Udai­pur - Mi vi­da de maha­ra­já

En el tor­men­to de le­yen­das y he­chos his­tó­ri­cos, la In­dia es­con­de unas ciu­da­des y for­ta­le­zas que ani­man el pai­sa­je de Ra­jas­tán. El mis­ti­cis­mo siem­pre me se­du­ce, los dio­ses se in­fil­tran en mi viaje, las ba­ta­llas ani­man mi men­te via­je­ra y siem­pre des­cu­bro un

Hotbook News - - PORTADA -

RA­JAS­TÁN Ra­jas­tán es el reino de los rash­put, tér­mino que en idio­ma sáns­cri­to sig­ni­fi­ca “hi­jos del rey” (rash (rá­ja): ‘rey’ y pu­trá: ‘hi­jo’). Es­te clan ini­ció su he­ge­mo­nía en el si­glo VI, al es­ta­ble­cer di­ver­sos reinos en Ra­jas­tán y el nor­te de la In­dia. Los rash­puts re­sis­tie­ron las in­cur­sio­nes mu­sul­ma­nas, aun­que al­gu­nos se con­vir­tie­ron en de­pen­dien­tes del Sul­ta­na­to de Del­hi y del Im­pe­rio Mo­gol. Con la de­ca­den­cia de es­te úl­ti­mo Im­pe­rio en el si­glo XVIII, la re­gión su­frió con­ti­nuos ata­ques y al prin­ci­pio del si­glo XIX, los di­fe­ren­tes rash­put fir­ma­ron tra­ta­dos con los bri­tá­ni­cos, acep­tan­do la so­be­ra­nía del Im­pe­rio eu­ro­peo a cam­bio de una au­to­no­mía lo­cal y pro­tec­ción fren­te a los Ma­rat­has, la or­ga­ni­za­ción es­ta­tal que exis­tió en In­dia en­tre 1674 y 1818. De la glo­ria del pa­sa­do que­dan unos palacios fas­ci­nan­tes que al­zan sus mu­ros con or­gu­llo y don­de los rash­put o maha­ra­jás si­guen rei­nan­do, ocu­pan­do par­te de sus palacios mien­tras el res­to está des­ti­na­do aho­ra a ho­te­les o mu­seos. Al pa­sar las puer­tas de esos al­cá­za­res, se sien­te los mu­ros vi­brar con el eco de las glo­rias del pa­sa­do, las ce­lo­sías de pie­dra pal­pi­tan con las mi­ra­das de las mu­je­res de ojos lar­gos. UDAI­PUR Ca­pi­tal del an­ti­guo reino de Me­war, Udai­pur se alo­ja al pie de los mon­tes Ara­va­lli, al sur de Ra­jas­tán, y la lla­man la Ciu­dad de los Lagos por sus di­fe­ren­tes lagos co­mo el Pi­cho­la, el Fa­teh Sa­gar, el Udai Sa­gar y el Swa­rup Sa­gar. El la­go Pi­cho­la, el ma­yor de ellos, es el co­ra­zón de la ciu­dad, don­de se mi­ran los palacios, don­de el vi­si­tan­te na­ve­ga para al­can­zar las is­las o des­em­bar­car en los di­fe­ren­tes mue­lles. Cons­trui­do por Pich­hu Ban­ja­ra du­ran­te el rei­na­do de Maha­ra­na Lak­ha, ha­cia 1362, es un ver­da­de­ro es­pe­jo que re­fres­ca la ciu­dad y don­de la gen­te se ba­ña y rea­li­zan sus ablu­cio­nes. En­tre 1743 y 1746 se cons­tru­yó, en un is­lo­te del la­go, un pa­la­cio real de ve­rano, el Jag Ni­was o Pa­la­cio del La­go que hoy día al­ber­ga el lu­jo­so ho­tel La­ke Pa­la­ce. Al lle­gar del ae­ro­puer­to, me alo­jé en el fas­tuo­so ho­tel Obe­roi Udai­vi­las. Ubi­ca­do so­bre una co­li­na, ofre­ce una vis­ta so­ber­bia al la­go. Al re­cin­to pe­ne­tré por un her­mo­so pa­tio mo­nu­men­tal a la me­di­da de un pa­la­cio que me lle­vó a una pe­que­ña puer­ta ín­ti­ma que se abre so­bre la re­cep­ción ba­jo una gran cú­pu­la do­ra­da, ro­dea­da de ele­gan­tes sa­lo­nes. Un lar­go pa­si­llo, vi­si­ta­do por unos pa­vos reales que lo ani­ma­ban con sus gri­tos es­tri­den­tes, me lle­vó co­mo prín­ci­pe a mi ha­bi­ta­ción que se abría so­bre la larga pis­ci­na que ro­dea el edi­fi­cio, sur­gi­do de un cuen­to de las Mil y una no­ches con sus cú­pu­las, sus pa­be­llo­nes que se re­fle­ja­ban en las pis­ci­nas. Era un ver­da­de­ro sue­ño crea­do para la fan­ta­sía del via­je­ro que tre­pi­da al son

del es­plen­dor de una fá­bu­la y se trans­por­ta en el tiem­po. En la lancha ma­ne­ja­da por un hom­bre de lar­go bi­go­te y tur­ban­te ro­jo, al­can­cé el La­ke Pa­la­ce, an­ti­gua­men­te co­no­ci­do co­mo Jag Ni­was. Fue ter­mi­na­do en 1746 ba­jo la di­rec­ción del maha­ra­na Ja­gat Singh II y ser­vía de pa­la­cio de in­vierno, con orien­ta­ción es­te, para per­mi­tir a sus mo­ra­do­res re­zar­le du­ran­te el ama­ne­cer a Sur­ya, el dios hin­dú del sol, que apa­re­ce re­pre­sen­ta­do mu­chas ve­ces en la ar­qui­tec­tu­ra del pa­la­cio. Cuen­ta con pa­tios ali­nea­dos con co­lum­nas, te­rra­zas con pi­la­res, fuen­tes y jar­di­nes, ade­más de sus her­mo­sos sa­lo­nes. El sue­lo está in­crus­ta­do de már­mo­les blan­cos y ne­gros, las pa­re­des se ador­nan con ni­chos y ara­bes­cos, su am­bien­te ins­pi­ra paz y re­la­ja­ción en me­dio de un es­plen­dor orien­tal. El pa­la­cio se ha­bía ido de­te­rio­ran­do has­ta que Bhag­wat Singh de­ci­dió con­ver­tir­lo en el pri­mer ho­tel de lu­jo de Udai­pur. Ha re­ci­bi­do vi­si­tan­tes ilus­tres co­mo lord Cur­zon, Vi­vien Leigh, la rei­na Isa­bel II, el sha de Irán, el rey de Ne­pal y Jac­que­li­ne Ken­nedy. Aquí se han fil­ma­do pe­lí­cu­las co­mo Oc­to­pussy de Ja­mes Bond y la se­rie te­le­vi­sión bri­tá­ni­ca Las jo­yas de la co­ro­na que usa­ron el pa­la­cio co­mo es­ce­na­rio na­tu­ral en don­de se desa­rro­llan las in­tri­gas. Mi ex­plo­ra­ción en lancha del la­go Pi­cho­la me lle­vó a Jag Man­dir, un pa­la­cio cons­trui­do so­bre otra is­la que re­ci­be con una hi­le­ra de ele­fan­tes de pie­dra. Cons­trui­do en­tre 1551 y 1652, los maha­ra­nas (mo­nar­ca ab­so­lu­to, tí­tu­lo his­tó­ri­co rash­put equi­va­len­te a maha­ra­já) lo usa­ban co­mo pa­la­cio de ve­rano y pla­ce­res, ador­na­do de pa­be­llo­nes y jar­di­nes. Al na­ve­gar por la ori­lla del la­go, ad­mi­ré el gran pa­la­cio del Maha­ra­na que se ele­va co­mo rey de pie­dra para do­mi­nar la ciu­dad, por los ghats don­de la gen­te se ba­ña, va­rios pa­la­ce­tes y man­sio­nes, el lu­jo­so ho­tel Lee­lah que ins­ta­ló sus jar­di­nes a la ori­lla del la­go para al­zar­se co­mo pa­la­cio. En el em­bar­ca­de­ro del Udai­vi­las me re­ci­bie­ron co­mo si fue­se un rash­put: unos hom­bres ves­ti­dos de blan­co y tur­ban­te ro­jo, me pin­ta­ron el ter­cer ojo ro­jo en la fren­te co­mo se­ñal de bue­na suer­te y el ca­rri­to me lle­vó al pa­tio mo­nu­men­tal. En el res­tau­ran­te me ins­ta­lé para de­gus­tar los más ex­qui­si­tos pla­ti­llos re­gio­na­les. Cuan­do en­tré al pa­la­cio del Maha­ra­na por una ram­pa que do­mi­na el la­go, pa­sé por tres puer­tas, de­jan­do la par­te que ha si­do trans­for­ma­da en ho­tel y pe­ne­tran­do en el in­men­so pa­tio. Em­pe­za­do por el maha­ra­na Udai Singh en 1559, e in­mue­ble ha si­do mo­di­fi­ca­do a lo lar­go de los si­glos y com­pren­de una se­rie de palacios, pa­tios, te­rra­zas, co­rre­do­res y jar­di­nes. El Maha­ra­na ac­tual vi­ve en las áreas pri­va­das, otra par­te es ho­tel y la otra es un mu­seo que al­ber­ga una gran co­lec­ción de an­ti­güe­da­des, pin­tu­ras, mue­bles y ar­tícu­los de de­co­ra­ción. El gran atrio se usa­ba para des­fi­les con ele­fan­tes y ca­ba­llos y pe­ne­tré en un pa­tio más chi­co de­co­ra­do con pin­tu­ras antes de su­bir por pa­si­llos, es­ca­le­ras y te­rra­zas que per­mi­ten ad­mi­rar el la­go y el La­ke Pa­la­ce. Es un au­tén­ti­co laberinto que me lle­vó de sor­pre­sa en sor­pre­sa, de ha­bi­ta­cio­nes de­co­ra­das de es­pe­jos en ven­ta­nas con ce­lo­sías, de sa­las ele­gan­tes en pa­tios or­na­men­ta­dos. El pa­la­cio es una jo­ya que me pa­sea­ba por el tiem­po, en­tre cuen­tos y le­yen­das, en­tre rash­puts pin­ta­dos en los mu­ros o en mi­nia­tu­ras. Sa­lí atur­di­do por tan­ta be­lle­za orien­tal de asom­bro­so lu­jo y ele­gan­cia, y me su­mer­gí en el caos de la ciu­dad con sus ca­lle­jo­nes para al­can­zar el tem­plo Jag­dish, un tem­plo hin­dú cons­trui­do en 1651 y re­pre­sen­ta­ti­vo de la ar­qui­tec­tu­ra Má­ru-gur­ja­ra con su te­cho de for­ma pi­ra­midal. El mis­ti­cis­mo in­va­día su in­te­rior con los dio­ses que vi­gi­la­ban al via­je­ro, las cam­pa­nas re­tum­ba­ban y la gen­te lle­va­ba ofren­das. Las no­ches de Udai­pur son fas­ci­nan­tes, las es­tre­llas se mi­ran en el la­go y los palacios alum­bra­dos se re­fle­jan en el agua que cen­te­llea. Des­de la te­rra­za del Udai­vi­las, mi­ra­ba ese cuen­to orien­tal don­de el ai­re pal­pi­ta­ba mien­tras tem­bla­ban los re­fle­jos en el agua. Esos mo­men­tos de con­tem­pla­ción lle­na­ban mi al­ma, ins­ta­lan­do una ado­ra­ción a esa ciu­dad fas­ci­nan­te. RANAKPUR To­mé el ca­mino ha­cia el nor­te, la ca­rre­te­ra era un folc­klor y atra­ve­sa­ba pue­blos in­tri­gan­tes, ador­na­dos de ca­ras fas­ci­nan­tes ba­jo tur­ban­tes de co­lo­res vi­vos o pues­tas so­bre unos sa­ris que bri­lla­ban. En ca­da mo­men­to ha­bía al­go que ver y lle­gué a un lu­gar atas­ca­do de mo­nos

ju­gue­to­nes en es­pe­ra de co­mi­da. Al­can­cé Ranakpur, el tem­plo jai­na más es­pec­ta­cu­lar de la re­gión, de­di­ca­do a Ris­hab­ha o Adi­nat­ha, uno de los 24 tirt­han­ka­ras del jai­nis­mo, que da­ta del si­glo XV. Los tirt­han­ka­ras son se­res que al­can­za­ron la tras­cen­den­cia y li­be­ra­ción, maes­tros que en­se­ña­ron el ca­mino jai­nis­ta. Ale­ja­dos del su­ce­so cós­mi­co, no in­ter­vie­nen en él y sir­ven co­mo ejem­plos a se­guir. Por fue­ra, el tem­plo pa­re­cía un ele­gan­te san­tua­rio pues­to so­bre una pla­ta­for­ma, con te­chos ador­na­dos de shik­ha­ras (to­rre la­bra­da en for­ma de pi­co), do­mos, to­rres y cú­pu­las con es­ta­tuas de ele­fan­tes o cha­ma­nes en mármol blan­co. Al pa­sar la puer­ta, des­cu­brí un mun­do de pie­dra en­te­ra­men­te la­bra­da. Ca­da uno de los 1,444 pi­la­res re­pre­sen­ta es­ce­nas y per­so­na­jes di­fe­ren­tes con de­li­ca­dos de­ta­lles. Las puer­tas ador­nan sus pies con un se­mi­círcu­lo de pie­dra, pro­te­gi­das por los guar­dia­nes, los te­chos fue­ron fi­na­men­te la­bra­dos, ca­da de­ta­lle es una obra de ar­te y el con­jun­to es un fino tra­ba­jo de en­ca­jes en mármol. Una ver­da­de­ra be­lle­za que me en­chi­na­ba la piel al ob­ser­var ese fan­tás­ti­co mun­do mís­ti­co en pie­dra. En­con­tré las es­ta­tuas de los 24 maes­tros del jai­nis­mo, los tirt­han­ka­ras que pre­di­ca­ron los cin­co prin­ci­pios que son ahim­sa (no vio­len­cia), sat­ya (ve­ra­ci­dad), as­te­ya (no ro­bar), brah­ma­char­ya (cas­ti­dad), y apa­ri­graha (des­pe­ga­do de la ma­te­ria). El jai­nis­mo po­ne mu­cha aten­ción en el con­trol de sí mis­mo des­pe­ga­do de lo ma­te­rial, acom­pa­ña­do de su le­ma, Pa­ras­pa­ro­pa­graho Ji­va­nam, que di­ce que la fun­ción del al­ma es ayu­dar­se uno al otro, prac­ti­can­do la no vio­len­cia, ser ve­ge­ta­riano, la me­di­ta­ción. Ranakpur me trans­mi­tió una in­ten­sa paz; ad­mi­ra­ba las pie­dras es­cul­pi­das; ca­da es­te­la, co­lum­na, pla­fón eran au­tén­ti­cas obras de ar­te. El tem­plo en­te­ro vi­bra­ba co­mo una mú­si­ca mís­ti­ca que en­tra­ba en la ca­be­za des­per­ta­da por el son de las cam­pa­nas. JODHPUR Si­guien­do mi ca­mino, lle­gué a la ciu­dad azul do­mi­na­da por su im­po­nen­te fuer­te Meh­ran­garh, una ciu­dad que pal­pi­ta, aco­ge, fas­ci­na, a la puer­ta del de­sier­to de Thar. Jodhpur fue fun­da­da en 1459 por Rao Jod­ha, un rash­put del clan Rat­ho­re, di­ri­gen­te del es­ta­do co­no­ci­do co­mo Mar­war. Feu­do del Im­pe­rio Mo­gol, se alió a los bri­tá­ni­cos y, en la in­de­pen­den­cia, se unió a la In­dia a pe­sar de su de­seo de ser au­tó­no­ma. Aquí se aca­bó mi sue­ño de ser maha­ra­já. La for­ta­le­za me im­pre­sio­nó y me de­jó co­mo un mi­núscu­lo in­sec­to ba­jo los mu­ros que im­po­nen su fuer­za y po­der. En­ton­ces, me di la vuel­ta y re­gre­sé a Udai­pur para que­dar­me den­tro de mis sue­ños, su­mer­gi­do en mis fan­ta­sías. Ha­ce años, la se­gun­da vez que vi­si­té Udai­pur, en­con­tré lle­nos los ho­te­les. Tan­to me de­ses­pe­ré a la puer­ta del ho­tel Shiv Ni­was Pa­la­ce, que el maha­ra­já me ofre­ció sus de­par­ta­men­tos para in­vi­ta­dos. Des­de en­ton­ces em­pe­zó mi fuer­te re­la­ción amo­ro­sa con es­ta ciu­dad don­de siem­pre reali­zo el sue­ño de ser, por un día, el maha­ra­já de Udai­pur.

Tex­to y fo­tos por Pa­trick Mon­ney

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.