El rinoceronte del de­sier­to

En el ári­do de­sier­to de Na­mi­bia, las con­di­cio­nes de vi­da son ex­tre­mas, la su­per­vi­ven­cia de los ani­ma­les es com­pli­ca­da y di­fe­ren­te a otras áreas más dó­ci­les en Áfri­ca. Ob­ser­var vi­da sal­va­je en un am­bien­te tan ri­gu­ro­so y úni­co es su­ma­men­te in­tere­san­te y esp

Hotbook Magazine - - Índice - www.sa­vet­her­hi­no­trust.org

Mi ex­pe­rien­cia con el rinoceronte ne­gro del de­sier­to, en la re­gión de Ku­ne­ne, don­de hoy se en­cuen­tra la úl­ti­ma po­bla­ción del na­ti­vo “rino sal­va­je” –es de­cir, que no son par­te de una re­ser­va–, fue fas­ci­nan­te y un gran apren­di­za­je. La me­jor for­ma de acer­car­te y ayu­dar a es­te ma­jes­tuo­so ani­mal es a tra­vés de la fun­da­ción Sa­ve The Rhino Trust (STRT), quie­nes lle­van más de trein­ta años in­ves­ti­gan­do y su­per­vi­san­do a es­te au­tén­ti­co so­bre­vi­vien­te del de­sier­to, al que pro­te­gen de la ca­za fur­ti­va y del co­mer­cio ile­gal del cuerno,

prin­ci­pal cau­sa de muer­te del rinoceronte Di­ce­ros bi­cor­nis.

La misión de la STRT es pro­te­ger es­te ani­mal de la ex­tin­ción, ob­je­ti­vo que cuen­ta con la ayu­da de co­mu­ni­da­des lo­ca­les y gru­pos de con­ser­va­ción. La fun­da­ción ade­más ma­ne­ja cua­tro equi­pos de guar­dias y es­pe­cia­lis­tas que pa­tru­llan día y no­che un te­rreno de más de un mi­llón de hec­tá­reas.

En nues­tra vi­si­ta, el agi­ta­do re­co­rri­do en co­che du­ró 10 ho­ras, siem­pre acom­pa­ña­dos de tres

guías del equi­po STRT. En­con­trar es­te ani­mal en un há­bi­tat tan fue­ra de se­rie no es fá­cil, y en un mo­men­to, es­tu­vi­mos a pun­to de dar­nos por ven­ci­dos, ya que las con­di­cio­nes en el de­sier­to eran ca­da vez más ex­tre­mas. Has­ta que, de pron­to, en me­dio de in­men­sas ro­cas ro­jas, lo­gra­mos ver a lo le­jos dos ri­no­ce­ron­tes: una ma­má con su cría.

Ob­ser­var­los en un en­torno que sien­tes de otro pla­ne­ta es com­ple­ta­men­te má­gi­co. Al acer­car­nos, rá­pi­da­men­te cap­ta­ron el olor hu­mano y co­rrie­ron tan rá­pi­do que en se­gun­dos los per­di­mos. Aun­que muy a lo le­jos, pu­di­mos ob­ser­var có­mo la ma­dre es­cu­dó al pe­que­ño rinoceronte y lo pro­te­gió mien­tras co­rrían. Es­te abre­bo­ca nos dio áni­mos pa­ra se­guir ras­trean­do.

Nues­tro si­guien­te en­cuen­tro fue mu­cho más emo­cio­nan­te, en un am­bien­te más có­mo­do y re­la­ja­do, pues se tra­ta­ba de acer­car­se a pie y man­te­ner­se aga­cha­do. Con es­te se­gun­do rino al­can­za­mos una dis­tan­cia de me­nos de vein­te me­tros y nos sen­ta­mos de­trás de unas pie­dras con el viento en con­tra pa­ra que fue­ra más di­fí­cil que el ejem­plar lle­ga­ra a oler­nos. A es­ta dis­tan­cia, se pue­de ob­ser­var las di­fe­ren­cias con ri­no­ce­ron­tes de otras re­gio­nes en su co­lor, piel, ta­ma­ño, etc., pues su for­ma de vi­da es to­tal­men­te di­fe­ren­te y eso se re­fle­ja en su as­pec­to. En reali­dad, to­dos son igual de her­mo­sos e im­pac­tan­tes: con­tem­plar su ta­ma­ño a tan cor­ta dis­tan­cia ha­ce di­fí­cil creer lo que es­tás vi­vien­do, to­ma tiem­po y son mo­men­tos de to­tal sor­pre­sa y ad­mi­ra­ción.

De im­pro­vi­so, el viento cam­bió y el rino nos olió, y le­jos de huir, fue acer­cán­do­se ca­da vez más, de­te­nién­do­se jus­to fren­te a no­so­tros, lo cual no era bue­na noticia por­que quie­re de­cir que nos te­nía en la mi­ra. A unos 15 me­tros, aga­rró ve­lo­ci­dad y co­rrió ha­cia no­so­tros, de­ján­do­nos com­ple­ta­men­te pe­tri­fi­ca­dos. En es­tos ca­sos, los guías y es­pe­cia­lis­tas de STRT sa­ben que lo pro­ce­den­te es co­rrer ha­cia al ani­mal pa­ra in­ti­mi­dar­lo, ha­cien­do su­fi­cien­te rui­do pa­ra que no se acer­que más. Afor­tu­na­da­men­te, así fue: el rinoceronte se ale­jó y re­gre­só a su rutina, lo que nos per­mi­tió re­gre­sar al vehícu­lo.

El mo­men­to fue pu­ra adre­na­li­na y com­ple­ta­men­te fas­ci­nan­te por­que la opor­tu­ni­dad de ad­mi­rar a es­te ani­mal a esa dis­tan­cia es úni­ca en la vi­da. Tam­bién sir­ve pa­ra dar­nos cuen­ta de que el cuerno

por el que es tan per­se­gui­do y ma­sa­cra­do, na­die en es­te mundo lo ne­ce­si­ta más que ellos. En ese mo­men­to, to­mé conciencia de que es­tá en no­so­tros ayu­dar­los. Gra­cias a ese even­to, a la enor­me can­ti­dad de adre­na­li­na y emo­ción, de­ci­dí dar­le una voz y la opor­tu­ni­dad a es­te ani­mal de so­bre­vi­vir a la ca­za de la que es ob­je­to a tra­vés de mi fo­to­gra­fía.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, la so­bre­vi­ven­cia del rinoceronte ha es­ta­do mar­ca­da por pe­rio­dos de gran­des desafíos: en los ochenta, 95% de la po­bla­ción de ri­no­ce­ron­tes en Áfri­ca mu­rió a cau­sa de ca­za fur­ti­va. So­lo 80 so­bre­vi­vie­ron en es­ta re­gión de Na­mi­bia. Se lo­gró con­tro­lar la ca­ce­ría y au­men­tar la po­bla­ción por un tiem­po, has­ta ha­ce po­cos años, cuan­do el nú­me­ro de ri­nos muer­tos por es­tas causas fue au­men­tan­do, al­can­zan­do ci­fras de te­rror. A pe­sar de mu­chos es­fuer­zos, el co­mer­cio ile­gal del cuerno es lo que man­tie­ne la ca­za fur­ti­va, por lo que en 2014, STRT tu­vo que to­mar de­ci­sio­nes drás­ti­cas pa­ra sal­var a es­te in­creí­ble ani­mal: vo­la­ron a re­gio­nes re­mo­tas di­fí­ci­les de mo­ni­to­rear, don­de ha­bían en­con­tra­do va­rios ca­dá­ve­res de ri­nos mu­ti­la­dos, y to­ma­ron la de­ci­sión de des­cor­nar a los ri­no­ce­ron­tes vi­vos. Es­to quie­re de­cir que re­ti­ran la par­te su­pe­rior del cuerno pa­ra que no le sir­va al co­mer­cio ile­gal. Es, sin du­da, una di­rec­ción muy fuer­te que to­mar, pe­ro ha ayu­da­do a de­te­ner la ca­za fur­ti­va de es­te inocen­te ani­mal.

Si es­ta ma­si­va ca­ce­ría no es de­te­ni­da con ur­gen­cia, en me­nos de 40 años el rinoceronte ya no se­rá un ani­mal en pe­li­gro, sino un ani­mal en to­tal ex­tin­ción y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes ja­más ten­drán la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo vi­vo en su há­bi­tat natural.

Los ani­ma­les de nues­tro pla­ne­ta en­fren­tan enor­mes re­tos, mu­chos cau­sa­dos por el ser hu­mano –el gran des­truc­tor–, pe­ro en al­gu­nos ca­sos po­si­bles de re­ver­tir, tam­bién gra­cias al ser hu­mano que pue­de tras­mu­tar­se en el gran re­den­tor.

Con nues­tra ayu­da, fun­da­cio­nes co­mo STRT con­ti­nua­rán rea­li­zan­do un enor­me es­fuer­zo y tra­ba­jo pa­ra lo­grar ase­gu­rar­le un fu­tu­ro al rinoceronte en nues­tro pla­ne­ta. Los in­vi­to a vi­si­tar su pá­gi­na y apo­yar la cau­sa. To­dos jun­tos po­de­mos pro­mo­ver el cam­bio.

Tex­to y fo­tos por: DA­NIE­LA CÓR­DO­VA Es can­cu­nen­se de na­ci­mien­to, pe­ro ac­tual­men­te vi­ve en­tre Mia­mi y Mé­xi­co.tie­ne una gran in­quie­tud por el cons­tan­te mo­vi­mien­to y es ex­plo­ra­do­ra del co­ra­zón. Via­jar y to­mar fo­tos le apa­sio­na, pe­ro co­no­cer el mundo, co­lec­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.