La cu­na de la vio­len­cia

Los re­cien­tes even­tos en Char­lot­tes­vi­lle, Es­ta­dos Uni­dos, y en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, don­de el odio, el ra­cis­mo y la in­to­le­ran­cia de­ja­ron muer­tos y he­ri­dos, son so­lo la pun­ta del ice­berg. Es­ta vio­len­cia se ha ve­ni­do ges­tan­do des­de ha­ce dé­ca­das.

Hotbook Magazine - - Índice - Ilus­tra­ción por: Ca­mi­la de la Fuen­te @cam­de­la­fu

La es­ce­na co­mien­za a vol­ver­se ho­rren­da­men­te co­ti­dia­na: un con­duc­tor lan­za su au­to ha­cia los cuer­pos des­va­li­dos de gen­te que ca­mi­na por la ca­lle. Vue­lan cuer­pos, sue­nan gri­tos, los con­duc­to­res hu­yen. Des­pués vie­nen las protestas fí­si­cas y vir­tua­les. Las re­des hier­ven en odio y mues­tras de amor: al­gu­nos pi­den em­pa­tía, otros pi­den ven­gan­za. Los ex­per­tos ana­li­zan la si­tua­ción y ha­blan de fo­bias, guerras, Orien­te con­tra Oc­ci­den­te, ne­gros con­tra blan­cos, is­lam con­tra ca­to­li­cis­mo, de­mo­cra­cia con­tra dic­ta­du­ra. Al fi­nal, lle­ga una nue­va tra­ge­dia y el ci­clo se re­pi­te.

En se­ma­nas re­cien­tes, es­to su­ce­dió en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, y Char­lot­tes­vi­lle, Es­ta­dos Uni­dos. 16 muer­tos en el pri­mer ca­so, tres en el se­gun­do. Am­bos ca­sos son muy di­fe­ren­tes y, a la vez, muy si­mi­la­res. El fac­tor co­mún es el odio y la in­to­le­ran­cia a lo dis­tin­to, a lo que nos da mie­do.

Tan so­lo en los úl­ti­mos me­ses, al me­nos otros tres au­tos han si­do uti­li­za­dos co­mo ar­mas: en un mer­ca­do na­vi­de­ño de Ber­lín en 2016, en el pa­seo de los In­gle­ses de Ni­za, en ju­lio del mis­mo año, y en Lon­dres, en mar­zo pa­sa­do. Son so­lo al­gu­nos de los ca­sos: de acuer­do con un ma­pa de Pea­ce­tech Lab, en 2017 han ocu­rri­do 924 ata­ques te­rro­ris­tas con un sal­do de 5,456 muer­tos.

El mundo pa­re­ce ha­ber­se pues­to de ca­be­za úl­ti­ma­men­te, pe­ro en reali­dad es­te mie­do y ce­rra­zón, es­ta gé­ne­sis de te­rro­ris­tas lo­ca­les na­ci­dos en sus paí­ses –co­mo los de Char­lot­tes­vi­lle y Bar­ce­lo­na–, lle­van ges­tán­do­se mu­chos años.

El na­ci­mien­to del odio

El ra­cis­mo es­tá en el co­ra­zón de Es­ta­dos Uni­dos. Sus pa­dres fun­da­do­res eran due­ños de es­cla­vos y has­ta ha­ce me­nos de 60 años la se­gre­ga­ción ra­cial, en al­gu­nos es­ta­dos, era le­gal y es­ta­ba le­gi­ti­ma­da por gran par­te de la po­bla­ción. El te­ma hoy, más allá del ra­cis­mo, son las mi­li­cias su­pre­ma­cis­tas blan­cas, que marchan con ar­mas de al­to ca­li­bre, sím­bo­los na­zis y cán­ti­cos, co­mo lo hi­cie­ron en Char­lot­tes­vi­lle.

Pa­ra en­ten­der el au­ge de es­te mo­vi­mien­to de gen­te blan­ca ar­ma­da has­ta los dien­tes y dis­pues­ta a de­fen­der “su” país de los in­va­so­res –llá­men­se in­mi­gran­tes, ju­díos, ne­gros y cual­quier otro que no sea un blan­co an­glo­sa­jón– hay que re­mon­tar­se 25 años atrás.

En 1992, en un pe­que­ño pue­blo de Idaho, un en­fren­ta­mien­to en­tre seis po­li­cías y dos jó­ve­nes des­en­ca­de­nó la unión de es­tas pe­que­ñas mi­li­cias en un mo­vi­mien­to nacional. Los po­li­cías in­ten­ta­ron arres­tar a un fu­gi­ti­vo, Randy Wea­ver, en su ca­ba­ña en el bos­que, don­de vi­vía con su fa­mi­lia.

Su hi­jo Sammy, un ado­les­cen­te de 14 años, y su ami­go, Ke­vin, se en­fren­ta­ron a ti­ros con los po­li­cías. Aún no se sa­be có­mo em­pe­zó el ti­ro­teo. Sammy mu­rió y tam­bién uno de los agen­tes. Des­pués, los fran­co­ti­ra­do­res ro­dea­ron el lu­gar y, aba­tie­ron a la es­po­sa de Randy e hi­rie­ron a Ke­vin.

Al lu­gar lle­ga­ron de­ce­nas de miem­bros de pe­que­ñas mi­li­cias lo­ca­les a exi­gir al go­bierno que de­ja­ra de dis­pa­rar con­tra “gen­te bue­na y blan­ca”. Tras el in­ci­den­te, co­men­za­ron a or­ga­ni­zar­se y hoy, un cuar­to de si­glo des­pués, se les pue­de ver ca­zan­do mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en la fron­te­ra con Mé­xi­co o vio­len­tan­do ma­ni­fes­ta­cio­nes a fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos de las mi­no­rías es­ta­dou­ni­den­ses. Des­de la lle­ga­da al po­der del pre­si­den­te Do­nald Trump, es­tas mi­li­cias han sa­li­do de la oscuridad pa­ra mos­trar­se or­gu­llo­sos in­clu­so en pro­gra­mas de te­le­vi­sión o do­cu­men­ta­les. La su­per­po­ten­cia mun­dial, po­li­cía de la li­ber­tad y los de­re­chos en to­do el glo­bo, ha mos­tra­do así su ca­ra más in­to­le­ran­te.

La si­tua­ción lle­gó al pun­to en que la ONU en­vió una “aler­ta tem­pra­na” sobre las con­di­cio­nes de ra­cis­mo en ese país y pi­dió a la ad­mi­nis­tra­ción de Trump que se ma­ni­fes­ta­ra en con­tra del ra­cis­mo inequí­vo­ca e “in­con­di­cio­nal­men­te”.

Los úni­cos paí­ses a los que se les ha­bía en­via­do es­ta aler­ta en la úl­ti­ma dé­ca­da eran Bu­run­di, Irak, Cos­ta de Mar­fil, Kyrgyzs­tán y Ni­ge­ria.

El do­cu­men­to se­ña­la: “Es­ta­mos preo­cu­pa­dos por las ma­ni­fes­ta­cio­nes ra­cis­tas, en las que se usan slo­gans ra­cis­tas, can­tos y sa­lu­dos abo­gan­do por la su­pre­ma­cía blan­ca por par­te de neo­na­zis, y miem­bros del Ku Klux Klan, que pro­mue­ven el odio y la dis­cri­mi­na­ción ra­cial”.

Al otro la­do del Atlán­ti­co

Mien­tras en Es­ta­dos Uni­dos el te­ma del te­rro­ris­mo blan­co lo­cal co­mien­za a cre­cer, en Eu­ro­pa la si­tua­ción tam­bién es preo­cu­pan­te. Por un la­do, la ra­di­ca­li­za­ción y el cre­ci­mien­to de los par­ti­dos y or­ga­ni­za­cio­nes de ex­tre­ma de­re­cha no ha si­do de­te­ni­da.

Un es­tu­dio de las elec­cio­nes en 2016 mues­tra que en al me­nos en 12 paí­ses el por­cen­ta­je de vo­ta­ción de par­ti­dos de ese ti­po ya es preo­cu­pan­te: en Aus­tria ob­tu­vie­ron 21% y es­tu­vie­ron a pun­to de ga­nar las elec­cio­nes; en Sui­za ob­tu­vie­ron el 29%; en Di­na­mar­ca y Hun­gría tam­bién 21%, y en Fran­cia que­da­ron en se­gun­do lu­gar. Por otro la­do, en los hi­jos de mi­gran­tes mu­sul­ma­nes, en la pri­me­ra o se­gun­da ge­ne­ra­cio­nes na­ci­das en Eu­ro­pa de gen­te que viene de Áfri­ca y el Me­dio Orien­te, hay un sen­ti­mien­to de ren­cor y de no iden­ti­dad: sus pa­pe­les di­cen que son ciu­da­da­nos eu­ro­peos, pe­ro su re­li­gión, edu­ca­ción, idio­sin­cra­sia y has­ta co­lor de piel los ha­ce sen­tir que no per­te­ne­cen. Y por su­pues­to, tan­to la so­cie­dad co­mo los go­bier­nos les di­cen lo mis­mo: no per­te­ne­ces, eres un mi­gran­te, es­te no es tu lu­gar.

Mu­chos de ellos vi­ven en las zo­nas li­mí­tro­fes de las ciu­da­des, en con­di­cio­nes de po­bre­za y son cam­po fér­til pa­ra los ra­di­ca­les yiha­dis­tas, quie­nes exa­cer­ban el ren­cor que lle­va años guar­da­do y ade­más les pro­me­ten ri­que­zas, mu­je­res y pla­ce­res en el otro mundo.

En 2011 mi­no­rías ne­gras cau­sa­ron dis­tur­bios en al me­nos nue­ve ciu­da­des de In­gla­te­rra: in­cen­dia­ron edi­fi­cios, sa­quea­ron co­mer­cios y se en­fren­ta­ron con la Po­li­cía. Es­te año, en Fran­cia, dis­tur­bios si­mi­la­res se ex­pan­die­ron por to­do Pa­rís.

Al fi­nal, es el odio, la in­to­le­ran­cia, el ra­cis­mo y la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción la que nos es­tá llevando a es­te lu­gar en el que na­die quie­re es­tar. Los pro­ble­mas na­cie­ron ha­ce dé­ca­das ¿cuán­do lle­ga­rá la so­lu­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.