Art­ti­tu­de

Hotbook Magazine - - Índice -

Art­ti­tu­de se une a la mi­sión de pro­mo­ver lo He­cho en Mé­xi­co pa­ra apo­yar a los pro­duc­to­res de nues­tro país. La com­pa­ñía fue cons­ti­tui­da por dos em­pre­sa­rias me­xi­ca­nas, quie­nes es­tán en­fo­ca­das en la crea­ción de una pla­ta­for­ma di­gi­tal pa­ra la ven­ta de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les fa­bri­ca­dos en dis­tin­tas co­mu­ni­da­des me­xi­ca­nas. El si­tio de e-com­mer­ce crea un en­la­ce en­tre los ar­te­sa­nos y el pú­bli­co, tan­to en Mé­xi­co co­mo a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Su ob­je­ti­vo es co­nec­tar a los pro­duc­to­res de ar­te popular con per­so­nas que no so­la­men­te es­tén bus­can­do un pro­duc­to úni­co y de ca­li­dad, sino que tam­bién es­tén in­tere­sa­das en el pro­ce­so, la tradición y el sig­ni­fi­ca­do que hay de­trás de ca­da pie­za.

¿Cuál es el sig­ni­fi­ca­do de­trás del nom­bre Art­ti­tu­de?

Es un jue­go de pa­la­bras: ar­te + ac­ti­tud + gra­ti­tud. Es un con­cep­to que com­bi­na el ar­te con la mo­da y el es­ti­lo, agre­gan­do un sen­ti­mien­to de gra­ti­tud ha­cia los pro­duc­to­res.

¿Có­mo fun­cio­na el pro­yec­to?

Fun­cio­na­mos co­mo un víncu­lo en­tre los pro­duc­to­res me­xi­ca­nos y el mun­do. Pa­ra ellos pue­de ser muy di­fí­cil co­mer­cia­li­zar sus pie­zas ya que no cuen­tan con los ca­na­les de dis­tri­bu­ción ne­ce­sa­rios, así que no­so­tras los ayu­da­mos a po­si­cio­nar­los a tra­vés del co­mer­cio elec­tró­ni­co en Sho­pify y Fa­ce­book. Tam­bién ma­ne­ja­mos la ven­ta en di­rec­to con clien­tes in­di­vi­dua­les o cor­po­ra­ti­vos, ade­más de con­tar con pre­sen­cia en al­gu­nas tien­das fí­si­cas que dis­tri­bu­yen los pro­duc­tos se­lec­cio­na­dos.

Los pro­duc­to­res sue­len es­tar en pun­tos ale­ja­dos de las zo­nas ur­ba­nas, por lo que no mu­chas per­so­nas van a bus­car y com­prar sus pro­duc­tos. El pro­ble­ma es que lle­gan los re­ven­de­do­res o “co­yo­tes” y les ofre­cen com­prar to­do su in­ven­ta­rio a un pre­cio mu­cho me­nor del va­lor real. Los ar­te­sa­nos ter­mi­nan ven­dien­do sus pie­zas por la ne­ce­si­dad de un flu­jo de efec­ti­vo y eso es jus­ta­men­te lo que que­re­mos evi­tar.

¿Qué ti­po de pro­duc­tos ma­ne­jan y cuá­les son sus bes­tse­llers?

Po­de­mos ver­lo de dos ma­ne­ras, por es­ta­do o por lí­nea de pro­duc­to. En ge­ne­ral, ven­de­mos ar­tícu­los de de­co­ra­ción y jo­ye­ría. Em­pe­za­mos tra­ba­jan­do con ar­te­sa­nos de Oa­xa­ca que ha­cen ale­bri­jes, ta­pe­tes de la­na con pig­men­tos na­tu­ra­les, co­lla­res de ma­de­ra en for­ma de co­ra­zón y ca­jas de ma­de­ra pin­ta­das a mano pa­ra guar­dar al­gu­na bo­te­lla, por ejem­plo de vino o mez­cal. De Chia­pas te­ne­mos co­lla­res y co­ji­nes con bor­da­dos, de Pue­bla trae­mos lám­pa­ras y cua­dros de pa­pel ama­te y, de Mi­choa­cán, los ja­rro­nes de co­bre y pla­ta. Fi­nal­men­te, de Ja­lis­co y Na­ya­rit ma­ne­ja­mos va­rios pro­duc­tos he­chos con ar­te hui­chol.

Los pro­duc­tos más ven­di­dos sue­len ser los que se pue­den per­so­na­li­zar, co­mo los co­lla­res de co­ra­zón o las ca­jas de ma­de­ra. Tam­bién tie­nen mu­cho éxi­to las fun­das pa­ra ce­lu­lar, las es­cul­tu­ras y las pul­se­ras he­chas por los hui­cho­les.

¿Có­mo eli­gen a los ar­te­sa­nos con los que tra­ba­jan?

Que­re­mos ele­gir las me­jo­res pie­zas que ha­ya en ca­da co­mu­ni­dad. Re­que­ri­mos de cier­to ba­lan­ce por­que al­gu­nos pro­duc­to­res tie­nen gran ca­li­dad, pe­ro ya han desa­rro­lla­do su ne­go­cio por sí mis­mos. Lo que bus­ca­mos son per­so­nas con mu­cho po­ten­cial, bue­na ac­ti­tud, di­se­ños in­creí­bles y ca­li­dad en la pro­duc­ción, pe­ro que tam­bién pue­dan cre­cer con no­so­tras y ten­gan la as­pi­ra­ción de ha­cer­lo. El scou­ting es sin du­da uno de los prin­ci­pa­les re­tos por­que que­re­mos pro­duc­to­res que man­ten­gan la par­te tra­di­cio­nal, co­mo las téc­ni­cas que les en­se­ña­ron sus abue­los, pe­ro tam­bién cuen­ten con in­no­va­ción e in­fra­es­truc­tu­ra, al­go tan sim­ple co­mo What­sapp pa­ra po­der­nos co­mu­ni­car con ellos y una cuen­ta de banco pa­ra de­po­si­tar­les. Sin em­bar­go, lo más im­por­tan­te es la con­fian­za, que ellos con­fíen en no­so­tras y no­so­tras en ellos.

¿De qué ma­ne­ra sue­len fi­jar los pre­cios de los pro­duc­tos?

Te­ne­mos una es­truc­tu­ra de pre­cios que par­te de un es­tu­dio de mer­ca­do. Pri­me­ro que na­da, res­pe­ta­mos el cos­to que los pro-

duc­to­res quie­ran co­brar­nos, por­que no­so­tras los co­no­ce­mos y sa­be­mos cuan­to tiem­po les to­ma ha­cer ca­da pie­za. Tam­bién to­ma­mos en cuen­ta los pre­cios de otras mar­cas, el va­lor agre­ga­do y la ex­pe­rien­cia, el he­cho de que el pro­duc­to lle­gue en­vuel­to a tu ca­sa y sin que ten­gas que preo­cu­par­te por na­da. Par­te de nues­tro va­lor agre­ga­do es que siem­pre res­pon­de­mos a nues­tros clien­tes y, si una pie­za no les gus­ta o se mal­tra­ta, con gus­to se las cam­bia­mos, a di­fe­ren­cia de si la hu­bie­ran com­pra­do en un mer­ca­do.

¿Có­mo ase­gu­ran la im­ple­men­ta­ción del co­mer­cio jus­to y sus­ten­ta­ble?

Im­ple­men­ta­mos el co­mer­cio jus­to por­que, pa­se lo que pa­se, no le re­ga­tea­mos a los pro­duc­to­res. Lo que ha­ce­mos es tra­tar de en­ten­der por­qué quie­ren po­ner cier­to pre­cio y, si nos ha­ce sen­ti­do, ese pre­cio es el que les pa­ga­mos. Por otro la­do, la par­te de sus­ten­ta­bi­li­dad se re­fie­re a que nos ase­gu­ra­mos de que los pro­duc­to­res res­pe­ten el me­dio am­bien­te. Ellos sue­len te­ner una re­la­ción con la na­tu­ra­le­za muy di­fe­ren­te a la que te­ne­mos en la ciu­dad, ya que es su me­dio de sub­sis­ten­cia y el lu­gar en don­de en­cuen­tran su ma­te­ria pri­ma. Al in­cen­ti­var su tra­ba­jo, tam­bién les ayu­da­mos a pre­ser­var su co­mu­ni­dad y el me­dio am­bien­te que los ro­dea. De igual ma­ne­ra, in­ten­ta­mos que el em­pa­que que uti­li­za­mos sea el me­nos in­va­si­vo y, en cuan­to al trans­por­te, pro­cu­ra­mos ha­cer en­víos en bi­ci­cle­ta siem­pre que sea po­si­ble.

¿Cuá­les creen que son los ma­yo­res re­tos del co­mer­cio elec­tró­ni­co de pie­zas ar­te­sa­na­les?

Los prin­ci­pa­les re­tos son que el clien­te re­ci­ba exac­ta­men­te lo que ve y que lo re­ci­ba a tiem­po. To­dos los pro­duc­tos que ma­ne­ja­mos son úni­cos, pue­den ser si­mi­la­res, pe­ro nin­guno es igual al otro por­que no es­tán es­tan­da­ri­za­dos. Nues­tro tra­ba­jo es ha­cer que el clien­te re­ci­ba el mis­mo pro­duc­to que vio en la fo­to, por lo que te­ne­mos que po­ner imá­ge­nes de ab­so­lu­ta­men­te to­dos los pro­duc­tos y ac­tua­li­zar la pá­gi­na cons­tan­te­men­te pa­ra agre­gar los nue­vos y qui­tar los que ya se ven­die­ron. Tam­bién te­ne­mos que ser cui­da­do­sas al es­ta­ble­cer las fe­chas de entrega, siem­pre to­man­do en cuen­ta los even­tos cul­tu­ra­les de las co­mu­ni­da­des con las que tra­ba­ja­mos.

Otro re­to es que en Mé­xi­co las per­so­nas to­da­vía no tie­nen la cul­tu­ra de com­prar en lí­nea, mu­chas ve­ces pre­fie­ren man­dar­te un in­box y de­po­si­tar el di­ne­ro en al­gu­na tien­da Ox­xo. No­so­tras nos adap­ta­mos a los ca­na­les que pre­fie­ran los clien­tes.

¿Có­mo han lo­gra­do dar­se a co­no­cer al­re­de­dor de la re­pú­bli­ca me­xi­ca­na? ¿Y a ni­vel in­ter­na­cio­nal?

El tra­ba­jo de los pro­duc­to­res ha­bla por sí so­lo, así que nues­tros pri­me­ros posts en Fa­ce­book se fue­ron com­par­tien­do, al prin­ci­pio por nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos, has­ta que al­gu­nos lle­ga­ron a ha­cer­se vi­ra­les. Tam­bién nos han da­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer en­tre­vis­tas en ra­dio y nues­tra uni­ver­si­dad, el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey nos hi­zo un vi­deo pa­ra pro­mo­cio­nar el pro­yec­to. La ver­dad es que he­mos te­ni­do la suer­te de en­con­trar­nos con per­so­nas muy abier­tas que nos han apo­ya­do. El net­wor­king ha si­do muy im­por­tan­te por­que la gen­te que co­no­ce­mos nos ha re­co­men­da­do con ami­gos su­yos y así he­mos ido cre­cien­do, so­bre to­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal por­que te­ne­mos va­rias amis­ta­des al­re­de­dor del mun­do. Ini­cia­mos con Mé­xi­co, pe­ro aho­ra es­ta­mos en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Ja­pón, Reino Uni­do, Aus­tra­lia y Es­ta­dos Uni­dos.

¿Han no­ta­do una me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da de los ar­te­sa­nos?

Son dos cam­bios im­por­tan­tes los que he­mos vis­to: uno en cuan­to a la in­fra­es­truc­tu­ra y el otro re­la­cio­na­do con la co­mu­ni­dad. Nos da mu­cho gus­to ver co­mo, en muy po­co tiem­po, han me­jo­ra­do los ta­lle­res y los ho­ga­res de nues­tros pro­duc­to­res. Ade­más, mu­chos han co­men­za­do a com­par­tir sus téc­ni­cas de fa­bri­ca­ción con otros, lo que ha ido re­pli­can­do el im­pac­to en sus co­mu­ni­da­des. Por otro la­do, he­mos no­ta­do cam­bios emo­cio­na­les cuan­do los pro­duc­to­res se en­te­ran de que un clien­te amó su pro­duc­to, es al­go que los mo­ti­va mu­cho.

¿Qué pla­nes tie­nen a fu­tu­ro?

To­da­vía te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo por ha­cer. El ne­go­cio ya flu­ye, así que que­re­mos se­guir man­te­nien­do ese rit­mo y, al mis­mo tiem­po, em­pe­zar a tra­ba­jar con más pro­duc­to­res de otros es­ta­dos y desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos pa­ra se­guir sor­pren­dien­do a los clien­tes. Con desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos nos re­fe­ri­mos a in­no­var y en­con­trar nue­vas for­mas de in­cor­po­rar el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos en otros ar­tícu­los. Tam­bién que­re­mos te­ner más pre­sen­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.