THE STRAN­GE

CA­TAR­SIS

Hotbook News - - PORTADA - Fotos cortesía de Car­los Gar­cía No­rie­ga Bueno

Car­los Gar­cía No­rie­ga ha­ce Ca­tar­sis

El úl­ti­mo pi­so de la to­rre más al­ta de la ciu­dad, la To­rre Re­for­ma, es el lu­gar ele­gi­do por ÑÚ, pa­ra in­tro­du­cir la más re­cien­te pro­duc­ción de su ar­tis­ta invitado, el ar­qui­tec­to y es­cul­tor Car­los Gar­cía No­rie­ga Bueno que pre­sen­ta­rá las pie­zas su úl­ti­ma pro­duc­ción, Ca­tar­sis. Em­pe­zar por una ubi­ca­ción con vis­tas a la in­fi­ni­ta Ciu­dad de Mé­xi­co, a su gran­de­za, mul­ti­tud y caos, pe­ro a su vez al her­mo­so

equi­li­brio que, iró­ni­ca­men­te, le per­mi­te fun­cio­nar.

Sin du­da, un es­pa­cio idó­neo pa­ra las im­pac­tan­tes y es­truc­tu­ra­les obras de Car­los Gar­cía No­rie­ga Bueno. De la mano de ÑÚ, la agen­cia que re­pre­sen­ta y guía a ar­tis­tas en la ta­rea de en­con­trar el en­torno que me­jor dia­lo­gue con sus obras y los re­pre­sen­te, Car­los Gar­cía No­rie­ga Bueno ha lo­gra­do trans­mi­tir, a tra­vés de la ex­po­si­ción, aquel mo­men­to ca­tár­qui­co que vi­vió du­ran­te su he­ri­da neu­ro­ló­gi­ca. Una con­di­ción que el ar­tis­ta nos da a en­ten­der que, al ser bien ca­ta­li­za­da, pue­de im­pac­tar con tal fuer­za po­si­ti­va que –más que un caos– la ca­tar­sis, tal co­mo la Ciu­dad de Mé­xi­co, re­sul­ta un re­na­cer.

Cuén­ta­nos de tu ado­les­cen­cia y la he­ri­da neu­ro­ló­gi­ca que su­fris­te du­ran­te esos años.

Su­pe que te­nía una he­ri­da epi­lép­ti­ca a los 19 años de edad. Un día, cuan­do es­ta­ba es­tu­dian­do la ca­rre­ra en Aus­tra­lia, me des­per­té y sen­tí co­mo si si­guie­ra en un sue­ño. Mien­tras ca­mi­na­ba por la ca­lle, veía el cie­lo y pla­ti­ca­ba con el sol y el vien­to; es­ta­ba alu­ci­nan­do muy fuer­te. Ese sue­ño se alar­gó co­mo tres días, por lo que me in­ter­na­ron en el hos­pi­tal psi­quiá­tri­co y, des­pués de va­rios exá­me­nes, me diag­nos­ti­ca­ron con es­qui­zo­fre­nia y psi­co­sis. Los me­di­ca­men­tos hi­cie­ron que mis alu­ci­na­cio­nes fue­ran ca­da vez más fuer­tes y, pa­ra mí, to­do se­guía sien­do un sue­ño. Fue has­ta que lle­gó mi ma­má a vi­si­tar­me, que me di cuen­ta de la reali­dad y em­pe­cé a me­jo­rar.

Cuan­do sa­lí del hos­pi­tal, re­gre­sé a Mé­xi­co y fui con un neurólogo, quien fi­nal­men­te de­tec­tó mi he­ri­da epi­lép­ti­ca. Fue una bue­na no­ti­cia por­que, te­nien­do el diag­nós­ti­co co­rrec­to, se po­día tra­tar fá­cil­men­te. Me que­dé un tiem­po en Mé­xi­co y se­guí con mi vi­da nor­mal, ha­cien­do de­por­te y sa­lien­do con mis ami­gos. A los ocho me­ses me exa­mi­na­ron y se die­ron cuen­ta de que la he­ri­da ha­bía ce­rra­do; ya no vol­ve­ría a te­ner ese pa­de­ci­mien­to.

¿Có­mo crees que te in­fluen­ció a tí co­mo per­so­na y co­mo ar­tis­ta?

Des­de los 12 años em­pe­cé a te­ner des­car­gas eléc­tri­cas du­ran­te el sue­ño. Pen­sa­ba que a to­do el mun­do le pa­sa­ba lo mis­mo pe­ro, cuan­do de­tec­ta­ron mi he­ri­da epi­lép­ti­ca, en­ten­dí que era al­go cau­sa­do por mi con­di­ción. Los shocks me lle­va­ban a un via­je as­tral o a un sue­ño lú­ci­do, que nor­mal­men­te me ha­cían sen­tir que vo­la­ba en­tre nu­bes, atar­de­ce­res y ar­coí­ris. To­do eso se vio re­fle­ja­do en mis pie­zas, so­bre to­do en las multimedia. Los co­lo­res, las ilu­sio­nes óp­ti­cas, las co­sas que pa­re­cen al­go dis­tin­to a lo que son, to­do eso pro­vie­ne de mis via­jes as­tra­les.

En 2014, cuan­do ha­bían pa­sa­do 10 años des­de lo su­ce­di­do en Aus­tra­lia, hi­ce una se­rie

es­cul­tó­ri­ca pa­ra ce­le­brar que to­do ha­bía sa­li­do bien. La lla­mé MI­RROR (Mi­ra­da, In­tros­pec­ti­va, Reali­dad, Reac­ción, Obs­cu­ri­dad, Re­fle­jo), y es­ta­ba cons­ti­tuí­da por 10 pie­zas de ma­de­ra, una por ca­da año. Esa se­rie me lle­vó a ex­po­ner y ven­der mis pie­zas en Nue­va York y Mé­xi­co, así co­mo a co­la­bo­rar con otros ar­tis­tas y par­ti­ci­par en ga­le­rías co­mo Sub­jec­t_, una ga­le­ría di­gi­tal, y la Ga­le­ría de Arte Me­xi­cano.

¿A qué te re­fie­res al de­cir que tu­vis­te ac­ce­so a una nue­va per­cep­ción de la reali­dad?

Cuan­do men­cio­né esa fra­se me re­fe­ría jus­ta­men­te a los via­jes as­tra­les. Es­tás cons­cien­te y ves co­lo­res muy ví­vi­dos, en­ton­ces tie­nes otra per­cep­ción de la exis­ten­cia.

¿Có­mo en­con­tras­te el ba­lan­ce en­tre tus sue­ños epi­lép­ti­cos y la reali­dad?

En el mo­men­to en el que apren­dí a acep­tar las ex­pe­rien­cias que ha­bía vivido y a ver­las co­mo al­go po­si­ti­vo, al­go que te­nía que su­ce­der. Fui ca­paz de agra­de­cer el he­cho de es­tar bien, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal­men­te, y apro­ve­ché mis vi­ven­cias pa­ra crear. Ja­más he ido a te­ra­pia, ese pro­ce­so lo vi­vo a tra­vés de la acep­ta­ción y del arte, ya que es ahí de don­de sa­co to­das mis in­quie­tu­des. Si al­go no me gus­ta en el mun­do, tra­to de ha­cer un pro­yec­to pa­ra ha­blar del te­ma.

¿En qué con­si­de­ras que se re­la­cio­nan el equi­li­brio emo­cio­nal y el caos de la Ciu­dad de Mé­xi­co?

Es al­go que qui­se trans­mi­tir en mi ex­po­si­ción Tec­tó­ni­co. Las cues­tio­nes neu­ro­ló­gi­cas, co­mo las des­car­gas eléc­tri­cas que ex­pe­ri­men­té, se pue­den re­la­cio­nar con la ener­gía que te­ne­mos los que vi­vi­mos en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Es al­go dis­tin­ti­vo, po­de­mos dar­nos cuen­ta de la di­fe­ren­cia al com­pa­rar­nos con per­so­nas de otras ciu­da­des del mun­do. Creo que la ener­gía de­ri­va de los pe­que­ños tem­blo­res que sen­ti­mos to­dos los días, del mo­vi­mien­to y del caos de la ciu­dad. Es lo que ha­ce a la Ciu­dad de Mé­xi­co tan in­tere­san­te.

Cuén­ta­nos un po­co so­bre Ca­tar­sis, tu más re­cien­te ex­po­si­ción. ¿Qué bus­cas tras­mi­tir?

Ca­tar­sis es la con­ti­nua­ción de Tec­tó­ni­co. La ex­po­si­ción in­clu­ye pie­zas nue­vas ba­sa­das en des­te­llos de ener­gía. Son las pri­me­ras que hago con ace­ro cor­ten, un ma­te­rial de gran ca­li­dad con­for­ma­do por una alea­ción de co­bre. Lo in­tere­san­te es que el ma­te­rial crea una ca­pa de óxi­do en su ex­te­rior y man­tie­ne el in­te­rior in­tac­to, por lo que pue­de vi­vir en el mar o en la nie­ve sin ne­ce­si­dad de man­te­ni­mien­to. Me en­can­ta es­te ma­te­rial y, ade­más, me ha­ce sen­tir que es­toy crean­do ca­pas pro­tec­to­ras al­re­de­dor de mí mis­mo.

¿Por­qué lla­mas­te Ca­tar­sis a tu ex­po­si­ción?

Siem­pre es di­fí­cil nom­brar las pie­zas. En es­te ca­so, Ca­tar­sis se re­fie­re al mo­men­to en el que, a tra­vés de arte, asi­mi­lo mi con­di­ción y lo­gro cu­rar­me.

¿Có­mo ves la evo­lu­ción de tu arte en un pe­rio­do de tres años?

Mi arte siem­pre ha si­do ver­ti­gi­no­so. Ac­tual­men­te, es­toy tra­ba­jan­do con tres te­mas: los re­fu­gia­dos, las abe­jas y la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Creo que son te­mas re­le­van­tes y bus­co ha­cer­los re­so­nar de ma­ne­ra po­si­ti­va. En un futuro, en­tre más gen­te me va­ya es­cu­chan­do y apo­yan­do, pien­so que me iré ani­man­do a tra­tar con te­mas ca­da vez más im­por­tan­tes.

¿Crees que la epi­lep­sia que su­fris­te se­gui­rá sien­do fuen­te de ins­pi­ra­ción o ya tie­nes otros pro­yec­tos en men­te?

La ca­tar­sis ya fue, en mis úl­ti­mos pro­yec­tos ya no ha­blo tan­to de ese te­ma. Sin em­bar­go, es al­go que siem­pre es­ta­rá pre­sen­te ya que de ahí se de­ri­va mi es­té­ti­ca. Las pie­zas nue­vas no se­rán com­ple­ta­men­te dis­tin­tas a lo que he he­cho, pe­ro si ha­bla­ré de te­mas que no es­tán pa­ra na­da re­la­cio­na­dos con la epi­lep­sia.

Un nue­vo pro­yec­to que ten­go en men­te tie­ne que ver con las es­cul­tu­ras ha­bi­ta­bles. La idea na­ció de una plá­ti­ca con un mú­si­co, Ro­dri­go Tas­cón, quien me in­vi­tó a ha­cer un pa­be­llón co­mo el de Le Cor­bu­sier en Sui­za. Lo pla­ti­qué con Ma­riano, el en­car­ga­do de los as­pec­tos multimedia de mis pie­zas, y su­gi­rió que in­te­grá­ra­mos to­dos los sen­so­res que he­mos desa­rro­lla­do has­ta la fe­cha, e in­clu­so que desa­rro­llá­ra­mos al­gu­nos nue­vos, pa­ra ha­cer del pa­be­llón una pie­za in­te­li­gen­te. Al ser un pa­be­llón que ha­bla so­bre los re­fu­gia­dos, la idea es crear un lu­gar en el que el cuer­po se pue­da sen­tir lo más a gus­to po­si­ble, tan­to fí­si­ca­men­te co­mo a tra­vés de la ilu­mi­na­ción y del so­ni­do. Por ejem­plo, si ha­ce ca­lor, el te­cho del pa­be­llón se abri­rá y, si llue­ve, se ce­rra­rá. Así mis­mo, cual­quier ar­tis­ta mu­si­cal o vi­sual po­drá in­te­grar­se a la pie­za y ju­gar con los so­ni­dos o las lu­ces pa­ra ir crean­do el am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.