Mel­bour­ne at its best

Hotbook News - - PORTADA -

Gra­cias al óp­ti­mo ba­lan­ce en­tre es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, cul­tu­ra y me­dio am­bien­te, asis­ten­cia mé­di­ca, edu­ca­ción e in­fra­es­truc­tu­ra, en agos­to del 2017, Mel­bour­ne se con­vir­tió por sép­ti­ma oca­sión con­se­cu­ti­va en la ciu­dad con me­jor ca­li­dad de vi­da del mun­do, se­gún The Glo­bal Li­vea­bi­lity Re­port (de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia de The Eco­no­mist). La dis­tin­ción es to­do ex­cep­to aza­ro­sa, ya que la so­cie­dad plu­ri­cul­tu­ral que la con­for­ma, los com­pe­ti­ti­vos suel­dos y su apa­sio­nan­te es­ce­na ar­tís­ti­ca, sin du­da la con­vier­ten en una de las ciu­da­des más atrac­ti­vas de to­do el he­mis­fe­rio sur.

NO­BLE NO­MEN­CLA­TU­RA

El pri­mer mi­nis­tro de In­gla­te­rra, Wi­lliam Lamb, me­jor co­no­ci­do co­mo lord Mel­bour­ne, fue con­se­je­ro cer­cano de la rei­na Vic­to­ria, en­tre otras co­sas. Y aun­que una par­te de su vi­da la pa­só des­pe­cha­do por­que su es­po­sa, Ca­ro­li­ne Pon­soby, hu­yó con el cé­le­bre poe­ta Lord By­ron, su man­ci­lla­do or­gu­llo en­con­tra­ría con­sue­lo en 1847, cuan­do la pro­pia rei­na de­cla­ra­se ofi­cial­men­te Mel­bour­ne co­mo ciu­dad del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. El pe­que­ño asen­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial en 1851, pues al se­pa­rar­se del Es­ta­do de Nue­va Ga­les del Sur, los po­bla­do­res des­cu­brie­ron oro; la eu­fo­ria fue tan­ta que tan so­lo un año des­pués, 75 mil gam­bu­si­nos de to­do el mun­do na­ve­ga­ron has­ta sus cos­tas.

ROS­TRO MUL­TI­CUL­TU­RAL

Mel­bour­ne es­tá si­tua­da en la pun­ta su­r­es­te de Aus­tra­lia, jus­to en me­dio de la quie­ta bahía de Port Phi­llip, y es una ciu­dad tan cos­mo­po­li­ta co­mo Nue­va York o Lon­dres. Por lo tan­to, no es ex­tra­ño es­cu­char en los trams con­ver­sa­cio­nes com­ple­tas en ru­so, co­reano y ho­lan­dés. De he­cho, desde 2016 el man­da­rín es el idio­ma que más se ha­bla en la re­gión, tan so­lo

des­pués del in­glés; le si­guen el ita­liano, el grie­go, el viet­na­mi­ta y el ára­be. En Vic­to­ria, el es­ta­do al que per­te­ne­ce Mel­bour­ne, el 28% de sus ha­bi­tan­tes na­cie­ron en el ex­tran­je­ro y es, en pro­por­ción, el área con más ciu­da­da­nos con back­ground no-an­glo­sa­jón. Y aun­que los mi­gran­tes in­gle­ses si­guen ocu­pan­do la pri­me­ra po­si­ción en el es­ta­do, el top 15 de na­cio­nes mi­gran­tes in­clu­ye In­dia, Chi­na, Sri Lan­ka, Su­dá­fri­ca y Ma­la­sia.

CAFEINÓMANOS

Por su par­te, las co­mu­ni­da­des grie­ga e ita­lia­na han de­ja­do una hon­da hue­lla en la ciu­dad. Se di­ce que el me­jor ca­fé del mun­do se to­ma en Mel­bour­ne, y aun­que sea cues­tión de gus­tos, se ad­vier­te que la afi­ción es gran­de: so­lo en Mel­bour­ne hay 10 má­qui­nas de ca­fé por cua­dra, al­go ab­so­lu­ta­men­te sor­pren­den­te. La fi­lia por lo ita­liano tras­cien­de al Little Italy de Carl­ton y se de­ja ver en be­bi­das co­mo el chi­not­to, el Cam­pa­ri o el Ape­rol, que han con­quis­ta­do el mer­ca­do lo­cal. La fir­ma grie­ga no se re­za­ga y es os­ten­si­ble no so­lo en la con­cu­rri­da ca­lle de Longs­da­le, sino tam­bién en Oa­kleigh, me­jor co­no­ci­do co­mo el ba­rrio grie­go, en don­de en con­tras­te con los so­fre­na­dos há­bi­tos an­glo, las pas­te­le­rías,

ca­fés y res­tau­ran­tes per­ma­ne­cen abier­tos has­ta la ma­dru­ga­da, in­clu­so en­tre se­ma­na.

FOODIES

Con ex­cep­ción de la car­ne de can­gu­ro y el Ve­ge­mi­te, la co­mi­da en Mel­bour­ne es siem­pre in­ter­na­cio­nal, y por qué no de­cir­lo, tam­bién siem­pre su­cu­len­ta. De es­te mo­do, ver a los tra­ba­ja­do­res mel­bur­nia­nos des­pla­zar­se con un Banh Mi viet­na­mi­ta en mano o bien, aga­sa­jar­se con un göz­le­me tur­co es per­fec­ta­men­te nor­mal.

Por su par­te, la fie­bre por los pro­duc­tos or­gá­ni­cos ha he­cho de Mel­bour­ne la me­ca de los mer­ca­dos y bas­ta re­co­rrer los pa­si­llos del Prah­ran Mar­ket pa­ra per­ca­tar­se de que la ma­la repu­tación que se ha gran­jea­do In­gla­te­rra en lo cu­li­na­rio no tu­vo, afor­tu­na­da­men­te, eco en es­tas la­ti­tu­des. Además, a ni­vel mun­dial los lla­ma­dos “oz’s” ocu­pan la sép­ti­ma po­si­ción en la pro­duc­ción vi­tí­co­la. A tan so­lo 45 mi­nu­tos de Mel­bour­ne se en­cuen­tra Ya­rra Va­lley, un ex­ce­len­te pre­tex­to pa­ra pa­sar un fin de se­ma­na di­fe­ren­te, re­co­rrien­do vi­ñe­dos, ca­tan­do vi­nos y co­mien­do que­sos. La pro­duc­ción re­gio­nal se cen­tra en los Char­don­nay, es­pu­mo­sos, Pi­not Noir, Shi­raz y los Ca­ber­net-sau­vig­non.

RI­QUE­ZA CUL­TU­RAL

In­dis­cu­ti­ble­men­te, Mel­bour­ne es la ca­pi­tal cul­tu­ral de Aus­tra­lia, el nom­bra­mien­to en 2008 co­mo Ciu­dad Crea­ti­va de la Unesco la ha pues­to en el ma­pa in­ter­na­cio­nal y se ha con­ver­ti­do en una parada obli­ga­da pa­ra quie­nes vi­si­tan el país, a ve­ces por de­lan­te de Síd­ney. Además de la Na­tio­nal Gallery of Vic­to­ria (NGV) que al­ber­ga una co­lec­ción de 70,000 pie­zas y que se yer­gue co­mo la pri­me­ra ga­le­ría pú­bli­ca de Ocea­nía, Mel­bour­ne es se­de del Arts Cen­tre, del Aus­tra­lian Ins­ti­tu­te for the Mo­ving Ima­ge (ACMI), del Ha­mer Hall (el Co­nert Hall mel­bour­nen­se), del Ian Pot­ter Mu­seum, del Mel­bour­ne Thea­tre Com­pany (MTC), del Aus­tra­lian Cen­tre for Con­tem­po­rary Art (ACCA), del Malt­hou­se Thea­tre y del Im­mi­gra­tion Mu­seum, así co­mo un nú­me­ro in­cal­cu­la­ble de ga­le­rías de ar­te, que ha­cen de su ofer­ta cul­tu­ral una de las for­ta­le­zas dis­tin­ti­vas de la ciu­dad.

Por si fue­ra po­co, Mel­bour­ne cuen­ta con una de las es­ce­nas de street art más ac­ti­vas y re­co­no­ci­das del mun­do. Mu­chas de sus cons­truc­cio­nes es­tán in­ter­ve­ni­das por ar­tis­tas ur­ba­nos de la ta­lla de In­va­der, Bansky y Da­niel Lynch. Los ca­rac­te­rís­ti­cos la­nes y alleys de la ciu­dad, del lla­ma­do Central Bu­si­ness Dis­trict (CBD), son idea­les pa­ra que flo­rez­can las ex­pre­sio­nes al­ter­na­ti­vas.

Pe­ro si hay al­go que sub­ra­yar de la mag­ní­fi­ca me­tró­po­li es la ri­ca ofer­ta de fes­ti­va­les, so­bre to­do du­ran­te el ve­rano. En­tre ellos des­ta­ca el fes­ti­val es­tre­lla: el Mel­bour­ne Fes­ti­val, que com­ple­men­ta­do con el Frin­ge, se apo­de­ra de la ur­be; le si­gue el M/ FW (Mel­bour­ne Fas­hion Week); el Mel­bour­ne In­ter­na­tio­nal Co­medy Fes­ti­val; el Mel­bour­ne In-

Fo­to por Luis Fe­li­pe Fe­rra

Fo­to por Luis Fe­li­pe Fe­rra

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Fo­to por Luis Fe­li­pe Fe­rra

Fo­to por Luis Fe­li­pe Fe­rra

Fo­to cor­te­sía de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne

Fo­to por Luis Fe­li­pe Fe­rra

Fo­to por Luis Fe­li­pe Fe­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.