Jo­yas ocul­tas

Tras va­rios años de au­sen­cia, re­cien­te­men­te tu­ve la opor­tu­ni­dad de vol­ver al Par­que Nacional los Di­na­mos. Es­te es un área natural pro­te­gi­da, ubi­ca­da en la de­le­ga­ción Mag­da­le­na Con­tre­ras de la Ciu­dad de Mé­xi­co, una fran­ja eco­tu­rís­ti­ca en la que pue­des en­co

Hotbook Magazine - - Índice -

EL MUNDO ES UN LI­BRO Y AQUE­LLOS QUE NO VIA­JAN SO­LO LEEN UNA PÁ­GI­NA. –San Agus­tín

Los Di­na­mos es una de las jo­yas ocul­tas de la ciu­dad. Y aun­que las ex­pe­rien­cias que ofre­ce es­ta re­ser­va natural son úni­cas, po­co se le pue­de com­pa­rar al tu­ris­mo que re­ci­ben otras zo­nas más co­no­ci­das en la CDMX, co­mo Co­yoa­cán o el Cen­tro His­tó­ri­co. El fe­nó­meno se re­pli­ca a lo lar­go y an­cho del país, don­de te­ne­mos es­ta­dos con va­rios des­ti­nos po­ten­cia­les a los que mi­les de tu­ris­tas po­drían ir y, sin em­bar­go, es­tos se ter­mi­nan con­cen­tran­do en lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos.

Es­ta reali­dad, más que un pro­ble­ma, ha­bría que ver­la co­mo un área de opor­tu­ni­dad: así co­mo Los Di­na­mos, Mé­xi­co tie­ne mi­les de jo­yas ocul­tas en to­do su te­rri­to­rio que de­be­mos de pro­mo­ver y apro­ve­char pa­ra atraer tu­ris­tas me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros, que es­tén in­tere­sa­dos en co­no­cer más del país. En la me­di­da en que lo­gre­mos es­te ob­je­ti­vo, no me ca­be la me­nor du­da de que ha­brá be­ne­fi­cios y ma­yor de­rra­ma eco­nó­mi­ca en Mé­xi­co.

Pri­me­ro ¿có­mo es el com­por­ta­mien­to del tu­ris­mo en Mé­xi­co? De acuer­do con la Sec­tur, 8.7 % de nues­tro PIB pro­vie­ne de es­te sec­tor. Es­te da­to es­tá sor­pre­si­va­men­te por arri­ba de paí­ses co­mo Aus­tria y Fran­cia, con 7.0 y 7.4 % de su PIB, res­pec­ti­va­men­te. Las ac­ti­vi­da­des que más apor­tan a los pues­tos de tra­ba­jo re­mu­ne­ra­dos son los res­tau­ran­tes, ba­res y cen­tros noc­tur­nos, con 36 %, por en­ci­ma del trans­por­te de pa­sa­je­ros (16 %) y el co­mer­cio tu­rís­ti­co (11 %). En 2016, Mé­xi­co re­ci­bió 35 mi­llo­nes de tu­ris­tas, una ci­fra sorprendente, pe­ro aún muy le­ja­na de los 75 mi­llo­nes que re­ci­bió Es­pa­ña.

Por otro la­do, se­gún la pu­bli­ca­ción de “Re­sul­ta­dos de la ac­ti­vi­dad ho­te­le­ra enero-di­ciem­bre 2016”, de Sec­tur, los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos de Mé­xi­co son pla­yas. Si su­ma­mos los cuar­tos ocu­pa­dos en las gran­des ciu­da­des del país y del in­te­rior de la Re­pú­bli­ca du­ran­te 2016 (al­re­de­dor de 104 mil), el da­to to­da­vía es me­nor a los cuar­tos ocu­pa­dos en los cen­tros pla­ye­ros (po­co más de 108 mil). La gran can­ti­dad de es­tos cuar­tos se en­cuen­tra en la Ciu­dad de Mé­xi­co (la úni­ca de las gran­des ciu­da­des), la Ri­vie­ra Maya y Can­cún.

A par­tir de los da­tos an­te­rio­res, se pue­de in­fe­rir lo si­guien­te: el tu­ris­mo es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo del país y pue­de ayu­dar a im­pul­sar ci­clos de cre­ci­mien­to, pe­ro es­tá muy con­cen­tra­do en cen­tros pla­ye­ros y re­crea­ti­vos pa­ra la vi­da noc­tur­na. ¿Dónde que­dan los cen­tros his­tó­ri­cos de va­rias de las ciu­da­des más be­llas del país, las zo­nas ar­queo­ló­gi­cas y los cen­tros eco­tu­rís­ti­cos? Si com­pa­ra­mos los prin­ci­pa­les cen­tros tu­rís­ti­cos con la enor­me ofer­ta cul­tu­ral y tu­rís­ti­ca que tie­ne Mé­xi­co, po­de­mos de­cir que es­ta­mos subuti­li­zan­do nues­tros re­cur­sos. Nues­tro país tie­ne una enor­me va­rie­dad de des­ti­nos que mu­chos otros paí­ses de­sea­rían te­ner, así que ¿có­mo po­de­mos apro­ve­char es­to y lo­grar que los tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les ten­gan la opor­tu­ni­dad de vi­vir­los? La res­pues­ta qui­zá es­té en una re­co­men­da­ción que dio la OCDE a prin­ci­pios de 2017, res­pec­to a la política tu­rís­ti­ca de Mé­xi­co: co­nec­ti­vi­dad. Im­pul­sar la co­nec­ti­vi­dad pa­ra apo­yar la di­ver­si­fi­ca­ción del mer­ca­do y fa­ci­li­tar el tras­la­do de los vi­si­tan­tes.

Es­to, en otras pa­la­bras, cris­ta­li­za en al me­nos tres pro­pues­tas: 1) ali­near me­jor las po­lí­ti­cas de trans­por­te y tu­ris­mo, des­de ori­gen has­ta des­tino; 2) bus­car ma­yo­res con­ve­nios que li­be­ra­li­cen los ser­vi­cios aé­reos y pro­mue­van la co­nec­ti­vi­dad en­tre ae­ro­puer­tos; y 3) me­jo­rar el trans­por­te te­rres­tre, pa­ra que sea más se­gu­ro y efi­cien­te pa­ra los usua­rios. Sin lu­gar a du­das, a es­tas recomendaciones yo agre­ga­ría una más: la pro­mo­ción de nues­tro tu­ris­mo de­be ser con ab­so­lu­to res­pe­to al me­dio am­bien­te, con pro­yec­tos y desa­rro­llos que pro­mue­van el cui­da­do y pre­ser­va­ción de nues­tra bio­di­ver­si­dad.

Pro­mo­ver el tu­ris­mo en Mé­xi­co no so­lo sig­ni­fi­ca apo­yar los des­ti­nos con­so­li­da­dos en nues­tro país, tam­bién sig­ni­fi­ca im­pul­sar las jo­yas ocul­tas con un enor­me po­ten­cial. Los Di­na­mos es un par­que que re­pre­sen­ta la enor­me y subuti­li­za­da ofer­ta tu­rís­ti­ca de la CDMX, pe­ro que es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra atraer tu­ris­tas. Pa­ra cam­biar es­ta reali­dad, es ne­ce­sa­rio im­pul­sar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que in­cre­men­ten el ac­ce­so y re­co­no­ci­mien­to de las jo­yas ocul­tas que tie­ne Mé­xi­co a lo lar­go y an­cho de su te­rri­to­rio. A fi­nal de cuen­tas, es­tas jo­yas de­ben es­tar pa­ra cui­dar­las, pe­ro sin du­da tam­bién pa­ra lu­cir­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.