Maic­kel Me­la­med

Hotbook Magazine - - Índice - Fo­tos cortesía de Maic­kel Me­la­med

“La pa­la­bra ‘no’ mar­có mi vi­da por­que hi­zo que la pa­la­bra ‘sí’ apa­re­cie­ra. Lo natural era que yo ‘no’ hi­cie­ra co­sas, por tan­to, ¡las ha­cía!”, afir­ma Maic­kel Me­la­med, quien el día de su na­ci­mien­to su­frió una as­fi­xia por el cor­dón um­bi­li­cal, ge­ne­rán­do­le un re­tra­so mo­tor por el que los médicos pen­sa­ron que no iba a so­bre­vi­vir. Pe­ro su con­di­ción no lo li­mi­tó a ha­cer lo que siem­pre so­ñó: es un atle­ta de al­to ren­di­mien­to, eco­no­mis­ta, es­cri­tor, psi­co­te­ra­peu­ta, coach y con­fe­ren­cis­ta re­co­no­ci­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

El ve­ne­zo­lano se lla­ma a sí mis­mo un co­lec­cio­nis­ta de his­to­rias, a pe­sar de que la de él es la que más ha sor­pren­di­do al mundo. Des­de chi­co, Maic­kel no fue tra­ta­do co­mo un ni­ño especial, vi­vió en un en­torno amo­ro­so y exi­gen­te, una mez­cla que, se­gún él, creó una bom­ba ató­mi­ca de sue­ños y ac­ción. “Yo soy un pro­duc­to de un mon­tón de gen­te, de mu­chas in­te­rac­cio­nes, pe­ro muy in­ten­cio­na­da a no que­dar­nos pe­ga­dos en la ad­ver­si­dad. Mi fa­mi­lia me in­yec­tó la ale­gría co­mo un me­dio de vi­da”. ¿Có­mo era el pe­que­ño Maic­kel? ¿Siem­pre so­ñó con mo­ti­var a los de­más con su his­to­ria?, se le pre­gun­tó al pri­mer mo­men­to de la en­tre­vis­ta. “Si­go sien­do el pe­que­ño Maic­kel por­que mi­do me­nos de 1.60 m”, con­tes­tó in­me­dia­ta­men­te con hu­mor, “pe­ro tam­bién soy pe­que­ño por­que des­cu­brí que es mu­cho más sa­bro­so; por­que cuan­do eres pe­que­ño hay co­sas más gran­des que tú y cuan­do hay co­sas más gran­des que tú, tie­nes la ca­pa­ci­dad de ex­pan­dir­te. Pe­ro el ni­ño Maic­kel, que sin du­da tam­bién vi­ve en mí, lo que que­ría era ser fe­liz”.

Maic­kel ha desafia­do los obs­tácu­los que le ha pues­to la vi­da: “co­men­cé to­do es­to por­que me sen­tí inú­til y me prohibí a mí mis­mo vol­ver­me a sen­tir así”. Le di­je­ron que no iba a po­der mo­ver­se y ac­tual­men­te ha ter­mi­na­do los cin­co ma­ra­to­nes más im­por­tan­tes del mundo: Nue­va York, Ber­lín, Chica­go, To­kio y Boston. En el úl­ti­mo tar­dó 20 ho­ras en lle­gar a la me­ta y, se­gún él, el re­to no fue saber que iba a lle­gar de úl­ti­mo, sino que iba a lle­gar de úl­ti­mo con mu­cha di­fe­ren­cia. Ha prac­ti­ca­do bu­ceo, pa­ra­pen­te, pa­ra­cai­dis­mo y tam­bién subió a la cum­bre del Pi­co Bo­lí­var, el ac­ci­den­te geo­grá­fi­co más al­to de Ve­ne­zue­la, “en la mon­ta­ña yo no me po­día mo­ver, en­ton­ces me car­ga­ron y me lle­va­ron a la cum­bre, y per­mi­tir eso, fue qui­zá mi ma­yor re­to”, con­fe­só el de­por­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.