Emi­li­ano Gi­ro­ne­lla

AR­TE QUE CICATRIZA

Hotbook Magazine - - Índice -

“Vi­vi­mos en una so­cie­dad que no es ca­paz de ci­ca­tri­zar”, afir­ma Emi­li­ano Gi­ro­ne­lla, pin­tor me­xi­cano que trans­for­ma la vio­len­cia y la muer­te en cua­dros y es­cul­tu­ras. El ar­te no so­lo sir­ve co­mo es­ca­pe emo­cio­nal pa­ra el ar­tis­ta y el es­pec­ta­dor, tam­bién exis­te con la in­ten­ción de rehabilitar el te­ji­do so­cial, es­pe­cial­men­te el de los paí­ses que vi­ven ca­tás­tro­fes y guerras, co­mo Mé­xi­co. Emi­li­ano, hi­jo de los re­co­no­ci­dos Al­ber­to Gi­ro­ne­lla y Car­men Pa­rra, de quie­nes he­re­dó el amor por el ar­te, se ins­pi­ra en la san­gre de­rra­ma­da de su país, en la li­te­ra­tu­ra y en la poe­sía pa­ra des­ci­frar el mundo que lo ro­dea. “En­tien­do la reali­dad a tra­vés de imá­ge­nes, por eso me de­di­co a pin­tar”, ex­pli­ca el ar­tis­ta. In­ter­pre­ta, re­pre­sen­ta, com­ba­te y bus­ca una so­lu­ción a aque­llo que cri­ti­ca. Y lo ra­ti­fi­ca: “la denuncia es­tá dé­mo­dé”.

En su ga­le­ría ubi­ca­da en el sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ex­hi­be sus pie­zas que van des­de cua­dros de la San­ta Muer­te has­ta es­cul­tu­ras de ame­tra­lla­do­ras con in­yec­cio­nes de he­roí­na y ho­jas de ma­rihua­na. Tam­bién hay imá­ge­nes en tres di­men­sio­nes de de­go­lla­dos y pin­tu­ras de ca­la­ve­ras lle­nas de co­lo­res vi­vos. Pa­ra Gi­ro­ne­lla es un cli­ché que el ar­te es­té ne­ce­sa­ria­men­te re­la­cio­na­do con la be­lle­za.

La nar­co­cul­tu­ra es uno de los temas que más to­ca el me­xi­cano en sus obras, el có­mo “se le es­tá ha­cien­do una gue­rra idio­ta a las plan­tas”, ex­pre­sa el ar­tis­ta con res­pec­to a la ma­rihua­na y las ama­po­las; a es­tas úl­ti­mas las con­si­de­ra una de las flo­res más bo­ni­tas que ade­más se ha re­pre­sen­ta­do de di­fe­ren­tes ma­ne­ras a lo lar­go de la his­to­ria del ar­te. El ar­tis­ta, de pie jun­to a su es­cul­tu­ra de una granada a gran es­ca­la que ha­ce de ja­rrón de ama­po­las, ase­gu­ra que con es­te ti­po de obras quie­re es­ta­ble­cer una reflexión de có­mo las plan­tas han ge­ne­ra­do vio­len­cia.

Emi­li­ano cree que de­be exis­tir una trans­for­ma­ción que ven­ga de las cú­pu­las po­lí­ti­cas y de la so­cie­dad y que él, co­mo ar­tis­ta, ha­ce su lu­cha a tra­vés del ar­te. Por ello, to­ca una va­rie­dad de temas muy vio­len­tos, pe­ro a la vez, muy hu­ma­nos.

Su nu­tri­da biblioteca es de don­de sa­len to­das las ideas de Gi­ro­ne­lla, sien­do la li­te­ra­tu­ra su ma­yor ins­pi­ra­ción. En una de sus pa­re­des, se apre­cia una co­lec­ción de

gra­ba­dos de dis­tin­tos co­lo­res que ex­te­rio­ri­za las in­ter­pre­ta­cio­nes que hi­zo el ar­tis­ta de “Te­rreno bal­dío”, poema de T. S. Eliot que ha­bla de la muer­te y la vio­len­cia. “¿Aquel ca­dá­ver que plan­tas­te el año pa­sa­do en tu jar­dín ha co­men­za­do a re­to­ñar? ¿Flo­re­ce­rá es­te año?” ci­ta Gi­ro­ne­lla al bri­tá­ni­co en sus obras. Lo con­si­de­ra uno de los gran­des poe­mas con­tem­po­rá­neos, que ha­bla de pas­ti­llas abor­ti­vas, co­li­llas de ci­ga­rros y den­ta­du­ras pos­ti­zas.

La vio­len­cia en sus crea­cio­nes sa­ca de su zo­na de con­fort al es­pec­ta­dor, lo en­ca­ra con lo que ge­ne­ral­men­te uno evi­ta en­fren­tar: la in­to­le­ra­ble y san­grien­ta reali­dad. Cuan­do le pre­gun­té si es­tas de­be­rían ge­ne­rar cul­pa en quien las ad­mi­ra, in­me­dia­ta­men­te res­pon­dió que no se tra­ta de sen­tir cul­pa, la in­ten­ción de sus obras es ha­cer pro­pio el do­lor ajeno pa­ra así en­gen­drar ideas y ac­cio­nes en la so­cie­dad.

De es­ta misión em­pá­ti­ca sur­ge el tí­tu­lo de su proyecto so­cial Ar­tem­pa­tía, en el que reúne a per

que se en­cuen­tran en si­tua­ción de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad y tra­ta de ali­viar­las por me­dio del ar­te. En­tre es­tas víc­ti­mas, se en­fo­ca es­pe­cial­men­te en los ni­ños huér­fa­nos, hi­jos de los po­li­cías caí­dos. Du­ran­te la gue­rra con­tra el nar­co, Gi­ro­ne­lla in­ves­ti­gó con el ofi­cial ma­yor de la ex­tin­ta Se­cre­ta­ría lo que se ha­cía con res­pec­to a los hi­jos de los po­li­cías caí­dos, su gran sor­pre­sa fue des­cu­brir que sim­ple­men­te se con­ver­tían en fan­tas­mas pa­ra la so­cie­dad.

La Fun­da­ción Ma­nos Man­cha­das de Pin­tu­ra pres­ta ayu­da a aque­llas ma­nos man­cha­das de san­gre. Es la reivin­di­ca­ción de los po­li­cías me­xi­ca­nos, mu­chos de ellos dan su vi­da por pro­te­ger a la so­cie­dad y no re­ci­ben nin­gún ti­po de re­co­no­ci­mien­to por ello. “Na­die se preo­cu­pa del la­do de las au­to­ri­da­des. La so­cie­dad en Mé­xi­co es muy mio­pe, so­lo ve un la­do”, opina Gi­ro­ne­lla, “pa­re­ce que los ma­los son los po­li­cías, hay más can­cio­nes y se­ries que ha­blan bien del Chapo y los se­cua­ces”.

Es­te cam­bio de per­cep­ción no es algo sen­ci­llo de lo­grar, es di­fí­cil cam­biar la for­ma de pen­sar una vez que eres adul­to, y que has vis­to y te­ni­do ex­pe­rien­cias negativas res­pec­to a la au­to­ri­dad. Por eso se en­fo­ca en los ni­ños, a quie­nes sí es posible cam­biar. Al edu­car a los ni­ños, que son el fu­tu­ro, se cam­bia­rá a la so­cie­dad en con­jun­to. “Un ni­ño a tra­vés de un pro­ce­so ar­tís­ti­co, pe­da­gó­gi­co bien lle­va­do, sa­ca el enojo y cuan­do hay una obra de ar­te re­co­no­ci­da por la so­cie­dad, exis­te una ma­ne­ra de con­for­tar­lo y de­cir­le: ¡sí! tu pa­pá es un hé­roe”.

Co­mo re­sul­ta­do de los di­fe­ren­tes ta­lle­res con 14 huér­fa­nas y 22 huér­fa­nos en­tre 4 y 14 años de edad, flo­re­cie­ron 88 cua­dros que pin­ta­ron los pe­que­ños y que lue­go Emi­li­ano Gi­ro­ne­lla in­ter­vino con sus pin­ce­la­das de téc­ni­ca mix­ta. Los tra­zos in­fan­ti­les for­jan iden­ti­da­des y per­mi­ten que los ni­ños se sien­tan in­clui­dos en la so­cie­dad. Sus pe­que­ñas ma­nos se in­mor­ta­li­zan en los cua­dros de Gi­ro­ne­lla, ma­nos que fi­nal­men­te se cre­ce­rán pa­ra ser ins­tru­men­tos de re­con­ci­lia­ción y no de vio­len­cia.

El tra­ba­jo de Gi­ro­ne­lla con los ni­ños no so­lo lo­gró un cam­bio en ellos, sino que hay un re­co­so­nas no­ci­mien­to so­cial tam­bién pa­ra las víc­ti­mas.

Los ni­ños han apa­re­ci­do en su li­bro Ar­tem­pa­tía, jun­to a la obra de Go­ya y Mi­ró y ten­drán una im­por­tan­te par­ti­ci­pa­ción en la ex­po­si­ción que com­par­te el mis­mo tí­tu­lo. La ex­hi­bi­ción se lle­va­rá a ca­bo en Los Ángeles jun­to a Ja­son Vass en el Getty Mu­seum, co­mo par­te del LA/LA Pro­ject La­tin Ame­ri­can y Los Ángeles, Pa­ci­fic Standard Ti­me. “Los ni­ños par­ti­ci­pa­rán en la fes­ti­vi­dad más im­por­tan­te que se ha he­cho en el con­ti­nen­te ame­ri­cano de la in­fluen­cia la­ti­na en su cultura”, ex­pli­ca el ar­tis­ta sobre la ex­po­si­ción.

La ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca de Emi­li­ano Gi­ro­ne­lla con los ni­ños trans­for­mó su ma­ne­ra de pen­sar, por ello, cam­bió la denuncia por la ci­ca­tri­za­ción. Otro ele­men­to im­por­tan­te que tam­bién mo­di­fi­có la for­ma de ver el mundo del ar­tis­ta fue su hi­jo, León Gi­ro­ne­lla, quien pa­de­ce de he­mo­fi­lia. La ex­po­si­ción en Los Ángeles es­ta­rá de­di­ca­da a su hi­jo, quien iró­ni­ca­men­te no pue­de ci­ca­tri­zar, co­mo Mé­xi­co, que se­gún el ar­tis­ta, es un país en­fer­mo de he­mo­fi­lia.

EL TRA­BA­JO DE GI­RO­NE­LLA CON LOS NI­ÑOS NO SO­LO LO­GRÓ UN CAM­BIO EN ELLOS, SINO QUE HAY UN RE­CO­NO­CI­MIEN­TO SO­CIAL TAM­BIÉN PA­RA

LAS VÍC­TI­MAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.