Los rohin­yá - Una mi­no­ría sin pa­tria

“La­men­ta­ble­men­te, lo que te­mía­mos pa­re­ce ha­ber ocu­rri­do: dé­ca­das de vio­la­cio­nes per­sis­ten­tes y sis­te­má­ti­cas de los de­re­chos hu­ma­nos, in­clui­da la res­pues­ta muy vio­len­ta de las fuer­zas de se­gu­ri­dad a los ata­ques que des­de oc­tu­bre de 2016, han con­tri­bui­do co

Hotbook News - - PORTADA - Tex­to por Mer­ce­des Mi­go­ya @mer­ce­des­mi­go­ya

Des­pués de ca­si 30 años de dic­ta­du­ra, en abril de 2016 los ha­bi­tan­tes de Bir­ma­nia, ofi­cial­men­te co­no­ci­do co­mo Myan­mar, re­ci­bie­ron con ale­gría un nue­vo go­bierno de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­to. A la ca­be­za del par­ti­do con más vo­tos se en­con­tra­ba Aung San Suu Kyi, una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes de la lu­cha por la de­mo-

cra­cia, cu­ya pro­tes­ta pa­cí­fi­ca fue mar­ca­da por un arres­to do­mi­ci­lia­rio de 15 años y un Pre­mio No­bel de la Paz.

Con la lle­ga­da del par­ti­do de Suu Kyi al go­bierno, mu­chos pen­sa­ron que los rohin­yá, una mi­no­ría mu­sul­ma­na re­pri­mi­da por la dic­ta­du­ra, ten­dría una nue­va esperanza, pe­ro no fue así. Con­for­ma­da por 1.1 mi­llo­nes de per­so­nas, la mi­no­ría rohin­yá se con­si­de­ra na­ti­va de Bir­ma­nia ya que sus an­ces­tros se ins­ta­la­ron en el es­ta­do de Rak­hi­ne, en el oes­te del país, des­de los si­glos XIX y XX. Pe­ro, pa­ra el país ma­yo­ri­ta­ria­men­te bu­dis­ta, los rohin­yá son vis­tos co­mo ex­tran­je­ros.

Des­de 1948, cuan­do Bir­ma­nia se in­de­pen­di­zó de In­gla­te­rra, han si­do víc­ti­mas de tor­tu­ra, ne­gli­gen­cia y re­pre­sión. En 1982, una ley de ciu­da­da­nía les di­fi­cul­tó ac­ce­der a la na­cio­na­li­dad, dan­do así a las fuer­zas de se­gu­ri­dad la po­si­bi­li­dad de per­se­guir­los le­gal­men­te. Al no te­ner otra na­cio­na­li­dad, no se les pue­de de­por­tar y es­tán atra­pa­dos en un país que no les re­co­no­ce de­re­chos bá­si­cos de un ciu­da­dano co­mo ac­ce­so a ser­vi­cios de sa­lud, edu­ca­ción o li­ber­tad de mo­vi­mien­to.

Des­de oc­tu­bre de 2016, la lu­cha vio­len­ta en­tre los rohin­yá y las fuer­zas de se­gu­ri­dad del go­bierno en Rak­hi­ne han au­men­ta­do. Con al­tos ni­ve­les de de­ses­pe­ra­ción des­pués de ha­ber per­di­do sus ca­sas en un cho­que con bu­dis­tas cin­co años an­tes, ocho in­sur­gen­tes rohin­yá ata­ca­ron va­rios con­tro­les de po­li­cía en la fron­te­ra, ini­cian­do una fuer­te ola de vio­len­cia. De acuer­do con las Na­cio­nes Uni­das y al­gu­nas ONG que tra­ba­jan en el campo, el ejér­ci­to res­pon­dió con de­ten­cio­nes ma­si­vas y vio­la­cio­nes a va­rias mu­je­res del gru­po. Es­tos ac­tos fue­ron de­nun­cia­dos co­mo crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad e in­clu­so hay quie­nes ase­gu­ran que el Es­ta­do es res­pon­sa­ble de un ge­no­ci­dio. An­te la res­pues­ta des­me­su­ra­da de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, mi­les de rohin­yás se vie­ron obli­ga­dos a huir. Mu­chos de ellos cru­za­ron la fron­te­ra a Ban­gla­desh, don­de tam­po­co son bien re­ci­bi­dos, y otros mu­rie­ron en el in­ten­to.

Dos me­ses an­tes de la in­sur­gen­cia de oc­tu­bre, Aung San Suu Kyi ha­bía crea­do una co­mi­sión pa­ra re­vi­sar las vio­la­cio­nes con­tra los rohin­yá. Des­pués de un año de in­ves­ti­ga­ción, el 24 de agos­to de 2017, la co­mi­sión li­de­ra­da por Ko­fi An­nan, ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, en­tre­gó a la No­bel un re­por­te con 88 re­co­men­da­cio­nes pa­ra res­ta­ble­cer la paz en Rak­hi­ne.

Un día des­pués de la pu­bli­ca­ción, la vio­len­cia en la zo­na se desató de nue­vo. In­sur­gen­tes rohin­yás ata­ca­ron 30 es­ta­cio­nes de po­li­cía con bom­bas ca­se­ras, pis­to­las y otras ar­mas. Co­mo res­pues­ta, la po­li­cía con­tra­ata­có y el cho­que de­jó al me­nos 100 muer­tos de am­bos la­dos en el trans­cur­so de un día. Pa­ra fi­nes de agos­to, 18,000 rohin­yás ha­bían in­ten­ta­do cru­zar la fron­te­ra con Ban­gla­desh pa­ra es­ca­par del con­flic­to.

La lu­cha en­tre el go­bierno y los rohin­yá si­gue y an­te los ojos de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal el go­bierno no ha to­ma­do me­di­das su­fi­cien­tes pa­ra de­te­ner­la. Pa­ra el al­to comisionado de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU, Zeid Ra’ad al Hus­sein, los ac­tos vio­len­tos de los ro­nih­yá con­tra el go­bierno eran inevi­ta­bles des­pués de tan­tos años de re­pre­sión. En los pró­xi­mos me­ses sa­bre­mos si las re­co­men­da­cio­nes de Ko­fi An­nan se im­ple­men­tan y si la si­tua­ción en el es­ta­do de Rak­hi­ne efec­ti­va­men­te pue­de me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.