Four Sea­sons Re­sort Koh Sa­mui

TAI­LAN­DIA

Hotbook Magazine - - Travel - Fotos cor­te­sía de Four Sea­sons Re­sort Koh Sa­mui

HA­BI­TA­CIO­NES

El re­sort cuen­ta con 70 vi­llas y re­si­den­cias pri­va­das, ca­da una de ellas con su pro­pia in­fi­nity pool y una te­rra­za con vis­ta al ma­ra­vi­llo­so gol­fo de Tai­lan­dia. Los in­te­rio­res es­tán ins­pi­ra­dos en el mar, sal­pi­ca­dos con una ga­ma de azu­les en la que pre­do­mi­na el tono aqua. La de­co­ra­ción es igual­men­te so­fis­ti­ca­da y tra­di­cio­nal, ya que no so­lo in­clu­ye mo­bi­lia­rio y aca­ba­dos ele­gan­tes, sino que pre­sen­ta de­ta­lles que re­fle­jan la au­ten­ti­ci­dad de la re­gión, co­mo pue­den ser unos co­ji­nes de se­da o al­gu­na ar­te­sa­nía tai­lan­de­sa. Pa­ra una pa­re­ja de ho­ney­moo­ners, las me­jo­res al­ter­na­ti­vas de alo­ja­mien­to son las vi­llas de una so­la ha­bi­ta­ción o la lu­jo­sa One-be­droom Re­si­den­ce Vi­lla. Es­ta úl­ti­ma tie­ne una ubi­ca­ción en­vi­dia­ble en la ci­ma de una co­li­na sel­vá­ti­ca, brin­dan­do ma­yor pri­va­ci­dad y una pers­pec­ti­va pa­no­rá­mi­ca del en­torno. Tam­bién cuen­ta con un am­plio deck en el que los hués­pe­des po­drán re­ci­bir un tra­ta­mien­to de spa en la in­ti­mi­dad de su pro­pia ha­bi­ta­ción, así co­mo ame­ni­da­des adi­cio­na­les que in­clu­yen una co­ci­ne­ta com­ple­ta­men­te equi­pa­da y ser­vi­cio de mayordomo las 24 ho­ras del día.

SPA

Le­jos del caos de la ur­ba­ni­za­ción, Koh Sa­mui es un san­tua­rio de paz y pu­re­za. No hay co­mo re­la­jar­se en The Se­cret Gar­den Spa y con­sen­tir­se con al­guno de sus tra­ta­mien­tos ins­pi­ra­dos en los ri­tua­les an­ces­tra­les de Tai­lan­dia. En los ma­sa­jes se uti­li­zan mez­clas de hier­bas y otros in­gre­dien­tes ca­rac­te­rís­ti­cos de la re­gión que son cul­ti­va­dos den­tro del re­sort, al­gu­nos de ellos la cúr­cu­ma, la hier­ba de li­món, el ta­ma­rin­do y el jen­gi­bre.

El ele­men­to es­tre­lla es el co­co, de­bi­do a sus pro­pie­da­des hi­dra­tan­tes y nu­tri­ti­vas. Uno de los ser­vi­cios sig­na­tu­re del ho­tel es el Ka­la Co­co­nut Mas­sa­ge, en el que se uti­li­zan el acei­te y la cás­ca­ra del co­co. Otra gran op­ción pa­ra las pa­re­jas es el pa­que­te Siam Lo­vers, que co­mien­za con un tra­ta­mien­to de ex­fo­lia­ción con arroz, se­gui­do de un ma­sa­je re­vi­ta­li­zan­te y un ba­ño con pé­ta­los de ro­sa al ai­re li­bre pa­ra ter­mi­nar.

AC­TI­VI­DA­DES

Más allá de re­la­jar­se en una her­mo­sa pla­ya de are­na blan­ca o jun­to a la al­ber­ca, Four Sea­sons Re­sort Koh Sa­mui cuen­ta con gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des pa­ra to­dos los gus­tos. Uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos son los de­por­tes de agua co­mo ka­ya­king, padd­le boar­ding, es­nór­quel e in­clu­so un pa­seo en una bi­ci­cle­ta acuá­ti­ca. Pa­ra los aman­tes del bu­ceo es­tá Ang Thong Na­tio­nal Ma­ri­ne Park, una re­ser­va ma­ri­na con im­por­tan­tes arre­ci­fes de co­ral que se en­cuen­tra muy cer­ca del ho­tel. No obs­tan­te, el me­jor plan es re­ser­var un tour pri­va­do en uno de los bar­cos del re­sort pa­ra pes­car o vi­si­tar los al­re­de­do­res y la is­la ve­ci­na de Koh Phan­gan.

Las pa­re­jas más ac­ti­vas po­drán or­ga­ni­zar un par­ti­do de te­nis o to­mar una cla­se de Muay Thai, una va­rian­te del kick­bo­xing que se ha prac­ti­ca­do en Tai­lan­dia du­ran­te años. Una ca­mi­na­ta o un re­co­rri­do en bi­ci­cle­ta por la is­la tam­bién son ex­ce­len­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra ejer­ci­tar­se mien­tras se dis­fru­ta del di­ver­so en­torno del lu­gar, con­for­ma­do por cas­ca­das, mon­ta­ñas y pla­yas.

Adi­cio­nal­men­te, Koh Sa­mui es un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra su­mer­gir­se en el pa­sa­do de Tai­lan­dia al vi­si­tar los tem­plos bu­dis­tas de la zo­na, así co­mo la es­ta­tua del gran Bu­da cu­ya ba­se mi­de cer­ca de 15 me­tros. Pa­ra un ma­yor en­ten­di­mien­to de la cul­tu­ra lo­cal, el ho­tel in­vi­ta a sus hués­pe­des a par­ti­ci­par en las cla­ses de co­ci­na y coc­te­le­ría que to­man co­mo ba­se los in­gre­dien­tes tí­pi­cos de la co­ci­na tai­lan­de­sa.

GAS­TRO­NO­MÍA

Si de gas­tro­no­mía se tra­ta, Four Sea­sons Re­sort Koh Sa­mui no se que­da atrás. La ofer­ta de ali­men­tos en el ho­tel es ex­qui­si­ta y va­ria­da. Koh Thai Kit­chen & Bar es un res­tau­ran­te que bus­ca de­lei­tar a los co­men­sa­les con los sa­bo­res de la re­gión al re­in­ter­pre­tar los pla­ti­llos tra­di­cio­na­les de la co­ci­na thai con un to­que fres­co y ac­tual. Los pla­ti­llos que no hay que de­jar de pro­bar son la so­pa de pes­ca­do, su ba­na­na blos­som sa­lad con ca­ma­ro­nes y cer­do o, pa­ra una ce­na inol­vi­da­ble, op­tar por el me­nú de de­gus­ta­ción de la chef Jeab.

Por otro la­do, Pla Pla es per­fec­to pa­ra un lunch re­la­ja­do con­for­ma­do por la pes­ca del día y pas­ta re­cién he­cha. Cuan­do se me­te el sol, el lu­gar cam­bia de am­bien­te y de car­ta, con­vir­tién­do­se en el me­jor res­tau­ran­te de co­ci­na me­di­te­rrá­nea en Koh Sa­mui. Al­gu­nas su­ge­ren­cias en­tre los pla­ti­llos del chef Chris Pat­zold son las os­tras con vichys­soi­se y ca­viar, el snow fish con pu­ré de ca­la­ba­za y to­ron­ja o el rib-eye con daup­hi­noi­se.

Co­co Rum Res­tau­rant & Bar tam­bién es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra los que desean pro­bar al­gu­nas bo­ta­nas pro­ve­nien­tes de dis­tin­tas co­ci­nas la­ti­noa­me­ri­ca­nas acom­pa­ña­das de una be­bi­da tro­pi­cal. To­dos los coc­te­les que se pre­pa­ran en es­te bar son a ba­se de ron, pe­ro la mi­xo­lo­gía con in­gre­dien­tes lo­ca­les e ines­pe­ra­dos los ha­cen ver­da­de­ra­men­te úni­cos.

El re­sort ex­ce­de las ex­pec­ta­ti­vas cu­li­na­rias de sus hués­pe­des con las ex­pe­rien­cias gas­tro­nó­mi­cas que ofre­ce, en­tre ellas una ce­na ro­mán­ti­ca, un pic­nic en la pla­ya o una ca­ta de vi­nos pri­va­da. Tam­bién sor­pren­den con su in­no­va­dor con­cep­to de pop-up di­ning, que cons­ta de ce­nas te­má­ti­cas y es­ta­cio­na­les que se lle­van a ca­bo en fe­chas es­pe­cí­fi­cas. Four Sea­sons Re­sort Koh Sa­mui

D. 219 Moo 5, Angt­hong Koh Sa­mui, Su­ratt­ha­ni 84140,Tai­lan­dia

T. +66 77 243 000 www.four sea­sons.com/koh­sa­mui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.