Sil­ver Wind Cruise

Hotbook Magazine - - Índice -

Via­jar por mar pa­ra vi­si­tar ciu­da­des por­tua­rias e is­las re­mo­tas, ade­más de brin­dar­te gran pla­cer al na­ve­gar, pue­de lle­var­te a co­no­cer pai­sa­jes, gas­tro­no­mía, cos­tum­bres y ciu­da­des con­tras­tan­tes en un so­lo re­co­rri­do. Si ade­más los tra­yec­tos son con lu­jo sin pres­ce­den­tes, el me­jor ser­vi­cio y op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas de pri­me­ra, la ex­pe­rien­cia se­rá inol­vi­da­ble. La ex­clu­si­va ca­de­na de cru­ce­ros Sil­ver­sea, con sus 450 puer­tos de des­tino al­re­de­dor de los sie­te con­ti­nen­tes, es­tá di­se­ña­da pa­ra quie­nes bus­can lu­xury con­fort y desean ex­plo­rar el mundo a tra­vés de lo nue­vo y lo des­co­no­ci­do.

RU­TA REIKIAVIK-LON­DRES

Es­te tra­yec­to, a bor­do del cru­ce­ro Sil­ver Wind, ex­plo­ra las ma­ra­vi­llas del he­mis­fe­rio nor­te. Des­de la mi­to­ló­gi­ca cas­ca­da de los dioses Go­da­foss y los im­po­nen­tes géi­sers que es­ta­llan en me­dio de pai­sa­jes lu­na­res, re­co­rre­rás ciu­da­des de ar­qui­tec­tu­ra, his­to­ria y pai­sa­jes úni­cos, adap­ta­dos por si­glos a una na­tu­ra­le­za que im­po­ne sus pro­pias le­yes, e ines­pe­ra­da­men­te te aden­tra­rás en las más in­no­va­do­ras pro­pues­tas ur­ba­nas, con in­creí­ble vi­da noc­tur­na y gas­tro­no­mía, pa­ra ter­mi­nar en la cos­mo­po­li­ta ca­pi­tal lon­di­nen­se.

La pri­me­ra pa­ra­da, Reikiavik, la ca­pi­tal de Islandia, da la bien­ve­ni­da a es­te inol­vi­da­ble via­je. Des­de la lle­ga­da al puerto, la ciu­dad se mues­tra con sus co­lo­ri­das ca­sas ro­dea­das de sau­ces, abe­du­les y pi­nos. Es­ta ciu­dad no tie­ne ras­ca­cie­los o un hec­tic li­festy­le, lo que se dis­fru­ta aquí es la vi­da al es­ti­lo country­si­de, po­drás vi­si­tar la igle­sia de Hall­gríms­kirk­ja, ins­pi­ra­da en los gla­cia­res y mon­ta­nas is­lán­di­cas,

y el im­pac­tan­te edi­fi­cio Per­lan, el mo­derno al­ma­cén de agua ca­lien­te de ori­gen geo­tér­mi­co que tam­bién es un mi­ra­dor de la ciu­dad.

Es co­no­ci­da co­mo la ciu­dad del fuego y del agua, por es­tar cu­bier­ta de gla­cia­res que dan ori­gen a las aguas más pu­ras y cris­ta­li­nas, y po­seer 30 vol­ca­nes ac­ti­vos. Es­ta mez­cla geo­tér­mi­ca ha­ce que ha­ya abun­dan­cia de aguas ter­ma­les a lo lar­go de to­do el país, ade­más de in­creí­bles ríos de va­rios co­lo­res, cas­ca­das y ma­nan­tia­les.

ISAFJORDUR

La se­gun­da pa­ra­da, Isafjordur, es una ciu­dad mo­der­na y lle­na de vi­da que ofre­ce una va­rie­dad de ca­fés, ex­po­si­cio­nes de ar­te, mu­seos y nightli­fe. La ubi­ca­ción de es­ta ciu­dad is­lan­de­sa per­mi­te que ha­ya wa­ters­ports y ex­cur­sio­nes pa­ra los que es­tán en bus­ca de un po­co más de aven­tu­ra y ac­ción.

AKUREYRI

Akureyri, co­no­ci­da co­mo la ca­pi­tal del nor­te, es la ter­ce­ra pa­ra­da. Es­ta

her­mo­sa ciu­dad es­tá ro­dea­da de mon­ta­ñas que la pro­te­gen de los fuer­tes vien­tos del mar. Co­mo sus ciu­da­des her­ma­nas, Akureyri es un pue­bli­to pin­to­res­co con ca­sas de ma­de­ra en me­dio de la na­tu­ra­le­za, don­de vi­si­tar los cam­pos de la­va y ca­mi­nar sobre crá­te­res de vol­ca­nes ex­tin­tos.

HUSAVIK

La bahía Shaky, en Husavik, es co­no­ci­da co­mo “The wha­le ca­pi­tal of Ice­land”, por ser uno de los me­jo­res lu­ga­res en el mundo pa­ra avis­tar ba­lle­nas, y por la gran va­rie­dad de es­pe­cies de es­tos ce­tá­ceos que cru­zan la bahía. Ade­más, Husavik ofre­ce mon­tar a ca­ba­llo, cam­pos de golf y pa­ra los que tie­nen un es­pí­ri­tu cu­rio­so es­tá el Ex­plo­ra­tion Mu­seum, un mu­seo de la his­to­ria de las ex­plo­ra­cio­nes que cam­bia­ron la cos­mo­vi­sión de la hu­mi­dad, des­de los gran­des via­jes de la an­ti­güe­dad has­ta la con­quis­ta del es­pa­cio.

TORSHAVN

La ca­pi­tal más pe­que­ña del mundo es­tá ubi­ca­da en las is­las Fe­roe. Aun­que es­ta ciu­dad de pri­me­ra im­pre­sión se ve mo­der­na y con medios de trans­por­te ex­cep­cio­na­les, con­ser­va in­tac­tos su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, sus cos­tum­bres y su pai­sa­je cautivador. Ya en tie­rra hay una se­rie de ac­ti­vi­da­des que te ha­rán sen­tir co­mo en ca­sa, co­mo la com­pra de pes­ca­do fres­co en la bahía, ca­mi­nar por la ca­lle prin­ci­pal pa­ra vi­si­tar sus bou­ti­ques y dis­fru­tar de un de­li­cio­so ca­fé.

LERWICK

Ubi­ca­do a más de 100 mi­llas de la cos­ta nor­te de Es­co­cia, Lerwick es el puerto prin­ci­pal de las is­las Shetland. La ciu­dad por­tua­ria es co­no­ci­da por su ai­re cos­mo­po­li­ta y una ex­ten­sa lis­ta de ac­ti­vi­da­des pa­ra to­do ti­po de gus­tos. Pa­ra los aven­tu­re­ros es­tá la ca­rre­ra de ve­le­ro más lar­ga del Mar del Nor­te, cla­ses y pa­seos en ka­yak, y tours ma­rí­ti­mos pa­ra co­no­cer la wild­li­fe del lu­gar. Tam­bién po­drás apren­der de la his­to­ria vi­kin­ga del lu­gar y su re­la­ción con el mundo, al vi­si­tar el Mu­seo Sca­llo­way, co­mo la par­ti­ci­pa­ción en la ope­ra­ción clan­des­ti­na en Lerwick du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ade­más po­drás vi­si­tar sus her­mo­sos light­hou­ses.

KIRKWALL

Ener­gé­ti­ca, mo­der­na y di­ver­ti­da son los ad­je­ti­vos per­fec­tos pa­ra des­cri­bir a la ca­pi­tal de Ork­ney, Kirkwall. Aun­que a pri­me­ra vis­ta es­ta ciu­dad tie­ne un old town look, se ha ido mo­der­ni­zan­do y aho­ra ofre­ce una va­rie­dad de res­tau­ran­tes, bou­ti­ques y ba­res in­no­va­do­res. Ya sea vi­si­tar ca­te­dra­les y edi­fi­cios his­tó­ri­cos o ir a un res­tau­ran­te pa­ra una ex­pe­rien­cia culinaria y des­pués a un bar hip, Kirkwall tie­ne to­do pa­ra ofre­cer y más.

DUN­DEE

Miem­bro de la Unesco Crea­ti­ve Ci­ties Net­work, Dun­dee es re­co­no­ci­da co­mo Unesco City of De­sign, gra­cias a su creatividad e in­no­va­ción en el desa­rro­llo ur­bano sus­ten­ta­ble. Ade­más de un re­co­rri­do por la mo­der­na ciu­dad y es­pe­cial­men­te por su cen­tro his­tó­ri­co, va­le la pe­na vi­si­tar el mu­seo Mc­ma­nus, la Ar­broath Ab­bey o los Jar­di­nes de Lan­gley, lu­ga­res clá­si­cos que ex­pli­can la his­to­ria y te re­mon­tan al pa­sa­do de Dun­dee. Sin du­da, es­ta ciu­dad tie­ne the best of both worlds, por su mag­ní­fi­ca com­bi­na­ción de lo con­tem­po­rá­neo y lo tra­di­cio­nal.

LEITH

Ubi­ca­da en el nor­te de Edim­bur­go, Leith es el cen­tro de la di­ver­sión y creatividad de Es­co­cia. La di­ver­si­dad cul­tu­ral de es­ta ciu­dad le da un vi­be muy pla­cen­te­ro que te ha­ce sen­tir co­mo en ca­sa. El ga­llery hop­ping, se­gui­do de una bue­na co­mi­da en al­gu­na te­rra­za y des­pués un

drink, es el plan per­fec­to pa­ra dis­fru­tar de es­ta ener­gé­ti­ca ciu­dad.

LON­DRES

Sil­ver­sea es­co­gió la ciu­dad per­fec­ta pa­ra ce­rrar es­te via­je con bro­che de oro, Lon­dres. El di­na­mis­mo de es­ta ciu­dad siem­pre in­vi­ta a una ex­pe­rien­cia nue­va y emo­cio­nan­te, no im­por­ta si la has vi­si­ta­do an­tes. Re­co­rrer sus va­lio­sos e im­pac­tan­tes mu­seos co­mo el Bri­tish Mu­seum, la Ta­te Mo­dern o la Na­tio­nal Ga­llery, ade­más de sus edi­fi­cios y aba­días, siem­pre se­rá un must, pe­ro tam­bién hay que sa­bo­rear la vi­da que trans­cu­rre en los ba­rrios cos­mo­po­li­tas y bohe­mios de la ciu­dad, co­mo el Soho, Hi­de Park o Chi­na­town, y las inago­ta­bles op­cio­nes de fi­ne-din­ning del West End, ha­cer shop­ping en las tien­das de lu­jo (Ha­rrods o en Ox­ford Street) y mer­ca­dos de antigüedades co­mo el de Por­to­be­llo en Not­ting Hill, o el Cam­den, ver las ga­le­rías de ar­te con­tem­po­rá­neo co­mo la Saatchy, y có­mo no, to­mar un té en el lau­rea­do La­nes­bo­rough en Knights­brid­ge. Lon­dres es una ciu­dad in­fi­ni­ta, una de las ca­pi­ta­les cul­tu­ra­les del mundo y ten­drás to­do el re­co­rri­do de es­te es­pec­ta­cu­lar cru­ce­ro pa­ra pla­near tu vi­si­ta.

Sil­ver­sea sa­be siem­pre có­mo ofre­cer unas va­ca­cio­nes inol­vi­da­bles. Con sus in­te­rio­res de lu­jo, ser­vi­cio ex­cep­cio­nal y ru­tas úni­cas, la mar­ca ha trans­for­ma­do la ma­ne­ra de via­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.