PON EN AC­CIÓN LA LEY DE ATRAC­CIÓN

La ley de atrac­ción exis­te así co­mo la ley de la gra­ve­dad, so­mos ima­nes am­bu­lan­tes que atrae­mos a nues­tra vi­da to­do aque­llo en lo que nos en­fo­ca­mos.

Hotbook Magazine - - Hotspirituall - Ilus­tra­ción por Ana Pau­la Cá­ma­ra

Du­ran­te años, me he de­di­ca­do a trans­mi­tir es­tas he­rra­mien­tas que me fue­ron da­das por va­rios maes­tros; tam­bién se ha ha­bla­do mu­cho so­bre el li­bro El se­cre­to, en don­de la pre­mi­sa es “Pi­de y te se­rá con­ce­di­do”, fra­se que es­cu­cha­mos des­de ni­ños en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Con­for­me pa­san los años, per­de­mos es­ta con­fian­za en pe­dir, de­bi­do a las creen­cias li­mi­tan­tes que tam­bién nos in­cul­can. La mez­cla de es­tos men­sa­jes, que son pre­ci­sa­men­te opues­tos, nos con­vier­te en se­res li­mi­ta­dos, de ahí que es­tas re­ce­tas re­sul­ten po­co creí­bles, co­mo si per­te­ne­cie­ran so­lo a los ma­gos, a los gu­rús o a per­so­nas do­ta­das de po­de­res in­con­men­su­ra­bles.

El día de hoy, te ten­go una no­ti­cia: la ley de atrac­ción fun­cio­na pa­ra to­dos, de he­cho, cons­tan­te­men­te atrae­mos a nues­tras vi­das aque­llo en lo que nos en­fo­ca­mos, la idea es que aho­ra lo ha­gas de ma­ne­ra cons­cien­te. Te re­ga­la­ré al­gu­nos pa­sos que, si los si­gues bien, ten­drás la lla­ve que abri­rá ca­da una de las puer­tas pa­ra ma­ni­fes­tar en tu vi­da lo que deseas. Co­mo en to­do pro­ce­so, es im­por­tan­te ob­ser­var aque­llo que pi­des, re­cor­dan­do una ley de vi­da que dic­ta que lo que siem­bras, co­se­chas. Al pe­dir, en ese ac­to tan su­bli­me, tan má­gi­co, de­be­mos com­pren­der nues­tro prin­ci­pio de reali­dad, dis­tin­guir lo que nos dis­gus­ta pa­ra en­ton­ces atraer lo que nos gus­ta.

Co­mo to­do apren­di­za­je, hay que des­apren­der pri­me­ro. Un cuen­to popular re­la­ta­do por los maes­tros zen, es un cla­ro ejem­plo de ello:

En una oca­sión, lle­gó el alumno a ca­sa del maes­tro y és­te le ofre­ció una ta­za de té; mien­tras la be­bía, hi­cie­ron una pau­sa, el maes­tro ver­tió el lí­qui­do en la al­fom­bra, a lo cual, el alumno, in­tri­ga­do, le pre­gun­tó – ¿Por qué lo ha­ce? – La res­pues­ta sen­ci­lla y con­tun­den­te

fue la si­guien­te: –Aho­ra que es­tás lis­to pa­ra aprender, es ne­ce­sa­rio que te des­ha­gas de to­das las creen­cias que te han li­mi­ta­do, al igual que es­te lí­qui­do; una vez que va­cíes tu ta­za, va­cia­rás tu men­te, sem­bra­rás nue­vas creen­cias, mis­mas que cre­ce­rán, y de­be­rás re­gar, cui­dar cons­tan­te­men­te, co­mo si se tra­ta­ra de un jar­dín.

Tú eres el pro­ta­go­nis­ta de tu pro­pia vi­da, hay va­rios ac­to­res al­re­de­dor de ti; sin em­bar­go, la his­to­ria la vas crean­do tú mis­mo. Pa­ra lle­var a ca­bo la ley de la atrac­ción, es im­por­tan­te cues­tio­nar­te tres co­sas bá­si­cas:

¿Quién soy? ¿A dón­de voy? ¿Con quién?

Res­pon­der­las en ese or­den es im­por­tan­te, ya que po­de­mos con­fun­dir quié­nes so­mos se­gún con quién es­te­mos, o de­fi­ni­mos nues­tro ca­mino se­gún ve­mos el de los de­más, va­mos crean­do ape­gos. Cuan­do de­ci­des sa­ber quién eres, sa­brás cuál es tu ca­mino, y de ahí, se­gu­ra­men­te en­con­tra­rás quién va con­ti­go. El ca­mino pue­de bi­fur­car­se, lo cual es vá­li­do mien­tras evi­tes per­der el sen­ti­do de tu vi­da.

Es­tos son los pa­sos que te re­co­mien­do, mis­mos que te lle­va­rán a po­ner en ac­ción la Ley de Atrac­ción.

Re­lá­ja­te, me­di­ta

En­cuen­tra un es­pa­cio pro­pi­cio pa­ra re­la­jar­te y me­di­tar, co­nec­tán­do­te con aque­llo que deseas pe­dir. Es­te lu­gar lo lla­ma­re­mos El Rin­cón de la In­ten­ción; to­do aque­llo que in­ten­cio­na­mos ge­ne­ra de in­me­dia­to ener­gía, vi­bra­ción, mo­vi­mien­to. Sién­ta­te en es­te lu­gar de ma­ne­ra có­mo­da, res­pi­ra pau­sa­da­men­te. Apren­de a me­di­tar co­men­zan­do por diez mi­nu­tos has­ta lo­grar que tu men­te es­té tran­qui­la, re­cep­ti­va.

Cla­ri­dad en la men­te

Al po­ner en cla­ro tu men­te, apren­de­rás a sa­ber lo que real­men­te quie­res, evi­tan­do que “la lo­ca de la ca­sa”, nues­tra men­te, se lle­ne de pen­sa­mien­tos mix­tos sin sen­ti­do. Nues­tros pen­sa­mien­tos pro­du­cen una vi­bra­ción que se pue­de com­pa­rar con el so­ni­do de un ins­tru­men­to, cuan­do es­te es­tá en ar­mo­nía, pue­de crear una me­lo­día con va­rios ins­tru­men­tos más; si uno se des­en­to­na, pier­de el efec­to. Pa­ra ma­ni­fes­tar lo que desea­mos, es im­por­tan­te par­tir de una men­te con ideas de abun­dan­cia en lu­gar de es­ca­sez, ya que, co­mo la ley de atrac­ción dic­ta, atrae­mos más de lo mis­mo; si pien­sas o sien­tes mie­do, acu­mu­la­rás más te­mor en vez de con­fian­za. En es­te pa­so, al acla­rar tu men­te, los pen­sa­mien­tos de­ben ser po­si­ti­vos, cer­te­ros, di­ri­gi­dos a un fin.

Ex­pre­sa tu pe­ti­ción

La ma­ne­ra más re­co­men­da­ble de ex­pre­sar la pe­ti­ción sue­le ser es­cri­ta, es­pe­cí­fi­ca y de­ta­lla­da; si­tuar­la en el pre­sen­te nos per­mi­te en­con­trar­nos en el aquí y aho­ra, ima­gi­nán­do­te que aque­llo que desea­mos ya nos fue con­ce­di­do. La men­te es co­mo un ice­berg, la ma­yo­ría de nues­tras creen­cias ra­di­can en el sub­cons­cien­te, pa­ra lo cual de­be­mos ha­cer­las cons­cien­tes. Sa­ber lo que te dis­gus­ta abre el ca­mino pa­ra que lle­gue a ti lo que real­men­te deseas. En es­te es­cri­to es im­por­tan­te evi­tar la pa­la­bra no, el uni­ver­so ja­más dis­tin­gue en­tre cuan­do ti­tu­beas, fun­cio­na co­mo un or­de­na­dor de la compu­tado­ra, es­tric­ta­men­te eje­cu­ta aque­llo que le or­de­nas.

La vi­sua­li­za­ción

De la mano con la me­di­ta­ción, vi­sua­li­zar pro­mue­ve la emo­ción que sig­ni­fi­ca mo­vi­mien­to. Los se­res hu­ma­nos ten­de­mos a guiar­nos por aque­llo que ve­mos, es­ta­mos con­di­cio­na­dos a ad­qui­rir lo que los mer­ca­dó­lo­gos nos mues­tran en­vuel­to co­mo un re­ga­lo, es así co­mo te su­gie­ro que fo­men­tes el ar­te de vi­sua­li­zar aque­llo que deseas atraer.

Ex­pe­ri­men­tos con­fir­man que el ejer­ci­cio de la vi­sua­li­za­ción ayu­da a to­do ti­po de per­so­nas que ejer­cen ac­ti­vi­da­des dis­tin­tas, co­mo los de­por­tis­tas, pa­ra lo­grar me­jo­res me­tas, los ven­de­do­res pa­ra atraer clien­tes, tam­bién pa­ra atraer a nues­tra alma ge­me­la.

Sol­tar

Pa­cien­cia in­fi­ni­ta trae re­sul­ta­dos in­me­dia­tos. De­bi­do a la tec­no­lo­gía, en nues­tra cul­tu­ra ac­tual so­le­mos es­pe­rar que las si­tua­cio­nes o las co­sas lle­guen de in­me­dia­to, se ha per­di­do el há­bi­to de cul­ti­var la pa­cien­cia res­pe­tan­do la “ley de la co­se­cha”, dan­do tiem­po a que dé fru­tos la idea que plantamos así co­mo nues­tra pe­ti­ción. Te­ne­mos la ten­den­cia de tra­tar de con­tro­lar to­do, la cer­te­za, el en­ten­di­mien­to de asu­mir que to­do or­den y tiem­po es per­fec­to crean una paz in­ter­na, de es­ta for­ma dis­fru­ta­mos del via­je.

Sen­tir­nos me­re­ce­do­res

La cul­pa es un sen­ti­mien­to li­mi­tan­te que lle­va­mos a cues­tas sin cues­tio­nar­nos de dón­de pro­vie­ne. El sen­tir­nos cul­pa­bles de te­ner más es re­la­ti­vo a ne­gar la ma­ni­fes­ta­ción. En el uni­ver­so exis­ten dos fuer­zas, el amor y el mie­do; es im­por­tan­te en­tre­gar­nos al pri­me­ro, de­jan­do ir los te­mo­res pa­ra sen­tir­nos me­re­ce­do­res de re­ci­bir.

La Gra­ti­tud

Siem­pre he di­cho que la gra­ti­tud es la me­mo­ria del co­ra­zón, es el más al­to ni­vel de la con­cien­cia. So­le­mos agra­de­cer de no­che, an­tes de dor­mir­nos, qui­zás en for­ma de re­zo, co­mo una prác­ti­ca que nos en­se­ña­ron sin en­ten­der la im­por­tan­cia que ejer­ce el agra­de­ci­mien­to ener­gé­ti­ca­men­te. Con an­te­rio­ri­dad he­mos men­cio­na­do, y sa­be­mos de an­te­mano, que to­do es ener­gía, vi­bra, se mue­ve cons­tan­te­men­te. La re­ce­ta es sen­ci­lla: más agra­de­ci­mien­to, más abun­dan­cia, co­mo dic­ta la ley, más de lo mis­mo. Te su­gie­ro de­te­ner­te ca­da ho­ra du­ran­te tu día pa­ra ha­cer una pau­sa, prac­ti­can­do la gra­ti­tud de lo que te su­ce­de cons­tan­te­men­te. No­ta­rás que tu fre­cuen­cia vi­bra­cio­nal se ele­va, se­rás co­mo un imán que atrae­rá to­do aque­llo que agra­de­ces.

Des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co, la ley de la atrac­ción sig­ni­fi­ca que to­do aque­llo en lo que te con­cen­tras es lo que atrae­rás en tu vi­da, co­mo ejem­plo, al­guien que com­pra un co­che nue­vo, de pron­to se da cuen­ta de que ha vis­to anun­cios del mis­mo en va­rios lu­ga­res. Esa per­so­na com­pro­me­tió su men­te a en­con­trar aque­llo en lo que, de ma­ne­ra su­bli­mi­nal, se ha­bía en­fo­ca­do. Si va­mos más allá, ha­cia la me­ta­fí­si­ca o la fí­si­ca cuán­ti­ca, la ley de la atrac­ción im­pli­ca to­do aque­llo en lo que in­cons­cien­te­men­te cree­mos.

Pa­ra con­cluir, mi re­ce­ta fa­vo­ri­ta:

Te de­seo un má­gi­co via­je, co­mo di­ce el an­ti­guo ada­gio, cui­da­do con lo que pi­des, Watch what you wish for.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.