Die­ta ba­ja en emi­sio­nes

Sa­be­mos que el uso de ser­vi­cios co­mo el trans­por­te, la elec­tri­ci­dad y el agua, con­ta­mi­na. Pe­ro ¿sa­be­mos cuán­to con­ta­mi­na­mos pa­ra co­mer? ¿Y si nos di­je­ran que es una de las in­dus­trias que más ge­ne­ra emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y con­tri­bu­ye a l

Hotbook Magazine - - Índice - Fuen­tes http://www.wwf.es/?41380/wwf-aler­ta-de-que-el-sis­te­ma-ali­men­ta­rio-es-la­prin­ci­pal-cau­sa-de-de­gra­da­cin-am­bien­tal http://nu­tri­tions­tu­dies.org/ https://www.scien­ti­fi­ca­me­ri­can.com/ ar­ti­cle/how-bad-of-a-green­hou­se-gas-is­met­ha­ne/ http://hotbook.com.mx/de

El sis­te­ma ali­men­ta­rio ac­tual es in­sos­te­ni­ble, se­gún el in­for­me “Pla­ne­ta Vi­vo” de 2016, pu­bli­ca­do por la WWF. “Ca­si el 80% de los te­rre­nos agrí­co­las se des­ti­na al ga­na­do pa­ra pro­du­cir car­ne y lác­teos. Sin em­bar­go, es­tos pro­duc­tos ani­ma­les su­mi­nis­tran ape­nas el 33% de las pro­teí­nas que con­su­men los se­res hu­ma­nos en el mundo”.

El in­for­me tam­bién sos­tie­ne que “la agri­cul­tu­ra ocu­pa el 34% del área de tie­rra del Pla­ne­ta, es res­pon­sa­ble del 69% de las ex­trac­cio­nes de agua dul­ce y, jun­to con el res­to del sis­te­ma ali­men­ta­rio, ge­ne­ra ca­si la ter­ce­ra par­te de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro”.

Es­tá en no­so­tros de­ci­dir si lo que co­me­mos re­fle­ja el mundo en el que que­re­mos vi­vir. ¿Es­ta­ría­mos dis­pues­tos a cam­biar nues­tros há­bi­tos y ha­cer una die­ta ba­ja en emi­sio­nes?

Cuan­do ha­bla­mos de cam­biar la die­ta, no es tan sen­ci­llo co­mo ha­blar de cam­biar el me­dio de trans­por­te, o el foco de la co­ci­na: ha­bla­mos de un há­bi­to que es­tá vin­cu­la­do con nues­tra sa­lud.

La co­mi­da no so­lo re­pre­sen­ta nues­tro com­bus­ti­ble: es­tá re­la­cio­na­da con nues­tra his­to­ria, nues­tras raí­ces, las emo­cio­nes que des­pier­ta, lo que es­tá dis­po­ni­ble en el mer­ca­do, el tiem­po del que dis­po­ne­mos pa­ra ali­men­tar­nos, el va­lor del ali­men­to y has­ta el es­ta­tus so­cial.

To­das es­tas va­ria­bles ha­cen que sea di­fí­cil abor­dar el te­ma de la co­mi­da. ¿Cuál es la die­ta co­rrec­ta? ¿De dónde ob­ten­go to­dos los nu­trien­tes? ¿Qué pro­duc­tos son bue­nos o ma­los? ¿Qué es un su­per­food? En­tre otras.

Du­ran­te más de 40 años, T. Co­lin Camp­bell y su equi­po se han de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción de la nu­tri­ción y sus efec­tos en el cuer­po hu­mano. Ac­tual­men­te, di­ri­ge el Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra la Nu­tri­ción, don­de pro­mue­ve una die­ta ba­sa­da en plan­tas, ali­men­tos en­te­ros y ba­ja en gra­sas. Una die­ta que no so­lo es bue­na pa­ra la sa­lud, sino tam­bién pa­ra el me­dio am­bien­te.

La si­tua­ción am­bien­tal sue­na muy preo­cu­pan­te, y lo es, pe­ro la bue­na noticia es que po­de­mos em­pe­zar a cam­biar nues­tros há­bi­tos y con ello fa­vo­re­cer el desa­rro­llo del pla­ne­ta e in­clu­so me­jo­rar nues­tra pro­pia sa­lud.

A con­ti­nua­ción al­gu­nos con­se­jos pa­ra pro­bar una die­ta ba­ja en emi­sio­nes.

COM­PRA LO QUE TE VA­YAS A CO­MER Y LO QUE TE SOBRE ¡HAZ­LO COM­POS­TA!

“To­do el tiem­po de­be­ría­mos acor­dar­nos que de­trás de un pro­duc­to, hay un pro­duc­tor, y que cuan­do des­per­di­cia­mos una man­za­na, es el tra­ba­jo del pro­duc­tor que se va a la ba­su­ra,” nos com­par­te Bruno Pi­son, ex­per­to en ali­men­ta­ción sus­ten­ta­ble. “Un ci­clo nor­mal de una man­za­na co­mien­za en el ár­bol del pro­duc­tor. Des­pués, se co­se­cha, se trans­por­ta, y se con­su­me. Las cás­ca­ras de­be­rían re­gre­sar a la tie­rra ha­cien­do com­pos­ta, y así, se abo­na la tie­rra, pa­ra que crez­ca un nue­vo ár­bol de man­za­na” ex­pli­ca Pi­son.

La co­mi­da que des­per­di­cia­mos ge­ne­ra emi­sio­nes de me­tano que se li­be­ran a la at­mós­fe­ra. Mu­cha de la ma­te­ria or­gá­ni­ca ter­mi­na en ver­te­de­ros no con­tro­la­dos don­de ocu­rre una len­ta des­com­po­si­ción anae­ró­bi­ca que li­be­ra me­tano, un gas de efec­to in­ver­na­de­ro que pue­de lle­gar a ser has­ta 86 ve­ces más po­ten­te que el dió­xi­do de car­bono, se­gún el Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de Cam­bio Cli­má­ti­co (PICC).

CON­SU­ME ALI­MEN­TOS LO­CA­LES Y DE TEM­PO­RA­DA

Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a te­ner a nues­tro al­can­ce co­mi­da que pro­vie­ne de to­do el mundo, sin to­mar en cuen­ta la tem­po­ra­da. Es un lu­jo y una ven­ta­ja, pe­ro al mis­mo tiem­po, tie­ne cos­tos al­tí­si­mos. Co­mer los ali­men­tos de tem­po­ra­da y dis­po­ni­bles en la re­gión re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te nues­tra hue­lla de car­bono.

Tam­bién sig­ni­fi­ca que es más pro­ba­ble que es­tés co­mien­do ali­men­tos en­te­ros, no pro­ce­sa­dos, más fres­cos, ri­cos e in­clu­so más nu­tri­ti­vos que la co­mi­da ele­gi­da en fun­ción de su ca­pa­ci­dad pa­ra so­por­tar el trans­por­te de lar­ga dis­tan­cia.

Los ali­men­tos lo­ca­les no ne­ce­sa­ria­men­te con­ta­mi­nan me­nos (ori­gen ani­mal vs ori­gen ve­ge­tal), pe­ro es­tar cons­cien­tes de las tem­po­ra­das sí sig­ni­fi­ca que se es­tá par­ti­ci­pan­do en el sis­te­ma ali­men­ta­rio de una ma­ne­ra ac­ti­va, al con­si­de­rar el lu­gar de don­de pro­vie­ne nues­tra co­mi­da.

RE­DU­CE EL CON­SU­MO DE PRO­DUC­TOS DE ORI­GEN ANI­MAL

El sec­tor ga­na­de­ro es el que ge­ne­ra más ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro: un 18% más de dió­xi­do de car­bono que el sec­tor de trans­por­te. Tam­bién es una de las prin­ci­pa­les causas del cam­bio cli­má­ti­co, de­gra­da­ción de las tie­rras, deforestación, con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, agua, y pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, se­gún el in­for­me “Li­ves­tock’s Long Sha­dow” de la FAO.

To­do el ga­na­do tie­ne una hue­lla de car­bono, pe­ro los ani­ma­les ru­mian­tes (ga­na­do, ca­bra, ove­ja, bi­son­te) li­be­ran la ma­yor par­te de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Los ru­mian­tes tie­nen un sis­te­ma di­ges­ti­vo úni­co que cons­tan­te­men­te ge­ne­ra me­tano.

La car­ne tam­bién es­tá aso­cia­da a las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro gra­cias a la pro­duc­ción de los cul­ti­vos uti­li­za­dos pa­ra la ali­men­ta­ción ani­mal, su de­pen­den­cia del agua, así co­mo la deforestación y el uso del sue­lo. Den­tro de es­te sec­tor, se in­clu­ye tan­to el ga­na­do pa­ra el con­su­mo de car­ne co­mo el ga­na­do pa­ra la pro­duc­ción de lác­teos.

Haz el es­fuer­zo de uti­li­zar el ali­men­to que tie­nes an­tes de com­prar más.

En­cuen­tra ma­ne­ras crea­ti­vas de apro­ve­char los ali­men­tos ma­du­ros: con­ge­la fru­tas, uti­lí­za­las en ju­gos, smoot­hies, pan­qués.

Cuan­do sal­gas a co­mer, pi­de so­lo lo que vas a co­mer y lo que sobre pa­ra lle­var.

Com­pra una ca­ja de lom­bri­com­pos­ta. Pue­des ha­cer la com­pos­ta en ca­sa, investigar sobre cen­tros de com­pos­ta­je en tu zo­na o su­mar­te a al­gún pro­gra­ma de re­co­lec­ción y tra­ta­mien­to de re­si­duos or­gá­ni­cos.

Lee el ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en nues­tra edi­ción an­te­rior “De desechos a re­cur­sos”, en don­de ex­pli­ca­mos có­mo ha­cer tu pro­pia com­pos­ta.

Apren­de sobre los ali­men­tos que cre­cen en tu re­gión y cuán­do, e in­cor­po­ra es­tos ali­men­tos en tu me­nú.

Vi­si­ta los mer­ca­dos lo­ca­les y com­pra las fru­tas y ver­du­ras que los agri­cul­to­res es­tán ven­dien­do.

Acér­ca­te a huer­tos lo­ca­les y ha­bla con los huer­te­ros, ellos te sa­brán acon­se­jar y ¡po­drás in­clu­so co­se­char tus hor­ta­li­zas en al­guno de ellos!

Pue­des em­pe­zar por un lu­nes sin car­ne ni lác­teos e ir su­man­do más días a la se­ma­na. Es­ta die­ta se­rá fa­vo­ra­ble pa­ra el me­dio am­bien­te, pa­ra tu cuer­po y pa­ra los ani­ma­les de la in­dus­tria ga­na­de­ra.

Cuan­do sal­gas a co­mer, op­ta por me­nús a ba­se de plan­tas, no la sim­ple en­sa­la­da, sino pla­ti­llos lle­nos de nu­trien­tes.

Ex­pe­ri­men­ta en ca­sa, des­de com­prar ve­ge­ta­les en el su­per­mer­ca­do que nun­ca sue­les ad­qui­rir has­ta com­prar­te un li­bro de co­ci­na ba­sa­do en plan­tas.

Si real­men­te es­tás in­tere­sa­do en op­tar por un ca­mino de una die­ta ba­sa­da en plan­tas, ase­só­ra­te con un nu­trió­lo­go o al­gu­na per­so­na cer­ti­fi­ca­da.

Con­sul­ta el Cen­tro de Es­tu­dios de Nu­tri­ción de T. Co­lin Camp­bell, el Cen­tro de Es­tu­dios de Nu­tri­ción de Neil Bar­nard y la pá­gi­na del do­cu­men­tal Forks Over Kni­ves.

COM­PRA OR­GÁ­NI­CO Y EVI­TA ALI­MEN­TOS PRO­CE­SA­DOS

Te­ne­mos ten­den­cia a caer en el “pac­ka­ging”, es­to es, enamo­rar­nos de los em­pa­ques más de lo que traen den­tro. Los ali­men­tos que sue­len ve­nir en em­pa­que son los pro­ce­sa­dos, aque­llos que tu­vie­ron que pa­sar por va­rios pro­ce­sos in­dus­tria­les pa­ra lle­gar a su es­ta­dio fi­nal.

Es­tos pro­ce­sos im­pli­can un gas­to de ener­gía y a su vez, si son ali­men­tos, sue­len ser pro­duc­tos po­bres en nu­trien­tes y ri­cos en ca­lo­rías. El pro­ce­sa­mien­to más el em­pa­que im­pli­can un gran au­men­to de emi­sio­nes de car­bono de ese pro­duc­to.

En el 2015, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­lud ava­ló el es­tu­dio “Eu­ro­pean Co­de against Can­cer 4th Edi­tion: Diet and Cán­cer” pu­bli­ca­do por la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción sobre el Cán­cer (AIIC), que in­di­ca que el con­su­mo de em­bu­ti­dos y de car­ne ro­ja au­men­ta el ries­go de desa­rro­llo de cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas en los se­res hu­ma­nos. En al­gu­nos paí­ses co­mo Aus­tra­lia, el se­gu­ro de sa­lud pa­ra ve­ge­ta­ria­nos es un 20% más barato, por­que se­gún es­tu­dios, los ve­ge­ta­ria­nos tien­den a te­ner una ex­pec­ta­ti­va de vi­da ma­yor y a pa­de­cer de me­nor en­fer­me­da­des cró­ni­cas. “Te­ne­mos que em­pe­zar a pen­sar en qué le es­ta­mos ha­cien­do al pla­ne­ta con nues­tros há­bi­tos de con­su­mo. No so­lo hay que ha­cer­lo por una cues­tión de sa­lud: es tam­bién pa­ra re­du­cir el im­pac­to am­bien­tal y pro­te­ger nues­tros eco­sis­te­mas”, ad­mi­tió en en­tre­vis­ta Johan Rocks­tröm, pro­fe­sor de Cien­cia Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo.

Sa­be­mos que es di­fí­cil, vi­vi­mos en la era de lo in­me­dia­to, que­re­mos to­do y lo que­re­mos aho­ra. Sin em­bar­go, pue­de que lo más ur­gen­te que es­te­mos vi­vien­do es el de­te­rio­ro de nues­tra sa­lud y la ace­le­ra­ción del cam­bio cli­má­ti­co.

Cuan­do con­su­mi­mos vo­ta­mos. Ca­da vez que com­pra­mos algo es­ta­mos vo­tan­do por ese pro­duc­to, por lo que con­tie­ne y nos apor­ta y por to­do lo que im­pli­có pa­ra que lle­gue a no­so­tros. Es­ta­mos apro­ban­do que se si­ga pro­du­cien­do de esa ma­ne­ra. To­dos los días, en ca­da ac­ción, nues­tro vo­to tie­ne un im­pac­to. Y cuan­do su­ma­mos to­dos los vo­tos que to­dos ha­ce­mos ca­da día, es­ta­mos cons­tru­yen­do el mundo en el que que­re­mos vi­vir.

Op­ta por ali­men­tos en­te­ros co­mo fru­tas y nue­ces pa­ra snacks en vez de dul­ces pro­ce­sa­dos, y en lu­gar de pa­pas fri­tas, pue­des co­mer za­naho­rias y hum­mus, jí­ca­ma, pe­pino y za­naho­ria con chi­le, etc.

Co­ci­na tus ali­men­tos des­de ce­ro, se­rá más tra­ba­jo, pe­ro es tan­to un aho­rro eco­nó­mi­co pa­ra ti co­mo un aho­rro de emi­sio­nes pa­ra el pla­ne­ta. En vez de com­prar el hum­mus pre­pá­ra­lo tú, en vez de com­prar “za­naho­rias baby” com­pra za­naho­rias nor­ma­les y cór­ta­las en pe­da­ci­tos tú.

Eli­je la al­ter­na­ti­va me­nos pro­ce­sa­da, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de gra­nos. Por ejem­plo, el arroz in­te­gral no se pro­ce­sa; en cam­bio, el arroz blan­co se ha pro­ce­sa­do pa­ra qui­tar el sal­va­do nu­tri­ti­vo.

Si vas a co­mer pro­ce­sa­do, eli­je pro­duc­tos con la me­nor can­ti­dad de in­gre­dien­tes, por ejem­plo, un cho­co­la­te que con­ten­ga no más que ca­cao, man­te­qui­lla de ca­cao y azú­car. Sin quí­mi­cos ni agre­ga­dos se­rá me­jor pa­ra tu sa­lud y pa­ra el me­dio am­bien­te.

Com­pra a gra­nel, lle­va tus re­ci­pien­tes y aho­rra tam­bién las bol­sas y los en­va­ses.

Tex­to por: Flo­ren­cia Ga­llino y Mo­ni­ca La­fon Fo­tos por: Ale­jan­dra Quin­ta­na y Archivo Si­to­pia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.