MAR Y TIE­RRA NA­CÍ EN EL ME­DI­TE­RRÁ­NEO

Hotbook News - - GOURMET - Tex­to por Ma­ri­na Leo­no­ra del Cam­po

Con los pro­duc­tos de la co­ci­na me­di­te­rrá­nea po­dría for­mar­se un bo­de­gón clá­si­co de na­tu­ra­le­za pro­di­gio­sa. Sar­di­nas, co­ne­jos, uvas, pe­que­ños ji­to­ma­tes en ra­ci­mo, ajo, cí­tri­cos –na­ran­ja, li­món y to­ron­ja– pi­mien­tos ro­jos, ver­des, ama­ri­llos y anaran­ja­dos, vinagre y men­ta fres­ca; o ra­mos de al­baha­ca, oré­gano, ro­me­ro, se­mi­llas de tomillo, es­pe­cias de Ma­rrue­cos o de las co­ci­nas ita­lia­na, he­lé­ni­ca y es­pa­ño­la, en­tre otras.

Con­flu­yen en la fron­te­ra de su mar paí­ses tan di­sím­bo­los que por ello lo­gran en su co­ci­na un jue­go mul­ti­co­lor, una fu­sión ri­ca en sa­bo­res e in­gre­dien­tes, una ala­ban­za a la vi­da, una ven­di­mia, un ri­to agrí­co­la que ce­le­bra la sa­cra­li­dad de la tri­lo­gía me­di­te­rrá­nea: el vino de la vid, el acei­te del oli­vo y el pan del tri­go. Su co­mi­da tra­di­cio­nal in­clu­ye sa­bo­res que nos lle­van al mar, pe­ro su co­mún de­no­mi­na­dor es el acei­te de oli­va. Cuen­ta la le­yen­da que los dio­ses Po­sei­dón y Ate­nea se dispu­taban pre­si­dir, co­mo dei­dad pro­tec­to­ra, la ciu­dad que hoy es Ate­nas. Con­sul­ta­ron el Orácu­lo, quien pro­pu­so que am­bos crea­ran al­go útil pa­ra la hu­ma­ni­dad y el que lo lo­gra­ra, re­sul­ta­ría ven­ce­dor. Po­sei­dón gol­peó el sue­lo con su tri­den­te y les brin­dó una fuen­te con agua de mar; pe­ro Ate­nea sem­bró el ár­bol de oli­vo y Ate­nas lle­va el nom­bre en su ho­nor.

Es­ta valiosa he­ren­cia cul­tu­ral mar­ca un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, co­mo si el océano re­ga­la­ra su ri­que­za en pes­ca­dos y fru­tos del mar. Pan de tri­go, vino tin­to, acei­tu­nas ver­des y ne­gras que ya no co­rren por cuen­ta de Ate­nea, sino de la Ma­dre Tie­rra. Del ga­na­do pro­vie­nen el yo­gurt grie­go (y el jo­co­que), el que­so fe­ta, la car­ne ro­ja pa­ra las tar­des de pa­rri­lla­da al car­bón con ver­du­ras asa­das. Acos­tum­bran ser­vir fru­ta fres­ca co­mo pos­tre y be­ber vino y agua de ma­nan­tial pa­ra acom­pa­ñar las co­mi­das. El Me­di­te­rrá­neo es la cu­na eu­ro­pea de la die­ta más sa­na del mun­do Oc­ci­den­tal.

Los fru­tos se­cos la com­ple­men­tan y sa­zo­nan, se tues­tan al pun­to al­men­dras, pi­ño­nes, nue­ces y pis­ta­ches; y así pas­tas, arroz, ce­rea­les y ver­du­ras se mez­clan y co­ci­nan lo mis­mo en un horno de le­ña que al ai­re li­bre, pa­ra ce­rrar con bro­che de oro con los pos­tres y el aro­ma de un buen ca­fé.

Una co­ci­na que se sin­cro­ni­za con los ci­clos agrí­co­las, nom­bra­da por la Unes­co pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­tan­gi­ble de la hu­ma­ni­dad.

Ata­la­ya, Biz­co­cho de que­so idia­za­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.