San­kal­pa de vi­da

Hotbook Magazine - - Índice - POR NICOLLE LEKARE

Es co­mún que por la fuer­za de la rutina ol­vi­de­mos la im­por­tan­cia que tie­ne el fin por el que vi­vi­mos. Pa­sa­mos los días sin po­ner real aten­ción a lo que po­de­mos lo­grar cuan­do no lle­va­mos nues­tros pro­pó­si­tos o in­ten­cio­nes a un plano de cons­cien­cia. Al me­di­tar o ini­ciar una prác­ti­ca de yo­ga, lo que más dis­fru­to per­so­nal­men­te es de­ter­mi­nar cuál es mi san­kal­pa ese día, pa­ra esa prác­ti­ca.

San­kal­pa es el tér­mino sáns­cri­to pa­ra ‘de­ter­mi­na­ción’, no es un re­zo o una pe­ti­ción, es el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo que te­ne­mos pa­ra una rea­li­zar una ac­ción. Aun­que pa­rez­ca algo sim­ple, en reali­dad –y sobre to­do al prin­ci­pio– no lo es. De­ter­mi­nar la ra­zón por la que ha­ce­mos las co­sas, sin res­pon­der de ma­ne­ra sim­plo­na y au­to­má­ti­ca, nun­ca es fá­cil: sig­ni­fi­ca inevi­ta­ble­men­te aden­trar­nos en nues­tros más pro­fun­dos de­seos y de­jar de ig­no­rar los pro­pios pen­sa­mien­tos, lo que en oca­sio­nes, pue­de aca­rrear con­si­go la ne­ce­si­dad de un tra­ba­jo per­so­nal im­por­tan­te.

Cuan­do pres­ta­mos aten­ción, en­ton­ces po­de­mos per­ci­bir la gran can­ti­dad de co­sas que ha­ce­mos sin un ob­je­ti­vo de­ter­mi­na­do, sin es­tar real­men­te cons­cien­tes, lo que las lle­va ca­si siem­pre a ser ac­cio­nes in­trans­cen­den­ta­les o a que no ob­ten­ga­mos los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, y así po­de­mos pa­sar la vi­da en­te­ra.

Las es­cri­tu­ras vé­di­cas di­cen que con la ayu­da de san­kal­pa, no hay im­po­si­bles, pues es la fuer­za que es­truc­tu­ra el po­der de la vo­lun­tad. He­mos es­cu­cha­do es­to va­rias ve­ces en con­fe­ren­cias y bes­tse­llers, y en el ca­so de HOTBOOK, en va­rias edi­cio­nes, a tra­vés de los tex­tos de una de nues­tras co­la­bo­ra­do­ras más que­ri­das, Terry Guin­di. Lo cier­to es que la la­bor que rea­li­za­mos en Editorial, per­mi­te y exi­ge tra­ba­jar en com­ple­ta sin­to­nía con la in­ten­ción que te­ne­mos pa­ra ca­da pu­bli­ca­ción. La in­elu­di­ble res­pon­sa­bi­li­dad que sen­ti­mos de dar a co­no­cer, apor­tar y apo­yar causas co­mo las que pu­bli­ca­mos ca­da tri­mes­tre.

No po­de­mos ol­vi­dar, ade­más, que el uso del con­cep­to no so­lo es ele­men­to cla­ve pa­ra traer a la cons­cien­cia nues­tras mo­ti­va­cio­nes, sino tam­bién pa­ra iden­ti­fi­car el pa­pel que jue­gan las dis­trac­cio­nes en nues­tros ob­je­ti­vos de vi­da, frag­men­tán­do­los y en con­se­cuen­cia de­bi­li­tán­do­los.

Las dis­trac­cio­nes ope­ran co­mo un ve­lo en­tre el ob­je­ti­vo y nues­tra de­ter­mi­na­ción. Las in­te­rio­res tie­nen ma­yor­men­te que ver con el mie­do al fra­ca­so y a la pér­di­da, y con du­das sobre las pro­pias ca­pa­ci­da­des. Las ex­te­rio­res, son cir­cuns­tan­cia­les, no por eso me­nos im­por­tan­tes o me­nos di­fí­ci­les de com­ba­tir. La vio­len­cia con la que vi­vi­mos to­dos los días en nues­tro país, desas­tres na­tu­ra­les co­mo el hu­ra­cán Ir­ma o el sis­mo del pa­sa­do 7 de septiembre, la eco­no­mía, la política nacional e in­ter­na­cio­nal, el es­trés en el tra­ba­jo, la sa­lud pro­pia o de quie­nes nos ro­dean, son to­dos ex­ce­len­tes ejem­plos de las fre­cuen­cias que re­ci­bi­mos a dia­rio y que jus­ti­fi­ca­da­men­te po­drían re­pre­sen­tar la pér­di­da de cla­ri­dad en nues­tros ob­je­ti­vos o in­ten­cio­nes de vi­da.

Se di­ce tam­bién que, al vi­vir en so­cie­dad, las de­bi­li­da­des y las co­rrien­tes negativas del po­der frag­men­ta­do de otras per­so­nas co­li­sio­nan pa­ra neu­tra­li­zar­se unas a otras, de ahí las tar­dan­zas, lo que se pos­ter­ga, la pro­cas­ti­na­ción, que no es sino flo­je­ra. Lo con­tra­rio ocu­rre cuan­do per- so­nas con de­ter­mi­na­cio­nes cla­ras en­cuen­tran en otras la mis­ma cla­ri­dad y fuer­za pa­ra al­can­zar tam­bién sus ob­je­ti­vos. Nos po­ten­cia­li­za­mos. La san­kal­pa es el po­der que te­ne­mos pa­ra obrar.

Los re­sul­ta­dos que ve­mos en los ni­ños con los que se tra­ba­ja en Dr. Son­ri­sas o en el ca­so de Emi­li­ano Gi­ro­ne­lla a tra­vés de su proyecto Ar­tem­pa­tía, son so­lo un par de ejem­plos de lo que so­mos ca­pa­ces de lo­grar con la de­ter­mi­na­ción ne­ce­sa­ria y per­se­ve­ran­cia de un equi­po que tra­ba­ja to­dos los días con la fir­me con­vic­ción de lo­grar me­jo­rar la vi­da de quie­nes más lo ne­ce­si­tan.

Pro­yec­tos co­mo Ec­tá­gono, nues­tros co­la­bo­ra­do­res ex­per­tos en el te­ma de eco­cul­tu­ra, que in­vi­tan en ca­da una de sus co­la­bo­ra­cio­nes a nues­tros lec­to­res a vi­vir de una for­ma com­ple­ta­men­te con­sien­te de la hue­lla que de­ja­mos en el mundo, e in­clu­so, gi­gan­tes de la in­dus­tria au­to­mo­triz co­mo In­fi­ni­ti con sus pro­yec­tos co­mo Black S e In­fi­ni­ti Lab, mues­tran con ab­so­lu­ta cla­ri­dad cuál es su mo­ti­va­ción: que­re­mos un mundo me­jor, y es­ta­mos tra­ba­jan­do, en la me­di­da en que nos es posible, por lo­grar­lo.

Los ar­tícu­los en es­ta edi­ción ha­blan de quie­nes to­man con fuer­za las rien­das pa­ra di­se­ñar su pro­pio des­tino y el del mundo que te­ne­mos to­dos en co­mún. Quie­nes no han per­mi­ti­do, gra­cias a su te­són y vo­lun­tad bien es­truc­tu­ra­da, que las cir­cuns­tan­cias –in­ter­nas o ex­ter­nas– pro­duz­can ol­vi­dos que les im­pi­dan con­ti­nuar con sus res­pec­ti­vas san­kal­pas, sur­gi­das del mag­ma de sus de­seos por ha­cer del mundo un lu­gar en el que val­ga la pe­na vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.