ra pro­du­cir al­go di­fe­ren­te. Pa­ra la co­lec­ción de ca­la­ve­ras, una par­te de la in­no­va­ción fue pen­sar en el re­loj co­mo un crá­neo y desa­rro­llar los di­se­ños a par­tir de ahí. Pa­ra la co­lec­ción Chaos, par­te de la in­no­va­ción fue nues­tro en­fo­que con res­pec­to al mo­vi­mien­to. Fra­nçois Me­rot, di­rec­tor de pro­duc­ción de Agen­hor, lo ex­pli­có de la si­guien­te ma­ne­ra: “The mo­ve­ment was very unu­sual to ma­ke be­cau­se the po­si­tio­ning and pro­duc­tion of the com­po­nents was down to the aest­he­tic desired rat­her than our tech­ni­cal re­qui­re­ments. It is ex­tre­mely ra­re to adapt the tech­ni­cal as­pect of a mo­ve­ment to an aest­he­tic wish. Fio­na’s ap­proach as to how to think of a watch mo­ve­ment is highly in­no­va­ti­ve. Her ap­proach ele­va­tes the mo­ve­ment be­yond being a tech­ni­cal ele­ment in­to so­met­hing ar­tis­tic”. (“El mo­vi­mien­to fue inusual por­que el po­si­cio­na­mien­to y la pro­duc­ción de los com­po­nen­tes se de­bió a la estética desea­da más que a nues­tros re­qui­si­tos téc­ni­cos. Es ex­tre­ma­da­men­te ra­ro adap­tar el as­pec­to téc­ni­co de un mo­vi­mien­to a un de­seo es­té­ti­co. El en­fo­que de Fio­na en cuan­to a có­mo pen­sar un mo­vi­mien­to de re­loj es al­ta­men­te in­no­va­dor. Su en­fo­que ele­va el mo­vi­mien­to más allá de ser un ele­men­to téc­ni­co a al­go ar­tís­ti­co”).

Es­ta ima­gen fue to­ma­da dda del cua­derno de bo­ce­tos d de Fio­na Krü­ger e in­clu­ye imá­ge­nes de re­fe­ren­cia de obras de Ch­ris­top­her Ka­ne y Cor­ne­lia Par­ker.

Me­cha­ni­cal En­tropy Mo­vi­mien­to Ma­nual, ca­li­bre Chaos I, de­sa­rro­lla­do con Agen­hor, mar­cha 50 ho­ras Fun­cio­nes Ho­ras, mi­nu­tos Ca­ja Ti­ta­nio Di­men­sio­nes 48 x 40 mm Co­rrea Hand-stit­ched tech­ni­cal fa­bric

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.