NUJU - Pe­que­ñas obras de ar­te en ma­de­ra

PE­QUE­ÑAS OBRAS DE AR­TE EN MA­DE­RA

Hotbook News - - PORTADA - www.nuju.mx @nu­ju­me­xi­co

El pro­ce­so comienza en los ase­rra­de­ros, don­de los fun­da­do­res de la mar­ca acu­den para ob­te­ner “ma­de­ra de res­ca­te”, es de­cir, la ma­de­ra des­ti­na­da a ser tri­tu­ra­da al no cum­plir con cier­tos cri­te­rios. Es­to no sig­ni­fi­ca que la ma­de­ra no sea nue­va o no es­té cer­ti­fi­ca­da, sino que sim­ple­men­te los ta­blo­nes pre­sen­tan al­gún des­per­fec­to o no son del ta­ma­ño que se re­quie­re para un ob­je­to en par­ti­cu­lar. Por ejem­plo, mu­chas ve­ces los ase­rra­de­ros cor­tan la ma­de­ra de de­ter­mi­na­do ta­ma­ño, de­jan­do pe­que­ños re­si­duos que a ellos ya no les sir­ven, pe­ro que NUJU sa­be apro­ve­char. Ade­más de la ma­de­ra de res­ca­te, NUJU uti­li­za otras cla­ses de ma­de­ra para ela­bo­rar sus pro­duc­tos, las cua­les siem­pre de­ben es­tar cer­ti­fi­ca­das por el FSC (Fo­rest Ste­wards­hip Coun­cil) para ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de to­dos sus clien­tes. Po­nen es­pe­cial én­fa­sis en que to­das las ma­de­ras que eli­jan sean ap­tas para ni­ños, ya que su ne­go­cio prin­ci­pal son los ju­gue­tes. Den­tro de su lí­nea de pro­duc­tos cuen­tan con bar­qui­tos, rompecabezas, blo­ques, ca­ba­lli­tos y, por su­pues­to, su icó­ni­co avion­ci­to de ma­de­ra. Tam­bién tie­nen al­gu­nos mue­bles para ni­ños, co­mo un jue­go de me­sa y si­llas que puede ser de no­gal o en­cino, y re­cien­te­men­te lan­za­ron su lí­nea de mo­bi­lia­rio y ar­tícu­los del ho­gar con cua­tro pro­duc­tos: su ori­gi­nal si­lla Z, una cre­den­za en dos ta­ma­ños dis­tin­tos, una lám­pa­ra y un jue­go de cha­ro­las. Es­to lo hi­cie­ron por­que, ori­gi­nal­men­te, su ob­je­ti­vo era la fa­bri­ca­ción de mue­bles, pe­ro en­con­tra­ron una pa­sión en los ju­gue­tes que los lle­vó a desa­rro­llar su mar­ca al­re­de­dor de ellos. Los tra­di­cio­na­les ju­gue­tes de ma­de­ra de NUJU no se com­pa­ran con la gran va­rie­dad de ju­gue­tes de plás­ti­co que exis­te hoy en día, y me­nos con aque­llos que es­tán en­fo­ca­dos en la tec­no­lo­gía. La ra­zón de­trás de es­to es el de­seo de los fun­da­do­res de que los ni­ños pue­dan te­ner un ju­gue­te que no sea desecha­ble, sino que los va­ya acom­pa­ñan­do du­ran­te to­da su vi­da y ten­ga un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial para ellos. Por ejem­plo, un avion­ci­to de ma­de­ra puede em­pe­zar sien­do un ju­gue­te para des­pués con­ver­tir­se en un ar­tícu­lo de de­co­ra­ción en el ho­gar o en la ofi­ci­na, evo­can­do lin­dos re­cuer­dos de la in­fan­cia. Lo cier­to es que los pro­duc­tos de NUJU son co­mo obras de ar­te de­bi­do a sus di­se­ños la im­pe­ca­bles y a la ca­li­dad de los ma­te­ria­les. Tan es así, que se en­cuen­tran a la ven­ta en al­gu­nos de los prin­ci­pa­les mu­seos de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en­tre ellos el Mu­seo Ta­ma­yo, el Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo y el Pa­pa­lo­te Mu­seo del Ni­ño. Adi­cio­nal­men­te, los pro­duc­tos pue­den en­con­trar­se en tien­das para ni­ños co­mo Bi­bi­ki y Co­ne­jo Blan­co Bou­ti­que, y en tien­das de in­terio­ris­mo co­mo Blend De­sign y Ala­me­da. La in­no­va­ción y el cre­ci­mien­to son par­te im­por­tan­te de su fi­lo­so­fía, ya que siem­pre es­tán pen­san­do en co­sas nue­vas para ex­pan­dir su ofer­ta de pro­duc­tos. En el pro­ce­so de pro­duc­ción hay ma­qui­na­ria y tec­no­lo­gías in­vo­lu­cra­das, pe­ro lo más im­por­tan­te si­gue sien­do la mano de obra, ya que to­dos los ar­tícu­los son en­sam­bla­dos y aca­ba­dos a mano. Ade­más, pro­cu­ran que to­do el pro­ce­so sea lo más eco­ló­gi­co po­si­ble, di­se­ñan­do em­pa­ques re­uti­li­za­bles y op­tan­do por bar­ni­ces me­nos co­rro­si­vos, en­tre otras co­sas. Así mis­mo, la mar­ca de­mues­tra su com­pro­mi­so con el am­bien­te me­dian­te su pro­gra­ma “Siem­bra tu se­mi­lla”, el cual tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la con­ser­va­ción de su ma­te­ria pri­ma. Con la com­pra de al­guno de sus pro­duc­tos, NUJU re­ga­la se­mi­llas de ár­bol aya­cahui­te o de ci­prés me­xi­cano para que sus clien­tes pue­dan plan­tar­los en sus pro­pias ca­sas y, de esa for­ma, vin­cu­lar­se con el ci­clo na­tu­ral de la ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.