Pie­dra Sal

Hotbook Magazine - - Índice -

Pie­dra Sal na­ce con la idea de crear un res­tau­ran­te en don­de los ma­ris­cos y pes­ca­dos sean los pro­ta­go­nis­tas del me­nú, pe­ro con una pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca que no ve­mos muy se­gui­do, la sim­pli­ci­dad. La ma­yo­ría de los ma­ris­cos y pes­ca­dos son im­por­ta­dos del Gol­fo de Mé­xi­co, prin­ci­pal­men­te de Ve­ra­cruz, y tam­bién los hay traí­dos de Es­pa­ña e Ita­lia. Pa­ra Pie­dra Sal es muy im­por­tan­te la ca­li­dad y fres­cu­ra de los pro­duc­tos que ofre­ce, por es­to, se es­co­gen los me­jo­res de ca­da re­gión pa­ra que, sin im­por­tar la dis­tan­cia que ten­gan que re­co­rrer, lle­guen a nues­tra me­sa con la fres­cu­ra que los dis­tin­gue.

El me­nú es­tá com­pues­to por una ba­rra fría don­de ofre­cen las al­me­jas más fres­cas, va­rie­dad de os­tio­nes co­mo los San Blas y Ku­ma­mo­to, sas­hi­mis de cor­te fino y grue­so, y tos­ta­das con un sin­fín de ma­ris­cos. Co­mo pla­ti­llos prin­ci­pa­les hay un ex­qui­si­to pul­po a las bra­sas, arroz ne­gro con ca­la­mar y el fa­vo­ri­to de la ca­sa: la pes­ca del día a la sal.

Y aun­que son su prin­ci­pal atrac­ti­vo, Pie­dra Sal no se que­da atrás en sus cor­tes co­mo el shor­trib, el chu­le­tón de res que es añe­ja­do du­ran­te 21 días y traí­do des­de Ve­ra­cruz, el po­lli­to de le­che ros­ti­za­do y los ta­cos de le­chón. Al igual que los pro­duc­tos del mar, los cor­tes de car­ne pro­vie­nen de los me­jo­res pro­duc­to­res y cuen­tan con la ma­yor ca­li­dad.

Los pos­tres pa­ra quien tie­ne esa de­bi­li­dad, tam­bién son un fuer­te en la co­ci­na de Pie­dra Sal, una ga­lle­ta ca­lien­te re­lle­na de nu­te­lla ser­vi­da con he­la­do o el pas­tel de plátano son nues­tras de­li­cio­sas recomendaciones.

La con­cep­ción del es­pa­cio es obra del des­pa­cho VGZ Ar­qui­tec­tu­ra, di­se­ña­do pa­ra crear un vi­be re­la­ja­do y cozy en el que siem­pre se en­cuen­tra un am­bien­te ele­gan­te y cá­li­do a la vez. Con sus de­ta­lles en ma­de­ra y de­co­ra­ción ve­ge­tal, Pie­dra Sal lo tie­ne to­do, la fres­cu­ra del mar en de­li­cio­sas pre­pa­ra­cio­nes, las car­nes más tier­nas y ju­go­sas, to­do en un am­bien­te de tran­qui­li­dad y es­ti­lo con el me­jor de los ser­vi­cios.

Al ter­mi­nar de dis­fru­tar la ex­pe­rien­cia culinaria que Pie­dra Sal ofre­ce, el si­guien­te pa­so es su­bir a Re­for­ma 1101.

Aun­que al ini­cio del proyecto del res­tau­ran­te es­ta idea no es­ta­ba planteada, los crea­do­res de Pie­dra Sal se die­ron cuen­ta de que no po­dían de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad y el es­pa­cio con el que con­ta­ban, es­pe­cial­men­te por la vis­ta y ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­das, y de­ci­die­ron abrir el pri­mer roof­top de Re­for­ma.

Pa­ra ha­cer de la te­rra­za una ex­pe­rien­cia por sí mis­ma, el icó­ni­co bar­ten­der y ga­na­dor del World Class Mé­xi­co 2016, Mi­ca Rous­seau, di­se­ñó un me­nú se­lec­to con so­lo nue­ve cóc­te­les, den­tro de los que se en­cuen­tran su famoso bloody mary ela­bo­ra­do con salsa de chi­potle. La idea del di­se­ño fue dis­tri­buir las me­sas en torno a una ba­rra cen­tral en un amplio es­pa­cio co­ro­na­do por un te­cho re­trác­til y ro­dea­do de ven­ta­na­les, lo que po­si­bi­li­ta la vis­ta al ex­te­rior des­de cual­quier pun­to y la in­cor­po­ra­ción del cam­bian­te pai­sa­je al in­te­rior.

El pro­pó­si­to de Re­for­ma 1101 es ofre­cer a los clien­tes un lu­gar abier­to, en don­de pue­dan dis­fru­tar de una tar­de de tra­gos, que muy pro­ba­ble­men­te se ex­tien­da a la no­che, con ami­gos y fa­mi­lia, en un am­bien­te agra­da­ble.

No ca­be du­da de que el con­cep­to con el que lle­ga Pie­dra Sal es­tá he­cho pa­ra dis­fru­tar la com­bi­na­ción idí­li­ca: la me­jor co­mi­da con la me­jor com­pa­ñía.

De ahí pro­vie­ne el nom­bre de es­te ya icó­ni­co res­tau­ran­te. Gra­cias a la ca­li­dad y ex­qui­si­to sabor de sus ali­men­tos, no se ne­ce­si­ta ma­yor con­di­men­to, so­la­men­te sal.

La sal es un in­gre­dien­te in­dis­pen­sa­ble en la co­ci­na, no im­por­ta lo que se pre­pa­re, siem­pre se agre­ga una piz­ca de sal pa­ra re­sal­tar el sabor de los pla­ti­llos. Y no so­lo es­to, sino que sir­ve co­mo un con­ser­van­te natural pa­ra car­nes, pes­ca­dos y en­cur­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.