Na­gano, Ka­na­za­wa y Ta­ka­ya­ma

Hotbook Magazine - - Índice - Fotos por: San­tia­go Ro­drí­guez

Si Ja­pón no fi­gu­ra co­mo prio­ri­dad en tu lis­ta de lu­ga­res por co­no­cer al­gu­na vez en la vi­da, quién sa­be por qué no­cio­nes y pre­con­cep­tos, con­si­dé­ra­lo de nue­vo ba­jo las imá­ge­nes que no siem­pre ha­cen la es­tam­pa de es­te país: cul­tu­ra mi­le­na­ria y sa­bi­du­ría, si­len­cio, refinamiento y la na­tu­ra­le­za más asom­bro­sa.

En es­te via­je tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar en la os­cu­ri­dad más os­cu­ra, es­cu­char el si­len­cio más apa­ci­ble y ex­pe­ri­men­tar una quie­tud co­mo en po­cas oca­sio­nes y via­jes an­te­rio­res, no so­lo al es­tar en me­dio de la na­tu­ra­le­za, sino por ejem­plo den­tro de los im­pe­ca­bles au­to­bu­ses du­ran­te al­gu­nos tra­yec­tos.

So­bre las for­mas de la cor­te­sía, la lim­pie­za, el or­den y la ar­mo­nía co­mo cua­li­da­des de sus ciu­da­des y pue­blos ya he­mos es­cu­cha­do, pe­ro la sen­sa­ción ge­ne­ral es la de una so­cie­dad que per­si­gue un mis­mo rum­bo y don­de la ba­se de su fun­cio­na­mien­to es la cul­tu­ra del res­pe­to a los de­más y la fi­lo­so­fía de co­no­cer­se pri­me­ro a sí mis­mo en una in­tros­pec­ción que pa­ra un oc­ci­den­tal es, por lo me­nos, in­tri­gan­te.

La ru­ta que se­gui­mos en es­ta oca­sión fue una suer­te de he­rra­du­ra, que in­cluía las dos gran­des ciu­da­des, Kio­to y To­kio, y otras tres, no tan po­pu­lo­sas ni tan mo­der­nas co­mo Na­gano, Ka­na­za­wa y Ta­ca­ya­ma. Y si bien en las gran­des ciu­da­des se pue­de te­ner una idea del Ja­pón más tra­di­cio­nal, co­mo en el san­tua­rio Fus­hi­mi Ina­ri o el Pa­be­llón de Oro, en Kio­to o en el ba­rrio Ya­na­ka de To­kio, hay ciu­da­des don­de la re­la­ción se in­vier­te com­ple­ta­men­te y el pre­do­mi­nio de lo esen­cial de las tra­di­cio­nes ni­po­nas en­vuel­ve una que otra jo­ya de mo­der­ni­dad.

Es­tas tres úl­ti­mas ciu­da­des se en­cuen­tran in­mer­sas en la geo­gra­fía que, po­cos lo sa­ben, pre­do­mi­na en Ja­pón, don­de el 73% de to­do el te­rri­to­rio es zo­na mon­ta­ño­sa, mien­tras que To­kio y Kyo­to, las ciu­da­des más po­pu­lo­sas, no es­tán den­tro de ese pai­sa­je. Es un da­to sor­pren­den­te pa­ra un ar­chi­pié­la­go de 6,852 is­las.

NA­GANO

Ubi­ca­do en me­dio de las mon­ta­ñas del cen­tro de Ja­pón, di­cen que aquí se pue­de dis­fru­tar del ai­re más lim­pio de to­do el país. Na­gano es de los lu­ga­res que me­jor con­ser­va la esen­cia tra­di­cio­nal de su cul­tu­ra y es un des­tino ideal pa­ra vi­si­tar tan­to en ve­rano, pa­ra dis­fru­tar lar­gas ca­mi­na­tas en­tre los bos­ques, co­mo en in­vierno, cuan­do se con­vier­te en un des­tino per­fec­to pa­ra los aman­tes del es­quí, un lu­gar que fue se­de de los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno en 1998 y cuen­ta con la me­jor in­fra­es­truc­tu­ra.

En la ciu­dad hay va­rios mu­seos de la cul­tu­ra nin­ja, co­mo el Mu­seo To­ga­ku­re Nin­po, así co­mo es­cue­las y ca­sas nin­jas, don­de to­da la tradición de es­tos gue­rre­ros ja­po­ne­ses se pue­de ob­ser­var en dis­tin­tos ob­je­tos his­tó­ri­cos.

Co­mer en Na­gano es dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal del país, pe­ro los lo­ca­les in­sis­ten en que uno pro­bar los de­li­cio­sos ta­lla­ri­nes so­ba de la re­gión.

La ciu­dad se for­mó al­re­de­dor del tem­plo Zen­ko­ji, el prin­ci­pal tem­plo bu­dis­ta del país y uno de los más vi­si­ta­dos, cu­yo ori­gen se re­mon­ta al pri­mer bu­da con­sa­gra­do en Ja­pón en 642, que es­tá en su in­te­rior, traí­do des­de la In­dia en 552. Sin em­bar­go, en un ges­to muy ja­po­nés, se en­cuen­tra ocul­to al pú­bli­co des­de el año 654. Si tienes suer­te, po­drás ob­ser­var una co­pia que se mues­tra so­lo ca­da seis años.

El tem­plo es el epi­cen­tro de un con­jun­to de otros tem­plos me­no­res, re­par­ti­dos en­tre ca­lles y ca­sas que pue­den vi­si­tar­se, de­di­ca­dos a otros te­mas del panteón mi­to­ló­gi­co y re­li­gio­so ja­po­nés. El ac­ce­so ideal se lle­va a ca­bo por la ave­ni­da Ome­to­san­do, con 48 lám­pa­ras de pie­dra a am­bos la­dos de la ca­lle, en las que se lee las plegarias del Bu­da Ami­da has­ta lle­gar a la Tie­rra Pu­ra, en el tem­plo, una sim­bo­lo­gía del tra­yec­to al pa­raí­so bu­dis­ta des­de la tie­rra.

Al in­te­rior del tem­plo se en­cuen­tra un pa­sa­je sub­te­rrá­neo en cu­yos mu­ros es­tán, se­gún di­cen, “las lla­ves al pa­raí­so” in­crus­ta­das en las pa­re­des. Uno de­be des­pla­zar­se en com­ple­ta os­cu­ri­dad, tan­tean­do los mu­ros, has­ta dar con ellas. Quien lo­gre to­car­las, ob­ten­drá ben­di­cio­nes pa­ra su fu­tu­ro y al­can­za­rá el re­na­ci­mien­to in­te­rior.

En la re­gión de Na­gano, en el va­lle que for­ma el río Yo­ko­yu en­tre las sel­vas mon­ta­ño­sas del nor­te, se en­cuen­tra el Par­que Na­tu­ral Ji­go­ku­da­ni Yaen Koen, don­de ha­bi­ta el fa­mo­so ma­ca­co ja­po­nés, cu­ya es­tam­pa he­mos vis­to en in­fi­ni­dad de imá­ge­nes es­ti­lo nat­geo, res­guar­dán­do­se de un frío gla­ciar en aguas ter­ma­les – en ja­po­nés lla­ma­das on­sen– con nie­ve en la ca­be­za gris y ex­pre­sión apa­ci­ble.

Co­no­ci­do co­mo el snow mon­key o ma­ca­co de ca­ra ro­ja, la es­pe­cie de mo­nos es la úni­ca na­ti­va de Ja­pón y el par­que al­ber­ga unos 160 in­di­vi­duos. Co­mo la re­gión per­ma­ne­ce ne­va­da du­ran­te un ter­cio del año, no es di­fí­cil ver a es­tos pri­ma­tes su­mer­gi­dos en los po­zos ter­ma­les en per­fec­ta quie­tud. Muy pa­re­ci­da a la que sen­ti­rás en los días que du­re tu via­je.

KA­NA­ZA­WA

Lu­gar de gran im­por­tan­cia his­tó­ri­ca en Ja­pón, la ciu­dad es­tu­vo ba­jo el do­mi­nio del im­por­tan­te clan Mae­da, re­gión pro­duc­to­ra de arroz, hoy ri­va­li­za en ri­que­za cul­tu­ral con Kio­to y To­kio. Mu­seos de pri­mer or­den, ba­rrios per­fec­ta­men­te con­ser­va­dos y el con­si­de­ra­do por mu­chos más be­llo jar­dín de to­dos los del país, son al­gu­nos de los lu­ga­res que te mos­tra­rán un Ja­pón di­fe­ren­te.

Rea­li­zar una gran ca­mi­na­ta por el dis­tri­to Sa­mu­rai, lla­ma­do Na­ga­ma­chi, es perderte en­tre ca­lle­jo­nes y ca­lles pe­que­ñas que se con­ser­van in­tac­tas y, no muy le­jos, en la lar­ga ca­lle Hi­gas­hi Cha­ya, pro­ba­ble­men­te verás a al­gu­na de las las po­cas geis­has que exis­ten hoy en día. Me re­fie­ro a las ver­da­de­ras y no a las mu­chas geis­has dis­fra­za­das con ki­mono que se pa­sean por to­do Ja­pón. Las dis­tin­gue la ele­gan­cia en su for­ma de ca­mi­nar y las fac­cio­nes tan fi­nas que lo de­jan a uno sin pa­la­bras. De he­cho, cha­ya, sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te “ca­sa de té” que era ser­vi­do por ellas, y es un ti­po de cons­truc­ción que pre­do­mi­na en to­do el ba­rrio, na­tu­ral­men­te, si­tua­do a los már­ge­nes del cen­tro. En esa ca­lle se con­si­guen ob­je­tos ar­te­sa­na­les por los que la ciu­dad es fa­mo­sa, la­quea­dos o do­ra­dos con ho­ji­lla de oro, una es­pe­cia­li­dad de Ka­na­za­gua, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca en ja­po­nés “río de oro”. En una de sus tien­das lla­ma­da Ha­ku­za, pue­des en­con­trar una gran va­rie­dad de ob­je­tos do­ra­dos con es­ta técnica y, si tienes tiem­po, to­mar­te un té en su sa­lón to­do cu­bier­to de ho­ji­lla de oro.

En Ka­na­za­gua des­ta­can dos mu­seos im­pre­sio­nan­tes, por ra­zo­nes di­fe­ren­tes. El D. T. Zu­zu­ki, ins­pi­ra­do y de­di­ca­do al gran fi­ló­so­fo y es­cri­tor ja­po­nés, Su­zu­ki Dai­setz Tei­ta­ro, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra es la ex­pre­sión de la fi­lo­so­fía bu­dis­ta, con gran­des es­pa­cios abier­tos, un es­pe­jo de agua y un jar­dín in­te­rior. El edi­fi­cio de lim­pias lí­neas for­ma­les in­vi­ta al vi­si­tan­te a una con­tem­pla­ción si­len­cio­sa.

El otro, más que mu­seo, es un gran com­ple­jo cul­tu­ral de­di­ca­do a dis­tin­tas ver­tien­tes del ar­te con­tem­po­rá­neo, el 21st Cen­tury Mu­seum, y es uno de los más im­por­tan­tes del país. Al­ber­ga una co­lec­ción que in­clu­ye a los más acla­ma­dos ar­tis­tas ja­po­ne­ses y del mun­do, con ins­ta­la­cio­nes pú­bli­cas en­tre sus es­pa­cios co­mo La pis­ci­na de Lean­dro Er­lich, don­de se ve a las per­so­nas apa­ren­te­men­te de­ba­jo de una al­ber­ca, o Blue Pla­net Sky de Ja­mes Tu­rrel, una obra que ha­ce un jue­go de lu­ces. Su in­creí­ble ar­qui­tec­tu­ra cir­cu­lar en pie­dra blan­ca y vi­drio, des­car­ta fa­cha­das an­te­rio­res o pos­te­rio­res, con una con­cep­ción de en­tra­das múltiples al re­cin­to, co­mo una for­ma de com­pren­der el ar­te con­tem­po­rá­neo, don­de no pre­do­mi­na un so­lo pun­to de vis­ta.

Ken­ro­ku-en y el cas­ti­llo Ka­na­za­wa

A po­cos pa­sos de es­te mu­seo, es­tá el Ken­ro­ku-en, que al­gu­nos con­si­de­ran el jar­dín ja­po­nés más be­llo del to­do el país. Los prin­ci­pios he­re­da­dos de Chi­na pa­ra ela­bo­rar es­te ti­po de jar­di­nes fue­ron de­fi­ni­ti­va­men­te per­fec­cio­na­dos por los ja­po­ne­ses y la teo­ría dic­ta que de­be abar­car seis con­cep­tos: am­pli­tud, re­co­gi­mien­to, ar­ti­fi­cia­li­dad, an­ti­güe­dad, abun­dan­cia de agua y vis­tas abier­tas.

To­dos ellos es­tán en su es­plen­dor en Ken­ro­ku-en, que an­tes fue el jar­dín ex­te­rior del cas­ti­llo Ka­za­na­wa del po­de­ro­so clan Mae­da. El jar­dín tie­ne dos po­zos gran­des, fru­to de un in­ge­nio­so sis­te­ma hi­dráu­li­co fa­bri­ca­do en 1632 que igual­men­te irri­ga to­do el jar­dín con arro­yos y caí­das de agua ar­ti­fi­cia­les. El pai­sa­jis­mo es im­pre­sio­nan­te, con ár­bo­les que dan flo­res en dis­tin­tas épo­cas del año, por lo que el as­pec­to del jar­dín es siem­pre cam­bian­te, flo­res, pie­dras, puen­tes de ar­co en ma­de­ra y de pie­dras, lin­ter­nas y ca­sas de té que crean dis­tin­tos re­co­rri­dos y re­co­ve­cos por des­cu­brir.

Co­mo era ve­rano, –ya no al­can­cé la épo­ca de los ce­re­zos en flor que en Ka­na­za­gua ter­mi­na en abril– ade­más del ver­de im­pe­ca­ble, el sue­lo es­ta­ba cu­bier­to de al­fom­bras de flo­res co­lor li­la, na­ran­ja y ho­jas del ár­bol de ma­ple ama­ri­llas, sin que na­da pa­re­cie­ra es­tar fue­ra de lu­gar. El jar­dín alo­ja un pino an­ti­guo y fa­mo­so, el Ka­ro­sa­ki, que ex­tien­de sus lar­gas ra­mas so­bre uno de los po­zos.

El cas­ti­llo Ka­na­za­wa es, por de­cir lo me­nos, in­ti­mi­dan­te. Da­ta del si­glo XVI, pe­ro lue­go de gue­rras, te­rre­mo­tos, in­cen­dios y va­rias re­cons­truc­cio­nes, fue prác­ti­ca­men­te des­trui­do en 1881 y mu­cha de su ar­qui­tec­tu­ra ac­tual es una res­tau­ra­ción que pro­cu­ró ha­cer­se con ma­te­ria­les y téc­ni­cas ori­gi­na­les, si bien con­ser­va al­gu­nas es­truc­tu­ras an­ti­guas. Sin em­bar­go, su ex­ten­sión es abru­ma­do­ra. Real­men­te fue la for­ta­le­za del clan Mae­da, un clan sa­mu­rái, que do­mi­nó la re­gión des­de 1583 a 1868, y ade­más de ser gran­des ‘se­ño­res del arroz’, es­ta­ban cons­tan­te­men­te en gue­rra con otros cla­nes y se­ño­res feu­da­les o daim­yo. Prue­ba de ello no son so­lo el in­men­so y lar­go fo­so, las torres de vi­gi­lan­cia o las puer­tas y mu­ros de pie­dra, sino que to­do el pi­so del cas­ti­llo es­ta­ba he­cho de plo­mo, pa­ra po­der qui­tar­lo en ca­so de un ata­que y con­ver­tir­lo en ba­las.

Ha­naou­gi Bet­tei Ii­ya­ma Ta­ka­ya­ma

D. Ho­no­bu­ma­chi, Ta­ka­ya­ma, Gi­fu 506-0003

T. +81 577 37 1616 www.ha­na ou­gi.com/en­glish/

Ge­ro On­senn Sui­mei­kan

D. 1268 Ko­den, Ge­ro-shi, Gi­fu, 509-2206

T. +81 576 25 2800 www.sui­me ikan.co.jp/en­glish/

Ta­ka­ya­ma Jin­ya

D. 2-1-1 Ya­bu­ta-mi­na­mi, Gi­fu-shi, Gi­fu 500-8570

T. +81 58 272 1111

Res­tau­ran­te Heian­ra­ku

D. Ten­man­ma­chi, Ta­ka­ya­ma, Gi­fu 506-0025

T.+81 577 32 3078

Res­tau­ran­te Aji no Yohei

D. Gi­fu-ken Ta­ka­ya­ma-shi San­no­chou 105 Ban­chi, 506-0846

T. +81 577 32 0016 fu­na­sa­ka-shu­zo01.jim­do .com

Kio­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.