Las rei­nas de la mú­si­ca

SUPERSTICIONES EN GRU­POS FE­ME­NI­LES DE MÚ­SI­CA PO­PU­LAR ME­XI­CA­NA

Hotbook Magazine - - Índice -

Cuan­do Dul­ce Ma­tria to­ma la trom­pe­ta y pe­ga un for­tí­si­mo viento que dis­pa­ra un so­ni­do agu­do y cons­tan­te, la co­rrien­te de ai­re que em­pu­ja su dia­frag­ma tie­ne una per­fec­ción con­ti­nua: es pre­ci­sa, sin in­te­rrup­ción, sin in­ter­mi­ten­cias. Dul­ce to­ca la trom­pe­ta y es can­to­ra des­de los 5 años. Su ma­dre, quien le en­se­ñó a can­tar, in­ter­pre­ta­ba los éxi­tos de la mú­si­ca ran­che­ra en un gru­po fun­da­do por su es­po­so Joel y que por el nom­bre –Los Ca­ba­lle­ros Do­ra­dos de Du­ran­go– pa­re­cía no lle­var nin­gu­na mu­jer en su ali­nea­ción. Ana Ro­sa, la ma­dre de Dul­ce, apren­dió sobre la mar­cha los se­cre­tos de la trom­pe­ta, el vio­lín y el gui­ta­rrón, co­no­ci­mien­tos em­pí­ri­cos que le re­ga­ló a su hi­ja an­tes de mo­rir ba­jo fuego cru­za­do en una can­ti­na de Ta­mau­li­pas en el año 2010: la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co ha­bía em­pe­za­do ya a de­go­llar los sue­ños de ma­ri­po­sas y pá­ja­ros can­to­res, fi­gu­ras que iban bor­da­das aque­lla ma­dru­ga­da en el cha­le­co de cha­rro de la ma­dre de Dul­ce y que ter­mi­na­rían hun­di­das en­tre san­gre y pól­vo­ra.

Cin­co años des­pués del aten­ta­do, Dul­ce y su pa­dre fun­da­ron el ma­ria­chi in­ter­na­cio­nal fe­me­nil: Las Di­vas de Oro, un gru­po que, a pe­ti­ción de Dul­ce, no de­bía te­ner hom­bres en la ali­nea­ción; se­rían pu­ras mu­je­res las que ha­brían de in­ter­pre­tar la mú­si­ca po­pu­lar y tra­di­cio­nal me­xi­ca­na. “Can­ta­mos las can­cio­nes que ha­cen sen­tir a nues­tro Mé­xi­co, a nues­tra ma­dre pa­tria, por eso me lla­man ‘Dul­ce Ma­tria’, por­que soy mu­jer, soy ma­ria­chi y le can­to a Mé­xi­co, a la vez que tam­bién le can­to a mi ma­dre”.

Dul­ce Ma­tria tie­ne una par­ti­cu­lar su­pers­ti­ción y la prac­ti­ca en gru­po jun­to a Gaby y Te­re­za (vio­li­nes), Eu­la­lia La Fla­ca (gui­ta­rra), Va­len­ti­na (se­gun­da trom­pe­tis­ta), Ma­ría Va­len­ti­na (vihue­la), y Daf­ne La Cha­pa­rri­ta (gui­ta­rrón): to­das to­man una pre­pa­ra­ción que les ha­ce Ne­po­mu­ceno, un cu­ran­de­ro oriun­do de Oa­xa­ca asen­ta­do en Du­ran­go des­de ha­ce 15 años. El men­jur­je tie­ne mez­cal, ro­me­ro, ma­ri­gua­na, ve­neno de ala­crán y men­ta. Con un as­per­sor, se lo apli­can en la nu­ca, en los bra­zos y en las pier­nas; por úl­ti­mo, lo un­tan a los ins­tru­men­tos, “los lim­pian” con es­ta mez­cla, mien­tras can­tan a su tie­rra:

Yo soy de la tie­rra de los ala­cra­nes... yo soy de Du­ran­go, pa­la­bra de ho­nor en don­de los hom­bres son hom­bres for­ma­les y son sus mu­je­res pu­ro co­ra­zón.

Dul­ce Ma­tria me mues­tra un úl­ti­mo se­cre­to, in­só­li­to y sin­gu­lar: los bo­to­nes de su trom­pe­ta tie­nen las hue­llas dac­ti­la­res de los de­dos de su ma­má, los mis­mos que pre

sio­na­ban aque­llos pis­to­nes pa­ra re­gu­lar el viento. Cuan­do me acer­co a mi­rar, pen­sa­ba que eran so­lo mol­des de aque­llas hue­llas, sin em­bar­go, es la piel en­mi­ca­da de su ma­dre muer­ta: “Lla­ma­ron a mi tía de la pro­cu­ra­du­ría, di­je­ron que ha­bían en­con­tra­do un ras­tro de mi ma­má que ter­mi­na­ron sien­do seis de sus de­dos; los ha­lla­ron en el mu­ni­ci­pio de San Fer­nan­do en Ta­mau­li­pas”.

Las hue­llas de esos de­dos, coin­ci­dían efec­ti­va­men­te con las del re­gis­tro de la ma­má de Dul­ce: “Re­cuer­do que mi tía, mi pa­dre y mis abue­los, les gri­ta­ron a los fe­de­ra­les que no que­rían seis de­dos, que­rían el cuer­po com­ple­to”. Has­ta la fe­cha no han en­con­tra­do más res­tos y el año pa­sa­do, Lour­des, la abue­la de Dul­ce, exi­gió te­ner las hue­llas pa­ra que exis­tie­ra al me­nos algo del cuer­po pa­ra despedirse, pa­ra ve­lar.

Tras in­men­sos pa­pe­leos bu­ro­crá­ti­cos, la fa­mi­lia se hi­zo de aque­llos pe­da­zos de piel, ma­pas de aque­llas ma­nos que crea­ban mú­si­ca. Al po­co tiem­po, Dul­ce Ma­tria le pi­dió a su abue­la tres hue­llas pa­ra lle­var a su ma­dre de vuel­ta a la mú­si­ca: del ín­di­ce, de­do me­dio y anu­lar; cuan­do las tu­vo, las lle­vó con un re­pa­ra­dor de vie­jos ins­tru­men­tos en San An­to­nio, Te­xas. Dul­ce re­cuer­da y son­ríe cuan­do me cuen­ta que mien­tras es­pe­ra­ba que le hi­cie­ran es­ta pe­cu­liar in­ser­ción de piel a los ém­bo­los a su trom­pe­ta, ella veía pa­sar el tiem­po en un re­loj que te­nía ala­cra­nes di­se­ca­dos co­mo se­ña­les pa­ra mar­car las ho­ras, se ima­gi­na­ba lo que de­bió cos­tar­le al ar­te­sano atra­par esos bi­chos: “Ima­gí­na­te, atra­pas a un ala­crán y di­ces, ya ten­go mi 1:00 de la tar­de, mis 4 de la ma­dru­ga­da, mi me­dia no­che”, se ríe y re­cuer­da que esa ima­gen le dio el pri­mer te­ma pro­pio de las Diosas de Oro, que ella com­pu­so ins­pi­ra­da en el tiem­po y en su ma­dre.

Tiem­po eres, cu­ras y en­ve­ne­nas, dé­ja­me ser li­bre, vo­lar co­mo pa­lo­ma al viento, no me li­mi­tes, no me cor­tes las alas, no me des el ve­neno de la ho­ra, por­que tal vez de esa ho­ra ya no vuel­va, en­ve­né­na­me so­lo de ju­ven­tud y amor.

Del tiem­po del ala­crán par­ti­mos y le da­mos dos vuel­tas com­ple­tas al re­loj (25 ho­ras) pa­ra lle­gar por tie­rra a En­se­na­da, Ba­ja Ca­li­for­nia, a tra­vés de una gran ca­rre­te­ra de­sier­ta y os­cu­ra, tal co­mo la des­cri­bían los Ea­gles en la mí­ti­ca “Ho­tel Ca­li­for­nia”. Nos re­ci­be Ka­ren, fun­da­do­ra del gru­po Las Ví­bo­ras de En­se­na­da, con­jun­to de mú­si­ca nor­te­ña for­ma­do por cua­tro mu­je­res (ade­más de Ka­ren, son Paty, Blan­ca y Luz Ele­na).

Con ape­nas un año en la vi­da, di­ga­mos, pú­bli­ca, ya es­tán por gra­bar su pri­mer dis­co de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te. Ka­ren tie­ne 28 años y ade­más de su afi­ción por los cuar­te­tos norteños, le gus­ta es­cu­char rock y la mú­si­ca de salón co­mo la de la So­no­ra San­ta­ne­ra. Se au­to­nom­bra co­mo una “mi­lle­nial” de los rit­mos del nor­te por­que se in­tere­sa en apro­ve­char apli­ca­cio­nes y otras pla­ta­for­mas pa­ra ela­bo­rar su mú­si­ca y dis­tri­buir­la, aun­que no nie­ga la di­fi­cul­tad de abrir­se pa­so en el mundo de la mú­si­ca. “Te­ne­mos mu­chas he­rra­mien­tas, eso es bueno, cual­quie­ra pue­de com­par­tir su mú­si­ca, al fi­nal, el tra­ba­jo y la ca­li­dad de tus can­cio­nes van a ser las que se­gui­rán ha­cien­do la di­fe­ren­cia”.

La lí­der de Las Ví­bo­ras de En­se­na­da re­clu­tó a pu­ras mu­je­res. Ka­ren bus­ca dar­le ese ma­tiz “a un cam­po de pu­ro hom­bre que diz­que trae a las mu­je­res co­mien­do de sus pies”. Ka­ren na­rra que no es na­da fá­cil ha­cer un gru­po de pu­ras mu­je­res: “tie­nes que bus­car­le por­que si quie­res un acor­deón, te vas a en­con­trar a pu­ros hom­bres, que si bus­cas un ba­jo, igual, pu­ra mano ma­cha, en­ton­ces hay que te­ner pa­cien­cia; hay va­rias chi­cas que to­can su mú­si­ca pe­ro aún les da pe­na sa­lir a for­mar par­te de un es­ti­lo de mú­si­ca en don­de se ve pu­ro hom­bre”.

Me doy cuen­ta de que la ma­yor de es­tas dig­nas ví­bo­ras que mu­si­ca­li­zan la her­mo­sa pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia, es arries­ga­da, me­ticu­losa y cla­ra, vir­tu­des que flu­yen en su sin­ce­ro acen­to nor­te­ño, suel­ta ca­da pa­la­bra sin prejuicio y con se­gu­ri­dad, no exis­te una sobre-me­di­ta­ción en su len­gua­je; es­te va natural, sin mie­do. Los pla­nes que Ka­ren tie­ne pa­ra la ban­da son así y no hay du­da de que sor­pren­den por su fres­cu­ra y ori­gi­na­li­dad, de don­de par­te tam­bién su su­pers­ti­ción: “A mí me gus­ta­ría lo­grar una mez­cla en­tre Johnny Cash y Pa­qui­ta la del Ba­rrio con el jue­go que ha­ce el acor­deón y el re­do­ble con bom­bo y pla­ti­llo que tie­ne la mú­si­ca nor­te­ña”. Pa­ra Ka­ren cual­quier can­ción se pue­de ha­cer en es­te rit­mo por­que “es un gé­ne­ro don­de se jue­ga más de lo que se pien­sa”, no hay re­glas es­tric­tas de la mú­si­ca, so­lo hay una ba­se que se com­po­ne de dos tiem­pos (2/4) y tres tiem­pos (3/4).

Me que­do ató­ni­to con tal con­fe­sión y mi ima­gi­na­ción no ce­sa de re­pro­du­cir una fu­sión así de ori­gi­nal. Pa­ra lo­grar­lo, Ka­ren no se ba­sa so­lo en creatividad, sino en unir sus supersticiones en torno a esas dos fi­gu­ras con las que bus­ca un diá­lo­go en la mú­si­ca: Cash / La del Ba­rrio.

“Vas a de­cir que es­toy lo­ca, pe­ro pa­ra ca­da en­sa­yo ha­go dos ri­tua­les que te voy a con­fe­sar, la me­ra ver­dad no me da pe­na: me vis­to de ne­gro co­mo ha­cía el Johnny (Cash) y re­zo con mu­cha fuer­za; pien­so en ben­di­cio­nes pa­ra to­dos los que quie­ro, pa­ra las chi­cas de la ban­da, pa­ra que ten­ga­mos sa­lud y que nos pro­te­jan de cual­quier pe­li­gro en es­te mundo que es­tá bien pin­che lo­co, pien­so en har­tas co­sas que me po­nen sentimental y al fi­nal llo­ro. Es­to lo lle­vo ha­cien­do un tiem­po; pa­ra cuan­do me di cuen­ta su­pe que ha­cía dos co­sas de las dos per­so­nas que me ins­pi­ran: ves­tir­me de ne­gro (Cash) y llo­rar (Pa­qui­ta). ¿Có­mo ves?”

Ka­ren arran­ca un fal­se­te que ha­ce del ho­ri­zon­te un ani­llo de fuego. En­ton­ces el sol se dis­per­sa en púr­pu­ras, na­ran­jas y rojos, tres co­lo­res com­bi­na­dos, tres en­ga­ños a la no­che pa­ra que pro­lon­gue su caí­da, la pri­me­ra vez lo hi­cie­ron por co­ra­je, la se­gun­da por ca­pri­cho y la ter­ce­ra por pla­cer.

“CAN­TA­MOS LAS CAN­CIO­NES QUE HA­CEN SEN­TIR A NUES­TRO MÉ­XI­CO, A NUES­TRA MA­DRE PA­TRIA, POR ESO ME LLA­MAN ‘DUL­CE MA­TRIA’, POR­QUE SOY MU­JER, SOY MA­RIA­CHI Y LE CAN­TO A

MÉ­XI­CO, A LA VEZ QUE TAM­BIÉN LE CAN­TO A MI MA­DRE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.