Cuan­do los hi­jos re­gre­san

UNA MA­RA­VI­LLO­SA DO­SIS DE PRO­BLE­MAS

Hotbook Magazine - - Índice - Tex­to por: Hu­go La­ra, di­rec­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Cuan­do los hi­jos re­gre­san. Fo­tos cortesía de Cinépolis

Di­cen en el me­dio que aque­llos ro­da­jes lle­nos de di­fi­cul­ta­des au­gu­ran bue­na suer­te pa­ra el es­treno de una pe­lí­cu­la. Hay que re­cor­dar tam­bién que una do­sis ex­ce­si­va pue­de aca­bar con to­do, co­mo le su­ce­dió a Terry Gi­lliam con su pe­lí­cu­la mal­di­ta El hom­bre que ma­tó a Don Qui­jo­te, que co­men­zó a fil­mar ha­ce 20 años, pe­ro que tu­vo que de­te­ner a la mi­tad por una se­rie de ca­la­mi­da­des. En el ca­so de Cuan­do los hi­jos re­gre­san, los bre­tes fue­ron tan­tos que fue ne­ce­sa­rio cam­biar el plan de ro­da­je sobre la mar­cha has­ta te­ner 20 ver­sio­nes, algo que Mi­guel Li­ma, mi ex­pe­ri­men­ta­do asis­ten­te de di­rec­tor, nun­ca ha­bía vis­to, y va­ya que le ha to­ca­do de to­do: su cré­di­to apa­re­ce en gran­des pro­duc­cio­nes me­xi­ca­nas y holly­woo­den­ses co­mo To­tal Re­call (Paul Ver­hoe­ven, 1990), The Day After To­mo­rrow (Ro­land Em­me­rich, 2004) y Tro­ya (Wol­gan Pe­ter­sen, 2004), cu­yo es­ce­na­rio mon­ta­do en Los Ca­bos fue arra­sa­do por un hu­ra­cán.

Mi­guel era el res­pon­sa­ble de or­ga­ni­zar el tra­ba­jo día por día, las es­ce­nas que íba­mos a fil­mar, con­vo­car a los ac­to­res que par­ti­ci­pa­rían, te­ner a pun­to las lo­ca­cio­nes y de­más. Es una la­bor muy im­por­tan­te y más di­fí­cil de lo que pa­re­ce. Hay que de­cir que en Cuan­do los hi­jos re­gre­san los tro­pie­zos del ro­da­je fue­ron bá­si­ca­men­te lo­gís­ti­cos, si­tua­cio­nes ex­ter­nas al gru­po o emer­gen­cias. Es­toy se­gu­ro de que to­do eso sir­vió pa­ra que el equi­po hu­mano se hi­cie­ra más fuer­te, pa­ra que tra­ba­já­ra­mos uni­dos en el set, con la fir­me con­vic­ción de ha­cer nues­tra pe­lí­cu­la a co­mo die­ra lu­gar, con­tra viento y marea.

Un ini­cio alen­ta­dor

El proyecto de la pe­lí­cu­la, des­de que es­cri­bí el pri­mer tra­ta­mien­to del guion has­ta co­men­zar la pre­pro­duc­ción, ten­dría unos cua­tro años. El guion nos abrió las puer­tas pa­ra avan­zar rá­pi­do. La úl­ti­ma ver­sión la tra­ba­jé jun­to con Clau­dia Gon­zá­lez Ru­bio, quien apor­tó buenas ideas a mi his­to­ria.

El guion es­tá ins­pi­ra­do en una bro­ma. Per­te­nez­co a una fa­mi­lia gran­de, pues soy el me­nor de sie­te her­ma­nos. Hu­bo una épo­ca en la que, por dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias, dos de mis her­ma­nas re­gre­sa­ron a vi­vir a la ca­sa de mi ma­dre, ya en­ton­ces viu­da, que se vio in­va­di­da de mue­bles y ca­jas de mudanza. En la so­bre­me­sa, mi her­ma­na Lu­lú co­men­zó la bro­ma de alu­dir a la pe­lí­cu­la de Juan Bus­ti­llo Oro, Cuan­do los hi­jos se van, un me­lo­dra­ma la­cri­mó­geno de 1941. De­cía que vi­vía­mos el re­ver­so, la ver­sión sar­cás­ti­ca que lle­va­ría de tí­tu­lo Cuan­do los hi­jos re­gre­san. Pa­sa­ron unos años cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir el guión con eso en men­te y con mu­cha in­for­ma­ción que ha­bía aco­pia­do de una se­rie de te­le­vi­sión que pro­du­je, La ca­lle, el au­la y la pan­ta­lla, que gra­ba­mos en las ca­lles de la Ciu­dad de Mé­xi­co y que in­te­gra­ba en­tre­vis­tas

con gen­te co­mún que ha­bla­ba de ci­ne­fi­lia y de su vi­da.

El re­sul­ta­do fue una tra­ma sobre un ma­tri­mo­nio de ju­bi­la­dos cu­ya tran­qui­li­dad se ve ame­na­za­da cuan­do sus tres hi­jos adul­tos re­gre­san a vi­vir con ellos, pe­ro ade­más ca­da uno con sus res­pec­ti­vas ex­ten­sio­nes: los hi­jos, la es­po­sa, la mas­co­ta y, cla­ro, sus apu­ros per­so­na­les. Creo que en es­ta co­me­dia hay va­rias re­fe­ren­cias a la idio­sin­cra­sia me­xi­ca­na, a tra­vés de los per­so­na­jes y sus reac­cio­nes. En bue­na me­di­da, es un fil­me que co­rres­pon­de a la tra­di­ción del ci­ne me­xi­cano, el cual he vis­to, dis­fru­ta­do y es­tu­dia­do to­da mi vi­da, lo que in­clu­si­ve me ha per­mi­ti­do publicar al­gu­nos li­bros. Tam­bién hay re­fe­ren­cias a pe­lí­cu­las y di­rec­to­res de otras la­ti­tu­des que me gus­tan. De he­cho, ca­da se­cuen­cia im­por­tan­te es­tá aso­cia­da a un fil­me dis­tin­to.

Cuan­do tu­vi­mos luz ver­de pa­ra fil­mar, ha­bía­mos te­ni­do su­fi­cien­te tiem­po pa­ra pen­sar sobre el re­par­to o las lo­ca­cio­nes. El en­sam­ble ac­to­ral qui­zá fue de los temas me­nos con­flic­ti­vos. Mi pro­duc­tor, Ja­vier Gon­zá­lez Ru­bio, tu­vo el tino de lo­grar que Car­men Mau­ra le­ye­ra el guion con un año de an­te­la­ción, y lo mis­mo con Fer­nan­do Lu­ján. Pa­ra mí fue un ho­nor te­ner a Car­men en mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, así co­mo a Fer­nan­do, siem­pre simpático y aten­to. A los dos los ha­bía vis­to en de­ce­nas de pe­lí­cu­las. En pan­ta­lla, jun­tos for­man un ma­tri­mo­nio muy au­tén­ti­co y ar­mo­nio­so. En­tre los dos hu­bo una quí­mi­ca in­me­dia­ta, se hi­cie­ron ami­gos con fa­ci­li­dad. Ade­más, la ca­li­dad y la tra­yec­to­ria de am­bas fi­gu­ras fue fun­da­men­tal pa­ra com­ple­tar en se­ma­nas un cas­ting so­ña­do: Ce­ci­lia Suá­rez, Ire­ne Azue­la, Erick Elías, Es­me­ral­da Pi­men­tel, Ana­bel Fe­rrei­ra, Ti­na Ro­me­ro, Na­cho Méndez, ade­más de ros­tros nue­vos co­mo el de Fran­cis­co de la Re­gue­ra, quien hi­zo un tra­ba­jo fan­tás­ti­co, así co­mo los ni­ños Mi­ran­da y Ra­mi­ro Cid.

Los pro­ble­mas co­mien­zan

Si for­mar el re­par­to fue un trá­mi­te agra­da­ble, en bue­na me­di­da por lo que apor­tó Mer­ce­des Gi­ro­ne­lla, nues­tra res­pon­sa­ble de cas­ting, to­do lo con­tra­rio ocu­rrió con las lo­ca­cio­nes. El ba­rrio don­de que­ría­mos fil­mar no te­nía las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias y fue muy di­fí­cil en­con­trar una ca­sa con el es­pa­cio y las ca­rac­te­rís­ti­cas ade­cua­das co­mo lo­ca­ción prin­ci­pal. Su­fri­mos tam­bién pa­ra ob­te­ner los per­mi­sos en cier­tos lu­ga­res, co­mo la her­mo­sa biblioteca Ler­do de Te­ja­da. Pa­ra re­sol­ver to­do es­to fue fun­da­men­tal la in­ter­ven­ción de al­gu­nos ami­gos y sobre to­do de la Pe­cas Lo­zano, nues­tra pro­duc­to­ra en lí­nea, tam­bién con una enor­me ex­pe­rien­cia, ca­pa­ci­dad y sen­ti­do del hu­mor.

Los pro­ble­mas se su­ce­die­ron uno tras otro des­de que ini­cia­mos la fil­ma­ción. No men­cio­na­ré to­dos sino, al­gu­nos de los más cu­rio­sos: en el Kiosko Mo­ris­co de la San­ta Ma­ría, unos 40 po­li­cías irrum­pie­ron en nues­tro set pa­ra atra­par por error a uno de los miem­bros de nues­tro equi­po, con­fun­di­do con un ván­da­lo; en la co­lo­nia Ála­mos, don­de fil­ma­mos va­rios días en ex­te­rior, te­nía­mos lap­sos de escasos dos mi­nu­tos pa­ra que co­rrie­ra la cá­ma­ra y el so­ni­do, pues los ruidosos avio­nes que so­bre­vue­lan esa zo­na tie­nen esa fre­cuen­cia en­tre uno y otro. En la ca­sa don­de fil­ma­mos to­do el in­te­rior, su­fri­mos por­que una ve­ci­na pre­ten­día sa­bo­tear el ro­da­je y pa­ra ello, du­ran­te dos se­ma­nas, pu­so mú­si­ca a to­do vo­lu­men con di­rec­ción a nues­tros mi­cró­fo­nos. Hu­bo de to­do: sus­tos médicos que no fue­ron a ma­yo­res; im­pre­vis­tos de al­guien que mo­vían la agen­da de to­dos; tor­men­tas que obli­ga­ron a parar; has­ta un pe­rri­to con­sen­ti­do que tu­vo que ser en­tre­na­do pa­ra que ca­mi­na­ra, le­yó usted bien.

Ca­da pro­ble­ma se pu­do re­sol­ver y eso hi­zo al gru­po más fuer­te y más com­pro­me­ti­do. A pe­sar de la pre­sión, se res­pi­ra­ba un ai­re de ca­ma­ra­de­ría en el set, de co­la­bo­ra­ción y res­pe­to, in­clu­so en las es­ce­nas más di­fí­ci­les por su com­ple­ji­dad, co­mo la que ocu­rre en el Salón Los Ángeles, con de­ce­nas de ex­tras, una grúa y tres cá­ma­ras, en don­de te­nía­mos tiem­po li­mi­ta­do pa­ra ha­cer­la. Ra­món Oroz­co, el fo­tó­gra­fo de la pe­lí­cu­la, fue un gran res­pal­do, por su ex­ten­so co­no­ci­mien­to y su pe­ri­cia.

Des­pués de sie­te se­ma­nas lle­ga­mos al fin del ro­da­je no so­lo en el tiem­po pre­vis­to, sino in­clu­so con un día de an­ti­ci­pa­ción. A pe­sar de las vi­ci­si­tu­des, yo dis­fru­té enor­me­men­te ca­da día en el set, el tra­ba­jo con los ac­to­res, con el equi­po, el ma­ra­vi­llo­so mo­men­to de la crea­ción que ocu­rre fren­te a una cá­ma­ra de ci­ne. Es­pe­ro que eso lo pue­da ver el pú­bli­co en la pan­ta­lla, y sobre to­do que le di­vier­ta y lo dis­fru­te.

Por cier­to, des­pués de otros in­ten­tos en vano, al fin Gi­lliam lo­gró con­cluir la fil­ma­ción de su Qui­jo­te ha­ce unas se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.