La ex­pan­sión de la cons­cien­cia

Hotbook Magazine - - Índice - POR NI­CO­LLE LEKARE

Es­te mes cum­plo años. No de­be­ría ser di­fe­ren­te a los fes­te­jos de 26 o 29, por de­cir cual­quier nú­me­ro, pe­ro es. Cum­plo 30 y no ten­go li­te­ral­men­te na­da de lo que a los 8 de­cía que iba a te­ner a es­ta edad. En la in­fan­cia, pien­sas que ten­drás hi­jos a los 22 y que po­si­ble­men­te se­rás due­ño de una man­sión por la mis­ma épo­ca. A tra­vés de esos ojos me pa­re­cía que ya es­ta­bas vie­jí­si­ma a los 25 y pa­ra mi sor­pre­sa, hay mo­men­tos hoy en día en que me cues­ta si­quie­ra con­ce­bir­me co­mo adul­ta.

Con­tra­rio a lo que po­día­mos es­pe­rar en­ton­ces, vol­ver­se un adul­to re­quie­re una ex­pan­sión de nues­tra cons­cien­cia, y el rit­mo y el tiem­po que to­ma ad­qui­rir ca­da vez ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des y com­pro­mi­sos es ab­so­lu­ta­men­te per­so­nal. Es un pro­ce­so lleno de um­bra­les que va­rían de acuer­do a ca­da cul­tu­ra, aun­que to­dos los in­di­vi­duos que con­for­man una so­cie­dad, na­cen con ex­pec­ta­ti­vas dic­ta­das por su se­xo, su re­li­gión o su con­di­ción so­cial, va­lo­res he­re­da­dos que vie­nen a mar­car ca­da edad, ca­da um­bral.

En­ci­ma de es­tas ex­pec­ta­ti­vas de­be­mos con­si­de­rar que so­mos par­te de una so­cie­dad glo­bal ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­va y cam­bian­te, lo que su­ma a que vi­va­mos to­dos los días con­tán­do­nos el ki­lo­me­tra­je y las me­tas al­can­za­das sin des­can­so, co­mo en un ába­co ima­gi­na­rio.

Los ba­lan­ces son im­por­tan­tes por tra­tar­se de mo­men­tos pa­ra la re­fle­xión, por ser la ven­ta­na pa­ra to­mar una ac­ción res­pec­to a lo que es­ta­mos, en efec­to, al­can­zan­do. ¿Es­ta­mos sa­tis­fe­chas con nues­tra vi­da? ¿Nos gus­ta el tra­ba­jo que rea­li­za­mos? ¿Qué ha­ce­mos por la co­mu­ni­dad en la que vi­vi­mos? ¿Nos ro­dea­mos de las com­pa­ñías co­rrec­tas? ¿Qué fal­ta por ha­cer? La ex­pan­sión de la cons­cien­cia, lla­ma a que en vez de des­qui­ciar­nos pen­san­do en las co­sas que de­be­rían ha­ber­se rea­li­za­do por fuer­za de la ve­li­ta ex­tra en el pas­tel, nos de­je­mos en­vol­ver en to­das las pre­gun­tas que es­tos inevi­ta­bles par­tea­guas aca­rrean. En­ten­dien­do que sin im­por­tar cuál sea la apro­xi­ma­ción, y sin dar­le im­por­tan­cia so­bran­te al tiem­po, cues­tio­nar­nos siem­pre trae con­si­go evo­lu­ción.

En es­tos ba­lan­ces de vi­da, nos per­ca­ta­mos de que me­tas y lo­gros per­so­na­les es­tán ne­ce­sa­ria­men­te vin­cu­la­dos con los de nues­tra so­cie­dad, y que mien­tras ese en­torno es más jus­to y equi­li­bra­do, tam­bién más al­can­za­bles se­rán las me­tas de ca­da quien. Una so­cie­dad des­com­pues­ta no per­mi­te que sus in­di­vi­duos se ex­pre­sen, se reali­cen. En es­ta edi­ción trae­mos his­to­rias so­bre am­bas es­fe­ras de la vi­da, unas don­de per­so­nas tra­ba­jan pa­ra ha­cer de nues­tra so­cie­dad una más jus­ta y otros ex­pan­dien­do los lí­mi­tes per­so­na­les pa­ra ins­pi­rar­nos con sus lo­gros.

Es el ca­so de Sas­kia Ni­ño de Ri­ve­ra, Mer­ce­des Castañeda, Adán Pla­ta y Fer­nan­da Do­ran­tes, quie­nes tra­ba­jan con su equi­po to­dos los días con el fin de que vi­va­mos en un país más se­gu­ro, ga­ran­ti­zan­do opor­tu­ni­da­des pa­ra aque­llos que sean re­in­ser­ta­dos en nues­tra co­mu­ni­dad, por dar­les vi­si­bi­li­dad a ni­ños na­ci­dos en las cár­ce­les y por crear le­gis­la­ción pa­ra ellos y pa­ra sus ma­dres. Di­cho por Sas­kia en la en­tre­vis­ta pa­ra la sec­ción de Hot­pro­ject, tie­nen la suer­te de tra­ba­jar con lo que les apa­sio­na y sien­ten pro­fun­do or­gu­llo de lo que han lo­gra­do has­ta aho­ra. Su­sa­na M. Vidal fue edi­to­ra de Elle Es­pa­ña du­ran­te va­rios años, pa­ra des­cu­brir, al lle­gar a Mé­xi­co en 2012, su ver­da­de­ra pa­sión en la vi­da: Fri­da. Su­sa­na es­cri­bió un li­bro pu­bli­ca­do por As­sou­li­ne so­bre la in­fluen­cia de Fri­da en la mo­da, pe­ro so­bre to­do en la crea­ción de un mo­do úni­co e in­di­vi­dual de ser mu­jer. Hoy, Su­sa­na da con­fe­ren­cias al­re­de­dor del mun­do so­bre los re­sul­ta­dos de es­ta lar­ga in­ves­ti­ga­ción, di­fun­dien­do la for­ma en la que la ar­tis­ta me­xi­ca­na pen­só y vi­vió, maes­tra del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino.

An­drés Ro­drí­guez es el pri­mer ul­tra­ci­clis­ta me­xi­cano en com­pe­tir en RAAM, la madre de to­das las ca­rre­ras del ci­clis­mo, que cons­ta de cin­co mil ki­ló­me­tros que se de­ben re­co­rrer en do­ce días. La ru­ta ini­cia en Ca­li­for­nia y re­co­rre 12 es­ta­dos de Nor­tea­mé­ri­ca. Pa­ra ilus­trar es­ta dis­tan­cia, el tra­yec­to equi­va­le a los ki­ló­me­tros que se­pa­ran la Ciu­dad de Mé­xi­co de la ca­pi­tal ca­na­dien­se, Ot­ta­wa. Lle­var el cuer­po y la men­te al ex­tre­mo, es la ra­zón que le da a su vo­ca­ción. No­ches sin dor­mir, lá­gri­mas y su­dor. To­do por la sa­tis­fac­ción de sa­ber que cual­quier co­sa es po­si­ble si te lo pro­po­nes y ac­túas pa­ra lo­grar­lo.

Los ejem­plos an­te­rio­res, y otros que or­gu­llo­sa­men­te pre­sen­to dis­tri­bui­dos en di­fe­ren­tes sec­cio­nes de es­ta edi­ción, mues­tran cla­ra­men­te que el se­cre­to es­tá en los mo­men­tos de re­fle­xión y, so­bre to­do, en las ac­cio­nes sur­gi­das a par­tir de ellos y no en los lí­mi­tes cro­no­ló­gi­cos. De­je­mos el odó­me­tro en un ca­jón y sal­ga­mos al mun­do a ha­cer y a ser fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.