Fes­ti­val d’ été de Que­bec 2017

El pa­sa­do ju­lio la mú­si­ca y la cultura to­ma­ron la ciu­dad de Que­bec, lle­nan­do de ar­te ca­da rin­cón de la ciu­dad fran­có­fo­na y ro­can­ro­le­ra. En me­dio de un ai­re de ale­gría, los ca­na­dien­ses y tu­ris­tas de to­das las eda­des, pe­ro sobre to­do los fa­ná­ti­cos de to­das

Hotbook Magazine - - Índice - Fo­tos cortesía de­fes­ti­val d’été de Que­bec.

La va­rie­dad de los ar­tis­tas que en­ca­be­za­ron el car­tel del fes­ti­val fue sorprendente, en­tre ellos es­ta­ban Go­ri­llaz, Mu­se, Ken­drick La­mar, Flu­me, Me­ta­lli­ca, Pink, The Who, Bad­bad­not­good y Lady An­te­be­llum. La lis­ta se ex­ten­dió a apro­xi­ma­da­men­te 130 gru­pos mu­si­ca­les –na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les– que to­ca­ron a par­tir de las 6 pm en los nue­ve es­ce­na­rios co­lo­ca­dos es­tra­té­gi­ca­men­te en dis­tin­tas zo­nas de una de las ciu­da­des más an­ti­guas de Ca­na­dá. En­tre ca­da es­ce­na­rio la dis­tan­cia no su­ma­ba más de 15 mi­nu­tos, in­vi­tan­do a los asis­ten­tes a re­co­rrer Que­bec a pie, lo que lle­nó sus ca­lles de gen­te.

El Fes­ti­val d’été de Que­bec ya flu­ye por las ve­nas de los que­be­quen­ses, su in­fluen­cia es tan im­por­tan­te que los ciu­da­da­nos –de to­das las eda­des– sa­len a es­cu­char la ma­yo­ría de los gru­pos aun­que no co­noz­can a mu­chos de ellos. En es­ta edi­ción, ca­da show es­tu­vo re­ple­to, con un pú­bli­co re­cep­ti­vo trans­mi­tien­do una ener­gía úni­ca ha­cia los mú­si­cos. A tra­vés de los años se cal­cu­la que han asis­ti­do un nú­me­ro apro­xi­ma­do de 1.5 mi­llo­nes de per­so­nas anual­men­te.

Pa­ra los ar­tis­tas, to­car al­gu­na vez en el Fes­ti­val d’été de Que­bec for­ma par­te de su lis­ta de me­tas por lo­grar. En­tre los mú-

si­cos que han par­ti­ci­pa­do en las edi­cio­nes an­te­rio­res es­tán The Ro­lling Sto­nes, Sting, Peter Ga­briel, Red Hot Chi­li Pep­pers, Foo Figh­ters, Lady Ga­ga, Queens of Sto­ne Age, Wee­zer, Ae­ros­mith, Skri­llex, El­ton John, Ste­vie Won­der, San­ta­na y mu­chos re­nom­bra­dos ar­tis­tas más.

Las ban­das más co­no­ci­das to­can en el es­ce­na­rio prin­ci­pal, con­si­de­ra­do el más gran­de de Nor­te­amé­ri­ca, con un afo­ro de al­re­de­dor de 100 mil es­pec­ta­do­res. Es­te año lle­vó la mar­ca Bell co­mo nom­bre ti­tu­lar.

Que­bec es­tá lle­na de cultura y par­te im­por­tan­te de la ciu­dad es el fes­ti­val que se ce­le­bra des­de 1968. Los or­ga­ni­za­do­res han que­ri­do li­gar la his­to­ria con la mú­si­ca, ge­ne­ran­do un fuer­te la­zo en­tre la cultura de la ciu­dad, la mú­si­ca y los ar­tis­tas in­vi­ta­dos. En es­ta oca­sión, por ejem­plo, la ciu­dad es­tu­vo sem­bra­da de afi­ches con frases de los mú­si­cos que asis­tie­ron al fes­ti­val en el pa­sa­do y que ha­bla­ban sobre la gran ex­pe­rien­cia vi­vi­da, e igual­men­te, a los fa­ro­les de las ca­lles se les co­lo­ca­ron gi­gan­tes pan­ta­llas tras­lú­ci­das, que ilu­mi­na­ban la no­che con los co­lo­res em­ble­má­ti­cos del even­to.

Que­bec es co­no­ci­da co­mo la ciu­dad del rock y es­te fes­ti­val le rin­de especial tri­bu­to. Los ca­na­dien­ses ase­gu­ran que mú­si­cos con otros per­fi­les co­mo Katy Perry o Sha­ki­ra no ten­drían ca­bi­da en el fes­ti­val, ya que su gen­te es fiel a ese gé­ne­ro mu­si­cal. Por ello, las prin­ci­pa­les ban­das de rock & roll siem­pre bus­can ir a Que­bec pa­ra re­ci­bir la po­ten­te res­pues­ta de la au­dien­cia. De es­ta lar­ga tra­di­ción roc­ke­ra da cuen­ta el ran­go de eda­des de los asis­ten­tes. Dis­fru­ta­ban to­dos: des­de an­cia­nos bai­lan­do los rit­mos blues de vi­va voz de Su­ga­rray Ray­ford, has­ta los más jó­ve­nes que se di­vir­tie­ron en la gran fies­ta que lan­zó DNCE, la nue­va ban­da de Joe Jo­nas.

To­dos los gus­tos y op­cio­nes es­ta­ban cu­bier­tos, el car­tel del fes­ti­val es un gran aba­ni­co mu­si­cal. An­tes de ca­da ac­tua­ción de los mú­si­cos con­vo­ca­dos a la ci­ta, se ali­nea­ban lar­gas fi­las pa­ra en­trar a los es­ce­na­rios des­de tem­prano. La emo­ción por el fes­ti­val fue el de­no­mi­na­dor co­mún pa­ra to­dos los que es­tu­vi­mos pre­sen­tes a lo lar­go de los días que du­ró.

Uno de los shows en el que los es­pec­ta­do­res que­da­ron ató­ni­tos fue el de Pink! La ar­tis­ta vo­ló –ase­gu­ra­da con unas cuer­das– sobre su gi­gan­tes­ca au­dien­cia ilu­mi­na­da en to­nos ro­sa. Otra de las ban­das más im­por­tan­tes del even­to fue Me­ta­lli­ca, que por se­gun­da vez se pre­sen­tó en el fes­ti­val e igual­men­te ge­ne­ró lar­gas fi­las des­de tem­prano pa­ra po­der ac­ce­der a ver­los.

En el es­ce­na­rio Lo­to-que­bec, ubi­ca­do fren­te al edi­fi­cio del Par­la­men­to, en Gran­de-allée, Mi­gos en­cen­dió al pú­bli­co con su famoso hip hop, sor­pren­dien­do a los asis­ten­tes con una gran fies­ta a la que to­dos qui­sie­ron asis­tir. En el mis­mo es­ce­na­rio tam­bién se pre­sen­tó Ar­kells, to­can­do sus es­pe­ra­dos éxi­tos “My Heart’s Al­ways Yours” y “Knoc­king at the Door” que hi­cie­ron bailar a los es­pec­ta­do­res.

Otra de las ban­das más es­pe­ra­das en los es­ce­na­rios te­cha­dos del Im­pe­rial Bell fue la ca­na­dien­se Bad­bad­not­good, in­te­gra­da por mú­si­cos jó­ve­nes re­co­no­ci­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal que es­tán in­no­van­do las ma­ne­ras de ha­cer jazz e in­clu­so, en al­gu­nas oca­sio­nes, fu­sio­nán­do­las con rap.

En­tre los dis­tin­tos es­ce­na­rios en los que se pu­do dis­fru­tar de las ban­das, al­gu­nos eran abier­tos al pú­bli­co y otros eran pa­gos, per­mi­tien­do que to­dos los sec­to­res so­cioe­co­nó­mi­cos tu­vie­ran la opor­tu­ni­dad de asis­tir y vi­vir la ex­pe­rien­cia. Es­te ti­po de aper­tu­ra re­fle­ja uno de los va­lo­res más im­por­tan­tes de la ciu­dad y su gen­te: li­ber­tad, equidad y ama­bi­li­dad en la so­cie­dad.

Par­te im­por­tan­te de la ce­le­bra­ción de los 50 años del Fes­ti­val d’été de Que­bec fue la va­rie­dad de even­tos en los que po­dían par­ti­ci­par fa­mi­lias y ami­gos. Al ser la ce­le­bra­ción de me­dio si­glo del fes­ti­val, en­tre las ac­ti­vi­da­des es­ta­ba la ex­hi­bi­ción de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de las 49 edi­cio­nes an­te­rio­res a tra­vés de fo­tos, ar­tícu­los de pe­rió­di­cos, pós­ters y otros ele­men­tos his­tó­ri­cos.

Por otro la­do, tam­bién se in­clu­yó la or­ques­ta de men-or­ches­tras con apro­xi­ma­da­men­te 40 mú­si­cos. Ade­más, du­ran­te el pri­mer fin de se­ma­na del even­to se pu­do apre­ciar el des­fi­le de cria­tu­ras in­fla­bles gi­gan­tes que vo­la­ron sobre el pú­bli­co en las ca­lles de Que­bec. Tam­bién es­tu­vie­ron los shows ca­lle­je­ros de Tran­se Ex­press, en los que ac­to­res, bai­la­ri­nes, per­cu­sio­nis­tas, can­tan­tes, vio­li­nis­tas, en­tre otros crea­ti­vos ofre­cie­ron un show tea­tral en las ca­lles sus­pen­di­dos en el ai­re por un mó­vil gi­gan­te.

La gas­tro­no­mía es un ele­men­to primordial del even­to, las ca­lles se lle­nan de vi­da to­do el día y los res­tau­ran­tes abren es­pa­cios pa­ra que se pre­sen­ten mú­si­cos emer­gen­tes. A to­da ho­ra y en to­da la ciu­dad se pue­de dis­fru­tar de la me­jor co­mi­da ca­na­dien­se, es­pe­cial­men­te el de­li­cio­so pou­ti­ne, pla­to tra­di­cio­nal de la ciu­dad de Que­bec. Tam­bién se pue­de co­mer en food­trucks que ofre­cen ham­bur­gue­sas de al­ce, sánd­wi­ches con car­ne ahu­ma­da, waf­fles con po­llo, Tour­tiè­re y mu­chos otros pla­ti­llos tí­pi­cos de la zo­na.

La Ciu­dad de Que­bec es co­no­ci­da por su va­rie­dad de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les y su pa­sión por el vino. No es ca­sua­li­dad que sus asis­ten­tes be­bie­ran –en su ma­yo­ría– es­tos dos li­co­res du­ran­te el even­to. Ade­más, las lo­ca­li­da­des al­re­de­dor del fes­ti­val ofre­cie­ron las me­jo­res cer­ve­zas ar­te­sa­na­les con di­fe­ren­tes sa­bo­res y co­lo­res.

Los áni­mos de los es­pec­ta­do­res se man­tu­vie­ron al­tos has­ta el fi­nal del even­to, al igual que sus ex­pec­ta­ti­vas. El Fes­ti­val d’été de Que­bec cum­plió con su co­me­ti­do al ha­ber ofre­ci­do a sus asis­ten­tes los me­jo­res mú­si­cos en pre­sen­ta­cio­nes a ni­ve­les pro­fe­sio­na­les. Su 50 aniver­sa­rio fue una ex­pe­rien­cia úni­ca, de­jan­do a to­dos con las ga­nas de vol­ver.

A par­tir del pri­me­ro de ju­nio del pre­sen­te año, Ae­ro­mé­xi­co abrió sus nue­vas ru­tas des­de y ha­cia Cal­gary, Ca­na­dá. Los vue­los se rea­li­za­rán dia­ria­men­te en­tre los dos paí­ses, con­vir­tién­do­se en la ru­ta nú­me­ro 19 de la ae­ro­lí­nea ha­cia Nor­te­amé­ri­ca. Ae­ro­mé­xi­co ya cuen­ta con vue­los di­rec­tos y con es­ca­la ha­cia y des­de Mon­treal, Van­cou­ver y To­ron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.