Hot­mu­sic Edim­bur­go

70 AÑOS DE AL­TA Y BA­JA CULTURA Edim­bur­go

Hotbook Magazine - - Índice -

Quin­tae­sen­cia es­té­ti­ca del es­pí­ri­tu an­glo­sa­jón, la ciu­dad es cu­na de cé­le­bres pen­sa­do­res, políticos, es­cri­to­res y ar­tis­tas, des­de Ro­bert Louis Ste­ven­son, Wal­ter Scott y Adam Smith, has­ta Sean Con­nery, Tony Blair y Shir­ley Man­son (can­tan­te del gru­po Gar­ba­ge). Sin em­bar­go, du­ran­te el mes de agos­to, la im­pron­ta edim­bur­gue­sa se ve ava­sa­lla­da y la ciu­dad se trans­fi­gu­ra en un es­ca­pa­ra­te pa­ra ex­pre­sio­nes mu­si­ca­les, li­te­ra­rias y di­ver­sas ar­tes per­for­ma­ti­vas.

Los icó­ni­cos dou­ble dec­kers lle­nan sus dos pi­sos con acen­tos de ca­da rin­cón del mundo y el sig­ni­fi­ca­do de tu­ris­mo cul­tu­ral se pal­pa con una au­dien­cia fun­da­men­tal­men­te he­te­ro­gé­nea. Ade­más de los dos fes­ti­va­les ya men­cio­na­dos, si­mul­tá­nea­men­te su­ce­den tres más, a saber: el Edin­burgh Art Fes­ti­val, The Ro­yal Edin­burgh Mi­li­tary Tat­too y el Edin­burgh In­ter­na­tio­nal Book Fes­ti­val. Así, lo que des­de la pers­pec­ti­va de un mer­ca­dó­lo­go y ges­tor cul­tu­ral po­dría til­dar­se de caó­ti­co au­to­boi­cot, en Edim­bur­go es un éxi­to com­pro­ba­do.

High­brows

Las con­no­ta­cio­nes de un ar­te je­rár­qui­co no son nue­vas. Ar­te pa­ra el pa­la­cio y ar­te pa­ra las ca­lles bien de­fi­nen la dispu­ta. “Odi pro­fa­num vul­gus et ar­ceo”, ex­cla­ma el poe­ta Ho­ra­cio en una de sus fa­mo­sas odas; la sen­ten­cia es la­pi­da­ria: “Odio al vul­go ig­no­ran­te y me ale­jo de él”.

El pa­sa­do mes de agos­to, el fes­ti­val con­me­mo­ró 70 años des­de que sir Ru­dolf Being, un his­to­ria­dor del ar­te ju­dío y de ori­gen aus­tria­co, lo con­ci­bie­ra en 1947. Es ne­ce­sa­rio en­fa­ti­zar su re­li­gión y na­cio­na­li­dad, pues el fes­ti­val da­ría ini­cio co­mo una ab­so­lu­ta proeza his­tó­ri­ca: a pe­sar de la ri­va­li­dad en­tre las po­ten­cias del Eje y los Alia­dos en el con­tex­to de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, sir Being lo­gró lle­var a sue­lo es­co­cés a la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na pa­ra inau­gu­rar el even­to. Des­de en­ton­ces, nom­bres co­mo los de Alec Guin­ness, Ian Mc­ke­llen y Ma­ria Ca­llas bri­lla­ron en las mar­que­si­nas de los dis­tin­tos tea­tros.

A pe­sar de ello, es ver­dad que la ofer­ta re­sul­ta de un mo­do u otro, ex­clu­si­va; no hay es­pa­cio más allá de la ópe­ra, la dan­za, el tea­tro, y las mú­si­cas clá­si­ca y con­tem­po­rá­nea, y es­to le ha ge­ne­ra­do la repu­tación de ser un fes­ti­val high­brow, ro­zan­do más de una vez el con­cep­to de éli­te.

Low­brows

Con un sen­ti­do ple­na­men­te con­tes­ta­ta­rio, na­ce el Edin­burgh Fes­ti­val Frin­ge, que des­de la dé­ca­da de los 80 ha me­re­ci­do el tí­tu­lo del fes­ti­val de ar­te más gran­de del mundo. La his­to­ria re­cuer­da al cé­le­bre Sa­lon des Re­fu­sés de Pa­rís en 1863, de don­de sal­drían triun­fan­tes pin­to­res co­mo Ma­net y Whistler.

Al crear­se el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Edim­bur­go a fi­na­les de los 40, un gru­po de ocho com­pa­ñías de tea­tro que no fue­ron con­tem­pla­das pa­ra par­ti­ci­par op­ta­ron por crear su pro­pia ofer­ta ar­tís­ti­ca. Des­de en­ton­ces, el “frin­ge”, co­mo me­jor se le co­no­ce, ha te­ni­do un éxi­to abru­ma­dor y el mo­de­lo ha si­do ex­por­ta­do a otras geo­gra­fías, co­mo Ams­ter­dam, Ho­lan­da; Grahams­town, Su­dá­fri­ca; y Ade­lai­de, Aus­tra­lia. El Frin­ge de Edim­bur­go du­ra tres se­ma­nas y su fi­lo­so­fía se cen­tra en pres­cin­dir de un ju­ra­do cu­ra­dor, con lo cual to­das las pro­pues­tas ar­tís­ti­cas son bien­ve­ni­das. Por otro la­do, va­le la pe­na de­te­ner­se en la eti­mo­lo­gía: frin­ge pue­de tra­du­cir­se al es­pa­ñol co­mo in­de­pen­dien­te o al­ter­na­ti­vo, pe­ro an­tes de que la pa­la­bra ad­qui­rie­ra su ac­tual con­no­ta­ción, el vo­ca­blo era uti­li­za­do co­mo un si­nó­ni­mo de “pe­rí­me­tro”, y es que co­mo los espectáculos de las com­pa­ñías opo­si­to­ras se lle­va­ron a ca­bo en re­cin­tos si­tua­dos a la pe­ri­fe­ria, el tér­mino, a la lar­ga, en­con­tró un sig­ni­fi­ca­do más. Así pues, el Edin­burgh Fes­ti­val Frin­ge es un in­me­jo­ra­ble ca­so de ex­pre­sión low­brow.

La ha­bi­li­dad de dis­fru­tar

En 1996, Ri­chard Pe­ter­son y Ro­ger Kern de la Uni­ver­si­dad de Va­der­bil, en Ten­nes­see, EE UU, se per­ca­tan de que la aper­tu­ra en el sen­ti­do del gus­to de la cla­se al­ta, ha­bía per­ma­ne­ci­do más o me­nos ina­mo­vi­ble des­de el Re­na­ci­mien­to has­ta el si­glo XIX. Y es­te cam­bio ac­ti­tu­di­nal que en­tra­ña mo­ver­se de un “pa­la­dar” me­lin­dro­so a uno om­ní­vo­ro es un lo­gro que se de­be, se­gún los aca­dé­mi­cos, por lo me­nos a tres fac­to­res: el cam­bio es­truc­tu­ral en la so­cie­dad, el cam­bio de va­lo­res, y el cam­bio den­tro del pro­pio uni­ver­so ar­tís­ti­co.

Des­de la in­dus­tria­li­za­ción del ci­ne, se han ates­ti­gua­do cros­so­vers cons­tan­tes co­mo la in­ser­ción de pie­zas clá­si­cas en pe­lí­cu­las po­pu­la­res: la “Dan­za Hún­ga­ra Nº 5” de Johan­nes Brahams en El Gran Dic­ta­dor

(1940) o la in­clu­sión de Así ha­bló Za­ra­tus­tra de Ri­chard Strauss en 2001: Odi­sea del es­pa­cio (1968). Las co­la­bo­ra­cio­nes en­tre “mú­si­ca cul­ta” y “mú­si­ca po­pu­lar” se han ido nor­ma­li­zan­do con el co­rrer del tiem­po. En tal sen­ti­do, las di­ver­sas edi­cio­nes de Pa­va­rot­ti and Friends,

en­tre 1992 y el 2003, don­de el famoso te­nor al­ter­na­ba con es­tre­llas del uni­ver­so pop, re­sul­ta­ron pa­ra mu­chos re­ve­la­do­ras.

Tam­bién se han con­ver­ti­do en clá­si­cos las co­la­bo­ra­cio­nes en­tre con­jun­tos or­ques­ta­les y agru­pa­cio­nes de dis­tin­tos gé­ne­ros: Me­ta­lli­ca y la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de San Fran­cis­co o Flight Fa­ci­li­ties to­can­do en com­pa­ñía de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Mel­bour­ne. La lis­ta no mer­ma: el pia­nis­ta Chilly Gon­zá­lez ha com­par­ti­do cré­di­tos con Daft Punk; los Beas­tie Boys de­ci­die­ron pre­lu­diar su fa­mo­sa can­ción “In­ter­ga­lac­tic” con un frag­men­to del ba­llet La con­sa­gra­ción de la pri­ma­ve­ra de Igor Stra­vinsky; y el ar­gen­tino Gus­ta­vo Ce­ra­ti cuen­ta con un ál­bum com­ple­to que en­tre­mez­cla pop y mú­si­ca or­ques­tal, 11 epi­so­dios sin­fó­ni­cos.

Dis­tin­to abor­da­je, mis­mo ADN

Los más cau­tos se per­ca­ta­rán de que no hay en la his­to­ria del ar­te dos obras igua­les, y aun­que un ver­so de Dan­te Alig­hie­ri y uno de Pa­blo Ne­ru­da se cir­cuns­cri­ben a reali­da­des dis­tin­tas, el ADN crea­ti­vo, el pro­fun­do có­di­go del ar­te, es sus­tan­cial­men­te el mis­mo. En el con­tex­to de un mundo glo­ba­li­za­do y mul­ti­cul­tu­ral, la co­exis­ten­cia y la po­li­ni­za­ción cru­za­da en­tre la lla­ma­da cultura de éli­te y la cultura po­pu­lar, en­tre high­brows y low­brows, y en­tre fes­ti­va­les sta­tus quo y frin­ge son sim­ple­men­te inevi­ta­bles; ha­blar de ar­te in­fe­rior y su­pe­rior pa­re­ce con­tra­ve­nir los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos esen­cia­les: li­ber­tad, igual­dad y to­le­ran­cia.

A dia­rio, au­dien­cias de to­dos los có­di­gos pos­ta­les des­pre­jui­cia­da­men­te con­su­men bie­nes cul­tu­ra­les de di­ver­sos orí­ge­nes sin con­tem­plar su ge­nea­lo­gía o dis­cur­so. Del pro­ce­so de mu­tua ex­clu­sión ya no se be­ne­fi­cia na­die, sobre to­do a par­tir del en­san­cha­mien­to de la cla­se me­dia en Eu­ro­pa y Nor­te­amé­ri­ca. Lo desea­ble, eso sí, es que am­bas, jun­tas o re­vuel­tas, des­de sus res­pec­ti­vas pers­pec­ti­vas y po­si­cio­nes coad­yu­ven en el que sin du­da es uno de los fi­nes más al­tos del ar­te: la reflexión.

Street per­for­man­ce at the Frin­ge por Da­vid Mon­teith

Street per­for­man­ce at the Frin­ge por Da­vid Mon­teith Ar­tís­ti­ca­men­te, ¿qué obra tie­ne más va­lía, la del gru­po de rock U2 o la pro­du­ci­da por el com­po­si­tor Geor­ge Fri­de­rich Hän­del? No hay pun­to de com­pa­ra­ción. Por eso mis­mo, la pre­gun­ta ofen­de. Sin em­bar­go, aún en nues­tros días res­tan re­mi­nis­cen­cias de una épo­ca en la que re­sul­ta­ba fá­cil dis­cer­nir en­tre al­ta cultura y cultura po­pu­lar. En el cen­tro del de­ba­te es­tá el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Edim­bur­go, y su con­tra­ca­ra, el Edin­burgh Fes­ti­val Frin­ge. El pri­me­ro, se yer­gue co­mo el epí­to­me de un even­to cul­tu­ral de al­to vue­lo; el se­gun­do, co­mo el pa­ra­dig­ma uni­ver­sal de un fes­ti­val de li­bre ac­ce­so. Con to­do, am­bos cum­plen sie­te dé­ca­das de fes­te­jar la cultura a su mo­do.

Pa­blo Heras-ca­sa­do por Fer­nan­do San­cho

Pa­blo Heras-ca­sa­do por Fer­nan­do San­cho

Da­vid L. Ha­rris

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.