Los go­ri­las de Ruan­da

Ruan­da, en el co­ra­zón de Áfri­ca, lla­ma­do le pays des mi­lle co­lli­nes o tie­rra de las mil co­li­nas, evo­ca me­mo­rias es­tre­me­ce­do­ras de un ge­no­ci­dio bru­tal ocu­rri­do en 1994. Sin em­bar­go, dos dé­ca­das des­pués, el pe­que­ño, pe­ro den­so país afri­cano se ha con­ver­ti­do

Hotbook Magazine - - Travel -

Ruan­da es un país agri­cul­tor con tie­rras fér­ti­les, y el tu­ris­mo se ha vuel­to cla­ve en su eco­no­mía. Al no­roes­te, en la re­gión de los Gran­des Lagos, se en­cuen­tra el que qui­zás sea el más es­pec­ta­cu­lar de los tres Par­ques Na­cio­na­les ruan­de­ses, los Vol­ca­nes, ho­gar de los go­ri­las de mon­ta­ña que ha­bi­tan en la den­si­dad de los bos­ques tro­pi­ca­les y los bos­ques de bam­bú. Es­tos se en­cuen­tran a lo lar­go de las mon­ta­ñas Vi­run­ga, com­pues­tas por una ca­de­na de vol­ca­nes –al­gu­nos de más de 4,000 msnm, co­mo el Ka­ri­sim­bi–, que se ex­tien­den des­de Ruan­da, al Con­go y a Uganda.

So­lo es­tos tres paí­ses con­cen­tran la mi­tad de la po­bla­ción de go­ri­las a ni­vel mun­dial –apro­xi­ma­da­men­te 900 in­di­vi­duos–, y por ello ofre­cen co­mo prin­ci­pal atrac­ción pa­ra el tu­ris­mo la vi­si­ta a sus há­bi­tats que es­tán en su ma­yo­ría en el Par­que Na­cio­nal Vi­run­ga, en Con­go; en el Par­que Na­cio­nal del Gorila de Mgahin­ga, en Uganda, y en el Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes de Ruan­da, don­de se en­cuen­tra una ter­ce­ra par­te de es­tos fas­tuo­sos pri­ma­tes. Los go­ri­las son una po­bla­ción vul­ne­ra­ble, so­me­ti­da por dé­ca­das a la caza fur­ti­va, ex­plo­ta­ción de su há­bi­tat y en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por hu­ma­nos, por lo que, ha­ce tres dé­ca­das, el nú­me­ro de go­ri­las era cua­tro ve­ces me­nor al de hoy en día. En con­se­cuen­cia, el go­bierno ruan­dés de­cre­tó un es­tric­to con­trol so­bre el ac­ce­so al par­que y las vi­si­tas a los go­ri­las son bas­tan­te res­trin­gi­das. A pe­que­ños gru­pos de ocho per­so­nas les es per­mi­ti­do, pre­via au­to­ri­za­ción ofi­cial, es­tar con los go­ri­las por so­lo una ho­ra. En to­tal, úni­ca­men­te 80 vi­si­tan­tes al día en los cien ki­ló­me­tros cua­dra­dos del par­que.

Par­que Na­cio­nal los Vol­ca­nes

An­tes de en­trar al bos­que tro­pi­cal, la ex­cur­sión co­mien­za por los pue­blos y plan­tíos agrí­co­las lo­ca­les, si­tua­dos jus­to an­tes de la lí­nea den­sa de ár­bo­les, ma­to­rra­les y bam­bús. La gen­te, ge­ne­ral­men­te agri­cul­to­res –de pa­pa, de py­reth­rum, la flor de la fa­mi­lia de los cri­san­te­mos uti­li­za­da pa­ra pro­du­cir in­sec­ti­ci­das, o té–, es su­ma­men­te amis­to­sa y cu­rio­sa con los lla­ma­dos msun­gu o gen­te de tez blan­ca.

Hay on­ce gru­pos de go­ri­las en el Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes, de los cua­les diez pue­den ser vi­si­ta­dos por tu­ris­tas y uno es­tá reservado ex­clu­si­va­men­te a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. En­tre las fa­mi­lias que pue­den vi­si­tar­se, una de las más po­pu­la­res es la lla­ma­da Sab­yin­yo. Su nom­bre vie­ne del vol­cán Sab­yin­yo que sig­ni­fi­ca “dien­tes de hom­bre vie­jo” y su ce­le­bri­dad se de­be no so­lo a que es un gru­po fá­cil de avis­tar lue­go de una ca­mi­na­ta re­la­ti­va­men­te cor­ta, sino por­que el ma­cho al­fa, Guhon­da, un gorila lo­mo plateado que pe­sa apro­xi­ma­da­men­te un cuar­to de to­ne­la­da, es el más gran­de del par­que. Ade­más, la fa­mi­lia Sab­yin­yo tie­ne in­te­gran­tes pe­cu­lia­res: un gorila cal­vo, la úni­ca hem­bra que ha te­ni­do más de seis críos du­ran­te su vi­da, y Gihis­ham­wot­si, el ma­cho be­ta de la fa­mi­lia con su pos­tu­ra so­lem­ne.

A las 7 de la ma­ña­na, los guías se reúnen en las ofi­ci­nas cen­tra­les pa­ra de­sig­nar las fa­mi­lias de go­ri­las que vi­si­ta­rá ca­da gru­po de tu­ris­tas, de acuer­do a la ca­pa­ci­dad fí­si­ca de los vi­si­tan­tes. Las ca­mi­na­tas de ida va­rían de una ho­ra a más de tres.

Fi­nal­men­te, un guía en­ca­be­za ca­da gru­po, y al co­men­zar el via­je, los lo­ca­les ofre­cen sus ser­vi­cios de por­tea­do­res, al igual que bas­to­nes de ma­de­ra, co­mo so­por­te, pa­ra el ca­mino. A una al­tu­ra de 2,500 me­tros so­bre el ni­vel del mar, el sen­de­ro exi­ge un es­fuer­zo con­si­de­ra­ble a me­di­da que se aden­tra en la es­pe­sa sel­va con su cli­ma hú­me­do.

De pron­to, en­tre la tu­pi­da ve­ge­ta­ción de ár­bo­les y bam­bús, por don­de pe­ne­tran te­nues ra­yos de luz, te en­cuen­tras con ellos. La in­ter­ac­ción con es­tos ani­ma­les ge­ne­ra un sen­ti­mien­to de em­pa­tía in­me­dia­ta, qui­zás por­que com­par­ti­mos no­ven­ta y ocho por cien­to de ADN con ellos, y aun­que fí­si­ca­men­te son bes­tias que al­can­zan los 250 ki­lo­gra­mos, ob­ser­var de cer­ca su com­por­ta­mien­to, tan si­mi­lar al hu­mano, es sim­ple­men­te fas­ci­nan­te.

Du­ran­te mi vi­si­ta, mien­tras to­ma­ba fotos de Gihis­ham­wot­si, el gorila be­ta que co­mía una raíz jun­to a dos hem­bras, un gorila jo­ven y un crío, de pron­to, es­cu­ché a Pa­trick, nues­tro guía, gri­tar: “¡He’s going to char­ge!”. Ba­jé la cá­ma­ra y vi al gorila rom­per un grue­so bam­bú co­mo si fue­ra un pa­li­llo y co­rrer di­rec­to ha­cia mí. Ba­jé la ca­be­za y me cu­brí con los bra­zos. Jus­to an­tes de que me em­bis­tie­ra, cam­bió de di­rec­ción y si­guió de lar­go. Fue­ra de la des­car­ga de adre­na­li­na, no pa­só na­da y la ex­pe­rien­cia fue ex­tra­or­di­na­ria.

Pa­trick, lí­der de to­do el cuer­po de guías en Ruan­da, me ex­pli­có que en 30 años no han te­ni­do un ac­ci­den­te en el par­que con los go­ri­las. Sin em­bar­go, en su ma­ne­ra de ser, te­rri­to­rial y or­gu­llo­sa, sien­ten en oca­sio­nes la ne­ce­si­dad de rea­li­zar una ex­hi­bi­ción de po­der, y es­to no im­pli­ca una agre­sión.

To­das las fa­mi­lias de go­ri­las son ex­cep­cio­na­les y ca­da una tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas que la vuel­ven úni­ca. El cui­da­do de ca­da una por el per­so­nal del par­que es so­bre­sa­lien­te, y rea­li­zar un ver­da­de­ro es­fuer­zo por la con­ser­va­ción es aho­ra una prio­ri­dad na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.