OFER­TA VER­DE

Hotbook News - - GLOBETROTTER -

ter­na­tio­nal Film Fes­ti­val - MIFF; y desde lue­go, el fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de jazz, que es­te año ce­le­bra su vi­gé­si­mo aniver­sa­rio.

En­tre cri­quet, cro­quet y rugby, los par­ques mel­bur­nia­nos irra­dian vi­da; y fe­liz­men­te los hay pa­ra to­dos los gus­tos y por to­da la ciu­dad: el Al­bert Park, cir­cui­to de 5 km que ro­dea un la­go ar­ti­fi­cial con cis­nes ne­gros, pa­tos y ca­catúas; el Fawk­ner Park, es­pe­cial­men­te fun­cio­nal pa­ra quie­nes tie­nen mas­co­ta; los Ro­yal Bo­ta­ni­cal Gar­dens, los cua­les, además de al­ber­gar cer­ca de un mi­llón y me­dio de especies de flo­ra dis­tin­ta, cuen­ta con áreas ver­des pa­ra rea­li­zar pic­nics; o los Fitz­roy Gar­dens, don­de se en­cuen­tra, téc­ni­ca­men­te, la cons­truc­ción más vie­ja de Aus­tra­lia (1755): la ca­ba­ña de los pa­dres del ex­plo­ra­dor Ja­mes Cook, quien su­mó el nue­vo con­ti­nen­te a los do­mi­nios de la co­ro­na in­gle­sa.

TRANS­POR­TE PA­RA LA GEN­TE

Aun­que Fe­rra­ris, Ma­se­ra­tis y Bentleys tran­si­tan des­preo­cu­pa­dos por las ca­lles de la ciu­dad, el trans­por­te pú­bli­co en Mel­bour­ne es al­ta­men­te efi­cien­te. Además de con­tar con la red de tran­vías más gran­de

del mun­do, es­tá co­nec­ta­da a tra­vés de au­to­bu­ses y me­tro, por lo que no re­sul­ta atí­pi­co ob­ser­var que em­pre­sa­rios de al­to ran­go mu­chas ve­ces se de­can­ten por es­ta op­ción pa­ra trans­por­tar­se. Pe­ro, sin im­por­tar la tem­po­ra­da, un bá­si­co mel­bur­niano es la bi­ci­cle­ta; hay más de 3,500 km de ci­clo­vías que co­nec­tan al CBD con el res­to de los su­bur­bios.

DEPORTEÍSMO

Lla­ma la aten­ción la can­ti­dad de gen­te co­rrien­do por las ca­lles a des­ho­ras o acu­dien­do a con­cier­tos en ac­ti­ve wear. Aun­que a me­nu­do la prác­ti­ca de­por­ti­va no es el me­jor ma­ri­da­je de la cul­tu­ra, en Mel­bour­ne con­vi­ven fra­ter­nal­men­te lo me­jor de los dos mun­dos. Even­tos co­mo el Aus­tra­lian Open y el Aus­tra­lian Grand Prix, am­bos en pleno ve­rano aus­tra­liano (enero-fe­bre­ro), son la pun­ta de lanza que atrae a la ciu­dad a mi­les de tu­ris­tas año tras año. Re­cin­tos co­mo el Mel­bour­ne Cric­ket Ground (MCG), el Rod La­ver Are­na o el Doc­klands Sta­dium tam­bién des­pe­jan las du­das, pe­ro la fie­bre por el de­por­te no es ne­ce­sa­ria­men­te nue­va: las Olim­pía­das de 1956 de la que fue­ra se­de Mel­bour­ne de­ja­ron una im­bo­rra­ble im­pron­ta en es­te as­pec­to.

PA­RAÍ­SO HÍPSTER

Si bien es cier­to que jun­to con Gan Hahash­mal en Tel Aviv y Hong­dae en Seúl, Fitz­roy en Mel­bour­ne es uno de los prin­ci­pa­les ba­rrios híps­ters del pla­ne­ta, la mo­da de lum­ber­jack no se cons­tri­ñe a esa zo­na, por el con­tra­rio, se ex­pan­de chis­pean­te por ca­da su­bur­bio. Lo co­ti­diano es ver a hom­bres con bo­ti­nes, ex­ten­sa­men­te ta­tua­dos, ga­fas de pas­ta y bar­bas cre­ci­das, ra­zón que ex­pli­ca la apa­bu­llan­te ofer­ta de bar­ber shops y tat­too studios en la me­tró­po­li.

La gen­tri­fi­ca­ción tam­bién ha al­can­za­do otras áreas. Si las cho­co­la­te­rías bel­gas ase­me­jan jo­ye­rías, las tien­das en Mel­bour­ne pa­re­cen sets ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Aun­que exis­ten cen­tros co­mer­cia­les, al tra­tar­se de com­pras, el en­can­to de Mel­bour­ne es­tá por mu­cho en la ex­clu­si­vi­dad de sus bou­ti­ques: la mo­da mel­bur­nia­na bri­lla por sí so­la con di­se­ños rec­tos, so­brios y mi­ni­ma­lis­tas.

MÉ­XI­CO EN MEL­BOUR­NE

De­bi­do al lla­ma­do efec­to Trump, los 14 mil ki­ló­me­tros de océano que se­pa­ran Mé­xi­co de Aus­tra­lia, han de­ja­do de re­pre­sen­tar una li­mi­tan­te pa­ra las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les. Hay al me­nos tres da­tos de in­te­rés que lo prue­ban. Por un la­do, el De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Co­mer­cio Aus­tra­liano in­for­ma que en 2016, apro­xi­ma­da­men­te 8,800 me­xi­ca­nos vi­si­ta­ron la na­ción; por otro, la co­mi­da me­xi­ca­na se ha en­cum­bra­do en el pa­la­dar aus­sie. No hay su­bur­bio sin al­gún res­tau­ran­te que hon­re a Mé­xi­co, y por en­ci­ma de la exi­to­sa pro­li­fe­ra­ción de las ca­de­nas Fon­da, Guz­man y Go­mez, Mad Méx y Zam­bre­ro, es la con­so­li­da­ción de Mis­sion Foods (sub­si­dia­ria aus­tra­lia­na de Gru­po Gru­ma) jun­to con la nu­tri­da sec­ción de pro­duc­tos na­cio­na­les en las ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos Wool­worths y Co­les, lo que me­jor re­fle­ja su pre­fe­ren­cia. El úl­ti­mo fac­tor es el ele­men­to edu­ca­ti­vo: ac­tual­men­te Aus­tra­lia se yer­gue co­mo el oc­ta­vo país más po­pu­lar pa­ra los me­xi­ca­nos que desean con­ti­nuar sus es­tu­dios a ni­vel de pos­gra­do, y con to­das las ra­zo­nes ex­pues­tas, Mel­bour­ne aven­ta­ja al res­to de ciu­da­des oceá­ni­cas. Po­co a po­co, Mel­bour­ne Uni­ver­sity, RMIT, Mo­nash Uni­ver­sity y La Tro­be Uni­ver­sity em­pie­zan a fi­gu­rar en los cu­rrí­cu­lums de los pro­fe­sio­nis­tas me­xi­ca­nos.

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.