Lu­cía Ortiz

Hotbook Magazine - - Índice -

La obra de Lu­cía Ortiz ha­bla de iden­ti­da­des des­pla­za­das y des­de es­ta mi­ra­da cu­ró el año pa­sa­do la ex­po­si­ción co­lec­ti­va NEPANTLA: a spa­ce in bet­ween en el Sa­van­nah Co­lle­ge of Art and De­sign. Con raí­ces me­xi­ca­nas y nor­te­ame­ri­ca­nas, Ortiz acu­mu­la una só­li­da for­ma­ción bi­lin­güe en ar­te y, en años re­cien­tes, ha in­cur­sio­na­do en las téc­ni­cas del gra­ba­do que ella en­tien­de co­mo “una prác­ti­ca so­cial”, y por lo tan­to, por­ta­do­ra de un sus­tra­to po­lí­ti­co. De sus­tra­tos, ca­pas, ve­la­du­ras y su­per­po­si­cio­nes se com­po­ne su com­ple­ja obra vi­sual. Cuén­ta­nos so­bre tu pri­mer acer­ca­mien­to con el ar­te.

Em­pe­cé a to­mar cla­ses de ar­te con una ar­tis­ta me­xi­ca­na que se lla­ma Per­la Krau­se co­mo a los nue­ve o diez años. Des­de ese mo­men­to, to­do lo que es­tu­dié gi­ra­ba en torno al ar­te; en la es­cue­la, to­ma­ba to­das las cla­ses que po­día de ar­te o de his­to­ria del ar­te. Fi­nal­men­te, des­pués de eso, es­tu­dié en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na un año de His­to­ria del Ar­te, an­tes de trans­fe­rir­me a Sa­van­nah Co­lle­ge of Art and De­sign en Geor­gia, por­que me di cuen­ta de que que­ría al­go más prác­ti­co que teó­ri­co. Que­ría

al­go más apli­ca­do, aun­que tam­bién es­tu­dié His­to­ria del Ar­te en SCAD, pe­ro fue un mi­nor.

¿Fuis­te in­fluen­cia­da por tu fa­mi­lia o tu en­torno de al­gu­na for­ma?

Sí, mi her­ma­na ma­yor em­pe­zó a to­mar cla­ses tam­bién con Per­la Krau­se y yo le seguía los pa­sos. En cuan­to me me­tí, me fui apa­sio­nan­do por la prác­ti­ca y es que Per­la nun­ca nos da­ba cla­ses co­mo tal, nun­ca nos po­nía una na­tu­ra­le­za muer­ta pa­ra co­piar, era más un te­ma de ima­gi­na­ción, de cu­rio­si­dad y crea­ti­vi­dad. Mi fa­mi­lia es aman­te de las ar­tes des­de siem­pre. En mi ca­sa hay mu­chos

li­bros de ar­te y des­de chi­ca yo los veía y sa­bía que yo que­ría ha­cer al­go de eso cuan­do cre­cie­ra.

¿Cuál es el pro­ce­so crea­ti­vo pa­ra ca­da cua­dro? ¿Tienes cla­ra la idea fi­nal?

Pri­me­ro em­pie­zo por lo que yo quie­ro de­cir, más que có­mo se va a re­pre­sen­tar grá­fi­ca­men­te; em­pie­zo por qué es lo que sien­to acer­ca de lo que quie­ro de­cir. Por­que siem­pre lle­vo una te­má­ti­ca que se ve en to­da mi obra. Pri­me­ro es­tá el te­ma, pe­ro des­pués de­bo en­con­trar có­mo se re­la­cio­na con­mi­go y có­mo pue­do dar­le re­le­van­cia con lo que es­toy di­cien­do.

Mu­chas ve­ces, no lo pla­neo. En oca­sio­nes son co­sas más ilus­tra­ti­vas, que ten­go que pla­near un po­co; pe­ro a mí lo que me en­can­ta de la grá­fi­ca –que es en el me­dio que más tra­ba­jo–, es es­te ele­men­to de “no pla­nea­ción”. In­clu­so en una li­to­gra­fía o has­ta en un hue­co­gra­ba­do, don­de to­do es un pro­ce­so muy lar­go y com­pli­ca­do, y tienes que sa­ber un po­co a qué quie­res lle­gar, no pue­des es­tar se­gu­ro de có­mo va a que­dar has­ta que lo im­pri­mas. E in­clu­so una vez im­pre­so, le pue­des ha­cer mil edi­cio­nes.

¿Cuá­les son las téc­ni­cas que se abar­can en la grá­fi­ca?

La grá­fi­ca es un mun­do enor­me y hay mu­chas di­fe­ren­tes téc­ni­cas. Exis­te la se­ri­gra­fía, la li­to­gra­fía, el hue­co­gra­ba­do, agua fuer­te, xi­lo­gra­fía. Lo que yo más prac­ti­co es la técnica del in­ta­glio, del hue­co­gra­ba­do o agua fuer­te, ade­más de mez­clar­lo con téc­ni­cas mix­tas de mo­no­gra­ba­dos y mo­no­ti­pos.

Pa­ra no me­ter­nos de­ma­sia­do a de­ta­lle, el hue­co­gra­ba­do fun­cio­na al ma­ni­pu­lar una lá­mi­na de al­gún me­tal, que yo tra­ba­jo so­bre co­bre, mo­di­fi­can­do la su­per­fi­cie. To­do fun­cio­na a ba­se de blo­quear cier­tas par­tes y de­jar otras des­nu­das. Cuan­do ha­ces eso, lo que gra­ba la ima­gen den­tro de la pla­ca son áci­dos que reac­cio­nan de una ma­ne­ra di­fe­ren­te en el pro­ce­so químico. Se su­mer­ge el me­tal en es­te áci­do y se va gra­ban­do la ima­gen. La par­te de la pla­ca que es­tá des­cu­bier­ta ad­quie­re una nue­va tex­tu­ra que es la que al fi­nal va a aga­rrar la tin­ta. Hay téc­ni­cas muy sen­ci­llas y téc­ni­cas muy com­pli­ca­das, pe­ro en esen­cia to­das son lo mis­mo: mo­di­fi­car una ma­trix pa­ra en­tin­tar, po­ner­le pa­pel en­ci­ma e im­pri­mir ba­jo mu­cha pre­sión, co­mo un se­llo.

¿Y el re­sul­ta­do fi­nal es di­fe­ren­te de­pen­dien­do la técnica que ha­yas usa­do?

100%. Si es­ta­mos ha­blan­do de hue­co­gra­ba­do, de in­ta­glio, hay mil ma­ne­ras de ha­cer­lo, de lle­gar a don­de tú quie­ras lle­gar. No hay una re­ce­ta, no hay un a+ b + c, pe­ro sí se tra­ta de “cau­sa y efec­to”, en­ton­ces, una vez que en­tien­des el pro­ce­so químico, tienes una idea de qué su­ce­de­rá si usas es­tos ma­te­ria­les o rea­li­zas es­ta técnica. Por ejem­plo, en­tre más lo me­tas al áci­do, más se gra­ba, más fuer­te es la pla­ca.

Las ma­ne­ras de ma­ni­pu­lar la pla­ca son in­nu­me­ra­bles, hay mu­chí­si­mas; de he­cho, no hay una so­la per­so­na que se­pa to­das, ca­da ta­ller tie­ne sus pro­pias téc­ni­cas, sus pro­pios ma­te­ria­les, sus pro­pias ma­ne­ras de ha­cer las co­sas. A di­fe­ren­cia del hue­co­gra­ba­do, los mo­no­gra­ba­dos y los mo­no­ti­pos son mu­cho más fle­xi­bles por­que so­lo se ha­cen una vez, “mono” es eso: so­lo lo pue­des re­pli­car una vez. Yo tra­ba­jo so­bre una pla­ca de acrí­li­co enor­me, po­nién­do­le tin­ta de cier­tas ma­ne­ras e im­pri­mién­do­la. Im­pri­mo el mis­mo pa­pel so­bre di­fe­ren­tes ma­tri­ces pa­ra ir crean­do ca­pas y crear co­lo­res. Cuan­do tú ves un gra­ba­do que tie­ne di­fe­ren­tes co­lo­res, es por­que hu­bo tres ca­pas di­fe­ren­tes y así es co­mo se va cons­tru­yen­do.

A ni­vel de imá­ge­nes ¿qué es lo que más dis­fru­tas ha­cer?

Me ins­pi­ro mu­cho por el mun­do na­tu­ral y en los úl­ti­mos años me he in­tere­sa­do mu­chí­si­mo en la en­to­mo­lo­gía (en el es­tu­dio de los in­sec­tos), por­que mi obra tra­ta con te­mas so­cia­les y te­mas po­lí­ti­cos, y me pa­re­ce que los in­sec­tos y el mun­do na­tu­ral brin­dan mu­chas me­tá­fo­ras, mu­chas ma­ne­ras de re­pre­sen­tar lo que quie­ro de­cir de una ma­ne­ra pic­to­grá­fi­ca­men­te lla­ma­ti­va.

¿Ca­da cua­dro tu­yo tie­ne al­gún men­sa­je po­lí­ti­co o so­cial?

No pue­do de­cir que to­dos, pe­ro la obra que he es­ta­do tra­ba­jan­do en los úl­ti­mos dos años, sí, por­que ha si­do muy in­fluen­cia­da por el cli­ma po­lí­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos en Mé­xi­co. Yo es­tu­ve vi­vien­do en EE UU cua­tro años du­ran­te mi ca­rre­ra, y to­do em­pe­zó el ve­rano de 2015, cuan­do jus­to em­pe­za­ba la cam­pa­ña de Trump, lo que me hi­zo des­per­tar y tra­ba­jar so­bre al­gu­nos te­mas que yo ya lle­va­ba den­tro. Siem­pre ha­bía es­ta­do en

es­te con­flic­to de iden­ti­dad por­que soy me­xi­ca­na, mi ma­má es es­ta­dou­ni­den­se y sien­to que a ve­ces no per­te­nez­co a nin­guno de los dos lu­ga­res.

Es es­te cho­que de iden­ti­dad, de no es­tar en un la­do ni en otro, que se me ha­ce muy in­tere­san­te; ade­más con­si­de­ro que ven­go de una po­si­ción de pri­vi­le­gio, en­ton­ces ¿có­mo pue­do yo acer­car­me a es­tos te­mas y en­con­trar re­le­van­cia en ellos? ¿Có­mo pue­do ha­blar de te­mas de mi­gra­ción cuan­do no lo he vi­vi­do?

Creo que pue­do ha­cer­lo des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te y con más al­can­ce. Es la ma­ne­ra de dar, de de­vol­ver lo que he re­ci­bi­do.

¿Sien­tes que es una evo­lu­ción en tu tra­ba­jo, tra­ba­jar so­bre es­tos te­mas?

Creo que sí. De chi­ca no siem­pre tra­ta­ba con te­mas so­cia­les, tra­ba­ja­ba con lo que es­ta­ba al­re­de­dor de mí, con lo que ob­ser­va­ba, con lo que sen­tía. Mu­cha de mi obra siem­pre se ha lle­va­do por las emo­cio­nes, no siem­pre ten­go al­go pla­nea­do. Em­pie­zo a tra­ba­jar y de­jo que de ahí sal­ga. Yo pue­do te­ner una idea ini­cial de có­mo voy a lle­var a ca­bo una obra, pe­ro siem­pre hay un ele­men­to sor­pre­sa, de no pla­nea­ción o de im­pro­vi­sa­ción y pa­ra mí, lo im­pre­vis­to es más im­por­tan­te que lo que yo ha­bía pla­nea­do ori­gi­nal­men­te. No na­da más pue­do te­ner una idea y eje­cu­tar­la. La obra se com­ple­ta cuan­do sur­gen co­sas im­pre­vis­tas y yo aca­bo apren­dien­do de ellas. Sien­to que es un ci­clo y re­gre­sa a mí, es un re­torno y lo que aca­bó re­gre­san­do me in­for­ma, me edu­ca pa­ra la si­guien­te obra.

¿Has he­cho co­la­bo­ra­cio­nes con otros ar­tis­tas?

No, en cuan­to a la obra; he tra­ba­ja­do so­la, pe­ro cu­ré una ex­hi­bi­ción co­mo par­te de mi te­sis. Mi es­cue­la no te re­quie­re una te­sis, yo qui­se ha­cer una por­que lle­va­ba ya año y me­dio tra­ba­jan­do con una te­má­ti­ca y que­rien­do ha­blar del am­bien­te po­lí­ti­co. Es una pers­pec­ti­va in­tere­san­te, por­que hay gran can­ti­dad de la­ti­nos de primera, se­gun­da o ter­ce­ra ge­ne­ra­ción en Es­ta­dos Uni­dos.

Me pa­re­cía muy im­por­tan­te ha­blar de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. La obra fue cre­cien­do y el pa­so na­tu­ral pa­ra mí, fue cu­rar una ex­po­si­ción, in­vi­tar a que mis com­pa­ñe­ros me­tie­ran una obra pa­ra se­guir ha­blan­do de es­tos te­mas y fi­nal­men­te te­ner pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes, por­que ca­da per­so­na tie­ne una na­rra­ti­va per­so­nal. Al fi­nal del día, el men­sa­je era enor­me: un men­sa­je de in­clu­sión, to­le­ran­cia y em­pa­tía. No co­la­bo­ra­mos en la obra, pe­ro co­la­bo­ra­mos en el dis­cur­so, que era lo im­por­tan­te.

¿Y a ni­vel “obra” te gus­ta­ría co­la­bo­rar con al­guien en par­ti­cu­lar?

Siem­pre he tra­ba­ja­do so­la, pe­ro no es­toy ce­rra­da, pa­ra na­da. A mí me en­can­ta­ría me­ter­me un po­co más al mun­do del ví­deo, al mun­do del stop-mo­tion y rea­li­zar co­la­bo­ra­cio­nes en don­de ca­da quien ten­ga di­fe­ren­tes co­sas, téc­ni­cas o co­no­ci­mien­tos que apor­tar.

Mi her­ma­na y yo he­mos ha­bla­do de co­la­bo­rar tam­bién. Ella es­tá aca­ban­do su maes­tría, en unos me­ses las dos es­ta­re­mos vi­vien­do aquí y he­mos ha­bla­do bas­tan­te de co­la­bo­rar. Tam­bién ten­go otros ami­gos ar­tis­tas, que res­pe­to mu­chí­si­mo y con los que he ha­bla­do de ha­cer co­sas, pe­ro na­da ofi­cial.

¿Te que­das en Mé­xi­co o hay al­gún otro lu­gar al que te gus­ta­ría?

Siem­pre me ha in­tere­sa­do mu­cho Ca­pe Town, sien­to que es una me­tró­po­li con una can­ti­dad de ar­te y cul­tu­ra que to­da­vía no ha si­do ex­plo­ra­da por com­ple­to. Sien­to que es si­mi­lar a la Ciu­dad de Mé­xi­co pe­ro al mis­mo tiem­po tie­ne as­pec­tos muy di­fe­ren­tes. Tam­bién Es­tan­bul, es una ciu­dad en la que me gus­ta­ría que­dar­me un tiem­po. Me quie­ro su­mer­gir en otras cul­tu­ras y ver las si­mi­li­tu­des y las di­fe­ren­cias, sien­to que es­tas dos ciu­da­des tie­nen mu­chí­si­ma ri­que­za cul­tu­ral, sin em­bar­go, aquí es a don­de quie­ro re­gre­sar siem­pre y vi­vir la

ma­yor par­te de mi vi­da.

Si acon­se­ja­ras a al­guien que es­tu­vie­ra ini­cian­do una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca ¿qué le di­rías?

De­pen­de en qué pun­to de su ca­rre­ra es­té o si va a es­tu­diar for­mal­men­te una ca­rre­ra en ar­tes. A ve­ces pien­so que la for­ma­ción aca­dé­mi­ca, pue­de qui­tar­te un po­co tu iden­ti­dad de ar­tis­ta. Sien­to que tra­tan de en­ca­si­llar­te y en­cua­drar­te den­tro de lo que “de­be ser”. Mi es­cue­la, por ejem­plo, es­tu­vo muy en­fo­ca­da en lo co­mer­cial, que es bueno, me en­se­ña­ron co­sas muy úti­les por­que quie­ren que ten­gas una ca­rre­ra y que ga­nes di­ne­ro. Pe­ro sien­to que tu­ve que sa­cri­fi­car un po­co mi pro­pia iden­ti­dad ar­tís­cti­ca pa­ra dar­le lu­gar a lo que ellos que­rían.

Sien­to que to­do ar­tis­ta en al­gún mo­men­to, tie­ne que mo­di­fi­car­se en torno a lo que el mer­ca­do quie­re pe­ro creo que pue­des ha­cer­lo to­do, con tal de que se­pa­res. Pue­des te­ner tu la­do co­mer­cial, pe­ro nun­ca hay que de­jar los pro­yec­tos de pa­sión, que ahí es don­de real­men­te cre­ces.

Por úl­ti­mo, ¿tienes ya al­gu­na idea del pro­yec­to que si­gue?

Siem­pre voy a que­rer ha­blar de don­de cre­cí, de mi iden­ti­dad y mi cul­tu­ra. Sien­to que es muy im­por­tan­te ha­blar de lo que es­tá su­ce­dien­do en el es­que­ma po­lí­ti­co y so­cial, es­pe­cial­men­te por­que sien­to que es la res­pon­sa­bi­li­dad del ar­te ser una pla­ta­for­ma pa­ra aná­li­sis e in­tros­pec­ción. El ar­te siem­pre ha si­do muy im­por­tan­te pa­ra man­dar es­tos men­sa­jes.

Por aho­ra es­toy muy me­ti­da en te­mas de mi­gra­ción por­que es un te­ma mun­dial, no so­lo de EE UU y Mé­xi­co. Tam­bién me pa­re­ce que es­ta­mos en tran­si­ción siem­pre, por lo que me in­tere­sa mu­cho ex­plo­rar el te­ma de la mo­vi­li­dad.

¿Tienes más pla­nes a fu­tu­ro?

En la ex­hi­bi­ción, crée una pie­za que es la pie­za más am­bi­cio­sa que he he­cho. Fin­gía ser una es­pe­cie de mu­ral, cons­tru­yen­do mi pro­pio mu­ro o in­ter­pre­tan­do lo que sig­ni­fi­ca el mu­ro y mi pa­so si­guien­te se­ría tal vez lle­gar a ha­cer el mu­ral. Par­te del ar­te co­mo una prác­ti­ca so­cial o co­mo una prác­ti­ca de des­per­tar el co­no­ci­mien­to.

Aquí en­tra mu­cho el ar­te ur­bano, que es al­go a ex­plo­rar, creo que hay mu­cho po­der den­tro del ar­te ur­bano. El ar­te ur­bano hoy en día es lo que era la grá­fi­ca a prin­ci­pios del si­glo XX, una he­rra­mien­ta de di­fu­sión y al­can­ce. Veo que mi ca­rre­ra po­dría en­ca­mi­nar­se ha­cia el ar­te ur­bano, ya sea crear mu­ra­les o es­tar me­ti­da en ges­tión cul­tu­ral o crear es­pa­cios que sean edu­ca­ti­vos y de gran al­can­ce.

Lu­cía Ortiz, The Wall Se­ries #3, 2015.

Mo­no­ti­po y mo­no­im­pre­sión so­bre pa­pel Thai Ko­zo.

Lu­cía Ortiz, Big Fish Little Fish, 2016. Hue­co­gra­ba­do so­bre pa­pel Hah­ner­müh­le. Prue­ba de ar­tis­ta.

Lu­cía Ortiz, A la de­ri­va, arri­ba, 2016.

Mar­cos de ven­ta­na, mo­no­im­pre­sio­nes, gra­ba­dos, chi­ne co­llé, lien­zo ten­sa­do so­bre ma­de­ra, alam­bra­do, 20,32 x 25,4 cm.

Lu­cía Ortiz, The First Wall, 2016. Mo­no­ti­po so­bre pa­pel Hah­ner­müh­le.

Lu­cía Ortiz, Eter­nal Re­turn #3, 2016.

Hue­co­gra­ba­do so­bre pa­pel Hah­ner­müh­le. Prue­ba de ar­tis­ta.

Lu­cía Ortiz, Eter­nal Re­turn #2, 2016.

Hue­co­gra­ba­do so­bre pa­pel Hah­ner­müh­le. Prue­ba de ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.