Daniel Po­sa­da - El pro­duc­tor de­trás de la nue­va se­rie El Cha­po

EL PRO­DUC­TOR DE­TRÁS DE LA NUE­VA SE­RIE EL CHA­PO

Hotbook News - - PORTADA - cor­po­ra­te.uni­vi­sion.com net­flix.com

Daniel Po­sa­da, di­rec­tor de Pro­duc­ción Crea­ti­va en Story Hou­se En­ter­tain­ment de Uni­vi­sion Com­mu­ni­ca­tions Inc., es el pro­duc­tor de­trás de la nue­va se­rie El Cha­po que trans­mi­ten Uni­vi­sion y Net­flix. La se­rie cuen­ta la vi­da del nar­co­tra­fi­can­te me­xi­cano Joa­quín “el Cha­po” Guz­mán ba­sa­da en he­chos reales, pe­ro tam­bién con­di­men­ta­da con al­go de fic­ción para crear una his­to­ria real­men­te atrac­ti­va para los es­pec­ta­do­res. Daniel ¿có­mo co­men­zó tu ca­rre­ra de pro­duc­tor? Em­pe­cé en Mé­xi­co ha­cien­do pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes. La pri­me­ra que hi­ce co­mo pro­duc­tor fue Ma­la­ven­tu­ra, la cual cos­tó $200 000 dó­la­res que ob­tu­ve por me­dio de fi­nan­cia­mien­to. Fue una muy bue­na ex­pe­rien­cia por­que, gra­cias a la distribución por par­te de Vi­deo­ci­ne, sa­lió en 300 pan­ta­llas de to­do el país. Des­pués de eso, de­ci­dí for­mar mi pro­duc­to­ra Dark Fac­tory En­ter­tain­ment con Sa­mant­ha Cas­te­llano, e ir­me a Es­ta­dos Uni­dos a ha­cer mi pri­me­ra pe­lí­cu­la en in­glés: Bound to Ven­gean­ce. Cuan­do lle­ga­mos a Los Ángeles no te­nía­mos ca­si na­da de pre­su­pues­to. Que­ría­mos usar to­do el di­ne­ro para la pe­lí­cu­la, así que ren­ta­mos una ca­sa en la que, du­ran­te seis me­ses, vi­vi­mos el di­rec­tor, mi es­po­sa, el first as­sis­tant di­rec­tor, el pro­duc­tor y un asis­ten­te. Al final, la pe­lí­cu­la en­tró a Sun­dan­ce Film Fes­ti­val y la com­pró In­ter­na­tio­nal Fi­nan­ce Cor­po­ra­tion, lo que im­pul­só mi ca­rre­ra. Cuén­ta­nos un po­co so­bre El Cha­po. ¿Qué tan ape­ga­da a la reali­dad es la tra­ma? La se­rie está ins­pi­ra­da en he­chos reales. Para desa­rro­llar el guión, to­ma­mos even­tos im­por­tan­tes del acer­vo de no­ti­cias del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción de Uni­vi­sion. Sin em­bar­go, nos apo­ya­mos mu­cho en la fic­ción para po­der con­tar una his­to­ria ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­te, así que al­gu­nos per­so­na­jes son fic­ti­cios y otros reales. No se tra­ta de un do­cu­men­tal so­bre Joa­quín Guz­mán, es la his­to­ria de su vi­da a lo lar­go de 30 años. Mos­tra­mos có­mo fue su as­cen­so des­de que era una per­so­na de ni­vel me­dio en la or­ga­ni­za­ción de Mi­guel Án­gel Fé­lix Ga­llar­do, has­ta lle­gar a ser la per­so­na que co­no­ce­mos hoy. En ca­da ca­pí­tu­lo nos ba­sa­mos en even­tos que real­men­te su­ce­die­ron. Por ejem­plo, en la pri­me­ra tem­po­ra­da, van a ver co­sas co­mo el ase­si­na­to del car­de­nal Po­sa­das Ocam­po, la cap­tu­ra del Cha­po y su en­car­ce­la­mien­to en Al­mo­lo­ya, pe­ro mez­cla­das con al­go de fic­ción. A fin de cuen­tas, es una se­rie de te­le­vi­sión y el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es en­tre­te­ner a la au­dien­cia. ¿Qué ar­chi­vos his­tó­ri­cos uti­li­za­ron para fun­da­men­tar los he­chos que se men­cio­nan? Nos ba­sa­mos com­ple­ta­men­te en el re­search de los pe­rio­dis­tas de Uni­vi­sion. Sil­va­na Agui­rre, quién desa­rro­lló y creó la se­rie jun­to con Car­los Con­tre­ras, tra­ba­jó du­ran­te años de la mano de Ge­rar­do Re­yes y Ale­jan­dro Almazán para lle­gar a crear la se­rie que te­ne­mos hoy. ¿Có­mo ha si­do la co­la­bo­ra­ción en­tre Uni­vi­sion y Net­flix para es­ta se­rie? Uni­vi­sion y Net­flix es­tán pro­du­cien­do la se­rie en con­jun­to. Fil­ma­mos las tres tem­po­ra­das se­gui­das y ca­da una sal­drá al ai­re, pri­me­ro por Uni­vi­sion y lue­go en Net­flix. Para es­ta pri­me­ra tem­po­ra­da, sa­lie­ron dos ca­pí­tu­los ca­da do­min­go en te­le­vi­sión y des­pués se emi­tió la tem­po­ra­da com­ple­ta en to­do el mun­do co­mo un Net­flix Ori­gi­nal. ¿Có­mo eli­gie­ron a Mar­co de la O para in­ter­pre­tar el per­so­na­je de Joa­quín “el Cha­po” Guz­mán? Mar­co es un ac­tor que vie­ne del tea­tro. Ha par­ti­ci­pa­do en Cats en Nue­va York y en obras de Sha­kes­pea­re en In­gla­te­rra, tie­ne una ca­rre­ra tea­tral im­pre­sio­nan­te. Al­go que tam­bién fue im­por­tan­te para no­so­tros fue su gran pa­re­ci­do con el Cha­po. Es un re­to en­con­trar es­te ti­po de ac­to­res en te­le­vi­sión, es­pe­cial­men­te en el mun­do de ha­bla his­pa­na, así que los bus­ca­mos, a él y a otros miem­bros del cast, en el tea­tro. Creo que, ge­ne­ral­men­te, de ahí vie­nen los me­jo­res ac­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Sin du­da se tra­ta de un per­so­na­je con­tro­ver­sial, es­pe­cial­men­te en Mé­xi­co. Sí, por ello fil­ma­mos la se­rie en Co­lom­bia en lu­gar de ha­cer­lo en Mé­xi­co. Fue un gran re­to fil­mar la his­to­ria de un país es­tan­do en otro, pe­ro va­lió la pe­na. De he­cho, en al­gu­nos lu­ga­res in­clu­so nos ha fun­cio­na­do mejor, por ejem­plo: la ciu­dad de Ca­li, en Co­lom­bia, es mu­cho más pa­re­ci­da al Gua­da­la­ja­ra de los años 90 que a la épo­ca ac­tual. Por otro la­do, tam­bién cam­bia­mos el nom­bre de la se­rie du­ran­te la pro­duc­ción, nun­ca di­ji­mos que era so­bre el Cha­po. Nos in­ven­ta­mos una te­le­no­ve­la fal­sa lla­ma­da Dolores de amor, que en ver­dad se iba a lla­mar Dó­la­res de amor, pe­ro un asis­ten­te de pro­duc­ción se equi­vo­có y, co­mo nos dio mu­cha ri­sa, de­ci­di­mos de­jar­lo así. ¿Hu­bo al­guien que qui­sie­ra evi­tar la crea­ción o el lan­za­mien­to de la se­rie? Es de co­no­ci­mien­to pú­bli­co que los abo­ga­dos de Joa­quín Guz­mán han ex­pre­sa­do su preocupación por la crea­ción de es­ta se­rie y de to­das las de­más que se es­tán ha­cien­do so­bre es­te per­so­na­je, pe­ro la ver­dad es que na­die tra­tó de fre­nar el ro­da­je en nin­gún mo­men­to. ¿Las iden­ti­da­des de los per­so­na­jes de­ben man­te­ner­se en se­cre­to o so­la­men­te de al­gu­nos? ¿Por qué? A ex­cep­ción de Joa­quín “el Cha­po” Guz­mán, to­dos los per­so­na­jes de la se­rie son fic­ti­cios, pe­ro es­tán crea­dos a par­tir de la com­po­si­ción de va­rios per­so­na­jes reales de la his­to­ria del nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co.

¿En qué se di­fe­ren­cia la se­rie El Cha­po de otras pro­duc­cio­nes cu­ya te­má­ti­ca es el nar­co­trá­fi­co? La di­fe­ren­cia más im­por­tan­te es que no­so­tros no tra­ta­mos de glo­ri­fi­car el nar­co. Ca­si to­das las nar­co-se­ries que co­no­ce­mos se ba­san en eso, en mos­trar a los nar­co­tra­fi­can­tes te­nien­do una vi­da de lu­jo y ex­ce­sos, lo cual crea un ti­po de glo­ri­fi­ca­ción de es­tos per­so­na­jes. Lo que no­so­tros qui­si­mos ha­cer fue una se­rie más po­lí­ti­ca, mez­clan­do la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na con la ame­ri­ca­na con res­pec­to al te­ma del nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co. Tam­bién creo que pro­fun­di­za­mos más en el te­ma que cual­quier otra se­rie. Ade­más del arres­to del Cha­po ¿cuá­les creen que sean las ra­zo­nes de­trás de la re­cien­te po­pu­la­ri­dad que ha co­bra­do el te­ma del nar­co­trá­fi­co? El Cha­po es re­co­no­ci­do mun­dial­men­te por la ma­ne­ra en la que ha he­cho las co­sas. Por ejem­plo, la for­ma en la que se es­ca­pó de la cár­cel, que lo ha­ce pa­re­cer co­mo un per­so­na­je sa­li­do de una ca­ri­ca­tu­ra. Ade­más, creo que el te­ma de las dro­gas ha si­do po­pu­lar a lo lar­go de la his­to­ria, in­de­pen­dien­te­men­te de las cul­tu­ras, paí­ses o re­gio­nes. Las dro­gas han si­do par­te de las so­cie­da­des en to­das las épo­cas, pe­ro en es­te mo­men­to, en un mun­do glo­ba­li­za­do, un te­ma que antes hu­bie­ra si­do lo­cal aho­ra se co­no­ce en to­do el mun­do. ¿Por qué de­be­mos ver es­ta se­rie? Con es­ta se­rie es­ta­mos tra­tan­do de ele­var el ni­vel de la te­le­vi­sión en es­pa­ñol, pues cree­mos que en nues­tro país es­ta­mos un po­co atra­sa­dos en cuan­to al con­te­ni­do que po­de­mos ofre­cer a la au­dien­cia. Por eso ha­ce­mos alian­zas con com­pa­ñías co­mo Net­flix y pro­du­ci­mos se­ries pre­mium con ca­pí­tu­los de una ho­ra de du­ra­ción. Creo que la gen­te ya está un po­co can­sa­da de las te­le­no­ve­las, así que la pro­pues­ta que te­ne­mos es muy di­fe­ren­te. Ade­más, to­dos los que for­ma­mos par­te del equi­po ve­ni­mos del mun­do del ci­ne, por lo que ca­da uno de los ca­pí­tu­los que fil­ma­mos es co­mo una mi­ni pe­lí­cu­la. La pri­me­ra tem­po­ra­da la di­ri­gen en­tre Er­nes­to Con­tre­ras y J. M. Cra­vio­to, que son im­por­tan­tes di­rec­to­res de ci­ne. El pú­bli­co se per­ca­ta del tiem­po que he­mos in­ver­ti­do en la pre­pa­ra­ción, la fil­ma­ción y la post­pro­duc­ción de la se­rie; cui­da­mos to­dos los de­ta­lles de prin­ci­pio a fin y eso se puede ver en la pan­ta­lla. Tam­bién creo que es una his­to­ria que nun­ca se ha con­ta­do de es­ta ma­ne­ra, ya que se hi­zo des­de un án­gu­lo pe­rio­dís­ti­co y po­lí­ti­co que po­cas se­ries del gé­ne­ro tra­tan. Es una his­to­ria que se de­be con­tar, pues el te­ma del nar­co­trá­fi­co aca­bó con Co­lom­bia y aho­ra po­dría pa­sar lo mis­mo en Mé­xi­co. Es im­por­tan­te por­que el pro­ble­ma se si­gue es­par­cien­do en to­do nues­tro con­ti­nen­te y creo que, en­tre más his­to­rias se cuen­ten con es­te gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad, la gen­te puede es­tar más edu­ca­da al res­pec­to y, qui­zás, se co­me­te­rán me­nos erro­res en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.