Dr. Son­ri­sas

LA FE­LI­CI­DAD ES LA ME­JOR ME­DI­CI­NA

Hotbook Magazine - - Índice - Fo­tos cortesía de Dr. Son­ri­sas

Con el le­ma de que la fe­li­ci­dad es la me­jor me­di­ci­na, sur­ge Dr. Son­ri­sas, fun­da­ción que tra­ba­ja con ni­ños que su­fren de en­fer­me­da­des cró­ni­cas o ter­mi­na­les co­mo cán­cer, VIH si­da, fi­bro­sis quís­ti­ca, in­su­fi­cien­cia re­nal, en­tre otros pa­de­ci­mien­tos. La ale­gría y la di­ver­sión son los in­gre­dien­tes bá­si­cos que la fun­da­ción les lle­va, ade­más de ayu­dar tan­to a los ni­ños co­mo a sus fa­mi­lia­res a ge­ne­rar cons­cien­cia so­cial y em­pa­tía ha­cia las per­so­nas que los ro­dean o las que co­no­cen o par­ti­ci­pan en el proyecto.

An­drés Martínez, fun­da­dor de Dr. Son­ri­sas, in­sis­te en que, con­tra­rio a lo que pen­sa­mos, no so­mos no­so­tros los que ayu­da­mos a los ni­ños, son ellos los que nos ayu­dan, a tra­vés del sen­ti­mien­to de em­pa­tía que ge­ne­ran. An­drés com­pren­dió el po­der de una son­ri­sa, des­de la pri­me­ra vez que vi­si­tó un asilo, mien­tras es­tu­dia­ba en la pre­pa­ra­to­ria. A par­tir de en­ton­ces, ha tra­ta­do de ha­cer lo mis­mo con ni­ños, ya que con ellos siem­pre ha sen­ti­do una co­ne­xión im­por­tan­te.

La misión de la fun­da­ción, des­de su ini­cio, es re­pre­sen­tar un so­por­te pa­ra es­tos ni­ños y sus fa­mi­lias, in­ten­tan­do en la me­di­da de lo posible,

que la caí­da por la en­fer­me­dad no sea tan du­ra. La fun­da­ción lle­va ya 15 años vi­si­tan­do hos­pi­ta­les, ju­gan­do y cum­plien­do los sue­ños de los pe­que­ños, en to­da la na­ción e in­clu­so, en al­gu­nos paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo Pe­rú, Gua­te­ma­la, Co­lom­bia, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, El Sal­va­dor y pró­xi­ma­men­te en Ve­ne­zue­la. Hoy en día, cuen­tan con apro­xi­ma­da­men­te 60 mil vo­lun­ta­rios en 23 lu­ga­res de Mé­xi­co que ac­ti­va­men­te cam­bian la vi­da de es­tos ni­ños.

Es­tá com­pro­ba­do que la ale­gría au­men­ta la es­pe­ran­za de vi­da pa­ra es­tos ni­ños. Cuan­do un ni­ño es­tá mo­ti­va­do a se­guir vi­vien­do, su diag­nós­ti­co pue­de

ofre­cer un me­jor pa­no­ra­ma. An­drés nos cuen­ta que tie­nen ca­sos de ni­ños en cui­da­dos pa­lia­ti­vos – mé­di­ca­men­te desahu­cia­dos, con los que pa­ran el tra­ta­mien­to pa­ra po­ner­les mor­fi­na u oxí­geno y lo­grar así que su muer­te sea me­nos do­lo­ro­sa– que des­pués de cum­plir sus sue­ños con el pro­gra­ma de Dr. Son­ri­sas, sin ex­pli­ca­ción mé­di­ca, han me­jo­ra­do al gra­do de re­to­mar el tra­ta­mien­to. Exis­ten son­ri­sas que sal­van.

Dr. Son­ri­sas ac­tual­men­te cuen­ta con cua­tro pro­gra­mas es­pe­cia­li­za­dos: El tren de los sue­ños, Cum­plien­do sue­ños, Día de la son­ri­sa, Son­ri­sas a do­mi­ci­lio, Ar­man­do son­ri­sas.

El Tren de los sue­ños sa­ca a los ni­ños de los hos­pi­ta­les una vez a la se­ma­na, con el fin de brin­dar­les, por un día, un es­ca­pe. Lle­var­los a lu­ga­res re­crea­ti­vos co­mo el zoo­ló­gi­co, un par­ti­do de fút­bol, al ci­ne, al par­que de di­ver­sio­nes y a otras ac­ti­vi­da­des, tie­ne un efec­to im­por­tan­te en el es­ta­do aními­co de es­tos ni­ños, ya que con la en­fer­me­dad, de­jan de ser ni­ños pa­ra con­ver­tir­se en pa­cien­tes. De­jan de ha­cer las ac­ti­vi­da­des nor­ma­les de un ni­ño y en mu­chos ca­sos caen en de­pre­sión por­que no ha­cen otra co­sa más que tra­tar su en­fer­me­dad. Con es­te pro­gra­ma, se les de­vuel­ve por un día, al me­nos, su con­di­ción de ni­ños.

Cum­plien­do sue­ños es un pro­gra­ma que im­pli­ca to­do un pro­ce­so. El vo­lun­ta­rio de­be­rá co­nec­tar con el ni­ño pri­me­ro pa­ra que es­te ten­ga la con­fian­za de re­ve­lar­le sus más gran­des sue­ños. Una vez que se co­no­cen las as­pi­ra­cio­nes de los pe­que­ños, el equi­po de Dr. Son­ri­sas une sus es­fuer­zos pa­ra cum­plir ca­da sue­ño. Se han rea­li­za­do ac­ti­vi­da­des de to­do ti­po, des­de con­se­guir co­noz­can el mar, co­no­cer Dis­ney o a sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos.

En cuan­to a Día de las son­ri­sas, su­ce­de dos ve­ces al año, cuan­do se jun­tan to­dos los pe­que­ños y sus fa­mi­lias de di­fe­ren­tes aso­cia­cio­nes, al­ber­gues y hos­pi­ta­les pa­ra ce­le­brar el Día del Ni­ño y la Na­vi­dad. En los dos días de even­to se rea­li­zan fies­tas te­má­ti­cas, shows, fe­rias lle­nas de sor­pre­sas. En es­te par de días hay dos ma­ne­ras de apo­yar, pue­de ser co­mo vo­lun­ta­rio o co­mo pa­tro­ci­na­dor.

Otro de los pro­gra­mas, el lla­ma­do Son­ri­sas a do­mi­ci­lio, bus­ca apo­yar a los pe­que­ños gue­rre­ros en sus ta­reas pa­ra que no pier­dan su año escolar. Con los tra­ta­mien­tos médicos los ni­ños se au­sen­tan más se­gui­do de su es­cue­la, y su es­ta­do aními­co y de sa­lud no es­tá en las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra es­tu­diar. Es­te pro­gra­ma es de lu­nes a vier­nes en turnos ma­tu­ti­nos y ves­per­ti­nos, y to­ma tan so­lo dos ho­ras del día del vo­lun­ta­rio.

Ar­man­do son­ri­sas es­tá des­ti­na­do a ni­ños que se­rán ampu­tados o que ya han pa­sa­do por ese pro­ce­so. El pri­mer pa­so es fa­mi­lia­ri­zar al pe­que­ño con el pro­ce­so que vi­vi­rán, las pró­te­sis que uti­li­za­rán y lo ha­cen jun­tan­do a los ni­ños que pa­sa­rán por el pro­ce­so, con un gru­po que ya lo hi­zo y que vi­ve con el uso de pró­te­sis. El equi­po se lla­ma el Club de Ro­bo­cop, un nom­bre in­ven­ta­do por sus 108 miem­bros, to­dos ni­ños. La fun­da­ción se en­car­ga de re­co­lec­tar el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra pa­gar una pró­te­sis de bue­na ca­li­dad pa­ra el pe­que­ño con el fin de me­jo­rar sus po­si­bi­li­da­des de mo­vi­li­dad. Una vez ob­te­ni­da la pró­te­sis, exis­ten di­fe­ren­tes pro­gra­mas en los que el pa­cien­te pue­de par­ti­ci­par: un equi­po de fút­bol del Amé­ri­ca pa­ra ni­ños ampu­tados, un pro­gra­ma de bai­le pa­ra ni­ñas ampu­tadas o in­clu­so, la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en los jue­gos pa­ra­lím­pi­cos.

La fun­da­ción, ade­más, brin­da apo­yo es­pe­cia­li­za­do a los pa­cien­tes y a sus fa­mi­lia­res a tra­vés de alian­zas con go­bier­nos, em­pre­sas, hos­pi­ta­les, aso­cia­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das. Con es­to se da un apo­yo in­te­gral con se­sio­nes psi­co­ló­gi­cas pa­ra to­da la fa­mi­lia, ya que to­dos se ven afec­ta­dos por el pro­ce­so de la en­fer­me­dad. “Cuan­do a un ni­ño le da cán­cer, no so­lo le da cán­cer al ni­ño, sino a to­da la fa­mi­lia, es im­por­tan­te tra­tar­los a to­dos”, nos cuen­ta Martínez.

Ade­más de los pro­gra­mas men­cio­na­dos que ya es­tán ac­ti­vos en Dr. Son­ri­sas, la fun­da­ción tie­ne un proyecto por rea­li­zar du­ran­te los pró­xi­mos 18 me­ses: una vi­lla me­die­val en Te­quis­quia­pan, en el es­ta­do de Mo­re­los, don­de los ni­ños con en­fer­me­da­des cró­ni­cas po­drán ir por me­dia se­ma­na de ma­ne­ra gra­tui­ta acom­pa­ña­dos de su fa­mi­lia com­ple­ta. El te­rreno de tres hec­tá­reas y me­dia, en­tre mu­chas otras co­sas, ten­drá un par­que acuá­ti­co especial pa­ra ni­ños en si­llas de rue­das, un cas­ti­llo de 120 me­tros de lar­go con un Ci­ne­mex y un salón de jue­gos Re­cór­cho­lis, una pla­za con he­la­de­ría, ma­nua­li­da­des, spa, ca­pi­lla y vi­deo­jue­gos.

ES­TÁ COM­PRO­BA­DO QUE LA ALE­GRÍA AU­MEN­TA LA ES­PE­RAN­ZA DE VI­DA PA­RA ES­TOS NI­ÑOS. CUAN­DO UN NI­ÑO ES­TÁ MO­TI­VA­DO A SE­GUIR VI­VIEN­DO, SU DIAG­NÓS­TI­CO PUE­DE OFRE­CER UN ME­JOR PA­NO­RA­MA.

Aun­que ya cuen­tan con fuer­tes mar­cas res­pal­dán­do­los, ac­tual­men­te es­tán bus­can­do más pa­tro­ci­nios pa­ra ter­mi­nar la cons­truc­ción de es­te es­pa­cio má­gi­co.

El re­to más im­por­tan­te que ha te­ni­do que en­fren­tar Dr. Son­ri­sas es la apa­tía de la gen­te, “La gen­te tie­ne la conciencia dor­mi­da. Cuan­do la despiertas, te das cuen­ta del gran co­ra­zón que tie­nen”, ex­pli­ca el fun­da­dor, “hay mu­cha gen­te que nun­ca ha ayu­da­do por­que nun­ca ha te­ni­do el me­dio pa­ra ayu­dar”. Tam­bién nos cuen­ta que en Mé­xi­co exis­te la creen­cia de que la úni­ca ma­ne­ra de ayu­dar a una fun­da­ción es do­nan­do di­ne­ro, cuan­do en reali­dad, pa­ra él, lo más im­por­tan­te es do­nar tiem­po, ta­len­to y tra­ba­jo por los ni­ños.

Cual­quie­ra con la in­quie­tud por ayu­dar a la so­cie­dad pue­de ser vo­lun­ta­rio, los re­qui­si­tos son de­di­car una par­te de tu tiem­po y una gran son­ri­sa. El mo­tor prin­ci­pal de Dr. Son­ri­sas son sus vo­lun­ta­rios, “son nues­tra fuer­za y mo­ti­va­ción” sos­tie­ne su fun­da­dor. Igual­men­te, la fun­da­ción tam­bién tie­ne una op­ción pa­ra do­na­cio­nes de di­ne­ro pa­ra la per­so­na que quie­ra ayu­dar y no pue­da do­nar su tiem­po.

An­drés Martínez des­cri­be a los ni­ños en­fer­mos co­mo pe­que­ños ángeles que lle­gan a la Tie­rra a en­se­ñar­nos. Ade­más de des­per­tar la conciencia so­cial que to­dos lle­va­mos den­tro, con el tiem­po ha com­pren­di­do la ver­da­de­ra misión de la fun­da­ción: “si el ni­ño re­gre­sa al cie­lo, que se va­ya con una son­ri­sa y si el ni­ño se que­da, que esa son­ri­sa lo acom­pa­ñe a ven­cer esa en­fer­me­dad”.

www.drson­ri­sas.org FB. Dr. Son­ri­sas

Twit­ter. @drson­ri­sa­sac IG. @drson­ri­sa­sac

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.