RO­MA

AVEN­TU­RAS DE UN NOC­TÁM­BU­LO EN LA CA­PI­TAL ITA­LIA­NA Cuan­do el sol se ocul­ta, le­jos de os­cu­re­cer­se, Ro­ma ilu­mi­na sus ca­lles e in­vi­ta a los via­je­ros a aden­trar­se en su des­lum­bran­te vi­da noc­tur­na y ha­cer de sus no­ches en Ita­lia al­go me­mo­ra­ble.

Hotbook News - - GLOBETROTTER - Tex­to por An­drée Chacón www.the­tre­ve­ller­goat.com

Por la no­che, la “ciu­dad eter­na” res­plan­de­ce y se vuel­ve aún más atrac­ti­va. Sus mo­nu­men­tos se iluminan y sus ave­ni­das prin­ci­pa­les se lle­nan de mú­si­ca y ar­te, el mo­dus vi­ven­di de es­ta sociedad des­de ha­ce ya va­rios si­glos. Los pa­seos noc­tur­nos te per­mi­ten per­der­te en­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas ca­lles, por las que al­gu­na vez ca­bal­gó el mis­mí­si­mo Cé­sar, y ma­ra­vi­llar­te con sus rui­nas, su gas­tro­no­mía y una vi­bran­te vi­da ur­ba­na, que pro­vo­can en cual­quier via­je­ro enamo­rar­se per­di­da­men­te de la ciu­dad y fan­ta­sear con la idea de vi­vir ahí al­gún día.

Ade­más de to­do su pa­sa­do im­pe­rial, Ro­ma cuen­ta con una de las vi­das noc­tur­nas más fas­ci­nan­tes del con­ti­nen­te eu­ro­peo, la cual fue per­fec­ta­men­te re­pre­sen­ta­da por Pao­lo So­rren­tino en su pe­lí­cu­la La gran

be­lle­za y re­tra­ta­da por el gran Fe­lli­ni en La dol­ce vi­ta.

La pues­ta del sol le da un res­plan­dor má­gi­co a la ciu­dad, di­fí­cil de des­ci­frar. Los via­je­ros que pre­fie­ren re­fu­giar­se en su cuar­to de ho­tel pa­ra “re­car­gar pi­las”, se des­pi­den con un ¡Buo­na not­te! y, los que se que­dan, le dan la bien­ve­ni­da a la no­che con un Buo­na se­ra, mien­tras em­pren­den ca­mino a lo que se­rá el prin­ci­pio del fin. Uno de los atrac­ti­vos noc­tur­nos de Ro­ma es la gran va­rie­dad de te­rra­zas que se dis­tri­bu­yen por to­da la ur­be y, si eres un po­co ob­ser­va­dor, po­drás ver có­mo se van lle­nan­do de in­tere­san­tes per­so­na­jes fe­lli­nes­cos que le dan vi­da a ca­da es­ce­na­rio.

The Jerry Tho­mas Pro­ject es un spea­keasy, al cual no es muy fá­cil en­trar, ya que pa­ra dis­fru­tar de sus coc­te­les, de­bes co­no­cer el pass­word que cam­bia cons­tan­te­men­te. Pe­ro una vez dentro, pue­des no­tar có­mo es­te lu­gar le rin­de ho­me­na­je al pa­dre de la mi­xo­lo­gía ame­ri­ca­na: Jerry Tho­mas. La de­co­ra­ción ecléc­ti­ca, con fo­to­gra­fías en blanco y ne­gro de la épo­ca de la prohi­bi­ción ame­ri­ca­na, la mez­cla de mue­bles vin­ta­ge y la luz te­nue, ha­ce de es­te el si­tio ideal pa­ra co­men­zar la no­che.

Co­mo buen aman­te del gin, lo pri­me­ro que hi­ce fue or­de­nar un Orien­tal Eyes, uno de sus sig­na­tu­re drinks que lle­va co­mo ba­se es­ta re­fres­can­te be­bi­da, mez­cla­da con sa­bo­res asiá­ti­cos co­mo té mat­cha y el Bai­jiu – be­bi­da al­cohó­li­ca pro­du­ci­da a par­tir del sor­go– una com­bi­na­ción dig­na de re­cor­dar.

Tras pa­sar un ra­to agra­da­ble tra­tan­do de per­sua­dir al bar­ten­der pa­ra que me die­ra la re­ce­ta del Orien­tal Eyes –lo cual fue im­po­si­ble– y de­seo­so de ex­pe­ri­men­tar una fies­ta al pu­ro es­ti­lo de Jep Gam­bar­de­lla, me en­ca­mi­né a Tes­tac­cio, una de las zo­nas más con­cu­rri­das por los ro­ma­nos de­bi­do a su am­plia ofer­ta noc­tur­na y, aun­que no es el ve­cin­da­rio más bo­ni­to de la ciu­dad, sus múl­ti­ples clubs, co­mo el Ra­dio Lon­dra y el Akab, me con­fir­ma­ron por­qué es uno de los hotspots más bus­ca­dos por los noc­tám­bu­los.

Al caer la no­che, los res­tau­ran­tes y los ba­res de es­te ve­cin­da­rio se lle­nan de jó­ve­nes que sa­len a dis­fru­tar de los pla­ce­res más mun­da­nos. Y des­pués de dis­fru­tar de un par de Ne­gro­nis –gi­ne­bra, ver­mouth y Ca­ma­pa­ri– en Ni­ji Ca­fé, de­ci­dí vi­vir la ex­pe­rien­cia de Ras­hõ­mon, un night club que lle­va más de 10 años mo­vien­do la es­ce­na noc­tur­na de Ro­ma, ubi­ca­do en Os­tien­ces, el ba­rrio que al­ber­ga las pro­pues­tas más no­ve­do­sas de la ciu­dad.

Ade­más de ser un club noc­turno, Ras­hõ­mon tam­bién se co­mu­ni­ca con un pe­que­ño bar, don­de en­cuen­tras di­fe­ren­tes ten­den­cias eu­ro­peas y mú­si­ca so­fis­ti­ca­da. Las fies­tas dentro de es­te si­tio se han con­ver­ti­do en un sím­bo­lo pa­ra los ro­ma­nos y no so­la­men­te pa­ra los jó­ve­nes, sino tam­bién pa­ra los adul­tos, a quie­nes pue­des ver bai­lan­do con al­gu­na mo­de­lo, o que po­dría ser­lo por­que ca­si to­das las chi­cas pa­re­cen sa­li­das de una re­vis­ta.

Es­te lu­gar se en­cuen­tra muy al sur de la ciu­dad y los al­re­de­do­res no son na­da ele­gan­tes, más bien una zo­na in­dus­trial, muy grun­ge to­do el asun­to, pa­re­des lle­nas de gra­fi­tis y pós­ters vie­jos, ca­lle­je­ro y un­der­ground. A pe­sar de ello, y pro­ba­ble­men­te de­bi­do a que se en­cuen­tra cer­ca de la Uni­ver­si­tá de­gli Stu­di di Ro­ma, la zo­na es­tá lle­na de gen­te jo­ven.

Pa­ra la ma­yo­ría de los ex­tran­je­ros, pa­sar la ca­de­na no es ta­rea di­fí­cil y una vez que te en­cuen­tras ca­mi­nan­do por el co­rre­dor que te lle­va­rá a la gran sa­la prin­ci­pal – que pa­re­ce una gi­gan­tes­ca bo­de­ga in­dus­trial to­tal­men­te ne­gra – co­mien­zas a es­cu­char una mez­cla en­tre mú­si­ca elec­tró­ni­ca y gri­tos de los di­fe­ren­tes pa­tro­nes ex­ta­sia­dos, dis­fru­tan­do del am­bien­te de mú­si­ca, y de to­do lo de­más. Con­for­me va trans­cu­rrien­do la ma­dru­ga­da, la mú­si­ca elec­tró­ni­ca se va mez­clan­do con al­gu­nas pie­zas in­die o new wa­ve, con­vir­tien­do al DJ en el cen­tro de aten­ción, has­ta que los par­ti­ci­pan­tes de es­ta fies­ta noc­tur­na se van di­si­pan­do po­co a po­co.

Ro­ma no se hi­zo en un día y lo po­de­mos com­pro­bar con sus mo­nu­men­tos y piaz­zas que se le­van­tan en me­dio de una me­tró­po­lis que no ha des­can­sa­do des­de el día en que se fun­dó, en­ton­ces ¿por qué iba a des­can­sar yo? Sa­bien­do que pue­de ser que no vuel­vas a es­ta ciu­dad, no pue­des dar­te el lu­jo de que­dar­te des­can­san­do en tu ho­tel y or­de­nar room ser­vi­ce des­pués de una no­che de fies­ta. Ama­ne­cía en la ciu­dad de to-

dos via­je­ros, a don­de to­dos los ca­mi­nos con­du­cen, así que, de­ci­dí to­mar un ta­xi, y por la ru­ta que to­mó, al­can­cé a ver, so­los y si­len­cio­sos, los mo­nu­men­tos y las cú­pu­las que iban apa­re­cien­do tras la cla­ri­dad del día que lle­ga­ba.

Lle­gué a mi ho­tel, ubi­ca­do en la Via Ve­ne­to, una de las ave­ni­das con ma­yor gla­mour de Ita­lia. Me di un ba­ño y sa­lí con la in­ten­ción de ex­plo­rar ca­da rin­cón de la ciu­dad, lo cual es –pa­ra ser ho­nes­tos– prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, pues Ro­ma es con­si­de­ra­da el mu­seo al ai­re li­bre más gran­de del mun­do y una vi­da en­te­ra no se­ría su­fi­cien­te pa­ra des­cu­brir­la.

Me di­ri­gí a Tras­te­ve­re, un ba­rrio bohe­mio que se lo­ca­li­za de­trás del Va­ti­cano y que al­ber­ga la ma­yor par­te de la vi­da es­tu­dian­til de la ciu­dad. El aro­ma a ca­fé pro­ve­nien­te de las pe­que­ñas trat­to­rias y ca­fe­te­rías, im­preg­na to­das las ca­lles de es­ta ur­be y, la me­jor ma­ne­ra de co­men­zar el día, es con un es­pres­so, un crois­sant y al­gu­na re­vis­ta de mo­da. Es­ta úl­ti­ma es fun­da­men­tal en es­te país, pues los ita­lia­nos na­cen y vi­ven pa­ra lle­var las úl­ti­mas ten­den­cias, al­go que se pue­de per­ci­bir cla­ra­men­te al re­co­rrer las ca­lles de la ciu­dad.

Si­guien­do la ex­pre­sión “When in Ro­me, do as the Ro­mans”, me fui más tar­de al Caf­fè Ba­roc­co –uno de los res­tau­ran­tes que es­tá en el cen­tro de la Piaz­za Na­vo­na– y con una co­pa de vino Ama­ro­ne De­lla Val­po­li­ce­lla en mano y un ci­ga­rri­llo en la otra, con vis­ta al fren­te pa­ra con­tem­plar el oca­so, vien­do la per­fec­ta ar­qui­tec­tu­ra de sus fuen­tes y ad­mi­ran­do a las mu­je­res ita­lia­nas, quie­nes han si­do un re­fe­ren­te pa­ra la con­cep­ción de la be­lle­za en el mun­do. Per­fec­ta­men­te pei­na­das co­mo si aca­ba­ran de sa­lir de una es­té­ti­ca, mas­ca­da al­re­de­dor del cue­llo, un sin fin

de ac­ce­so­rios y un bron­cea­do na­tu­ral, son al­gu­nas de ca­rac­te­rís­ti­cas que las de­fi­nen y ha­cen que to­do mun­do las vol­tee a ver mien­tras ca­mi­nan por le stra­de de­lla cit­tá.

Ter­mi­né la lar­ga giot­na­ta en la Piaz­za Spag­na, fa­mo­sa por su es­ca­li­na­ta que lle­ga a los pies de la igle­sia Tri­ni­tà dei Mon­ti. Es un si­tio per­fec­to pa­ra ob­ser­var a los tu­ris­tas que se sien­tan a des­can­sar en los es­ca­lo­nes, mien­tras sa­bo­reas un de­li­cio­so ge­la­to. Es­ta de­li­cia ita­lia­na no pue­de fal­tar en tu lis­ta de ali­men­tos por pro­bar, pues el ge­la­to ita­liano es muy dis­tin­to a un he­la­do nor­mal, gra­cias a su ela­bo­ra­ción ar­te­sa­nal y sus in­gre­dien­tes fres­cos.

Sin du­da, Ro­ma es un pa­raí­so pa­ra los foo­dies, ya que de ca­da es­qui­na se des­pren­den de­li­cio­sos aro­mas que ha­cen im­po­si­ble no pa­rar a de­vo­rar un pe­da­zo de piz­za re­cién hor­nea­da o cual­quier otro de sus man­ja­res. Uno de mis fa­vo­ri­tos es el sánd­wich de por­chet­ta, re­lleno de lo­mo de cer­do a las fi­nas hier­bas. Así que, que­rien­do sa­ciar mis ins­tin­tos gour­mands y pro­bar los pla­ti­llos tí­pi­cos de la co­ci­na me­di­te­rrá­nea, me sen­té en una de las rús­ti­cas trat­to­rias, que se en­cuen­tran es­con­di­das por los ca­lle­jo­nes de la ciu­dad y, aun­que el ser­vi­cio pue­de ser muy in­for­mal, los ex­qui­si­tos pla­ti­llos com­pen­san cual­quier des­cui­do.

Es di­fí­cil po­der ex­pre­sar la vi­bra de es­ta ciu­dad. Na­da de lo que pue­da de­cir le brin­da­rá el ho­nor me­re­ci­do a la “ciu­dad eter­na”, la cual ha si­do me­jor des­cri­ta y di­bu­ja­da por un sin fin de es­cri­to­res a lo lar­go del tiem­po. Su ele­gan­cia, sus im­po­nen­tes edi­fi­ca­cio­nes, que te re­mon­tan a otra épo­ca, y su caó­ti­co or­den ha­cen de Ro­ma la ca­pi­tal a la que siem­pre se quie­re vol­ver.

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to cortesía de Ni­ji Ca­fe

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to cortesía de The Jerry Tho­mas Pro­ject

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to cortesía de Ni­ji Ca­fe

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to cortesía de Ras­ho­mon

Fo­to por Car­la Lek­ker­ker­ker

Fo­to por Al­do Chacón

Fo­to por Car­la Lek­ker­ker­ker

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.