Ve­ne­zue­la: el país que de­ja­mos en el ol­vi­do

El pe­rio­dis­ta Luis Car­los Díaz re­su­me así la vi­da en su tie­rra, Ve­ne­zue­la: “Qui­sié­ra­mos preo­cu­pa­cio­nes sim­ples. Qui­sié­ra­mos abu­rrir­nos un po­co. Qui­sié­ra­mos al­gu­na cer­te­za dis­tin­ta a que ma­ña­na se­rá peor. Pa­ra va­riar”.

Hotbook Magazine - - Índice -

Eso po­dría de­cir­se de mu­chos paí­ses del con­ti­nen­te, pe­ro lo que su­ce­de en Ve­ne­zue­la va más allá de to­da ló­gi­ca. En las úl­ti­mas se­ma­nas –y me­ses y años, pe­ro aho­ra con ma­yor in­ten­si­dad– las ca­lles se han lle­na­do de ma­ni­fes­tan­tes que pi­den un cam­bio de go­bierno.

Esas pro­tes­tas han de­ja­do, has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción, 72 muer­tos, cen­te­na­res de he­ri­dos, sa­queos, dis­tur­bios, tan­que­tas en la ca­lles y la idea co­lec­ti­va de que el país ya no pue­de es­tar peor: los hos­pi­ta­les no tie­nen me­di­ca­men­tos, las tien­das no tie­nen co­mi­da, los apa­go­nes eléc­tri­cos son cons­tan­tes y la in­fla­ción lle­gó al pun­to en el que hu­bo que cam­biar la de­no­mi­na­ción de los bi­lle­tes e im­pri­mir nue­vos por­que ya no se po­día com­prar na­da con ellos.

In­clu­so hoy, con el bi­lle­te de ma­yor de­no­mi­na­ción, so­lo se pue­den com­prar dos ki­los de ja­món de pa­vo, de acuer­do con el por­tal di­gi­tal in­de­pen­dien­te Efec­to Co­cu­yo.

¿Qué ha pa­sa­do pa­ra lle­gar a es­te pun­to? Re­to­me­mos a Luis Car­los Díaz: “Ca­da día que pa­ses con el cha­vis­mo en el po­der, el país cae­rá más y más. Por­que no hay lle­ga­de­ro: los paí­ses no tie­nen fon­do. En se­rio. Ha­ce dos años to­do te pa­re­cía una por­que­ría, pe­ro no se ha­bla­ba de gen­te bus­can­do co­mi­da en la ba­su­ra. Aho­ra no so­lo la bus­can, sino que se la pe­lean. Y ma­ña­na se la ri­fa­rán o el go­bierno mul­ta­rá a quien bo­te al­go a la ba­su­ra… o lo que sea.

Ya no se ha­bla de sa­queos, lin­cha­mien­tos o des­mem­bra­dos por­que se hi­cie­ron par­te del pai­sa­je, no por­que de­ja­ran de ocu­rrir”.

La ex­plo­sión

Pa­ra en­ten­der Ve­ne­zue­la hay que de­jar al­go en cla­ro: ca­si to­dos los po­de­res del Es­ta­do, que de­be­rían ser un con­tra­pe­so en­tre ellos, es­tán en ma­nos del pre­si­den­te y el gru­po que go­bier­na. Es­to ha cre­ci­do con el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, quien asu­mió el po­der tras la muer­te de Hu­go Chá­vez, pe­ro su­ce­día des­de an­tes.

Es de­cir, los jue­ces y apa­ra­tos es­ta­ta­les sir­ven al pre­si­den­te y so­lo la Asam­blea Na­cio­nal, que tie­ne una ma­yo­ría de dipu­tados de opo­si­ción, fun­cio­na co­mo un di­que al man­da­ta­rio. Hay que re­cor­dar tam­bién que la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na –al igual que la pren­sa crí­ti­ca– ha si­do aso­la­da por el Go­bierno des­de la épo­ca de Chá­vez.

In­clu­so las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les es­tán en ma­nos de Ma­du­ro, así que el año pa­sa­do no hu­bo elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­do­res y al­cal­des con la ex­cu­sa de que no ha­bía di­ne­ro.

Las pro­tes­tas han si­do una cons­tan­te, mes tras mes, en to­do el país. La re­pre­sión tam­bién. El peor año de es­ta dé­ca­da ha si­do 2014, cuan­do las au­to­ri­da­des apre­sa­ron a más de 3,500 per­so­nas.

Es­te año, las mues­tras de po­der por par­te de Ma­du­ro subie­ron de tono. El pa­sa­do 29 de mar­zo, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia anu­ló los po­de­res de la Asam­blea Na­cio­nal, el Par­la­men­to ve­ne­zo­lano. Tras la pre­sión in­ter­na­cio­nal se echó pa­ra atrás, pe­ro la em­bes­ti­da con­ti­nuó por otras vías y el tra­ba­jo de los dipu­tados si­gue sien­do a cuen­ta­go­tas. El 1 de ma­yo, Ma­du­ro con­vo­có a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te que bus­ca­ba re­for­mar nue­va­men­te la Cons­ti­tu­ción que Chá­vez pu­bli­có en 1999. Pe­ro es­ta re­for­mu­la­ción que­ría ha­cer­la a tra­vés de una asam­blea que no ten­dría re­pre­sen­ta­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Las fuer­zas de opo­si­ción del país con­si­de­ra­ron es­to un “frau­de cons­ti­tu­cio­nal” y sa­lie­ron a las ca­lles a pro­tes­tar. Y les ha ido muy mal. Las imá­ge­nes que se trans­mi­ten en los po­cos me­dios in­de­pen­dien­tes que que­dan, y en re­des so­cia­les, han mos­tra­do có­mo tan­que­tas mi­li­ta­res han arro­lla­do a ma­ni­fes­tan­tes. Tam­bién el uso de ar­mas de fue­go en su con­tra. Ve­ne­zue­la es hoy un set de una pe­lí­cu­la de ac­ción don­de no hay ex­tras, y la san­gre, los muer­tos y los gri­tos, son reales.

¿Y el mun­do?

En el vi­deo apa­re­ce una te­le­vi­sión en la que se ve a Ma­du­ro bai­lan­do sal­sa. El pre­si­den­te son­ríe mien­tras mue­ve la ca­de­ra y las ma­nos al rit­mo de la mú­si­ca. Un par de se­gun­dos des­pués, la cá­ma­ra gi­ra 180º ha­cia una ven­ta­na. Se acer­ca a ella y en la to­ma se ve, un par de pi­sos aba­jo, una ca­lle en la que ma­ni­fes­tan­tes se en­fren­tan con las fuer­zas de se­gu­ri­dad es­ta­ta­les. Los ga­ses la­cri­mó­ge­nos di­fi­cul­tan la vi­sión, pe­ro se al­can­za a ob­ser­var tan­que­tas, ciu­da­da­nos co­rrien­do y po­li­cías per­si­guién­do­los.

Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do pa­ra la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na en el me­dio de in­for­ma­ción más con­cu­rri­do an­te la cen­su­ra gu­ber­na­men­tal a los pe­rio­dis­tas lo­ca­les –e in­clu­so in­ter­na­cio­na­les, co­mo CNN–.

A tra­vés de ellas el mun­do tam­bién se ha en­te­ra­do de lo que es­tá su­ce- dien­do en ese país, al que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ca­da vez ve con ma­yor preo­cu­pa­ción, pe­ro que a la vez ha ido de­jan­do más so­lo.

Por ejem­plo, en la ONU, Es­ta­dos Uni­dos ha di­cho mu­chas ve­ces que Ve­ne­zue­la es­tá al bor­de de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y de lle­gar a los ni­ve­les de vio­len­cia que hay en Si­ria. Por su­pues­to, Es­ta­dos Uni­dos tie­ne mu­chos in­tere­ses en Ve­ne­zue­la, pe­ro ha­blar de ellos abar­ca­ría un li­bro.

Pe­ro no so­lo es EE UU. El em­ba­ja­dor del Reino Uni­do di­jo a me­dia­dos de ma­yo que Ve­ne­zue­la “es un ca­so que si se si­gue agra­van­do, po­dría ter­mi­nar en con­flic­to. Hay que pre­ve­nir­lo”.

En nues­tro con­ti­nen­te la si­tua­ción no es muy dis­tin­ta: la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos tu­vo una reunión el 31 de ma­yo pa­ra ha­blar de es­te te­ma. Es pro­ba­ble que ni la ONU ni la OEA lo­gren al­go: Ve­ne­zue­la ha nin­gu­nea­do to­dos los ex­hor­tos de la primera, y de la OEA pi­dió su sa­li­da el 28 de abril.

Mien­tras tan­to, co­mo di­ce el pe­rio­dis­ta Luis Car­los Díaz, los ve­ne­zo­la­nos si­guen que­rien­do una cer­te­za dis­tin­ta a que ma­ña­na se­rá peor. Pa­ra va­riar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.