Car­los San­ta­ma­ría - El ci­clis­ta más rá­pi­do en cru­zar el con­ti­nen­te ame­ri­cano

EL CI­CLIS­TA MÁS RÁ­PI­DO EN CRU­ZAR EL CON­TI­NEN­TE AME­RI­CANO

Hotbook News - - PORTADA -

Car­los San­ta­ma­ría, ci­clis­ta me­xi­cano ori­gi­na­rio de San Luis Po­to­sí, es el ac­tual po­see­dor del ré­cord Guin­ness Fas­test Cy­cle Jour­ney of the Pan-ame­ri­can High­way, por ser la per­so­na que más rá­pi­do ha cru­za­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano de nor­te a sur en bi­ci­cle­ta. El tra­yec­to des­de Prud­hoe Bay, en Alas­ka, has­ta Us­huaia en Ar­gen­ti­na, abar­ca un to­tal de 22,709 ki­ló­me­tros y fue re­co­rri­do por el jo­ven me­xi­cano en 117 días y 5 ho­ras. San­ta­ma­ría rom­pió el ré­cord al cul­mi­nar exi­to­sa­men­te to­do el re­co­rri­do, que du­ró del 22 de agos­to al 16 de di­ciem­bre de 2015, cuan­do tan so­lo te­nía 23 años de edad. Para lo­grar­lo, tu­vo que en­tre­nar du­ran­te 5 años, pe­da­lean­do por otros paí­ses para re­for­zar sus ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y men­ta­les. Ade­más de ser ci­clis­ta, Car­los es cin­ta ne­gra en Tae Kwon Do, es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Fí­si­ca y con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal. Car­los, cuén­ta­nos un po­co so­bre ti y del co­mien­zo de tu ca­rre­ra co­mo ci­clis­ta. To­da mi vi­da ha si­do so­bre el de­por­te. Em­pe­cé a prac­ti­car Tae Kwon Do a los 7 años de edad y a los 13 me es­co­gie­ron para en­tre­nar con un gru­po de taek­won­doins ex­per­tos. Eso fue has­ta los 19, cuan­do de­ci­dí que el Tae Kwon Do no me lle­na­ba por­que me di cuen­ta de que no sen­tía la mis­ma pa­sión que mis com­pa­ñe­ros. Fue po­co des­pués de eso que na­ció mi in­te­rés por la bi­ci­cle­ta. Un día to­mé la bi­ci de mi abue­lo y em­pe­cé a pe­da­lear. Pa­sa­ban los me­ses y ca­da vez re­co­rría ma­yo­res dis­tan­cias has­ta lle­gar a los 300 ki­ló­me­tros al día. Con la bi­ci­cle­ta me pasó lo que nun­ca sen­tí con el Tae Kwon Do, ¡me apa­sio­né! ¿De qué ma­ne­ra desa­rro­llas­te la dis­ci­pli­na en es­te de­por­te? Eso de­bo agra­de­cér­se­lo a mi ma­má. Cuan­do em­pe­cé a en­tre­nar al­to ren­di­mien­to, ella se en­car­gó de que man­tu­vie­ra una dis­ci­pli­na en to­do mo­men­to. Yo no vi­ví las co­sas que vi­vie­ron otros cha­vos a mi edad; no po­día ir a to­das las fies­tas y te­nía que or­ga­ni­zar mi tiem­po para ha­cer la ta­rea y es­tu­diar, sin de­jar de cum­plir con mis en­tre­na­mien­tos. Cuan­do de­ci­dí prac­ti­car el ci­clis­mo ya te­nía una gran dis­ci­pli­na de­por­ti­va des­de mis años en el Tae Kwon Do.

¿Có­mo fue que de­ci­dis­te in­ten­tar rom­per un ré­cord mun­dial? Cuan­do me ha­cen es­ta pre­gun­ta, las per­so­nas siem­pre pien­san que voy a de­cir al­go muy im­pre­sio­nan­te pe­ro, a ve­ces, la ins­pi­ra­ción vie­ne de co­sas muy chi­qui­tas. La ver­dad es que to­do es­to de ha­cer via­jes lar­gos en bi­ci­cle­ta se me ocu­rrió un día que iba sa­lien­do de la uni­ver­si­dad y en un semáforo me to­pé con un in­mi­gran­te, de aque­llos cen­troa­me­ri­ca­nos que sue­len pa­sar por San Luis Po­to­sí en ca­mino a Es­ta­dos Uni­dos, que es­ta­ba rea­li­zan­do el viaje en bi­ci­cle­ta. Pen­sé que si él po­día ha­cer un viaje tan ex­ten­so, en­ton­ces yo tam­bién po­día lo­grar­lo. Así fue co­mo se me ocu­rrió co­men­zar mi pri­mer re­co­rri­do de larga dis­tan­cia en bi­ci­cle­ta: San Luis-aca­pul­co. Des­pués, hi­ce mu­cho de su com­pa­ñía. Tam­bién me di cuen­ta de que traía de­ma­sia­da ro­pa, pues antes, ellos la traían en la ca­jue­la del co­che, pe­ro aho­ra la te­nía que car­gar yo en la bi­ci­cle­ta. Al final, ti­ré to­da mi ro­pa y me que­dé úni­ca­men­te con lo que traía pues­to. Via­jar so­lo fue el obs­tácu­lo más gran­de que se me pre­sen­tó du­ran­te el tra­yec­to. Sin em­bar­go, me ayu­dó te­ner en men­te el he­cho de que lle­va­ba un buen tiem­po y to­da­vía te­nía la opor­tu­ni­dad de rom­per el ré­cord. ¿Cuál fue la mejor ex­pe­rien­cia que vi­vis­te du­ran­te el tra­yec­to? Tu­ve mu­chas bue­nas ex­pe­rien­cias, pe­ro una de las co­sas que más me gus­ta­ron fue al­gu­nos otros via­jes más com­pli­ca­dos co­mo ir de Alas­ka a Mé­xi­co y de Gua­te­ma­la a Be­li­ce, por ejem­plo. De al­gu­na for­ma, es­tos via­jes fue­ron mi pre­pa­ra­ción para rom­per el ré­cord pe­ro, en ese mo­men­to, yo to­da­vía no te­nía pen­sa­do ha­cer­lo. Con el tiem­po me fui dan­do cuen­ta de lo mu­cho que me gus­ta­ba pe­da­lear, a ve­ces sin mo­ti­vo al­guno. Me gus­ta­ba tan­to que, cuan­do mi cu­ña­do me pro­pu­so re­gis­trar­me para el ré­cord, no du­dé en in­ten­tar­lo. La per­so­na que te­nía el ré­cord antes que yo era Scott Na­pier, un ci­clis­ta bri­tá­ni­co que ter­mi­nó el tra­yec­to en 125 días. Con mi en­tre­na­mien­to, pen­sé que yo po­día lo­grar­lo en 100. Una vez to­ma­da la de­ci­sión ¿có­mo te pre­pa­ras­te para el viaje? cru­zar Pe­rú. Para mí, Pe­rú era co­mo lo pin­tan en Discovery Chan­nel, es de­cir, Ma­chu Pic­chu, mu­cha ve­ge­ta­ción y hu­me­dad. Sin em­bar­go, la par­te por la que pa­sé era un de­sier­to y dis­fru­té mu­cho pe­da­lear­lo, a pe­sar de que al­gu­nas ve­ces me que­dé sin agua por pe­rio­dos lar­gos de tiem­po. ¿Qué sig­ni­fi­ca para ti rom­per un Gui­ness World Re­cord? Mu­cha gen­te me pre­gun­ta que sen­tí cuan­do lle­gué a Us­huaia y su­pe que ha­bía ro­to el ré­cord, pe­ro la ver­dad, so­la­men­te es­ta­ba can­sa­do. Mi sue­ño de rom­per el ré­cord se ha­bía con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla y lo úni­co que que­ría era ir­me a dor­mir. En ese mo­men­to ya era co­mo un ro­bot, ac­tua­ba sin pen­sar. Pri­me­ro, es ne­ce­sa­rio con­tac­tar a los de Gui­ness World Re­cords para ha­cer to­do el pa­pe­leo. Una vez que te­nía eso lis­to, bus­qué a al­guien que me en­tre­na­ra, pe­ro no lo­gré en­con­trar a na­die por­que el ci­clis­mo en San Luis Po­to­sí no es tan fuer­te, así que de­ci­dí en­tre­nar­me yo mis­mo. Ha­blé con gen­te que tu­vie­ra ex­pe­rien­cia en tra­yec­tos lar­gos en bi­ci­cle­ta para que me pa­sa­ran tips so­bre co­mi­da, equi­po y to­do lo ne­ce­sa­rio. Tam­bién tu­ve que es­tu­diar la ru­ta a la per­fec­ción para no per­der­me du­ran­te el ca­mino. ¿Qué bi­ci­cle­ta uti­li­zas­te para rom­per el ré­cord? Nun­ca con­se­guí pa­tro­ci­nios, así que tu­ve que ele­gir una bi­ci­cle­ta que fue­ra bue­na y ba­ra­ta. La mar­ca Felt Bicy­cles ha­bía sa­ca­do su bi­ci­cle­ta V85, que está di­se­ña­da para la aven­dis­fru­ta­ba Du­ran­te el ca­mino me pa­sa­ron mu­chas co­sas que me afec­ta­ron tan­to fí­si­ca co­mo men­tal­men­te: se se­pa­ra­ron mis pa­dres, la chi­ca que sen­tía que iba a ser mi no­via se fue con otro, mi pe­rro se per­dió por un tiem­po, se me con­ge­la­ron los pies en Alas­ka, un oso me tra­tó de co­mer en Ca­na­dá y en Mé­xi­co me si­guió un gru­po de de­lin­cuen­tes. Fue has­ta una se­ma­na des­pués de rom­per el ré­cord, re­ca­pi­tu­lan­do to­do lo que me ha­bía pa­sa­do, que em­pe­cé a ver al gran­de­za de lo que ha­bía he­cho y lo dis­fru­té por pri­me­ra vez. Si me hu­bie­ran con­ta­do to­do lo que me iba a pa­sar en el ca­mino, nun­ca me hu­bie­ra atre­vi­do. Va­lió la pe­na por­que aho­ra sien­to que pue­do lo­grar cual­quier me­ta que me pro­pon­ga. tu­ra y tie­ne al­gu­nas par­tes más tos­cas. En Mé­xi­co y en Es­ta­dos Uni­dos no la te­nían to­da­vía, así que la apar­té en una tien­da en Ca­na­dá y pa­sé por ella antes de em­pe­zar mi tra­yec­to por el con­ti­nen­te ame­ri­cano. De he­cho, esa fue la úni­ca bi­ci­cle­ta que uti­li­cé en to­do el viaje. Sa­be­mos que du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del tra­yec­to tu­vis­te la com­pa­ñía de tu fa­mi­lia, pe­ro ¿qué sen­tis­te cuan­do tu­vis­te que en­fren­tar­te a la se­gun­da mi­tad del re­co­rri­do por tu cuen­ta? ¡Fue muy di­fí­cil! Mi her­ma­na y mi cu­ña­do fue­ron quie­nes me acom­pa­ña­ron en la pri­me­ra mi­tad del viaje y yo ya es­ta­ba acos­tum­bra­do a que ellos me hi­cie­ran de co­mer, la­va­ran mi ro­pa y ar­ma­ran mi tien­da de cam­pa­ña, ade­más de que ¿Có­mo te sen­ti­rías si al­guien más ba­tie­ra tu ré­cord? Yo me pro­pu­se rom­per el ré­cord que ya es­ta­ba y me en­tre­né es­pe­cí­fi­ca­men­te para eso. Si al­guien rom­pe mi ré­cord es otra his­to­ria, yo es­toy con­ten­to con lo que lo­gré y en el mo­men­to en el que lo hi­ce fui el mejor. ¿Cuá­les son tus pró­xi­mos pla­nes? ¿Tie­nes al­gún otro ré­cord en men­te? Es­toy por sa­car un libro so­bre las ex­pe­rien­cias que vi­ví en mi tra­yec­to de Alas­ka a Ar­gen­ti­na. Me pa­sa­ron co­sas muy lo­cas y pa­dres que quie­ro con­tar­le a la gen­te. So­bre la otra pre­gun­ta, por aho­ra no ten­go nin­gún otro ré­cord en men­te pe­ro sí se me an­to­ja ha­cer otro re­co­rri­do de larga dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.