GLOBETROTTER

Por ser un es­ta­do má­gi­co, con ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas gra­cias a su gen­te, sus pai­sa­jes, mon­ta­ñas, ex­qui­si­tos pla­ti­llos y va­ria­dos mer­ca­dos, Oa­xa­ca, co­no­ci­da co­mo tie­rra de ar­te­sa­nías y de bai­les sa­gra­dos, es un des­tino im­pres­cin­di­ble pa­ra cual­quier via­je­ro

Hotbook News - - PORTADA - Ce­rra­da del Mu­seo de la Tor­tu­ga, Ma­zun­te 55 5290 2288 www.zoaho­tel.com

Zoa Ho­tel - Un lu­gar se­cre­to en las cos­tas de Oa­xa­ca

Una mon­ta­ña cer­ca­na a la pla­ya Ma­zun­te al­ber­ga el inigua­la­ble ho­tel Zoa. Con una ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na con­tem­po­rá­nea y un am­bien­te re­la­ja­do, con­vi­ve en com­ple­ta ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za que lo ro­dea, ade­más de con­tar con vis­tas es­pec­ta­cu­la­res ha­cia el océano Pa­cí­fi­co.

Pa­ra dis­fru­tar de su am­bien­te ex­clu­si­vo, el ho­tel es­tá con­for­ma­do por cin­co ca­ba­ñas con te­rra­za y jar­dín pri­va­dos. Ade­más, su res­tau­ran­te Amar­te Mar, don­de prac­ti­can los prin­ci­pios del co­mer­cio jus­to, ofre­ce de­li­cio­sas pre­pa­ra­cio­nes con in­gre­dien­tes ca­rac­te­rís­ti­cos de la re­gión, pa­ra de­lei­tar has­ta el pa­la­dar más exi­gen­te.

La pla­ya pri­va­da con una cue­va al fon­do es ideal pa­ra na­dar y es­nor­que­lear. Ade­más, la al­ber­ca –siem­pre tem­pe­ra­da a 23 gra­dos–, el loun­ge con gran va­rie­dad de jue­gos de me­sa, las ha­ma­cas, el mirador, el rin­cón de lec­tu­ra y el aso­lea­de­ro con seis ca­mas­tros dis­po­ni­bles, com­po­nen un es­pa­cio inol­vi­da­ble que in­vi­ta a la re­la­ja­ción ab­so­lu­ta, pa­ra que los hués­pe­des se en­cuen­tren a pla­cer.

Uno de los ras­gos dis­tin­ti­vos de Zoa es la ex­ten­sa va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des que ofre­ce, tan­to en sus ins­ta­la­cio­nes co­mo en los al­re­de­do­res, que van des­de pro­pues­tas tu­rís­ti­cas y eco­ló­gi­cas, has­ta las más re­la­jan­tes y re­crea­ti­vas.

Em­pe­zan­do, por ejem­plo con el Fo­ro d.li­rium, si­tua­do en­tre los fron­do­sos ár­bo­les de la mon­ta­ña. Un es­pa­cio úni­co en su ti­po, que de día es un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra to­mar el sol, por la no­che se trans­for­ma en un cá­li­do fo­ro don­de se pue­de dis­fru­tar de ci­ne al ai­re li­bre, acom­pa­ña­do de una co­pa de vino y de­li­cio­sas pa­lo­mi­tas. Aquí tam­bién or­ga­ni­zan even­tos co­mo ex­po­si­cio­nes de ar­te o pe­que­ñas re­cep­cio­nes.

Su­ma­do a es­to, el huer­to del que pro­vie­nen los in­gre­dien­tes que el chef uti­li­za en el res­tau­ran­te se pue­de vi­si­tar du­ran­te el día y así apre­ciar las téc­ni­cas de cul­ti­vo de los fru­tos de tem­po­ra­da co­mo pa­pa­ya, no­pal, pe­pino, al­baha­ca y le­chu­ga, en­tre otros.

Igual­men­te, pa­ra los aman­tes del bie­nes­tar fí­si­co y men­tal, se ofre­cen cla­ses de yo­ga al ai­re li­bre, con ins­truc­to­res ex­per­tos en la prác­ti­ca y dis­po­ni­bles con pre­via ci­ta. Por si fue­ra po­co, Zoa ofre­ce va­rios ma­sa­jes crea­dos es­pe­cial­men­te pa­ra pro­por­cio­nar un pro­fun­do es­ta­do de bie­nes­tar. Se­gún se desee, los hay de pie­dras ca­lien­tes, re­la­jan­tes y equi­li­bran­tes, ma­sa­jes es­ti­lo tai­lan­dés, ade­más de te­ra­pias lin­fá­ti­cas, ma­sa­je de pies y fa­cia­les ex­fo­lian­tes.

Si te ape­te­ce ex­plo­rar las ma­ra­vi­llas que ro­dean al ho­tel, puedes apro­ve­char al­guno de sus pa­seos eco­ló­gi­cos por los hu­me­da­les cos­te­ros con gran di­ver­si­dad tan­to de flo­ra co­mo de fau­na. Se pue­de ele­gir en­tre ir a un re­co­rri­do por el bos­que, avis­tar ba­lle­nas, li­be­rar tor­tu­gas cuan­do es tem­po­ra­da, vi­si­tar man­gla­res, pue­blos tra­di­cio­na­les y co­no­cer la zo­na ca­fe­ta­le­ra.

Si quie­res su­mer­gir­te en las cá­li­das aguas del mar pa­ra co­no­cer las ma­ra­vi­llas que en él se ocul­tan, in­clui­dos car­dú­me­nes de pe­ces, tor­tu­gas ma­ri­nas y arre­ci­fes co­ra­li­nos, co­mo ser­vi­cio ex­terno al ho­tel, y de­pen­dien­do de la dis­po­ni­bi­li­dad, puedes sa­lir a bu­cear en gru­po en tours pri­va­dos des­de Hua­tul­co o Puer­to Es­con­di­do.

Co­mo ser­vi­cio ex­clu­si­vo pa­ra sus hués­pe­des, Zoa ofre­ce pa­seos en ya­te en los que se pue­den lle­var a ca­bo ce­le­bra­cio­nes de dis­tin­tos ti­pos, con la ayu­da del pro­vee­dor y del staff, pa­ra una ocu­pa­ción mí­ni­ma de ocho per­so­nas.

Del mis­mo mo­do, cuan­do pre­fie­ras re­co­rrer los al­re­de­do­res por tu pro­pia cuen­ta, te su­ge­ri­mos vi­si­tar la Pla­ya San Agus­ti­ni­llo, a la que val­dría la pe­na lle­var una body board o una ta­bla de surf, así co­mo vi­si­tar el clá­si­co spot Pun­ta Co­me­ta y el Cen­tro Me­xi­cano de la Tor­tu­ga.

Tam­bién puedes pa­sar por La Ven­ta­ni­lla, si­tua­da a po­cos ki­ló­me­tros de Ma­zun­te, con una la­gu­na lis­ta pa­ra ser ex­plo­ra­da en ca­noa, un man­glar con co­co­dri­los y una pla­ya tor­tu­gue­ra, cu­yo me­jor ho­ra­rio pa­ra re­co­rrer es ha­cia el fi­nal de la tar­de.

Zoa siem­pre es una gran op­ción pa­ra hos­pe­dar­te, ais­lar­te de la co­ti­dia­ni­dad y dis­fru­tar de tus va­ca­cio­nes aden­trán­do­te en la fas­tuo­sa na­tu­ra­le­za y el pre­cio­so azul del océano Pa­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.