Héc­tor Es­ra­we

HOTS­HOT BY

Hotbook Magazine - - Índice - GUI­LLER­MO KAH­LO

Gui­ller­mo Kah­lo Photo

gkah­los­tu­dio@gmail.com

Re­cien­te­men­te, co­men­zó un proyecto lla­ma­do Ewe, que tie­ne co­mo fi­na­li­dad tra­ba­jar con la des­tre­za ar­te­sa­nal, es de­cir, ha­cer pie­zas de edi­ción li­mi­ta­da con gran­des maes­tros ar­te­sa­nos de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas. De es­ta ma­ne­ra, Héc­tor Es­ra­we bus­ca di­ver­si­fi­car­se en di­ver­sas áreas.

El me­xi­cano ex­pli­có que su in­quie­tud por crear res­pon­día pro­ba­ble­men­te a mu­chas dis­ci­pli­nas, “te­nía un po­co de re­la­ción con la ar­qui­tec­tu­ra, con la tec­no­lo­gía, el ob­je­to y un in­te­rés que he te­ni­do to­da la vi­da en el ar­te; una pro­fe­sión que de nin­gu­na ma­ne­ra las in­te­gra to­das, pe­ro que de al­gu­na for­ma dia­lo­ga con to­das ellas”.

Es­ra­we es tam­bién con­fe­ren­cis­ta y ta­lle­ris­ta al­re­de­dor del mundo, en des­ti­nos co­mo Lon­dres y Nue­va York. Ha si­do me­re­ce­dor de pres­ti­gio­sos re­co­no­ci­mien­tos co­mo el Pre­mio Quó­rum en 1999 y el IIDA por sus 15 años de ex­ce­len­cia en su tra­yec­to­ria. Pa­ra Es­ra­we, la for­ma y la fun­ción son una so­la co­sa, pues la for­ma es el re­sul­ta­do natural de una fun­ción eje­cu­ta­da co­rrec­ta­men­te.

Un ele­men­to cla­ve, se­gún nos ex­pli­ca, es la ho­nes­ti­dad con uno mis­mo, “Mien­tras más tiem­po pa­sa, más en­tien­do la re­la­ción di­rec­ta del di­se­ño con el con­tex­to es­pe­cí­fi­co, con la ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca”. Es de­cir, se en­fo­ca

en la ne­ce­si­dad pa­ra lue­go, rea­li­zar un ob­je­to que la cu­bra. Par­te ele­men­tal de esa ho­nes­ti­dad es el diá­lo­go en­tre el di­se­ño y la ne­ce­si­dad, a tra­vés de di­ver­sos ca­na­les de ex­pre­sión. Héc­tor Es­ra­we sos­tie­ne que no cree en el es­ti­lo, no cree en re­pe­tir­se y no cree en te­ner un so­lo len­gua­je, por el con­tra­rio, pien­sa que ca­da proyecto, y más en in­te­rio­ris­mo, dia­lo­ga con un con­tex­to y una ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca, lo que even­tual­men­te se tra­du­ce en aten­der sus ideas par­ti­cu­la­res. Por lo tan­to, el buen di­se­ño pri­me­ro re­suel­ve, pri­me­ro dia­lo­ga y te lle­va na­tu­ral­men­te a ex­pre­sar. En al­gún mo­men­to to­do em­pe­za­ba al re­vés.

Es­ra­we y su equi­po tra­zan una ru­ta de ac­ción lue­go de una ar­dua in­ves­ti­ga­ción en la que es­tu­dian las coor­de­na­das de ha­cia don­de pue­de ir el proyecto. “Co­men­za­mos a di­se­ñar o a ex­pre­sar ese diag­nós­ti­co en una so­lu­ción y en una ex­pre­sión; si el eje de un di­se­ño se vuel­ve la ex­pre­sión, se de­jan mu­chas otras co­sas fue­ra, se omi­ten va­lo­res y la ra­zón por la que lo es­tás ha­cien­do, se vuel­ve un ob­je­to que pue­de ser es­té­ril pa­ra mu­cha gen­te”.

Se­gún el di­se­ña­dor, su ru­bro en Mé­xi­co to­da­vía es “epi­dér­mi­co”, in­sis­te en que “no hay un mo­vi­mien­to con­so­li­da­do al­re­de­dor del di­se­ño. Fal­ta mu­cho, fal­ta crí­ti­ca, fal­tan ins­ti­tu­cio­nes que lo so­por­ten. No po­de­mos sen­tar­nos a ce­le­brar que ya so­mos una cultura que se mue­ve al­re­de­dor del di­se­ño”. Opina que la so­lu­ción pa­ra que se pro­fun­di­ce el di­se­ño en Mé­xi­co se­ría te­ner po­lí­ti­cas pú­bli­cas al­re­de­dor de la dis­ci­pli­na –que ya se es­tán co­men­zan­do a ges­tio­nar–, ten­dría que ha­ber in­cen­ti­vos pa­ra in­ver­tir en el desa­rro­llo y tam­bién, de­be­ría de ha­ber un víncu­lo en­tre in­dus­trias crea­ti­vas y diseñadores. “Los in­gre­dien­tes es­tán, es un pro­ce­so que tie­ne que ser orien­ta­do y ma­du­ra­do, lo que no pa­sa ni en dos ni en cin­co años; es un pro­ce­so vi­vo”, con­clu­ye.

La ela­bo­ra­ción del diá­lo­go pa­ra aten­der una ne­ce­si­dad va li­ga­da a una me­to­do­lo­gía crea­da en su es­tu­dio y que es­tá ba­sa­da en la mul­ti-dis­ci­pli­na y en la co­la­bo­ra­ción. Pa­ra sus pró­xi­mos pro­yec­tos él “ya no es el sas­tre”, sino el di­rec­tor de or­ques­ta: “Creo más en mu­chas ca­be­zas, ge­ne­ran­do una so­lu­ción que en el in­di­vi­duo, ar­tis­ta, ge­nio”.

www.es­ra­we.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.