Eco­tex

NUE­VAS TEN­DEN­CIAS EN FI­BRAS TEXTILES Lo­grar un ba­lan­ce en­tre la na­tu­ra­le­za y la pro­duc­ción hu­ma­na, nun­ca an­tes fue tan ur­gen­te. Un sin­fín de in­dus­trias re­afir­man su com­pro­mi­so con el me­dio am­bien­te y la tex­til no es la ex­cep­ción.

Hotbook Magazine - - Índice -

“You can feel the re­vo­lu­tion in clot­hes”, ex­pre­sa­ba la exe­di­to­ra de Vo­gue, Diana Vree­lan­der en el do­cu­men­tal The Eye Has to Tra­vel, y hoy es­tar en desacuer­do con ella se­ría to­tal­men­te ab­sur­do. Los avances tec­no­ló­gi­cos y me­jo­ras en la pro­duc­ción, al igual que el reor­de­na­mien­to de áto­mos y mo­lé­cu­las, nos han per­mi­ti­do crear al­ter­na­ti­vas proam­bien­ta­les. Una re­vo­lu­ción en don­de sus prin­ci­pa­les miem­bros son textiles or­gá­ni­cos, re­in­te­gra­dos y los bio­tex­ti­les. Co­mo con­se­cuen­cia, hay nue­vos avances en te­las sus­ten­ta­bles y con pro­pie­da­des ex­tra­or­di­na­rias, co­mo por ejem­plo: ma­te­ria­les más fuer­tes, pe­ro de me­nos pe­so, te­las bio­de­gra­da­bles o con una vi­da útil bas­tan­te más lar­ga.

Hoy las nue­vas po­si­bi­li­da­des de fi­bras textiles in­vo­lu­cran ma­te­ria­les, pro­duc­ción y com­pra com­pro­me­ti­da con el me­dio am­bien­te, em­plean­do la ener­gía jus­ta y pro­du­cien­do lo mí­ni­mo en des­he­chos, ya que su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es la pre­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les. En­tre las fi­bras ecológicas más co­mu­nes se en­cuen­tran el al­go­dón or­gá­ni­co, seda, cash­me­re, lino y al­pa­ca.

De he­cho, en 2017, la aso­cia­ción Or­ga­nic Tra­de Ex­chan­ge, con se­de en Green­field, Mas­sa­chu­setts, es­ti­mó que la in­dus­tria de pren­das or­gá­ni­cas, fa­bri­ca­das ba­jo es­tric­tas nor­mas me­dioam­bien­ta­les co­mo su pro­ce­den­cia de co­se­chas li­bres de pes­ti­ci­das, es­tá va­lo­ra­da en unos US$85 mi­llo­nes al año, so­lo en EE UU. Y ca­da vez hay más mar­cas y fir­mas in­ter­na­cio­na­les su­mán­do­se a es­te ti­po de cam­pa­ñas. Ha­ce nue­ve años Gior­gio Ar­ma­ni lan­zó una co­lec­ción de Ar­ma­ni Jeans que en­fa­ti­za su res­pe­to al me­dio am­bien­te y aho­ra re­pre­sen­ta el 15% de su ne­go­cio mun­dial. Kat­he­ri­ne Ham­nett usa al­go­dón y la­na or­gá­ni­cos en sus co­lec­cio­nes y la ca­de­na de tien­das de ro­pa Hen­nes & Mau­ritz AB, in­tro­du­ce unas 10 nue­vas pie­zas de al­go­dón or­gá­ni­co ca­da tem­po­ra­da en sus tien­das H&M. Y aun­que aún es di­fí­cil de­ter­mi­nar el im­pac­to y el po­ten­cial que los nue­vos desa­rro­llos pue­dan te­ner, la in­dus­tria, en cons­tan­te trans­for­ma­ción, no se can­sa de pre­sen­tar­nos e in­tro­du­cir­nos las úl­ti­mas ten­den­cias en fi­bras textiles, en su ma­yo­ría pro­ce­den­tes de plan­tas u ob­je­tos que ja­más ima­gi­nas­te.

BAM­BÚ

La te­la de bam­bú se fa­bri­ca uti­li­zan­do la pro­pia ce­lu­lo­sa de la plan­ta. La te­la es blan­quea­da em­plear clo­ro, es fá­cil de se­car y se ha­ce sin la uti­li­za­ción de quí­mi­cos fuer­tes, usan­do ade­más mé­to­dos que re­quie­ren me­nos agua que los mé­to­dos con­ven­cio­na­les de se­ca­do.

Es un te­ji­do al­ta­men­te sos­te­ni­ble con una apa­rien­cia pa­re­ci­da a la vis­co­sa clá­si­ca que se ob­tie­ne de es­ta plan­ta natural, bio­de­gra­da­ble y an­ti bac­te­ria­na. Ade­más, el bam­bú tie­ne una cua­li­dad in­creí­ble­men­te sorprendente: pro­te­ge de las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas del sol, tie­ne pro­pie­da­des an­ti alér­gi­cas y no irri­tan­tes pa­ra la piel y ¿lo me­jor de to­do? Es un re­gu­la­dor tér­mi­co, lo que quie­re de­cir que las pren­das he­chas de es­te ma­te­rial man­ten­drán a tu cuer­po cá­li­do du­ran­te el invierno y fres­co en el ve­rano.

BEMBERG ™

Po­dría de­cir­se que es­ta te­la es­tá he­cha en su ma­yo­ría de des­per­di­cios. Es un ma­te­rial pa­ra el que se uti­li­za al­go­dón lín­ter, una fi­bra de ce­lu­lo­sa pu­ra, cor­ta y sua­ve que en­vuel­ve las se­mi­llas del al­go­dón. Son fi­bras que nor­mal­men­te no se uti­li­zan, pe­ro que con Bemberg™ se con­vier­ten en un gran re­cur­so que es gen­til con el me­dio am­bien­te. La fi­bra que ya cuen­ta con la cer­ti­fi­ca­ción Eco Mark, otor­ga­da a pro­duc­tos que uti­li­za­mos a dia­rio y han si­do re­co­no­ci­dos por el Ja­pan En­vi­ron­ment As­so­cia­tion (JEA) por pro­ta­go­ni­zar un rol que pro­te­ge el me­dio am­bien­te, cuen­ta con un ci­clo de vi­da to­tal­men­te com­ple­to y re­don­do, pues viene de la tie­rra y re­gre­sa a la tie­rra. Las plan­tas de al­go­dón cre­cen ab­sor­bien­do el dió­xi­do de car­bono. Al ha­cer la re­co­lec­ción de la plan­ta, la se­mi­llas pe­que­ñas que otras mar­cas con­si­de­ran in­ser­vi­bles, son

con­ver­ti­das en lo que co­no­ce­mos co­mo Bemberg™, que ade­más de con­tar con las pro­pie­da­des del al­go­dón, su­ma que es aún más sua­ve y li­so al tac­to. Es­te no­ve­do­so tex­til se pue­de desechar pos­te­rior­men­te en la tie­rra, que se en­car­ga­rá de bio­de­gra­dar­la fá­cil­men­te y re­gre­sar­la a su es­ta­do natural. En con­di­cio­nes de un ve­rano pro­me­dio (35 °C y un 80% de hu­me­dad) las fi­bras Bemberg™ pierden la mi­tad de su pe­so natural en apro­xi­ma­da­men­te dos me­ses.

LE­CHE

Sí, tal co­mo lo lees: le­che –la mis­ma que desa­yu­nas por las ma­ña­nas–. La le­che ya no so­lo se pue­de ha­cer yo­gurt o que­so, aho­ra tam­bién se ha­ce ro­pa. Es­te te­ji­do de as­pec­to bri­llan­te y sua­ve, pa­re­ci­do al de la seda mo­re­na, se pro­du­ce con téc­ni­cas sos­te­ni­bles y tie­ne el se­gun­do fin de ayu­dar a las per­so­nas que su­fren de alergias de piel por en­trar en con­tac­to di­rec­to con los pro­duc­tos quí­mi­cos usa­dos en la in­dus­tria tex­til. Es­ta fi­bra se pro­du­ce a par­tir de la ca­seí­na, una de las pro­teí­nas de las que es­tá com­pues­ta la le­che y es to­tal­men­te re­sis­ten­te al agua. En la pro­duc­ción de al­go­dón, por ejem­plo –aun­que se tra­te de al­go­dón de cul­ti­vo or­gá­ni­co– se gas­ta mu­chí­si­ma agua. En pri­mer lu­gar, pa­ra el cul­ti­vo y, en se­gun­do lu­gar, pa­ra la pro­duc­ción de ves­ti­men­ta. En cam­bio, pa­ra pro­du­cir fi­bra lác­tea so­lo se ne­ce­si­tan dos li­tros de agua por ca­da ki­lo de fi­bra tex­til. Ade­más de que se em­plea úni­ca­men­te la le­che de desecho. Pa­ra fa­bri­car la fi­bra, se co­lo­can en una má­qui­na mez­cla­do­ra la ca­seí­na, el agua y otras sus­tan­cias na­tu­ra­les, co­mo por ejem­plo, ce­ra de abe­jas. El re­sul­ta­do, ya pa­ten­ta­do, es re­vo­lu­cio­na­rio. Ade­más, con­tie­ne más de quin­ce ti­pos de ami­noá­ci­dos dis­tin­tos que ali­men­tan y nu­tren la piel, ha­cién­do­la más sa­lu­da­ble. Se pue­de usar so­lo o com­bi­na­do con cash­me­re, seda, al­go­dón o la­na.

MATUBA BARK

Es­ta fi­bra tex­til, tam­bién to­tal­men­te eco­ló­gi­ca, es ob­te­ni­da de la cor­te­za del matuba, un ár­bol que cre­ce en las tie­rras de Ugan­da. Es­te ma­te­rial ha re­sul­ta­do ser al­ta­men­te ade­cua­do pa­ra abri­gos, bol­sas, car­te­ras y to­do ar­tícu­lo de piel que te pue­das ima­gi­nar. Al ser la cor­te­za la úni­ca par­te del ár­bol que se uti­li­za pa­ra la pro­duc­ción de la fi­bra Matuba Bark, las em­pre­sas que lo co­mer­cia­li­zan con­tri­bu­yen a la pro­tec­ción de los bos­ques de Áfri­ca, ya que es­tos ár­bo­les no son ta­la­dos. A pe­sar de que ac­tual­men­te es­te ti­po de tex­til nos re­sul­ta muy no­ve­do­so y ape­nas se es­tá co­men­zan­do a ex­plo­tar su po­ten­cial co­mer­cial, se­gún la Unesco el pro­ce­so pa­ra ha­cer­lo es an­te­rior a la in­ven­ción del te­ji­do. El or­ga­nis­mo de las Na­cio­nes Uni­das pro­cla­mó que la te­la de cor­te­za ugan­de­sa for­ma par­te del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­tan­gi­ble del Mundo en 2005. Su pro­ce­so de ela­bo­ra­ción es bas­tan­te sen­ci­llo y gen­til con el me­dio am­bien­te. A la vez que la cor­te­za del ár­bol es re­mo­vi­da, es­ta se en­vuel­ve pa­ra pro­te­ger­lo de in­fec­cio­nes y a lo lar­go del año re­ge­ne­ra su cor­te­za por sí mis­mo. La cor­te­za se en­ro­lla y se hier­ve pa­ra ablan­dar, en­ton­ces es­tá lis­ta pa­ra gol­pear y es­ti­rar has­ta trans­for­mar­la en el pa­ño que se uti­li­za pa­ra la con­fec­ción.

MUSKIN

Es­ta nue­va fi­bra tex­til es la al­ter­na­ti­va eco­ló­gi­ca a la piel ani­mal. Con un pro­ce­so natural y li­bre de tó­xi­cos, el muskin es un ma­te­rial 100% ve­ge­tal pro­ve­nien­te del Phe­lli­nus ellip­soi­deus, una es­pe­cie de hon­go pa­ra­si­ta­rio que cre­ce de for­ma sal­va­je en los bos­ques sub­tro­pi­ca­les. Su con­sis­ten­cia y tex­tu­ras van des­de la sua­vi­dad

de la su­per­fi­cie, muy si­mi­lar al an­te, has­ta una par­te un po­co más du­ra que re­cuer­da al cor­cho. Muskin ha si­do desa­rro­lla­do por la em­pre­sa ita­lia­na Gra­do Ze­ro Es­pa­ce, es­pe­cia­li­za­da en el es­tu­dio de ma­te­ria­les y tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras pa­ra el desa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos. La au­sen­cia de sus­tan­cias tó­xi­cas en el ma­te­rial y su ca­pa­ci­dad pa­ra ab­sor­ber la hu­me­dad y li­be­rar­la en po­co tiem­po —al igual que la te­la— ha­cen que el muskin sea ap­to pa­ra su uso en apli­ca­cio­nes co­mo za­pa­tos, guan­tes o co­rreas de re­loj. Las di­men­sio­nes de ca­da pie­za son va­ria­bles, y su pro­duc­ción ac­tual es de 40-50 me­tros cua­dra­dos al mes, su­fi­cien­te pa­ra pe­que­ñas pro­duc­cio­nes en se­rie.

PIÑATEX

Es­te in­no­va­dor cue­ro ve­ge­tal pro­ce­de de los re­si­duos de las fi­bras de ho­ja de pi­ña que se ob­tie­nen en el pro­ce­so de co­se­cha. Ac­tual­men­te, es­tá en desa­rro­llo en el Ro­yal Co­lle­ge of Art de Lon­dres. Es­te ma­te­rial de fi­bra de pi­ña ofre­ce una al­ter­na­ti­va eco­ló­gi­ca, sos­te­ni­ble y real al cue­ro ani­mal. Pa­ra fa­bri­car­lo, las fi­bras de los re­si­duos de la pi­ña (ho­jas de pi­ña que nor­mal­men­te co­se­cha­das se pu­dren en el sue­lo) se cor­tan en ca­pas y se pro­ce­san co­mo un tex­til con di­fe­ren­tes es­pe­so­res y tex­tu­ras muy si­mi­la­res a las del cue­ro. Pa­ra pro­du­cir un me­tro cua­dra­do de te­la se ne­ce­si­tan apro­xi­ma­da­men­te las ho­jas de 16 pi­ñas. El ma­te­rial no re­quie­re te­rreno adi­cio­nal de cul­ti­vo. A su vez, un sub­pro­duc­to del pro­ce­sa­mien­to de piñatex es una biomasa que se pue­de con­ver­tir en fer­ti­li­zan­te, que pro­por­cio­na in­gre­sos adi­cio­na­les a los agri­cul­to­res de la pi­ña. Has­ta aho­ra es­ta in­no­va­ción ha si­do des­cu­bier­ta por dis­tin­tos diseñadores, que la han uti­li­za­do por ejem­plo pa­ra ha­cer bol­sos. Ade­más, Pu­ma y Cam­per han uti­li­za­do piñatex en za­pa­tos de mues­tra. El ma­te­rial tam­bién es­tá ge­ne­ran­do in­te­rés en los mer­ca­dos de ac­ce­so­rios y ta­pi­ce­ría.

TENCEL ™

Es­te tex­til es­tá com­pues­to por una fi­bra de ce­lu­lo­sa natural, que ade­más de ser bio­de­gra­da­ble se pro­du­ce a par­tir de la pul­pa de la ma­de­ra de ár­bo­les de eu­ca­lip­to cer­ti­fi­ca­da por el Fo­rest Ste­wards­hip Coun­cil (FSC) y la fi­bra lle­va el se­llo de ca­li­dad Pan-eu­ro­pean Fo­rest Coun­cil (PEFC). El Tencel™ es muy sos­te­ni­ble, ya que es­tá he­cho so­lo con una sus­tan­cia quí­mi­ca natural. Lo que ha­ce especial es­te quí­mi­co natural es que se re­uti­li­za cons­tan­te­men­te, lo que mi­ni­mi­za el im­pac­to sobre el me­dio am­bien­te. Ade­más, el uso de agua que se re­quie­re es mí­ni­mo, da­to im­por­tan­te al tra­tar­se de un re­cur­so li­mi­ta­do. La pren­sa me­dioam­bien­tal con­si­de­ra el Tencel™ co­mo un hi­to en el desa­rro­llo de te­ji­dos am­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles.

Es­te te­ji­do con pro­pie­da­des al­ta­men­te trasn­pi­ra­bles, man­tie­ne tu piel se­ca pues po­see una im­pre­sio­nan­te ab­sor­ción de la hu­me­dad: el Tencel™ ab­sor­be la hu­me­dad re­la­ti­va en fun­ción de la tem­pe­ra­tu­ra de la piel, ase­gu­ran­do siem­pre tu co­mo­di­dad. Es ex­cep­cio­nal­men­te sua­ve y per­fec­to pa­ra las per­so­nas de piel sen­si­ble. Es muy re­sis­ten­te al es­ti­ra­mien­to y a la for­ma­ción de arru­gas. Se pue­de la­var a má­qui­na y, lo me­jor de to­do, ¡no necesitas plan­char­la nun­ca!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.