O so­le mio

Ni si­quie­ra el sol pue­de re­sis­tir los en­can­tos del sur ita­liano. Qui­zás por eso, pe­se al tu­mul­to ague­rri­do y el gri­te­río per­pe­tuo, la re­gión de la Cam­pa­nia bri­lla. Aquí, las ca­rre­te­ras son un en­re­do y el pri­mer mundo un des­or­den, pe­ro na­da de eso bas­ta pa

Hotbook Magazine - - Índice -

Las pro­vin­cias de Ná­po­les y Sa­lerno son las más icó­ni­cas de la Cam­pa­nia. To­ma­tes con de­no­mi­na­ción de ori­gen, is­las al úl­ti­mo gri­to de la mo­da y pue­blos cus­to­dia­dos por la bri­sa ti­rre­na, son los pro­ta­go­nis­tas de la con­su­ma­ción per­fec­ta del an­he­lo me­di­te­rrá­neo. O bueno, ca­si per­fec­ta. Los pla­ce­res ca­ló­ri­cos y las pos­ta­les pa­ra­di­sía­cas, cuan­do me­nos en el to­bi­llo de la bo­ta, son par­te de una co­ti­dia­ni­dad en la que con­vi­ven hor­das de tu­ris­tas, ca­lle­jo­nes de apa­rien­cia du­do­sa, ma­fias cen­te­na­rias e ins­truc­cio­nes que no lle­van a nin­gún la­do. La esen­cia su­re­ña de Ita­lia, di­rían los más op­ti­mis­tas. Caos pu­ro, di­rían los me­nos.

En cual­quie­ra de los ca­sos, se tra­ta del pre­cio que hay que pa­gar pa­ra ac­ce­der a los en­can­tos de la re­gión. Y no pa­re­ce tan in­jus­to. Si bien las ciu­da­des pa­re­cen des­arre­gla­das y los ca­mi­nos fal­tos de se­ña­li­za­ción, tras la su­per­fi­cie se es­con­den cue­vas ma­rí­ti­mas que bri­llan en la oscuridad, jar­di­nes ur­ba­nos em­bria­ga­dos de azahar, pue­bli­tos cos­te­ros dig­nos de pos­tal y sen­de­ros vol­cá­ni­cos que lle-

van al cie­lo. Si pa­ra ser tes­ti­go de to­do eso ha­ce fal­ta so­por­tar un ferry que sa­le a des­tiem­po y es­qui­var un ca­mión de sa­jo­nes ávi­dos de sol, pues va be­ne…

Not­te a Na­po­li

La ter­ce­ra ciu­dad más gran­de del país es tam­bién la más des­or­de­na­da. Y eso, di­rían al­gu­nos, es juz­gar a Ná­po­les con bue­nos ojos. La des­or­ga­ni­za­ción pue­de ser un eu­fe­mis­mo pa­ra des­cri­bir la co­ti­dia­ni­dad na­po­li­ta­na, en­mar­ca­da por ca­lle­jo­nes sin sa­li­da, ve­cin­da­des con­de­na­das a cien­tos de es­ca­lo­nes y de­jos de ma­fia des­ver­gon­za­da. En es­ta ur­be, la más nu­me­ro­sa del sur ita­liano, coha­bi­tan tien­das de al­ta cos­tu­ra con ten­de­de­ros im­pro­vi­sa­dos, ar­qui­tec­tu­ra cen­te­na­ria con ra­yo­nes afi­lia­dos al anar­quis­mo y pa­la­cios reales con am­bu­lan­tes que ven­den au­tén­ti­cas Luis Vui­tro­ni. Los con­tras­tes sur­gen de una for­ma tan natural que los lo­ca­les pa­san de cues­tio­nar­los. Y qui­zás por eso la vi­da en la zo­na me­tro­po­li­ta­na tie­ne al­ma la­ti­noa­me­ri­ca­na con pre­cios en eu­ros.

Del caos na­po­li­tano no escapa na­da ni na­die. Y eso con­tem­pla tam­bién a los cas­ti­llos que ac­tual­men­te sir­ven co­mo mu­seos, a los fu­ni­cu­la­res que re­vo­lu­cio­na­ron el trans­por­te pú­bli­co y a las ga­le­rías ar­ca­das que, con me­nos por­te que las her­ma­nas mi­la­ne­sas, fun­cio­nan si­mul­tá­nea­men­te co­mo cen­tros co­mer­cia­les y vías pú­bli­cas. Ná­po­les no es una ciu­dad fá­cil de des­ci­frar. Y a pri­me­ra vis­ta, ex­tra­ña­men­te enamo­ra. Sin em­bar­go, el bu­lli­cio in­ter­mi­na­ble y la es­té­ti­ca em­po­bre­ci­da es­con­den algo más que de­ca­den­cia. En es­ta ciu­dad, los pa­la­cios reales, las ma­ri­nas pre­su­mi­das y los tea­tros de al­cur­nia es­tán acos­tum­bra­dos a la co­mi­da ca­lle­je­ra y a los mer­ca­dos in­ven­ta­dos. No ha­ce fal­ta ir a un ba­rrio es­pe­cí­fi­co pa­ra ver lo uno o lo otro. In­clu­so en el cas­co his­tó­ri­co de Ná­po­les, con­si­de­ra­do pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unesco, con­vi­ven gra­fi­tis po­co me­mo­ra­bles y tri­ful­cas do­min­gue­ras con mu­seos de or­den nacional y cas­ti­llos con vis­ta al mar.

La lis­ta de atrac­ti­vos na­po­li­ta­nos in­clu­ye pa­la­cios fal­tos de hu­mil­dad, claus­tros ta­pi­za­dos de na­ran­jos y un tea­tro que pre­su­me ser el más lon­ge­vo de su cla­se aún en ope­ra­ción. Lo que no in­clu­ye, sin em­bar­go, es esa es­pon­ta­nei­dad que escapa a la ló­gi­ca de lo pre­de­ci­ble. En su con­jun­to, los con­cier­tos ca­lle­je­ros, los pues­tos de mer­ca­do que pa­ran el trá­fi­co y las se­ña­les de trán­si­to in­ter­ve­ni­das, re­su­men la esen­cia na­po­li­ta­na me­jor que cual­quie­ra de sus iglesias. Y eso no es de­cir po­co, por­que lo úni­co que abun­da en Ná­po­les más que los al­ta­res, con la gra­cia del señor, son las piz­ze­rías.

De­li­cia ca­pre­se

Cua­ren­ta mi­nu­tos en ferry son to­do lo que se ne­ce­si­ta pa­ra cam­biar el caos na­po­li­tano por lu­jo pla­ye­ro. Y no se tra­ta de cual­quier lu­jo. Po­cas is­las en el mundo son tan fa­mo­sas y año­ra­das co­mo Ca­pri. Un cor­te de pan­ta­lón lle­va su nom­bre, una en­sa­la­da pre­sen­te en los cin­co con­ti­nen­tes lle­va su nom­bre y cien­tos de mi­les de sue­ños va­ca­cio­na­les lle­van su nom­bre. Des­de ha­ce más de me­dio si­glo, es­te rin­cón es uno de los lu­ga­res fa­vo­ri­tos de la al­cur­nia pa­ra ser vis­ta. Qui­zás por eso, la is­la es­tá ta­pi­za­da de ho­te­les bur­da­men­te ca­ros y con­ver­ti­bles que fun­cio­nan co­mo ta­xis. Y qui­zás por eso, tam­bién, se aso­cia con una arro­gan­cia que no es es­pe­cial­men­te ca­rac­te­rís­ti­ca de los lu­ga­res de­di­ca­dos a la pes­ca y la agri­cul­tu­ra. His­tó­ri­ca­men­te, es­te te­rreno de 10 km2 ha es­ta­do vin­cu­la­do con la vi­da ru­ral an­tes que con las pre­ten­sio­nes. Hoy, las dos co­exis­ten. Y si bien en Ca­pri es posible co­dear­se con el abo­len­go eu­ro­peo, sus jo­yas ge­nui­nas tie­nen más que ver con ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos que con las vi­drie­ras de la Via Ca­me­re­lle, esa don­de Bot­te­ga, Dol­ce, Guc­ci y Her­mès se ven­den co­mo pas­ta e fa­gio­li.

Te­le­fé­ri­cos que cru­zan las nu­bes, es­ca­li­na­tas con vis­tas pa­no­rá­mi­cas y ar­cos na­tu­ra­les don­de las pa­re­jas se ju­ran amor eterno con un be­so, son al­gu­nos de los atrac­ti­vos de Ca­pri que na­da tie­nen que ver con el des­pil­fa­rre. Los pre­jui­cios de arro­gan­cia que sue­len acom­pa­ñar a la is­la es­tán li­mi­ta­dos a cin­co ca­lles y a la du­ra­ción del ve­rano. Por lo de­más, es­te lu­gar no es más que un pue­blo pes­que­ro con pla­yas des­preo­cu­pa­das y ca­pri­chos na­tu­ra­les es­pe­cial­men­te vis­to­sos. Re­co­rrer la is­la com­ple­ta, por tie­rra, pue­de to­mar un par de días y ha­bi­li­da­des de mo­to­ci­clis­mo que no son pro­pias de to­dos los mor­ta­les. En cam­bio, re­co­rrer la is­la por mar to­ma me­nos de dos ho­ras y re­ve­la al­gu­nos de sus se­cre­tos me­jor guar­da­dos. Ade­más de ver las gru­tas que se es­con­den de la su­per­fi­cie y los rin­co­nes más le­ja­nos del puerto, la vuel­ta en bar­co a la is­la per­mi­te aden­trar­se en una de sus cue­vas. Pa­ra lo­grar­lo ha­ce fal­ta cam­biar de em­bar­ca­ción, es­pe­rar a que ba­je la marea y pa­sar por un tú­nel di­mi­nu­to, pe­ro a cam­bio de la pa­cien­cia, la Grot­ta Az­zu­rra sor­pren­de a las vi­si­tas con un es­pec­tácu­lo natural en el que el mar re­fle­ja luz tur­que­sa. De vuel­ta en tie­rra fir­me, la is­la se­du­ce a las vi­si­tas con li­mo­nes de ta­ma­ños des­co­mu­na­les, res­tau­ran­tes ca­se­ros que no ne­ce­si­tan man­te­les lar­gos pa­ra im­pre­sio­nar y mue­lles que an­ti­ci­pan el me­nú del día.

En la ciu­dad, pro­pia­men­te, los en­can­tos na­tu­ra­les su­cum­ben an­te la al­ta cos­tu­ra y las es­tre­llas Mi­che­lin. En­tre te­rra­zas que sir­ven ca­fé so­bre­va­lua­do, fu­ni­cu­la­res con fi­las que re­cuer­dan las va­ca­cio­nes en Dis­ney y co­mer­cios que no se to­man la mo­les­tia de abrir en­tre no­viem­bre y ma­yo, se ca­mu­flan he­la­dos pe­li­gro­sa­men­te bue­nos, ca­lle­jo­nes ol­vi­da­dos y jar­di­nes bo­tá­ni­cos con vis­tas de 180 gra­dos. Más le­jos, en los ba­rran­cos ape­nas vi­si­ta­dos de Ca­pri, los fa­ros vie­jos y las pla­yas vír­ge­nes man­tie­nen sus ca­mi­nos des­pe­ja­dos y sus per­fi­les ba­jos. Y lo ha­cen, sin que­rer, con la ac­ti­tud hu­mil­de que re­cuer­da los orí­ge­nes de una is­la que va­lo­ra li­mo­ne­ros an­tes que bol­sas y za­pa­tos.

La stra­da sud

Ha­cia el sur, la pro­vin­cia de Ná­po­les se fun­de con la de Sa­lerno. El ca­mino, tan en­re­da­do co­mo se­duc­tor, res­guar­da par­ques na­cio­na­les, rui­nas ro­ma­nas, ofi­cios ar­te­sa­na­les, li­co­res fru­ta­les que ter­mi­nan con ce­llo y al­deas en­cla­va­das en la mon­ta­ña. To­do, con un en­can­to pro­vin­cial que no escapa a las direcciones con­fu­sas, al gen­tío ve­ra­nie­go y al des­arre­glo in­con­tro­la­ble pro­pios de la re­gión.

Ape­nas 80 ki­ló­me­tros se­pa­ran Ná­po­les de Amal­fi, pe­ro son su­fi­cien­tes pa­ra en­con­trar mi­ra­do­res si­nuo­sos, com­pe­ten­cias ca­lle­je­ras de pizza a la le­ña, pla­yas es­con­di­das y em­pe­dra­dos don­de cir­cu­lan cin­que­cen­tos de ha­ce va­rias dé­ca­das. Ma­ne­jar por los la­be­rin­tos na­po­li­ta­nos y los ba­rran­cos apre­ta­dos de la ca­rre­te­ra amal­fi­ta­na no es pre­ci­sa­men­te co­sa fá­cil. Pe­ro a cam­bio de las vuel­tas, el trá­fi­co y las es­ta­cio­na­das im­po­si­bles, el ca­mino al sur pro­me­te pos­ta­les tan ri­cas co­mo fo­to­gé­ni­cas.

La pri­me­ra pa­ra­da, 15 ki­ló­me­tros al sur de Ná­po­les, es el Par­que Nacional del Ve­su­bio. Es­te vol­cán, el vi­llano épi­co en la his­to­ria de la des­truc­ción de Pom­pe­ya y Her­cu­lano, es uno de los atrac­ti­vos na­tu­ra­les más vi­si­ta­dos de la re­gión. La cer­ca­nía con la ciu­dad ayu­da, pe­ro el mé­ri­to de la na­tu­ra­le­za va­le más que las coin­ci­den­cias. El as­cen­so al crá­ter del vol­cán es la ac­ti­vi­dad más fa­mo­sa del par­que. Y si bien se ne­ce­si­ta algo de con­di­ción pa­ra con­quis­tar el cie­lo na­po­li­tano, no es un sen­de­ro es­pe­cial­men­te de­man­dan­te. La al­tu­ra ga­na­da no re­ba­sa los 200 me­tros y el ca­mino, amplio y man­te­ni­do, no asus­ta con pie­dras suel­tas ni lo­da­za­les. En la ci­ma, si el cli­ma es­tá de buenas, las his­to­rias de gran­de­za del an­ti­guo im­pe­rio ro­mano se acom­pa­ñan con vis­tas pa­no­rá­mi­cas del Gol­fo de Ná­po­les. Si las nu­bes ha­cen be­rrin­che, to­ca con­for­mar­se con un me­lon­ce­llo pa­ra mi­ti­gar el frío y con las fu­ma­ro­las cons­tan­tes del úni­co vol­cán eu­ro­peo que ha mos­tra­do su fu­ria en los úl­ti­mos cien años. De ahí que lo úni­co que que­da del fu­ni­cu­lar más famoso del mundo es una can­ción que lo­gró es­ca­par a la erup­ción de la dé­ca­da de 1940… ‘ncop­pa, jam­mo jà, fu­ni­cu­lì, fu­ni­cu­là!

40 ki­ló­me­tros al sur, en la pe­nín­su­la so­rren­ti­na, una lí­nea ima­gi­na­ria mar­ca el co­mien­zo del te­rri­to­rio sa­ler­ni­tano. Aun­que la ca­pi­tal de la pro­vin­cia es su cen­tro ur­bano más gran­de, la ciu­dad de Sa­lerno pa­sa inad­ver­ti­da an­te una co­lec­ción de pue­blos cos­te­ros acos­tum­bra­dos a la bue­na vi­da. La Cos­ta Amal­fi­ta­na, flan­quea­da por el mar Ti­rreno y la sie­rra Lat­ta­ri, es el des­tino más en­tra­ña­ble de la Cam­pa­nia y uno de los más po­pu­la­res de Ita­lia. Las ra­zo­nes, jus­tas, in­clu­yen ela­bo­ra­ción ar­te­sa­nal de li­mon­ce­llo, pla­yas so­lo ac­ce­si­bles en bo­te y tú­ne­les rús­ti­cos ta­pi­za­dos de wis­te­rias. En­tre la co­lec­ción de pue­blos que cus­to­dian la stra­da sta­ta­le 163, se en­cuen­tra uno que si no es tan po­pu­lar co­mo el pro­pio Amal­fi, es so­lo por­que su nom­bre no fi­gu­ra co­mo ape­lli­do de la cos­ta.

Po­si­tano, con sus cer­ca de 4 mil re­si­den­tes per­ma­nen­tes, es una al­dea pin­to­res­ca don­de la tra­di­ción y el lu­jo con­vi­ven to­dos los días. Eso, siem­pre que se tra­te de los días ve­ra­nie­gos, cuan­do la pos­tal co­bra vi­da y los co­mer­cios prue­ban ser más que fachadas de uti­le­ría. Es­te pue­bli­to, co­mo ca­si to­dos en la re­gión, vi­ve del tu­ris­mo. Los pre­cios son un dis­pa­ra­te, las ca­lles es­tán aba­rro­ta­das y las som­bri­llas que vis­ten la pla­ya de co­lo­res son más co­di­cia­das que el me­jor de los vi­nos. Eso, sin em­bar­go, no sig­ni­fi­ca que los ta­lle­res de ce­rá­mi­ca sean me­nos ar­te­sa­na­les ni que los bo­tes pes­que­ros es­tén me­ra­men­te de adorno. Si Po­si­tano cua­tri­pli­ca su po­bla­ción en el ve­rano no es por coin­ci­den­cia. El pue­blo, con sus pin­to­res ca­lle­je­ros, pla­yas cris­ta­li­nas y ta­lle­res ar­te­sa­na­les, es un don­juán. Y así co­mo ca­ye­ron a sus pies per­so­na­jes co­mo Paul Klee y John Stein­beck, caen los mi­les de mor­ta­les que en­tre ma­yo y septiembre se de­jan se­du­cir por el sol amal­fi­tano. Si ya lo di­jo un poe­ta lo­cal ha­ce más de un si­glo: el día del Jui­cio Fi­nal, pa­ra los amal­fi­ta­nos que va­yan al Pa­raí­so, se­rá un día co­mo cual­quier otro.

Los pa­seos en bo­te son uno de los atrac­ti­vos prin­ci­pa­les en Ca­pri.

Gru­tas y bahías tur­que­sa en Ca­pri.

Piaz­za de la Vit­to­ria en Ana­ca­pri.

Vis­ta del atar­de­cer en la piaz­ze­ta de Ca­pri.

Tú­ne­les de wis­te­ria en las ca­lles ca­prien­ses.

In­te­rior del Pa­la­cio Real de Ná­po­les

In­te­rior del Pa­la­cio Real de Ná­po­les

Ci­clo­pis­ta en el ma­le­cón na­po­li­tano.

Cú­pu­la de la igle­sia na­po­li­ta­na Ge­sù Nuo­vo.

Atar­de­cer en la Via Par­te­no­pe en Ná­po­les.

Atrio de la Ga­le­ría Um­ber­to I.

To­ma­tes fres­cos en un mer­ca­do de Ca­pri.

In­ter­ven­ción de Clet Abraham en el cen­tro na­po­li­tano.

Ma­ri­na na­po­li­ta­na del Cas­tel dell’ovo

Crá­ter vol­cá­ni­co en ac­ti­vi­dad.

Mue­lles y to­rres cen­te­na­rios en la cos­ta amal­fi­ta­na.

Ca­lle­jo­nes y es­ca­li­na­tas en la par­te al­ta de Po­si­tano.

Pa­seos por la nu­bes en el Par­que Nacional del Ve­su­bio.

Sen­de­ro pa­ra su­bir a la ci­ma del Ve­su­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.