El Co­lec­ti­vo 1050°

IN­NO­VAN­DO LAS TRA­DI­CIO­NES

Hotbook Magazine - - Índice - www.1050gra­dos.com

Es esen­cial pres­tar­le aten­ción y ser con­sien­tes del res­pe­to que me­re­cen nues­tras raí­ces pa­ra no per­der­las. El tra­ba­jo del al­fa­re­ro tra­di­cio­nal es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción. Se te­me que pa­ra la pró­xi­ma dé­ca­da un ter­cio de los pue­blos me­xi­ca­nos en los que ac­tual­men­te se tra­ba­ja el ba­rro aban­do­nen es­ta prác­ti­ca he­re­da­da. Ya no se le da el va­lor sim­bó­li­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral que im­pul­sa el cre­ci­mien­to de es­te ofi­cio. Los ob­je­tos de plás­ti­co desecha­bles pro­du­ci­dos ma­si­va­men­te han ve­ni­do a ocu­par su lu­gar, ge­ne­ran­do ba­su­ra y de­gra­dan­do la tra­di­ción in­dí­ge­na.

Pe­ro no to­do es­tá per­di­do. Rein­ven­tar la al­fa­re­ría tra­di­cio­nal en Mé­xi­co pa­ra con­ver­tir es­ta prác­ti­ca en un mo­tor eco­nó­mi­co, de cohe­sión so­cial y desa­rro­llo cul­tu­ral, es el re­to que ha asu­mi­do el Co­lec­ti­vo 1050° en con­jun­to con la aso­cia­ción ci­vil In­no­van­do las Tra­di­cio­nes.

Es­tas dos aso­cia­cio­nes fun­cio­nan uni­das pa­ra res­ca­tar la tra­di­ción me­xi­ca­na. La aso­cia­ción ci­vil In­no­van­do las Tra­di­cio­nes se­ría, en es­ta du­pla, el ár­bol, pues se en­car­ga de investigar la pro­ble­má­ti­ca so­cio­ló­gi­ca re­la­cio­na­da con la al­fa­re­ría tra­di­cio­nal, y el Co­lec­ti­vo 1050°, se­ría los fru­tos, es de­cir, el re­sul­ta­do vi­si­ble de su tra­ba­jo, en­fo­ca­do en el em­pren­di­mien­to so­cial y la co­mer­cia­li­za­ción de las pie­zas de los ar­te­sa­nos que for­man par­te de to­do el mo­vi­mien­to.

Kyth­zia Ba­rre­ra y Die­go Mier y Te­rán, son los crea­do­res de am­bas or­ga­ni­za­cio­nes y ha­ce 12 años, abrie­ron el mer­ca­do y las opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to a los ar­te­sa­nos, con el úni­co pro­pó­si­to de for­ta­le­cer un ofi­cio que ha acom­pa­ña­do a Mé­xi­co du­ran­te cien­tos de años.

Crea­ron el Co­lec­ti­vo 1050° en Oa­xa­ca, que a tra­vés de di­fe­ren­tes

ac­ti­vi­da­des es­tá cam­bian­do la per­cep­ción del tra­ba­jo en ba­rro y la ar­te­sa­nía en ge­ne­ral. In­sis­ten en que “el tiem­po es vi­da, el tra­ba­jo es go­zo, el mer­ca­do es in­ter­cam­bio, el ofi­cio es un re­ga­lo y la ga­nan­cia es ofren­da”.

La hi­bri­da­ción en­tre lo tra­di­cio­nal y lo mo­derno da co­mo re­sul­ta­do nue­vas po­si­bi­li­da­des pa­ra el ba­rro y los al­fa­re­ros. El Co­lec­ti­vo 1050° apos­tó por crear di­se­ños con­tem­po­rá­neos em­plean­do prác­ti­cas an­ti­guas, con pro­duc­tos adap­ta­dos al es­ti­lo de vi­da ur­bano. Su in­ten­ción es vol­ver com­pe­ti­ti­va la ar­te­sa­nía tra­di­cio­nal pa­ra su­pe­rar los ar­tícu­los in­dus­tria­les en el mer­ca­do nacional e in­ter­na­cio­nal.

El nom­bre del co­lec­ti­vo pro­vie­ne del pun­to en­tre la al­ta y la ba­ja tem­pe­ra­tu­ra pro­du­ci­da al mo­men­to de la que­ma que, se­gún téc­ni­cas an­ces­tra­les, mar­ca un ti­po u otro de ce­rá­mi­ca. Los 1050° C son el lí­mi­te que de­fi­ne la ce­rá­mi­ca ar­tís­ti­ca y la po­pu­lar, y sim­bo­li­za la in­te­gra­ción en­tre la tra­di­ción y la in­no­va­ción. “Pa­ra el Co­lec­ti­vo 1050° no hay fron­te­ras, por­que nues­tros sue­ños no tie­nen lí­mi­tes”, di­cen sus fun­da­do­res. Por su par­te, los di­rec­ti­vos de In­no­van­do la Tra­di­ción AC, al investigar las vie­jas prác­ti­cas co­mu­ni­ta­rias y su im­por­tan­cia, creen que “Lo que co­men­zó co­mo un proyecto per­so­nal, rá­pi­da­men­te tras­cen­dió a cues­tio­nes más am­plias sobre quié­nes so­mos, quié­nes que­re­mos ser y ha­cia dónde va­mos co­mo ci­vi­li­za­ción”, y tras de años de tra­ba­jo, con­si­de­ran que “las pre­gun­tas que nos guían aho­ra son más pro­fun­das, com­ple­jas y tras­cen­den­ta­les. Sa­be­mos que aho­ra es cru­cial ins­pi­rar­nos en la sa­bi­du­ría de las cul­tu­ras tra­di­cio­na­les”.

En la ac­tua­li­dad, tra­ba­jan con ellos apro­xi­ma­da­men­te 60 ar­te­sa­nos, en su ma­yo­ría mu­je­res a las que be­ne­fi­cian eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y so­cial­men­te. El proyecto se ha ex­pan­di­do a va­rios pue­blos y ciu­da­des pa­ra ven­der sus pie­zas úni­cas y a va­rias co­mu­ni­da­des co­mo Tla­pa­zo­la, Co­yo­te­pec, Re­yes Met­zontla, To­nal­te­pec, At­zom­pa, Yohue­che, Ta­ma­zo­la y otras en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

El ba­rro ar­te­sa­nal sig­ni­fi­ca una for­ma de vi­da en equi­li­brio con el en­torno, su prác­ti­ca tie­ne mu­cho pe­so en la iden­ti­dad me­xi­ca­na. Sus mé­to­dos au­tóc­to­nos son ma­nua­les y co­nec­tan tan­to al pro­duc­tor co­mo al con­su­mi­dor con su pa­sa­do. Las he­rra­mien­tas, fa­bri­ca­das con ma­te­ria­les na­tu­ra­les y sen­ci­llos, no con­ta­mi­nan el me­dio am­bien­te y su re­sul­ta­do per­du­ra en el tiem­po. Ca­da pie­za ar­te­sa­nal es úni­ca y ca­rac­te­rís­ti­ca, don­de las ideas ar­tís­ti­cas y la pa­sión del al­fa­re­ro se ma­te­ria­li­zan.

Las téc­ni­cas em­plea­das son las he­re­da­das de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción: la que­ma es en horno de le­ña y a ras del sue­lo. La re­co­lec­ta del ba­rro y la le­ña tam­bién se rea­li­za ma­nual­men­te, así co­mo el mo­de­la­do. To­do el pro­ce­di­mien­to es natural, li­bre de plo­mo e hi­dro­car­bu­ros, muy ale­ja­do de las ema­na­cio­nes que pro­du­ce la in­dus­tria del plás­ti­co.

Sus di­se­ños ex­clu­si­vos son crea­dos co­mu­ni­ta­ria­men­te, por lo que ca­da pro­duc­tor con­ser­va su ano­ni­ma­to. En con­jun­to, diseñadores y al­fa­re­ros ela­bo­ran dis­tin­tos pro­duc­tos co­mo ja­rras, ta­zo­nes, fru­te­ros y otros ob­je­tos ins­pi­ra­dos en la tra­di­ción in­dí­ge­na, pe­ro con los to­ques de la mo­der­ni­dad que hoy vi­vi­mos. Mu­chos de ellos son de co­lor ne­gro y na­ran­ja, re­don­dea­dos y pulidos pa­ra ser em­plea­dos en to­do ti­po de oca­sión, ya sea ca­sual o ele­gan­te.

El in­te­rés es fa­bri­car ar­tícu­los uti­li­ta­rios, no so­lo decorativos. La im­por­tan­cia da­da a la fun­cio­na­li­dad res­pon­de a la ten­den­cia ac­tual del di­se­ño que cui­da la es­té­ti­ca, pe­ro la po­ne al ser­vi­cio de la fun­ción, por lo que ca­da ob­je­to se in­te­gra a la vi­da co­ti­dia­na. El co­lec­ti­vo y su aso­cia­ción ci­vil se han con­ver­ti­do en el puen­te en­tre la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na y el exi­gen­te mer­ca­do ur­bano. Su me­ta es crear los que en el fu­tu­ro se­rán los clá­si­cos de la ce­rá­mi­ca me­xi­ca­na del si­glo XXI.

A tra­vés de cur­sos e in­ter­cam­bios, In­no­van­do la Tra­di­ción AC y el Co­lec­ti­vo 1050° or­ga­ni­za­ron una red mul­ti­dis­ci­pli­na­ria que tra­ba­ja pa­ra au­men­tar el va­lor sim­bó­li­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de la al­fa­re­ría tra­di­cio­nal al desa­rro­llar nue­vas ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos en los ce­ra­mis­tas. “Los di­se­ña­mos pa­ra ser es­pa­cios don­de ellos pue­dan ima­gi­nar y crear li­bre­men­te”, ex­pli­ca Ba­rre­ra sobre los ta­lle­res de apren­di­za­je. Tam­bién ase­so­ran a los ar­te­sa­nos en temas de or­ga­ni­za­ción, di­se­ño, téc­ni­ca y co­mer­cia­li­za­ción. “A lo lar­go de los años, he­mos ca­pa­ci­ta­do a cien­tos de ar­te­sa­nos. Pe­ro el tra­ba­jo con­ti­nuo a la fe­cha es con 60 per­so­nas en sie­te co­mu­ni­da­des”.

La la­bor de pro­mo­ción de Co­lec­ti­vo 1050° e In­no­van­do la Tra­di­ción AC. se lle­va a ca­bo a tra­vés de di­fe­ren­tes ex­po­si­cio­nes, pu­bli­ca­cio­nes y otras ac­ti­vi­da­des de di­fu­sión que han eje­cu­ta­do pa­ra po­ten­ciar el tra­ba­jo ar­te­sa­nal. “Con­fia­mos en que el po­der de la tra­di­ción al­fa­re­ra se­rá apre­cia­do y va­lo­ra­do por mu­chos y que, jun­tos, po­de­mos evi­tar que des­apa­rez­ca”, afir­mó Kyth­zia Ba­rre­ra.

El re­sul­ta­do del pro­ce­so ha per­mea­do to­dos los sec­to­res y ám­bi­tos de la so­cie­dad me­xi­ca­na e in­clu­so, la in­ter­na­cio­nal. Fue el ca­so de los pres­ti­gio­sos even­tos de No­ma en Tu­lum, lle­va­dos a ca­bo el 12 de abril y el 28 de ma­yo del pre­sen­te año, cuan­do la car­ta gas­tro­nó­mi­ca fue ser­vi­da en una va­ji­lla de 700 pie­zas de ba­rro ar­te­sa­nal, en­te­ra­men­te di­se­ña­da y fa­bri­ca­da por los al­fa­re­ros del proyecto. El da­nés Re­né Red­ze­pi, a car­go del even­to y hoy con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res chefs del mundo, de­cla­ró que to­do lo que ha en­con­tra­do en Mé­xi­co es tan an­ti­guo y re­le­van­te co­mo el tiem­po mis­mo.

To­do el es­fuer­zo de ca­pa­ci­ta­ción, se­gui­mien­to y pro­mo­ción de los ar­te­sa­nos de las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des per­te­ne­cien­tes al proyecto de Ba­rre­ra y de Mier y Te­rán se ha con­ver­ti­do en una cau­sa más pro­fun­da e im­por­tan­te año con año. Las tra­di­cio­nes se man­tie­nen con vi­da cuan­do la so­cie­dad las va­lo­ra y las in­cor­po­ra a su vi­da co­ti­dia­na y a su ima­gi­na­rio. Eso ha­cen, tan­to el Co­lec­ti­vo 1050° co­mo In­no­van­do Las Tra­di­cio­nes AC: adap­tar el ba­rro ori­gi­na­rio a los tiem­pos mo­der­nos.

Es­ta ini­cia­ti­va por re­cu­pe­rar los orí­ge­nes me­xi­ca­nos y apro­ve­char­los pa­ra en­ri­que­cer el por­ve­nir cul­tu­ral, eco­nó­mi­co y so­cial, abre la puer­ta a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas que tan­to han si­do mar­gi­na­das en las úl­ti­mas dé­ca­das. La preo­cu­pa­ción de es­tos co­lec­ti­vos tam­bién es ge­ne­rar es­pa­cios de reflexión sobre quié­nes son los me­xi­ca­nos, qué les de­pa­ra el fu­tu­ro y có­mo se de­be ha­cer un ne­go­cio sin ge­ne­rar con­ta­mi­na­ción ni ex­clu­sión so­cial. “Com­prar en Co­lec­ti­vo 1050° es con­tac­tar con la raíz de Mé­xi­co”, des­cri­ben los crea­do­res del proyecto, “convertimos la tie­rra en be­lle­za”.

Fo­tos cortesía de Co­lec­ti­vo 1050º e In­no­van­do las Tra­di­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.