GOUR­MET

Hotbook News - - PORTADA - Tex­to por Ma­ri­na Leonora del Cam­po Fotos Shut­ters­tock

El Oli­vo - El ár­bol mi­le­na­rio nos re­ve­la su sabor, aro­ma y ca­rác­ter

Pre­pá­ra­te pa­ra que los se­cre­tos del ár­bol mi­le­na­rio del oli­vo te sean re­ve­la­dos en su sabor, aro­ma y ca­rác­ter..

Del ár­bol del oli­vo que ador­na los cam­pos ári­dos de Es­pa­ña, Ita­lia y Gre­cia, sur­ge el ex­qui­si­to acei­te de oli­va vir­gen.

Una de las le­yen­das de la mi­to­lo­gía grie­ga cuen­ta que Po­sei­dón y Pa­las Ate­nea se dispu­taban la pri­ma­cía de una ciu­dad grie­ga, y sus po­bla­do­res les pu­sie­ron a prue­ba pi­dién­do­les un pro­di­gio o un don. Po­sei­dón, con un po­de­ro­so gol­pe de tri­den­te, les dio un po­zo de agua del mar; por su par­te, Ate­nea, dio­sa de la sa­bi­du­ría, hi­zo bro­tar un ár­bol de oli­vo, en cu­yo ho­nor se fun­dó la ciu­dad de Ate­nas.

EL TO­QUE DE SABOR

Un buen acei­te de oli­va da un aro­ma y sabor úni­cos aun al pla­ti­llo más sen­ci­llo. Ade­más, es más sa­lu­da­ble que los acei­tes ve­ge­ta­les. Aun­que el pre­cio no ga­ran­ti­za la ca­li­dad de un acei­te de oli­va, el sabor y aro­ma sí va­rían, se­gún si se ob­tu­vo de una pri­me­ra pre­sión, si fue ex­traí­do en frío, o por la ma­du­rez de las acei­tu­nas. Los acei­tes de oli­va, co­mo los buenos vi­nos, de­pen­den de la co­se­cha, el cli­ma y la tie­rra en la que se cul­ti­van.

La su­til amar­gu­ra, el aro­ma afru­ta­do, la con­sis­ten­cia li­ge­ra o in­ten­sa, son ca­rac­te­rís­ti­cas que va­rían se­gún su ca­li­dad de su pro­duc­ción. Es­ta se cla­si­fi­ca en tres ni­ve­les:

CA­LI­DAD SU­PE­RIOR:

acei­te de oli­va vir­gen ex­tra.

CA­LI­DAD ME­DIA:

acei­te de oli­va vir­gen.

CA­LI­DAD IN­FE­RIOR:

acei­te de oli­va vir­gen que se pro­du­ce en gran­des can­ti­da­des. Las oli­vas se co­se­chan a mano, una la­bor in­ten­sa, pe­ro que de­be ob­ser­var­se, ya que las que se mal­tra­tan re­sul­tan en un acei­te de ca­li­dad in­fe­rior.

LOS ACEI­TES AFRU­TA­DOS

Es­te in­gre­dien­te bá­si­co de la co­ci­na me­di­te­rrá­nea nos su­mer­ge en una aven­tu­ra de sabor, que pue­de apre­ciar­se pa­la­dean­do len­ta y sua­ve­men­te una cu­cha­ra­da de un buen acei­te vir­gen ex­tra has­ta en­ten­der su equi­li­brio en­tre el sabor afru­ta­do, amar­go y un po­co pi­can­te.

Su pa­re­ja per­fec­ta: un pan re­cién hor­nea­do, ba­ña­do en un po­co de acei­te, al que se le pue­de agre­gar hier­bas de olor, o bien ra­lla­du­ra de li­món, na­ran­ja y to­ron­ja, ya que son sa­bo­res na­tu­ra­les que le da­rán per­fu­me ex­tra a un sabor ya de por sí de­li­cio­so.

El co­lor no im­por­ta, por­que su to­na­li­dad na­da tie­ne que ver con su ca­li­dad, sino con el mes en el que se ha co­se­cha­do la oli­va.

Lar­ga vi­da a es­tos nue­vos sa­bo­res de fru­ta en el acei­te, sa­bo­res má­gi­cos que se han vuel­to in­dis­pen­sa­bles y que vi­ven en to­das las co­ci­nas co­mo una he­rra­mien­ta, co­mo una lla­ve maes­tra que nos acer­ca a la co­ci­na me­di­te­rrá­nea y a los se­cre­tos del ár­bol mi­le­na­rio del oli­vo, re­ve­la­dos en su sabor, su aro­ma y su ca­rác­ter.

ACEI­TES DE OLI­VA OLIO FINO

Fer­nan­do Mon­tes de Oca 81, Con­de­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.