Una vi­da so­bre rue­das

AN­DRÉS RO­DRÍ­GUEZ, ULTRA CI­CLIS­TA ME­XI­CANO

Hotbook Magazine - - Índice -

Ho­ras y ho­ras so­bre una bi­ci­cle­ta, esa se­ría la de­fi­ni­ción co­lo­quial del ultra ci­clis­mo, una de las dis­ci­pli­nas en la que los de­por­tis­tas lle­van su cuer­po y men­te al ex­tre­mo. El ultra ci­clis­mo con­sis­te en com­pe­ten­cias de bi­ci de ru­ta que tie­nen co­mo re­qui­si­to una dis­tan­cia mínima de 600 ki­ló­me­tros. Au­na­do a la dis­tan­cia, pa­ra que una com­pe­ten­cia pue­da ser con­si­de­ra­da “ultra” el re­co­rri­do de­be ser con­ti­nuo, es de­cir, la ru­ta de­be ser re­co­rri­da en la me­nor can­ti­dad de ho­ras por

lo que los ci­clis­tas ca­si no ha­cen pa­ra­das ni pa­ra dor­mir ni pa­ra co­mer. An­drés Ro­drí­guez es un ultra ci­clis­ta me­xi­cano de 31 años de edad. Co­men­zó su ca­mino ha­cia es­ta dis­ci­pli­na ex­tre­ma con un sim­ple pa­seo en bi­ci. Ese pa­seo se con­vir­tió en una ca­rre­ra y esa ca­rre­ra se trans­for­mó en un gran fon­do. Una co­sa lle­vó a la otra y An­drés co­men­zó a am­pliar sus ho­ri­zon­tes has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en ultra ci­clis­ta.

“Yo ha­cía ca­rre­ras de 90, 180 ki­ló­me­tros, fon­dos, y la ver­dad es que no ga­na­ba por­que lo ha­cía por hob­bie, pe­ro sen­tía que no lle­va­ba mi cuer­po al lí­mi­te. Em­pe­cé a bus­car ca­rre­ras más lar­gas y más lar­gas pa­ra en­con­trar mi pun­to de quie­bre y pues has­ta la fe­cha no lo he en­con­tra­do, por eso de­ci­dí par­ti­ci­par en la ca­rre­ra más di­fí­cil de to­das”.

Lle­var su re­sis­ten­cia al ex­tre­mo, ver has­ta dón­de po­día lle­gar su cuer­po y su men­te, fue­ron al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que An­drés pa­só de un ci­clis­mo re­crea­ti­vo a un ci­clis­mo que te exi­ge po­ner tu cuer­po en mo­do su­per­vi­ven­cia. Cam­biar de chip y man­te­ner la ca­be­za fría por­que al no dor­mir e in­ge­rir ali­men­to en pol­vo, el cuer­po co­mien­za a pe­dir lo na­tu­ral co­rrien­do ries­gos que te pue­den lle­var a una pa­rá­li­sis. Por ex­tra­ño que pa­rez­ca, es­to fue lo que lle­vó a An­drés a bus­car ca­li­fi­car pa­ra la Ra­ce Across Ame­ri­ca, me­jor co­no­ci­da por sus si­glas RAAM, la madre del ultra ci­clis­mo.

Es­ta com­pe­ten­cia cons­ta de 5,000 ki­ló­me­tros que se de­ben re­co­rrer en un tiem­po lí­mi­te de 288 ho­ras (12 días). La ru­ta ini­cia en Ca­li­for­nia, re­co­rre 12 es­ta­dos y tie­ne co­mo me­ta la ciu­dad de An­na­po­lis en la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos. Pro­me­dian­do 110 ki­ló­me­tros dia­rios los ci­clis­tas de­ben tra­zar una ri­gu­ro­sa es­tra­te­gia pa­ra con­se­guir lle­gar al fi­nal.

“Es to­da una es­tra­te­gia, tienes que ver cli­ma, tem­pe­ra­tu­ra, con­di­cio­nes del ca­mino. Por ejem­plo, si vie­ne una par­te de de­sier­to apro­ve­chas pa­ra dor­mir a me­dio día que es cuan­do ha­ce

más ca­lor y así te­ner me­nor des­gas­te fí­si­co, o cuan­do atra­vie­sas la mon­ta­ña, duer­mes al ama­ne­cer por­que es la ho­ra más fría del día y no quie­res que­mar ex­ce­so de ca­lo­rías. Otra co­sa im­por­tan­te son las con­di­cio­nes del ca­mino: de­pen­dien­do el pa­vi­men­to, de­ci­des la pre­sión que de­ben lle­var las llan­tas. Hay mu­chas co­sas a te­ner en cuen­ta”.

Pa­ra en­trar en pers­pec­ti­va, el Tour de Fran­ce, una de las com­pe­ten­cias de ci­clis­mo más re­co­no­ci­das a ni­vel mun­dial, tie­ne una ru­ta de 3,516 ki­ló­me­tros que se re­co­rre en 23 días. Es de­cir, es un 30% de la dis­tan­cia de la RAAM y los ci­clis­tas tie­nen el do­ble de días pa­ra re­co­rrer­lo. Cin­co mil ki­ló­me­tros equi­va­le a la dis­tan­cia de la Ciu­dad de Mé­xi­co a la ca­pi­tal ca­na­dien­se, Ot­ta­wa. Cin­co mil ki­ló­me­tros es ca­si la lon­gi­tud to­tal de la mu­ra­lla chi­na.

Es una ca­rre­ra en don­de ade­más del des­gas­te fí­si­co, ca­da uno de los ci­clis­tas po­ne en jue­go su vi­da. Ries­gos co­mo la pér­di­da de fuer­za en el cue­llo por la can­ti­dad de ho­ras en una mis­ma po­si­ción so­bre la bi­ci que pue­de lle­var a una en­fer­me­dad en la que se te cae la ca­be­za, pier­des por com­ple­to la ca­pa­ci­dad de sos­te­ner el cue­llo. Hay al me­nos un ac­ci­den­te en ca­da edi­ción: caí­das, pa­rá­li­sis, en­fer­me­da­des y cho­ques. Es­tas son al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que me­nos de la mi­tad de los com­pe­ti­do­res que ini­cian la ca­rre­ra logran lle­gar a la me­ta.

“Te pue­de dar ede­ma pul­mo­nar por la al­tu­ra y la fal­ta de sue­ño, lla­gas en las pier­nas, o al­gún ac­ci­den­te. Son las prin­ci­pa­les cau­sas por la que no po­drías ter­mi­nar. Ca­da ca­rre­ra hay al me­nos un ac­ci­den­te, al­guien se cae en una ba­ja­da o es atro­pe­lla­do”.

Uno de los peo­res in­ci­den­tes a lo lar­go de los años ocu­rrió en 2010. Die­go Ballesteros fue víc­ti­ma de un gra­ve ac­ci­den­te lue­go de que un con­duc­tor lo atro­pe­lló. Des­afor­tu­na­da­men­te su­frió una pa­rá­li­sis de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo y des­de en­ton­ces no ha lo­gra­do re­cu­pe­rar­se al cien por cien­to. Vol­vien­do a An­drés, su pes­qui­sa por ca­li­fi­car y la pre­pa­ra­ción fí­si­ca pa­ra la RAAC 2017, co­men­zó ha­ce más de dos años. Sus en­tre­na­mien­tos des­de en­ton­ces pro­me­dian 500 ki­ló­me­tros en bi­ci a la se­ma­na (más o me­nos la dis­tan­cia re­co­rri­da de la Ciu­dad de Mé­xi­co a Ix­ta­pa­zihua­ta­ne­jo). Sep­tiem­bre de 2015 fue su primera com­pe­ten­cia de al­ta de­man­da fí­si­ca. The Irish Ultra Cha­llen­ge, es una com­pe­ten­cia en don­de 1,122 ki­ló­me­tros de­ben ser cu­bier­tos en un má­xi­mo de 68 ho­ras. Des­de 2013 has­ta la fe­cha, úni­ca­men­te cua­tro ci­clis­tas han com­ple­ta­do es­ta ru­ta y An­drés es uno de ellos. Aun­que fi­na­li­zó en pri­mer lu­gar de su ca­te­go­ría y con­si­guió ca­li­fi­car a la RAMM al com­ple­tar la vuel­ta a la is­la, fue uno de los re­tos más du­ros a los que se ha en­fren­ta­do.

“En Ir­lan­da tu­ve mu­chos con­tra­tiem­pos, fue una ca­rre­ra muy di­fí­cil de 67 ho­ras y 45 fue­ron de pu­ra llu­via y tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas. Los úl­ti­mos 40 ki­ló­me­tros son de lo más du­ro a lo que me he en­fren­ta­do en mi vi­da”. Con­ti­nuó su pre­pa­ra­ción en el Cam­peo­na­to Mun­dial de 24 ho­ras en San Die­go, Ca­li­for­nia. En es­ta com­pe­ten­cia los ci­clis­tas tie­nen 24 ho­ras pa­ra re­co­rrer la ma­yor can­ti­dad de ki­ló­me­tros. Con 540 ki­ló­me­tros fi­na­li­zó en la po­si­ción 33 y se­gun­do lu­gar de su ca­te­go­ría. El si­guien­te pa­so pa­ra An­drés es con­ver­tir­se en uno de los 200 ultra ci­clis­tas de éli­te que han con­quis­ta­do la madre de to­das las ca­rre­ras de ci­clis­mo.

“Los dos me­jo­res ci­clis­tas del mun­do, el es­lo­va­co Mar­ko Ba­loh que ha com­pe­ti­do en el Gi­ro de Ita­lia y el Tour de Fran­ce y el aus­tria­co Ch­ris­top­he Strag­ger que tie­ne to­dos los ré­cords del mun­do, es­ta­rán ahí jun­to con los otros cin­co me­jo­res del mun­do”.

Ho­ras, días, se­ma­nas, me­ses han pa­sa­do pa­ra An­drés y to­do ese tiem­po su bi­ci ha si­do su más fiel com­pa­ñía. No­ches sin dor­mir, te­ra­pias, lá­gri­mas, do­lor, mu­cho do­lor, to­do eso por una ra­zón: la sa­tis­fac­ción, dar to­do de uno mis­mo, de no de­jar na­da atrás, de su­dar ca­da go­ta den­tro de su po­si­bi­li­dad; la sa­tis­fac­ción de re­co­rrer ca­da ki­ló­me­tro de­lan­te en el ca­mino, su­peran­do cual­quier obs­tácu­lo de sa­ber que to­do es po­si­ble cuan­do te lo pro­po­nes.

Tex­to por: JOSEFA GOUT

Ten­go dos gran­des pa­sio­nes: el ar­te y el de­por­te. Aun­que es­tu­dié His­to­ria del Ar­te, la vi­da me lle­vó a de­di­car­me a los de­por­tes. Des­de 2012 has­ta la fe­cha, ejer­zo co­mo pe­rio­dis­ta de­por­ti­va en ra­dio, te­le­vi­sión y pren­sa. El de­por­te que más me gus­ta es el te­nis, mis­mo que em­pe­cé a ju­gar cuan­do te­nía 4 años. A los 18 me cer­ti­fi­qué co­mo Juez de te­nis y des­de en­ton­ces asis­to a tor­neos co­mo juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.