48 ho­ras en Síd­ney

Po­de­mos afir­mar con cer­te­za que exis­ten po­cas ciu­da­des en el mun­do con una ofer­ta tan va­ria­da en ac­ti­vi­da­des y si­tios de in­te­rés co­mo en es­te pa­raí­so aus­tra­liano. Ya sea que eli­jas dis­fru­tar de sus in­creí­bles pla­yas y bos­ques jun­to al mar, co­no­cer el in­te

Hotbook News - - PORTADA -

DÍA 1

LLE­GA­DA A THE LANGHAM SYD­NEY Para hos­pe­dar­se en Síd­ney no hay co­mo The Langham, un ex­clu­si­vo ho­tel que des­ta­ca por su im­pe­ca­ble de­co­ra­ción y su ser­vi­cio per­so­na­li­za­do. Está ubi­ca­do en The Rocks, una de las zo­nas más dis­tin­gui­das de la ciu­dad, en­can­ta­do­ra por sus ca­lles em­pe­dra­das y edi­fi­cios his­tó­ri­cos. En­tre sus 98 ha­bi­ta­cio­nes, las me­jo­res al­ter­na­ti­vas son las que tie­nen te­rra­za las que tie­nen la bahía o vis­ta al es­pec­ta­cu­lar sky­li­ne de la me­tró­po­li aus­tra­lia­na. Ade­más, sus ins­ta­la­cio­nes son de pri­mer ni­vel, en­tre ellas, un lu­jo­so spa, una al­ber­ca te­cha­da con un cie­lo de es­tre­llas y ex­ce­len­tes res­tau­ran­tes que se­gu­ra­men­te ex­ce­de­rán tus ex­pec­ta­ti­vas.

CO­MI­DA EN BONDI ICE­BERGS

Co­mo pre­mio por aque­lla gran ca­mi­na­ta de la ma­ña­na, el lu­gar ideal para co­mer, es­pe­cial­men­te para los lo­ca­les, es Bondi Ice­bergs. Se tra­ta de un res­tau­ran­te de co­mi­da ita­lia­na, en el cual uti­li­zan úni­ca­men­te los in­gre­dien­tes más fres­cos de ca­da tem­po­ra­da. Su es­pe­cia­li­dad es el tu­na tar­tar, que po­drás acom­pa­ñar con una bue­na cer­ve­za aus­tra­lia­na, pues exis­te una enor­me va­rie­dad de ex­ce­len­te ca­li­dad en es­te país. Otra ri­ca op­ción, si te gus­ta la co­mi­da del mar, es pe­dir un oys­ter plat­ter. Ice­bergs es un si­tio fancy, sin ser pre­ten­cio­so, don­de pro­ba­ble­men­te lo que más dis­fru­ta­rás se­rá la vis­ta.

WEEKEND MAR­KET EN THE ROCKS

Si te gus­ta com­prar pro­duc­tos lo­ca­les, no po­drás ir­te de Síd­ney sin co­no­cer el Weekend Mar­ket en The Rocks. Se tra­ta de un agra­da­ble mer­ca­do que se ins­ta­la to­dos los fi­nes de se­ma­na, en don­de se ofre­cen pro­duc­tos de to­do ti­po, en un am­bien­te ale­gre y re­la­ja­do. Aquí po­drás en­con­trar ro­pa y bol­sas di­se­ña­das por el mis­mo ven­de­dor de ca­da uno de los pues­tos, ade­más de jo­ye­ría, ar­te, dul­ces y va­rios pro­duc­tos ori­gi­na­les y de gran ca­li­dad. Es un he­cho que de aquí se­rá im­po­si­ble sa­lir con las ma­nos va­cías.

CIR­CU­LAR QUAY OPE­RA BAR

Con­ti­nuan­do nues­tro re­co­rri­do del día, ce­rra­mos con bro­che de oro en Cir­cu­lar Quay, don­de se en­cuen­tran la icó­ni­ca Ope­ra Hou­se y el im­po­nen­te Har­bour Bridge. El lu­gar es ideal para sen­tar­se a ad­mi­rar es­tas jo­yas de la ar­qui­tec­tu­ra y de la in­ge­nie­ría, res­pec­ti­va­men­te. El Ope­ra Bar, cuen­ta con una enor­me te­rra­za jun­to al mar don­de po­drás ver có­mo se me­te el sol de­trás del puen­te.

CA­MI­NA­TA COOGEE A BONDI

La idea es lle­gar a la pla­ya de Coogee bien pre­pa­ra­do: blo­quea­dor so­lar, len­tes de sol y agua en una mo­chi­la para co­men­zar a re­co­rrer to­da la cos­ta ha­cia el nor­te. Se tra­ta de una ca­mi­na­ta que to­ma al­re­de­dor de dos ho­ras y me­dia, de­pen­dien­do del tiem­po que quie­ras pa­sar en ca­da una de las pla­yas que va­yas en­con­tran­do. Las hay de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y co­lo­res, con for­ma­cio­nes de ro­ca are­nis­ca que pa­re­cen de otro pla­ne­ta. Hay uno que otro ca­fé o res­tau­ran­te en al­gu­nas de las pla­yas para to­mar o co­mer al­go. Pe­ro lo más emo­cio­nan­te del tra­yec­to es, sin du­da, apre­ciar Bondi Beach por pri­me­ra vez, co­no­cer sus exó­ti­cas al­ber­cas con ca­rri­les de na­do que se fu­sio­nan con el mar y con la mez­cla de gen­te de to­dos los lu­ga­res del mun­do ima­gi­na­bles.

CA­FÉ EN DARLING HAR­BOUR

Un pun­to de la ciu­dad que no te pue­des per­der es Darling Har­bour, y la mejor ma­ne­ra de dis­fru­tar­lo es sen­tar­se en al­guno de los ca­fés con vis­ta al puer­to. Una gran op­ción es Wa­ter­front Grill, don­de po­drás pe­dir una de­li­cio­sa ta­za de ca­fé, un smoot­hie de be­rries, man­go y plá­tano; o bien, si tie­nes ga­nas de un drink, pue­des pro­bar al­guno de sus ori­gi­na­les coc­te­les. La idea es ad­mi­rar el in­creí­ble pai­sa­je mien­tras ves a la gen­te pa­sar. Apro­ve­chan­do que te en­cuen­tras por el rum­bo, va­le mu­cho la pe­na acer­car­se a con­tem­plar la ma­ra­vi­llo­sa fuen­te es­pi­ral.

THE ARGYLE

Si aún te res­ta ener­gía, en la no­che po­de­mos ca­mi­nar des­de Cir­cu­lar Quay a es­te pub ubi­ca­do en The Rocks. Se en­cuen­tra den­tro de uno de los edi­fi­cios más an­ti­guos de la ciu­dad, cons­trui­do en 1820. Aquí po­drás dis­fru­tar de una de­li­cio­sa piz­za o sim­ple­men­te es­co­ger den­tro de la gran va­rie­dad de cer­ve­zas para celebrar tu pri­mer día en tan emo­cio­nan­te ciu­dad.

MANLY BEACH

Co­men­za­mos el día to­man­do un ferry que va de Cir­cu­lar Quay a las pla­yas de Manly. El re­co­rri­do es muy agra­da­ble, ya que des­de el pi­so su­pe­rior del ferry se puede apre­ciar la Ope­ra Hou­se ale­jar­se po­co a po­co para des­cu­brir en­se­gui­da las pla­yas del nor­te. Una vez que lle­gue­mos, ca­mi­na­re­mos por el Cor­so, una ca­lle pea­to­nal que co­nec­ta las dos pla­yas prin­ci­pa­les de Manly, don­de en­con­tra­rás tien­das de to­do ti­po y mú­si­cos que van ale­gran­do el re­co­rri­do has­ta lle­gar a la es­pec­ta­cu­lar Manly Beach. Al­go cu­rio­so de es­ta pla­ya es que, en lu­gar de pal­me­ras, ha­lla­re­mos enor­mes pi­nos que la ador­nan ma­jes­tuo­sa­men­te. Aquí po­dre­mos par­ti­ci­par en al­gún par­ti­do de vo­lei­bol con gen­te de dis­tin­tos paí­ses, o aven­tu­rar­nos a mon­tar las olas, ya que es­te es uno de los pun­tos prin­ci­pa­les de surf en el mun­do. Si tie­nes suer­te, po­drás coin­ci­dir con al­guno de los tor­neos in­ter­na­cio­na­les que se or­ga­ni­zan aquí.

MU­SEUM OF CONTEMPORARY ART

Lo que más va­le la pe­na en es­te mu­seo es la ar­qui­tec­tu­ra del lu­gar, obra del maes­tro W. H. Whit­hers. El mu­seo se ubi­ca en lo que an­te­rior­men­te so­lía ser el edi­fi­cio de ser­vi­cios ma­rí­ti­mos, y se en­cuen­tran ex­pues­tos más de sie­te mil ob­je­tos en su in­te­rior. La ar­qui­tec­tu­ra tan par­ti­cu­lar de es­te mu­seo nos in­vi­ta a re­co­rrer sus sa­las y des­cu­brir el ar­te con­tem­po­rá­neo en sus di­ver­sas ex­pre­sio­nes. Hay ex­po­si­cio­nes de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les, así co­mo ar­te abo­ri­gen de los pri­me­ros po­bla­do­res del con­ti­nen­te.

TE­RRA­ZA DEL GLENMORE HO­TEL

Uno de los me­jo­res lu­ga­res en la ciu­dad para ad­mi­rar Syd­ney Har­bour es sin du­da el roof­top bar del Glenmore Ho­tel, ubi­ca­do tam­bién en The Rocks. Es­te ho­tel fue cons­trui­do en 1921 y des­de en­ton­ces fun­ge co­mo un au­tén­ti­co ícono aus­sie. Si te gus­ta dis­fru­tar de una in­creí­ble vis­ta pa­no­rá­mi­ca acom­pa­ña­do de tu drink fa­vo­ri­to y al­go para co­mer, Glenmore Roof­top se­rá tu lu­gar ideal. Aquí po­drás es­co­ger en­tre una am­plia va­rie­dad de coc­te­les, snacks y pla­ti­llos en un am­bien­te fres­co y di­ver­ti­do. Te re­co­mien­do pro­bar The Big Smo­ke, a ba­se de te­qui­la, ro­me­ro y gra­na­da, o bien el Little Miss Figgy ela­bo­ra­do con ron, hi­go y na­ran­ja; para co­mer, lo mejor son las chic­ken wings o una ham­bur­gue­sa.

WALSH BAY THEATRE BAR AT THE END OF THE WHARF

Un se­cre­to bien guardado de es­ta in­fi­ni­ta ciu­dad es Walsh Bay. Con­sis­te en una se­rie de mue­lles que fue­ron con­ver­ti­dos en de­par­ta­men­tos, tea­tros, res­tau­ran­tes y ho­te­les. En la ac­tua­li­dad, es el cen­tro cul­tu­ral de la ciu­dad, con es­pa­cios co­mo el Syd­ney Theatre Com­pany, la Syd­ney Dan­ce Com­pany y el Ban­ga­rra Dan­ce Theatre. Si ex­plo­ra­mos el in­te­rior de es­tos edi­fi­cios, va­mos a des­cu­brir res­tau­ran­tes y ba­res que se mez­clan con las na­ves in­dus­tria­les del si­glo XIX, don­de al­gu­na vez tra­ba­ja­ron los pri­me­ros co­lo­nos eu­ro­peos. Cul­mi­na­re­mos nues­tro re­co­rri­do por la ciu­dad en el Theatre Bar at the End of the Wharf. Con am­plios es­pa­cios y una vis­ta final ex­cep­cio­nal al Har­bour Bridge, se­rá ideal ir de no­che para des­pe­dir­nos de la ciu­dad. Los te­chos al­tos y la ma­de­ra des­la­va­da crean un am­bien­te in­dus­trial que nos in­vi­ta a co­mer una de­li­cio­sa Wag­yu and Gru­yè­re Sli­der antes de en­trar a la fun­ción de tea­tro de nues­tra elec­ción.

PICNIC EN KIRRIBILLI SHELLY BEACH

Des­pués de nues­tras ac­ti­vi­da­des en la pla­ya, una bue­na idea es ir a com­prar to­do lo ne­ce­sa­rio para un bar­be­cue en Shelly Beach, una pe­que­ña pla­ya muy tran­qui­la, fre­cuen­ta­da por gen­te lo­cal, con asa­do­res para pre­pa­rar una de­li­cio­sa co­mi­da.es­ta pla­ya tie­ne aguas cal­ma­das, por lo que una gran op­ción es ren­tar un padd­le­board y re­mar en la tran­qui­li­dad de su pe­que­ña cos­ta. Te­ne­mos dos ma­ne­ras in­tere­san­tes de lle­gar a Kirribilli. La pri­me­ra es to­man­do un ferry des­de Cir­cu­lar Quay, y la otra es cru­zan­do el Har­bour Bridge ca­mi­nan­do o en bi­ci­cle­ta, don­de ten­dre­mos una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te de las di­men­sio­nes de es­ta obra de in­ge­nie­ría. Al lle­gar a Kirribilli en­con­tra­re­mos un am­bien­te más fa­mi­liar, y al re­co­rrer­lo ha­lla­re­mos di­ver­sos res­tau­ran­tes muy agra­da­bles de co­mi­da thai, ja­po­ne­sa o ita­lia­na. Es re­co­men­da­ble lo­ca­li­zar un spot de­ba­jo del ini­cio del puen­te; ahí po­drás ver la Ope­ra Hou­se ilu­mi­na­da de no­che mien­tras dis­fru­tas de un picnic de des­pe­di­da con un vino aus­tra­liano. Ca­da án­gu­lo des­de don­de ve­mos el puen­te y la Ope­ra Hou­se nos va a re­ga­lar una his­to­ria di­fe­ren­te y re­cuer­dos me­mo­ra­bles.

Fo­to por So­fía Gu­tié­rrez

Fo­to por So­fía Gu­tié­rrez

Fo­to por So­fía Gu­tié­rrez

Fo­to cortesía de Syd­ney Theatre Com­pany

Fo­to por So­fía Gu­tié­rrez

Fo­to cortesía de Glenmore Ho­tel

Fo­to por So­fía Gu­tié­rrez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.