Nor­ma Ro­me­ro. Las Pa­tro­nas

Hotbook Magazine - - Índice -

Nor­ma Ro­me­ro re­gre­sa­ba de la tien­da con su her­ma­na, ca­da una car­gan­do una bol­sa de pan y le­che que aca­ba­ban de com­prar, cuan­do se atra­ve­só en su ca­mino un tren con cien­tos de per­so­nas pi­dien­do co­mi­da. Sin pen­sar­lo, las her­ma­nas les en­tre­ga­ron la co­mi­da que aca­ba­ban de com­prar. De re­gre­so en su ca­sa con su fa­mi­lia, se sen­ta­ron a co­men­tar lo que les ha­bía su­ce­di­do por la ma­ña­na. Se die­ron cuen­ta de que el pa­so del tren era al­go co­ti­diano: La Bes­tia pa­sa to­dos los días muy cer­ca de La Pa­tro­na, la pe­que­ña co­mu­ni­dad de Amatlán de los Reyes, Ve­ra­cruz, en don­de vi­ven. Al día si­guien­te, de­ci­die­ron co­ci­nar al­go de co­mi­da pa­ra re­gre­sar a las vías del tren y en­tre­gár­se­las a las per­so­nas que via­ja­ban mu­rien­do, li­te­ral­men­te, de ham­bre.

En un prin­ci­pio, Nor­ma y Ber­nar­da no sa­bían que se tra­ta­ba de mi­gran­tes, en su ma­yo­ría cen­troa­me­ri­ca­nos, que te­nían co­mo des­tino Es­ta­dos Uni­dos. Un día, el tren se de­tu­vo cer­ca de La Pa­tro­na y tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de pla­ti­car con ellos. Du­ran­te sie­te años, la fa­mi­lia de Nor­ma es­tu­vo co­ci­nan­do dia­ria­men­te ba­jo el ano­ni­ma­to pa­ra ali­men­tar a los mi­gran­tes que pa­sa­ban por su ca­mino sin de­te­ner­se.

Po­co a po­co, las per­so­nas de la co­mu­ni­dad se em­pe­za­ron a acer­car pa­ra ayu­dar a la fa­mi­lia de Nor­ma con su la­bor so­cial. Hoy en día son un gru­po con­so­li­da­do de mu­je­res lla­ma­das Las Pa­tro­nas las que han co­ci­na­do dia­ria­men­te, sin fa­llar ni un so­lo día, du­ran­te 22 años pa­ra los mi­gran­tes. Su la­bor so­cial ha cau­sa­do un gran im­pac­to po­si­ti­vo en Mé­xi­co, tan­to que en 2013, la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos les otor­gó el Pre­mio Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos.

Ade­más de co­ci­nar, han to­ma­do cur­sos y di­plo­ma­dos de De­re­chos Hu­ma­nos y han re­co­rri­do la Re­pú­bli­ca y dis­tin­tos paí­ses del mun­do, dan­do con­fe­ren­cias pa­ra con­cien­ti­zar a la gen­te so­bre la reali­dad que vi­ven los mi­gran­tes en el mun­do.

¿Cuál crees que sea el me­jor apo­yo que Mé­xi­co le pue­de dar a los mi­gran­tes?

El me­jor apo­yo es en cues­tión de le­yes. No so­lo que se ha­gan, sino que real­men­te sean prac­ti­ca­das. Mé­xi­co ha­ce le­yes pa­ra pro­te­ger

a los mi­gran­tes, pe­ro mu­chas ve­ces no se prac­ti­can. Creo que por ahí se em­pie­za el ver­da­de­ro cam­bio. Por otro la­do, tam­bién es im­por­tan­te que es­tas le­yes se en­se­ñen a las per­so­nas que más las ne­ce­si­tan, por­que la ma­yo­ría de las ve­ces es­tas per­so­nas ni si­quie­ra sa­ben que exis­ten. Yo, co­mo ac­ti­vis­ta y vo­lun­ta­ria, ten­go que in­for­mar­me, pe­ro si los mi­gran­tes no co­no­cen sus de­re­chos en­ton­ces se vuel­ve muy di­fí­cil po­der ayu­dar­los.

La Ley de Mi­gra­ción la de­fi­ne co­mo un li­bre trán­si­to, pe­ro al fi­nal se con­tra­di­cen ellos mis­mos por­que no los de­jan cir­cu­lar, su­bir­se al trans­por­te o pa­sar de un lu­gar a otro. Creo que lo más im­por­tan­te es que las le­yes que se ha­gan, se en­se­ñen a las per­so­nas que ten­gan que sa­ber del te­ma. No­so­tras, en lo per­so­nal, co­mo mu­je­res cam­pe­si­nas, no te­nía­mos idea so­bre las le­yes por­que es­tá­ba­mos en­fo­ca­das en el tra­ba­jo de cam­po. Por eso aho­ri­ta nos he­mos te­ni­do que in­vo­lu­crar en di­plo­ma­dos de de­re­chos hu­ma­nos pa­ra sa­ber có­mo po­de­mos ayu­dar real­men­te a las per­so­nas, ayu­dar­los a ejer­cer y de­fen­der sus de­re­chos. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que la gen­te se­pa y co­noz­ca, por­que mu­chos des­co­no­ce­mos que te­ne­mos de­re­chos.

En cuan­to a tra­ba­jo ¿qué tan fac­ti­ble ves po­der dar­les un tra­ba­jo tem­po­ral a los mi­gran­tes en Mé­xi­co pa­ra apo­yar­los eco­nó­mi­ca­men­te?

El pro­ble­ma del tra­ba­jo es que los me­xi­ca­nos tam­bién es­tán mi­gran­do por es­ta mis­ma fal­ta de opor­tu­ni­da­des. Cen­troa­mé­ri­ca son paí­ses que la­men­ta­ble­men­te es­tán vi­vien­do mo­men­tos di­fí­ci­les y no­so­tros ig­no­rá­ba­mos su si­tua­ción. Hoy los es­ta­mos es­cu­chan­do y es­ta­mos en con­tac­to con ellos. Hoy sa­be­mos que la fal­ta de tra­ba­jo, al igual que en Mé­xi­co, fue lo pri­me­ro que los im­pul­só a mi­grar. En 1995, cuan­do no­so­tras ini­cia­mos, Mé­xi­co to­da­vía es­ta­ba es­ta­ble en cuan­to a es­te as­pec­to, pe­ro de un mo­men­to a otro se dio un gran pro­ble­ma de fal­ta de opor­tu­ni­da­des y fue cuan­do la gen­te em­pe­zó otra vez a sa­lir­se del país. No­so­tras em­pe­za­mos a ver que lo que pen­sá­ba­mos co­mo un pro­ble­ma le­jano, ya es­ta­ba pa­san­do en nues­tras pro­pias co­mu­ni­da­des. Y an­tes so­la­men­te era una fal­ta de opor­tu­ni­dad, hoy en día tam­bién es la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad que te­ne­mos en to­dos la­dos. Tal vez no se ve mu­cho en las ciu­da­des, pe­ro es una reali­dad en las co­mu­ni­da­des pe­que­ñas, que son las que más su­fren, en don­de la­men­ta­ble­men­te los po­cos pro­duc­tos que ellos tie­nen no son una al­ter­na­ti­va de vi­da pa­ra sus hi­jos ni pa­ra sus fa­mi­lias, en­ton­ces lo que ha­cen es mi­grar a Es­ta­dos Uni­dos.

¿Crees que ha cam­bia­do un po­co la pers­pec­ti­va de los mi­gran­tes aho­ra con Trump?

Yo creo que la preo­cu­pa­ción es mu­cho más gran­de. Siem­pre ha­bía­mos pen­sa­do que si es­to lle­ga­ba a pa­sar, tan­to cen­troa­me­ri­ca­nos co­mo me­xi­ca­nos iban a re­sul­tar muy afec­ta­dos. Hay mu­chí­si­mos me­xi­ca­nos que es­tán lu­chan­do por sa­car ade­lan­te a sus fa­mi­lias, y el he­cho de que es­ta per­so­na ha­ya que­da­do co­mo pre­si­den­te, va a per­ju­di­car a to­das es­tas fa­mi­lias al igual que a mu­chos otros paí­ses.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti ha­ber ga­na­do el Pre­mio Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos?

El re­co­no­ci­mien­to que se nos dio es una mo­ti­va­ción pa­ra ha­cer me­jor el tra­ba­jo que ha­ce­mos. So­bre to­do pa­ra de­fen­der lo que es­ta­mos ha­cien­do. El he­cho de que nos ha­yan re­co­no­ci­do por ayu­dar a los mi­gran­tes im­pli­ca que de­be­mos pre­pa­rar­nos mu­cho más pa­ra po­der aten­der­los, ayu­dar­los y de­fen­der­los. La­men­ta­ble­men­te hoy en día la si­tua­ción del mi­gran­te es muy com­pli­ca­da, y tie­ne que ver con mu­chí­si­mas co­sas. No tie­ne que ver so­la­men­te con el te­ma de la co­mi­da, sino tie­ne que ver con la sa­lud, las de­nun­cias y la vio­len­cia que se ha ge­ne­ra­do en con­tra de ellos. Uno, co­mo de­fen­sor, siem­pre va a es­tar dis­pues­to a ayu­dar.

En cuan­to a to­dos es­tos ries­gos que men­cio­nas ¿cuál crees que sea el ma­yor re­to pa­ra los mi­gran­tes que pa­san por Mé­xi­co?

La­men­ta­ble­men­te, el mi­gran­te se ha vis­to co­mo una mer­can­cía y no co­mo un ser hu­mano. Al mi­gran­te se le ex­plo­ta de mu­chas ma­ne­ras. No so­la­men­te a aque­llos que les co­bran el pi­so, sino que mu­cha gen­te se apro­ve­cha de la ne­ce­si­dad de los mi­gran­tes y les ven­de los pro­duc­tos mu­cho más ca­ros, o los ta­xis y los mi­cro­bu­ses les co­bran una ta­ri­fa mu­cho más al­ta. El mi­gran­te lle­ga a Mé­xi­co con po­co di­ne­ro y lo de­ja prác­ti­ca­men­te to­do du­ran­te su ca­mino. Des­de el mo­men­to que cru­zan a Mé­xi­co, con el he­cho de su­bir­se a un ta­xi em­pie­za el abu­so por la can­ti­dad de di­ne­ro que les co­bran. Les qui­tan más de lo que tie­nen.

Es al­go que a no­so­tras nos due­le mu­cho. Cuan­do al­go pa­sa con un me­xi­cano, es al­go que nos due­le y que con to­da ra­zón nos ofen­de.

Pe­ro tam­po­co so­mos con­gruen­tes por­que los mis­mos me­xi­ca­nos son los que abu­san de los mi­gran­tes que vie­nen de Cen­troa­mé­ri­ca, que lle­gan lu­chan­do y lle­gan en una si­tua­ción mu­cho más di­fí­cil. Creo que to­dos te­ne­mos de­re­cho a una vi­da dig­na, ya seas me­xi­cano o cen­troa­me­ri­cano. No­so­tras va­mos a se­guir lu­chan­do por es­to, y ten­dre­mos que es­tar ahí apo­yán­do­los lo más que se pue­da.

En cuan­to a Las Pa­tro­nas ¿có­mo se sus­ten­tan? ¿Hay al­gún apo­yo del go­bierno?

No­so­tras tam­bién nos de­di­ca­mos a dar con­fe­ren­cias. Te­ne­mos mu­chí­si­mas ins­ti­tu­cio­nes del país a las que va­mos a dar­las. Mu­chas es­cue­las y uni­ver­si­da­des nos in­vi­tan a par­ti­ci­par y tra­tar de sem­brar una se­mi­lla de so­li­da­ri­dad en los alum­nos. Es en las uni­ver­si­da­des en don­de la gen­te res­pon­de al lla­ma­do y en don­de real­men­te no­so­tras he­mos con­se­gui­do sus­ten­to, al igual que por so­cie­da­des ci­vi­les y por fun­da­cio­nes que nos apo­yan. Año con año va­mos to­can­do puer­tas bus­can­do ayu­da de di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes, por­que nos cues­ta mu­cho tra­ba­jo con­se­guir sus­ten­to. Nun­ca sa­be­mos có­mo nos va a ir el si­guien­te año. Pe­ro so­mos mu­je­res de fe, siem­pre he­mos creí­do que Dios nos ha pues­to en el ca­mino y siem­pre nos ha ayu­da­do. Ya son 21 años des­de que em­pe­za­mos, por lo tan­to es su obra la que si­gue en pie y no­so­tras so­la­men­te se­gui­mos tra­ba­jan­do.

¿Cuál ha si­do la prin­ci­pal pro­ble­má­ti­ca a la que Las Pa­tro­nas se han en­fren­ta­do?

La in­di­fe­ren­cia. Hay mu­cha in­di­fe­ren­cia ha­cia el te­ma y ha­cia la la­bor que rea­li­za­mos. Tam­bién hay mu­cha gen­te que no mi­ra las co­sas por­que pien­sa que nun­ca le va a pa­sar, nun­ca creen que ellos van a es­tar en esa si­tua­ción.

Yo creo que los tiem­pos han cam­bia­do y creo que to­dos de­be­mos de preo­cu­par­nos por los de­más; to­dos de­be­mos po­ner­nos en los za­pa­tos del otro.

Si tu­vie­ras una va­ri­ta má­gi­ca ¿qué harías pa­ra ayu­dar a los mi­gran­tes?

Creo que lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es em­pe­zar por los paí­ses de ori­gen de los mi­gran­tes. Lo que ellos ne­ce­si­tan es tra­ba­jo. No ten­dría ca­so ve­nir a un lu­gar a ex­po­ner tu vi­da, a tus hi­jos y a to­da tu fa­mi­lia si pu­die­ras re­sol­ver tus pro­ble­mas den­tro de tu pro­pio país. Yo tra­ta­ría de con­se­guir fon­dos, ge­ne­rar tra­ba­jo, em­pleos y les da­ría opor­tu­ni­dad de edu­ca­ción a to­dos los que lo deseen. La edu­ca­ción es la ba­se prin­ci­pal pa­ra que los paí­ses pue­dan sa­lir ade­lan­te.

Por úl­ti­mo ¿de qué ma­ne­ra po­de­mos ayu­dar no­so­tros a Las Pa­tro­nas o a los mi­gran­tes?

Pri­me­ro, co­no­cién­do­nos a no­so­tras y co­no­cien­do la si­tua­ción de los mi­gran­tes. Mu­chas ve­ces se tie­ne una pers­pec­ti­va de los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos co­mo de­lin­cuen­tes. Hay que dar­se la opor­tu­ni­dad de es­cu­char­los y en­ten­der sus pro­ble­mas. La ayu­da tam­bién pue­de ser a tra­vés de fon­dos, ro­pa, por­que mu­chos de ellos lle­gan sin na­da o la pier­den du­ran­te el ca­mino, co­mi­da y, por su­pues­to, di­fu­sión so­bre el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.