De tem­po­ra­da

DE TEM­PO­RA­DA

Hotbook Magazine - - Índice - Ig­na­cio Ur­qui­za

Mis imá­ge­nes son re­fle­jo de un tra­ba­jo in­te­lec­tual, siem­pre ma­tu­tino. Sur­gen de ese sub­cons­cien­te pu­ro, cuan­do es­toy ape­nas des­per­tan­do, an­tes de que cual­quier con­ta­mi­na­ción co­ti­dia­na o co­mu­ni­ca­ción con otros, in­va­da mi men­te y mi es­pí­ri­tu. Lle­gan de ma­ne­ra anár­qui­ca, sin pe­dir per­mi­so, y se es­ta­cio­nan co­mo una im­pre­sión de la reali­dad, vis­ta con sus co­lo­res, fon­dos, som­bras y con­tras­tes. Se ar­chi­van en al­gu­na par­te de mi ce­re­bro, que no sé dónde que­da, pe­ro pue­do re­cu­rrir a es­tas “uni­da­des ima­gi­na­ti­vas” cuan­do quie­ro y ahí siem­pre es­tán, exi­gien­do que las re­pro­duz­ca cuan­to an­tes con mi cá­ma­ra.

En De Tem­po­ra­da no pre­ten­do ha­cer un ar­te con­tem­po­rá­neo pre­ten­cio­so, al con­tra­rio, lo que pre­sen­to es un ho­me­na­je hu­mil­de, con amor, con res­pe­to y lleno de ad­mi­ra­ción ha­cia la na­tu­ra­le­za –in­to­ca­da e inal­te­ra­da– efí­me­ra, si­len­cio­sa, con im­per­fec­cio­nes, li­bre de las mutaciones y ma­ni­pu­la­cio­nes de la tec­no­lo­gía y la cien­cia.

Es­ta se­rie de in­gre­dien­tes, que es­tán a nues­tro al­can­ce dia­rio, son pa­que­tes de con­te­ni­do es­té­ti­co in­he­ren­te, có­di­gos ar­tís­ti­cos com­bi­nan­do co­lor, for­ma, y tex­tu­ra. El di­se­ño de una nuez ín­te­gra, su mor­fo­lo­gía adap­ta­da a su cáscara, su mo­no­cro­mía; la pi­taha­ya silvestre con se­mi­llas ne­gras en­te­rra­das en car­ne blan­ca y su cáscara de co­lor ro­sa me­xi­cano con de­ta­lles es­po­rá­di­cos ver­des, ele­men­tos en per­fec­to ba­lan­ce cro­má­ti­co.

Es con es­pe­ran­za que com­par­to es­tas imá­ge­nes, con el de­seo de pro­mo­ver es­ta sen­si­bi­li­dad y apre­cia­ción. Con an­he­lo de in­ci­tar en el ob­ser­va­dor el asom­bro y la fas­ci­na­ción que sien­to ha­cia la crea­ción de la que to­dos so­mos par­tí­ci­pes.

A ajo

Se cree que fue des­cu­bier­to en los paí­ses de Asia Cen­tral, pe­ro que pri­me­ro fue usado en la In­dia y el An­ti­guo Egip­to co­mo re­me­dio natural pa­ra tra­tar úl­ce­ras, do­lor de oí­dos y neu­tra­li­zar al­gu­nos ve­ne­nos. Los ha­bi­tan­tes ri­be­re­ños del Me­di­te­rrá­neo no lo usa­ban, ya que las iglesias ve­ta­ban a las per­so­nas que lo ha­bían con­su­mi­do por el mal alien­to que cau­sa­ba. No fue has­ta prin­ci­pios del si­glo III que el ajo em­pe­zó a for­mar par­te de la die­ta co­ti­dia­na pa­ra sa­zo­nar los ali­men­tos ya que era con­si­de­ra­do un ali­men­to ener­gé­ti­co y an­ti­sép­ti­co. Aho­ra se ha con­ver­ti­do en un in­gre­dien­te esen­cial pa­ra dar­le sa­zón a los prin­ci­pa­les pla­ti­llos al­re­de­dor del mundo.

B be­ta­bel

Du­ran­te las guerras na­po­leó­ni­cas, Bo­na­par­te plan­tó al­re­de­dor de 70,000 acres de be­ta­bel pa­ra pro­du­cir azú­car de es­ta plan­ta, de­bi­do a la es­ca­sez que ha­bía por los blo­queos du­ran­te el con­flic­to. Des­de en­ton­ces, el be­ta­bel ha si­do usado al­re­de­dor del mundo co­mo un en­dul­zan­te. Con­tie­ne vi­ta­mi­na C, mag­ne­sio y fo­la­to que ayu­dan a man­te­ner y crear cé­lu­las de DNA y RNA, y a prevenir la anemia. Muy po­cas fru­tas y ver­du­ras tie­nen tinte azul en su com­po­si­ción cro­má­ti­ca, y por lo mis­mo, el be­ta­bel no siem­pre es ob­je­to de an­to­jos. Sin em­bar­go, el be­ta­bel pue­de co­mer­se de un sin­fín de ma­ne­ras: en en­sa­la­da, pu­ré, co­ci­dos, so­pa etc., siem­pre apor­tan­do el sabor fres­co que lo de­fi­ne.

C ca­cao

Es­te es uno de los in­gre­dien­tes más ex­qui­si­tos y uti­li­za­dos al­re­de­dor del mundo. El ca­cao es de ori­gen ama­zó­ni­co, sin em­bar­go, sin em­bar­go, el mundo le de­be a Mé­xi­cou­na de­li­cio­sa crea­ción he­cha con ba­se en es­ta se­mi­lla: el cho­co­la­te. Más ade­lan­te, con la co­lo­ni­za­ción de Amé­ri­ca se da a co­no­cer en los paí­ses eu­ro­peos y se con­vier­te en una be­bi­da acep­ta­da por la so­cie­dad des­pués de que mo­di­fi­can un po­co la re­ce­ta agre­gán­do­le azú­car de ca­ña y ca­ne­la. Hoy en día, el ca­cao es uti­li­za­do de mu­chí­si­mas ma­ne­ras en la co­ci­na, y ade­más de ser de­li­cio­so, tie­ne be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud, ya que ayu­da a re­du­cir el es­trés y es­ti­mu­la el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral con un efec­to pro­lon­ga­do. En su ver­sión fres­ca, el ca­cao tie­ne una pul­pa que cu­bre las se­mi­llas, muy pa­re­ci­da a la gua­ná­ba­na, con un sabor agri­dul­ce y tie­ne una tex­tu­ra sua­ve.

D do­ra­do

El pez do­ra­do se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te en to­do el pla­ne­ta, por lo que ca­da re­gión lo nom­bra di­fe­ren­te. En Es­pa­ña le di­cen lam­pu­ga, en Es­ta­dos Uni­dos dolp­hin, en Ha­wai mahi mahi, que sig­ni­fi­ca ‘pez ma­cho’ y así se le va cam­bian­do el nom­bre en ca­da lu­gar. En Mé­xi­co se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en Ba­ja Ca­li­for­nia y el Gol­fo de Mé­xi­co y es muy co­di­cia­do por su ta­ma­ño y ca­li­dad que ha­cen que ten­ga un sabor inigua­la­ble. Ade­más de su de­li­cio­so sabor, es ba­jo en gra­sas, ba­jo en mer­cu­rio y con­tie­ne vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, ayu­dan­do a quien lo con­su­me a man­te­ner una die­ta sa­lu­da­ble y ba­lan­cea­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.